1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Diario itinerante

Caso Lula: ¿jueces superhéroes o guerra jurídica?

Son muy pocos los que se han atrevido a plantear una cuestión obvia: si el sistema es tan corrupto, ¿no es lógico pensar que algunos miembros de ‘Lava Jato’ lo serán también?

Andy Robinson Curitiba , 17/07/2018

<p>Sergio Fernando Moro, Juez Federal de la 13.ª Sala Criminal Federal de Curitiba, Brasil. Decretó la prisión de Lula da Silva.  </p>

Sergio Fernando Moro, Juez Federal de la 13.ª Sala Criminal Federal de Curitiba, Brasil. Decretó la prisión de Lula da Silva.  

Wikimedia

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

“Lo que está ocurriendo con Lula es un ejemplo de cómo lograr un objetivo político mediante una investigación judicial”, afirma el escritor José Augusto Ribeiro, biógrafo del mítico expresidente Getúlio Vargas, durante una visita a la vigilia en apoyo al expresidente delante de la cárcel federal de Curitiba. Muchos en Brasil coinciden. Otros muchos no. Los abogados de Lula acusan a los jueces de la investigación anticorrupción Lava Jato (lavacoches) de tener una agenda política cuyo objetivo es forzar la retirada del expresidente de izquierdas de la campaña electoral. Diversos expertos jurídicos han calificado como inquisitorial y selectivo el proceso contra Lula que lleva más de tres meses en prisión, condenado por blanquear dinero a través de unas obras en un apartamento en la playa de Guarujá, cerca de São Paulo. ¿Por qué no se ha condenado aún al actual presidente Michel Temer o al excandidato conservador Aécio Neves pese a las grabaciones que señalan su participación en la trama de sobornos y blanqueo de dinero? Son preguntas pertinentes. Sin embargo, los premios y medallas que se amontonan en las oficinas de los fiscales de Lava Jato otorgados por distintos grupos, desde Transparencia Internacional a Global Investigations Review, representan otra corriente de opinión sobre la investigación.

Es imposible saber a ciencia cierta si se trata de una valiente cruzada contra la corrupción –caiga quien caiga, la versión más o menos consensuada en los grandes medios de comunicación– o el peor caso de “lawfare” (guerra jurídica), con uso de tribunales y cárceles para eliminar a adversarios políticos. 

Lo que es innegable, a tres meses de las elecciones generales de octubre, es que los fiscales y jueces de Lava Jato tienen aliados y enemigos políticos en esta campaña electoral. Fíjense, por ejemplo, en la foto tomada en Washington al juez Sergio Moro, que encabeza la investigación judicial y condenó a Lula a nueve años de cárcel, con el candidato conservador a gobernador de São Paulo, Joao Doria, quien, con un poco de suerte, hasta podría ser aupado a candidato presidencial.

Doria elogió a Moro tras la intervención el pasado domingo 8 de julio para frenar al juez disidente Rogerio Favretto, que había ordenado la puesta en libertad de Lula debido a las nuevas circunstancias, concretamente la precandidatura del expresidente para las elecciones. Favretto, que ha militado en el partido de Trabajo, sostiene que es una cuestión de derechos democráticos que Lula –líder en los sondeos– tenga la opción de hacer campaña libremente hasta que sea excluido definitivamente como candidato. Moro no está de acuerdo y declaró incompetente al juez Favretto en un mensaje remitido desde su lugar de vacaciones en Portugal, una intervención que muchos expertos jurídicos consideran ilegal. “Favretto no debería haber ordenado la puesta en libertad, pero una vez realizada la orden Moro debió respetar la decisión”, escribió el experto jurídico de la Universidad de Oxford, Celio Rocha de Barros.

El juez Moro parece dispuesto a saltarse alguna regla por su interés en alcanzar la noble meta de limpiar el país de corrupción

Pero, al igual que en el caso de la filtración a la prensa de aquellas grabaciones ilegales a Lula y Dilma en 2016, el juez Moro parece dispuesto a saltarse alguna regla por su interés en alcanzar la noble meta de limpiar el país de corrupción. Doria –alcalde de São Paulo, donde fue criticado por el uso de la fuerza empleado para desalojar a indigentes del centro– le agradeció la intervención al juez y calificó a Moro de “héroe brasileño”.

Moro, formado en la escuela de derecho de Harvard, y forofo de los cómics de Batman y Spiderman, seguramente coincide con Doria en la valoración. No dejará que nadie detenga la lucha del bien contra el mal. Recorre Curitiba, la pequeña ciudad algo provinciana y conservadora, base neurálgica de la operación Lava Jato, con una decena de guardaespaldas. Y recibe homenajes por doquier. “Vino ‘O Moro’ el otro día y todo el mundo se levantó y aplaudió’”, cuenta la camarera del macro restaurante italiano Madalosso, con aforo para 4.500 comensales, el predilecto de Moro en Curitiba, quizá por sus fuentes neoclásicas iluminadas al estilo del Venetian de Las Vegas. Moro es un ferviente admirador de Estados Unidos y ha trabajado estrechamente con el departamento de Justicia estadounidense. No resulta extraño que le guste hacerse fotos en Washington junto a Doria.

Hay otras intervenciones más directas de los fiscales anticorrupción en la campaña electoral. Son conscientes de que un mal resultado puede acabar con su investigación. “Vamos a hablar sobre cómo vencer el círculo vicioso de la corrupción, incluso en las próximas elecciones”, ha dicho el fiscal Deltan Dallagnol en la introducción a una serie de videos en su página de Facebook, una red social irresistible para los brasileños, incluso hasta para los que llevan toga de juez. (La jefa de gabinete del tribunal en Porto Alegre que condenó a Lula a 12 años de cárcel el año pasado, rebasando la sentencia de Moro, usó su propia página de Facebook entonces para pedir firmas en favor del encarcelamiento del expresidente).

Dallagnol –el máximo responsable de la investigación de Lava Jato en el Ministerio Público Federal, la fiscalía brasileña– aconseja en los videos de Facebook cómo elegir a candidatos que defienden la lucha contra la corrupción. Pero debe ir con cuidado. Ya provocó una enorme polémica al dejar escapar en otro vídeo en la misma red social que los fiscales “no tenemos pruebas concluyentes” de que Lula fuera propietario del apartamento en Guaruja, sino “la convicción”, ya que en casos de  blanqueo de dinero jamás se reconoce la propiedad del activo lavador. Es un argumento un poco circular –repetido por el fiscal Paulo Galvão del equipo de trabajo de Lava Jato en una entrevista publicada en La Vanguardia– que la defensa del expresidente ha comparado con los de la Inquisición.

Esto es lo que ha dicho Galvão: “Es verdad que no supimos explicarlo bien. Para nosotros es una lucha mediática porque la defensa puede decir lo que quiera y manipular como les dé la gana (…). El hecho de que el apartamento jamás fuese registrado a su nombre es irrelevante; es habitual blanquear dinero de esa manera y mantener el inmueble bajo un nombre falso”.

Hay fuertes críticas internacionales al encarcelamiento del expresidente y la posible politización de los jueces

En el equipo que participa en el caso Lava Jato hay miedo de que, después de las elecciones o incluso antes, los poderes ejecutivo y legislativo, con la ayuda del Tribunal Supremo, hagan lo necesario para frenar la investigación y poner en libertad a Lula. De ahí la intervención precipitada de Moro del 8 de julio para cerrar la puerta de la celda de Lula incluso antes de que fuese abierta. La opinión pública que apoyaba a los jueces intrépidos al inicio de la investigación flaquea, al menos en las clases populares desde el encarcelamiento de Lula, todavía líder en los sondeos. Hay fuertes críticas internacionales al encarcelamiento del expresidente y la posible politización de los jueces. En el Congreso brasileño se ha establecido una alianza entre varios partidos de izquierda y centroderecha, para defender la creación de una comisión de investigación sobre “la posibilidad de manipulación de colaboraciones premiadas”, una referencia al polémico método de los fiscales de ofrecer reducciones de penas carcelarias a los acusados, a cambio de recibir más información sobre sus cómplices. Varios jueces del Tribunal Supremo comparten estas críticas a los métodos del juez Moro. Algunos miembros del Tribunal Supremo están “sensibilizados” –según Mónica Bergamo, la ecuánime periodista de Folha de São Paulo– ante la posibilidad de cambiar la prisión de Lula por un arresto domiciliario, debido, en parte a su salud (superviviente de cáncer, ha ha adelgazado mucho en sus casi cuatro meses en la cárcel) y, en parte, porque el Supremo no ha sentenciado a otros acusados del mismo delito de blanqueo de dinero.

Hay tanto miedo a que Lula se les escape de las manos en las oficinas de Lava Jato que Ricardo Montemor, otro fiscal federal, utilizó un lenguaje de troll furibundo hace unos meses en su página Facebook: Confesó estar muy cansado “de los canallas del Tribunal Supremo (…) que intentan acabar con Lava Jato y soltar al bandido corrupto Lula”. No es exactamente el lenguaje que se espera de un representante de la Fiscalía general. Pero así son de viscerales algunos de los fiscales de Lava Jato cuando defienden su cruzada jurídica frente a quienes volverían al viejo sistema corrupto, O mecanismo, según el título de la teleserie de Netflix. 

Pero pocos en Brasil o en los medios internacionales, tan deseosos de asistir al fin del estado clientelar brasileño que se negaba a vender Petrobras, han planteado una cuestión obvia. Si el mecanismo es tan corrupto, ¿no es lógico pensar que algunos elementos de Lava Jato lo serán también? Y efectivamente, empiezan a surgir dudas sobre la  integridad de Moro. Según el exconsultor de la constructora Odebrecht, Rodrigo Tacla Durán, un abogado próximo a Moro, Carlos Zuccolotto –socio empresarial de la mujer del juez– le pidió un soborno a cambio de rebajar su sentencia con la ayuda de Dallagnol. ¿Quién sabe si es verdad? Pero lo extraño es que Moro no ha citado a Tacla Durán a dar testimonio en la investigación, pese a que el exasesor jurídico de Odebrecht sí ha sido testigo –y muy útil– en investigaciones sobre los sobornos de la constructora en Perú, Andorra y Ecuador. ¿Por qué no quiere Moro que se escuche su versión de las turbias operaciones del departamento de operaciones estructurales de Odebrecht en Brasil también? Todo parece selectivo en el caso Lava Jato, desde los testigos a los condenados. “Aún existe la posibilidad de que Lava Jato se venga abajo por irregularidades”, ha afirmado Durán en una conversación mantenida con La Vanguardia en Madrid, donde ha buscado protección contra el intrépido juez brasileño. Pero, ¿quién investigará al investigado?

---------------------

Este artículo fue publicado originalmente en el blog de Andy Robinson en el diario La Vanguardia

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Andy Robinson

Es corresponsal volante de ‘La Vanguardia’ y colaborador de Ctxt desde su fundación. Además, pertenece al Consejo Editorial de este medio. Su último libro es ‘Oro, petróleo y aguacates: Las nuevas venas abiertas de América Latina’ (Arpa 2020)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí