1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

La whatsappización de la política y la nueva verdad

El consumo masivo de redes sociales en Brasil, unido al descrédito de la prensa tradicional, fue decisivo en el triunfo de Bolsonaro

Esther Solano Gallego 21/11/2018

PEDRIPOL

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio pequeño pero sus luchas son grandes. Necesitamos tu ayuda para seguir avanzando. Puedes suscribirte en agora.ctxt.es o hacer una donación aquí:

Brasil es un laboratorio. Vivo aquí hace ocho años y hay días en los que pienso que si llego a entender bien este coloso podré entender el mundo. Aquí la complejidad social y política es apabullante. Todo palpita. Dicen que Brasil no es para aficionados. No lo es. Brasil es un escenario privilegiado para los que quieren entender los actuales procesos democráticos y antidemocráticos en el mundo. En este gigantón pasa de todo. La política es tenebrosa y fascinante al mismo tiempo. La elección de Bolsonaro así lo demuestra. Entenderla es entender la democracia actual. Vamos allá.

A veces no sé si en Brasil ha ganado las elecciones Bolsonaro o las fakenews. En la campaña electoral ellas han sido reinas indiscutibles mangoneando todo, omnipotentes, a su total antojo y dejando boquiabiertos a los ingenuos que todavía pensaban que política se podía hacer como antes.  El puñetazo en el estómago ha sido tan duro que ya no lo piensan más.

Un fenómeno que nos desafía y atropella todo. Veamos. No toda noticia falsa llegó al panteón de las fakenews brasileño. Para ser compartida frenéticamente y causar una tormenta cognitiva esta tenía que sintetizar, con simplicidad y sin ningún pudor, alguna de las cuestiones que inundaron la candidatura de Jair Bolsonaro y que calan hondo en la sociedad brasileña. El mundo online se nutre del mundo offline y viceversa. Aquí algunas de las fakenews más compartidas durante la campaña electoral: el candidato petista, Fernando Haddad, habría dicho que quien define el sexo de los niños es el Estado; el PT, junto con otros países bolivarianos, estaría preparando un golpe comunista en Brasil; los códigos de las urnas electrónicas que se utilizan en Brasil para votar habrían sido entregados a venezolanos para manipularlos en favor del PT. La más abominable, la más vil, producida un día antes de la segunda vuelta, que Haddad habría violado a una niña de once años.

Realizando una rápida autopsia a este contenido, podemos verificar las causas de la celebridad desmedida que algunas de estas informaciones tuvieron. Bolsonaro fue el señor del caos. Su candidatura  no fue ni propositiva, ni programática. Era pura demagogia de la negación. No importaba lo que Bolsonaro era, importaba lo que no era. La candidatura del “anti”: antipolítica, antisistema, antipetismo, antiprogresismo, anti-intelectualismo. Las fakenews tenían que explotar la idea de que el sistema político era una hecatombe, una calamidad de la que sólo un líder mesiánico como Bolsonaro nos podía salvar (su nombre completo es Jair Messias Bolsonaro; la vida, a veces, se pasa de irónica). Una tragedia nacional con un héroe y con un culpable porque sin chivo expiatorio un populista de ultra derecha no sabe hacer nada. El culpable era fácil de identificar, el Partido de los Trabajadores, expuesto ante la opinión pública bolsonarista como el partido más despreciable de la historia democrática brasileña. Linchamiento colectivo. El problema de la ultra derecha es que como no tiene nada que ofrecer, ofrece odio. El PT no era un adversario político, era un enemigo, y por tanto, aniquilable, exterminable. Las reglas de un juego político bélico donde no hay honor entre caballeros, sólo destrucción del otro.  ¿Cómo destruir un partido que gobernó Brasil durante 16 años con un presidente Lula con el mejor índice de aprobación de la historia brasileña? Dos estrategias. La lucha contra la corrupción, la misma que está encerrando 2018 con dos llaves de oro para la degradación democrática, Lula en la cárcel y el juez Sergio Moro indicado para ser el próximo Ministerio de Justicia de Bolsonaro. La otra estrategia, el miedo.  El miedo es magnífico. Gana presidencias a destajo. Pero para que el miedo funcione tiene que ser visceral, profundo, que salga de las entrañas. Comunismo, Venezuela, bolivarianismo. La campaña de Bolsonaro instauró un marketing delirante al mejor estilo guerra fría. El peligro rojo. El muro de Berlín parecía no haber caído todavía en Brasil. Y sexo, eso siempre, porque la represión sexual se alía muy bien al fascismo. El PT quiere corromper nuestros niños inocentes, quiere “transformarlos en gays”. Los petistas son pervertidos que quieren imponer clases de sexo en las escuelas. Lo que el PT quería, en verdad, era incluir en el currículo escolar educación sexual, debates sobre género y LGTBfobia. Listo, ya tenemos los ingredientes para la fakenews perfecta en un país de mayoría conservadora y religiosa. La política es cosa de emociones y afectos, sólo que, casi siempre, quien pasa mucho tiempo en gabinetes y mediocridades administrativas, se olvida de esta dimensión. El PT se olvidó porque, al final, gobernar Brasil pasó a ser más una tarea burocrática que una lucha por ideas. Vinieron otros e impusieron las suyas. A la política no le gustan los vacíos.

El hecho de que este tipo de información triunfe masivamente sería más digno del análisis de un diván psiquiátrico que de una socióloga, pero hay algunos elementos clave que podemos discutir. Primero, en Brasil la prensa tradicional sufre de un descrédito terrible. Para unos, la prensa mainstream es golpista porque apoyó el impeachment de Dilma Rousseff y la prisión de Lula. Para otros, la prensa es comunista y petista. De la prensa los brasileños se fían poco, pero de quien cada vez se fían más es de las redes sociales. El número de brasileños que se forman e informan políticamente por Facebook y Whatsapp aumenta cada año. La whatsappización de la política fue impresionante en estas elecciones. Si estaba en Whatsapp era verdad. En un país con más de 147 millones de votantes, 120 millones utiliza a diario esta plataforma y el 66 % de ellos consume y comparte noticias sobre política, según datos del Instituto Datafolha. El inconveniente tremendo de Whatsapp es que se impone una lógica comunicativa en torno a grupos de familiares, amigos, conocidos. Feudos informativos basados en relaciones de proximidad, afinidad y confianza donde los desconocidos y los que se atrevan a perturbar la armonía con opiniones contrarias serán bloqueados. Es muy fácil, sólo hay que expulsar del grupo a quien se empeñe en desafiarme con una información que no confirme mi visión de mundo previamente establecida. Pensar que mis ideas pueden estar equivocadas es demasiado incómodo. Olvidando un pequeño detalle, que sin opiniones divergentes no hay democracia. Es el terreno perfecto para las fakenews y para un proceso informativo desdemocratizante. Una fertilidad impresionante sin casi ningún tipo de control. En Brasil existe una justicia electoral que se encarga de vigilar la transparencia de los comicios, pero esta vez el Tribunal Superior Electoral estaba totalmente perdido. Las fakenews decidiendo las elecciones y los magistrados con cara de circunstancias, por no decir de tontos.  Mucha toga y poca reacción. 

Hay otro elemento que posibilita este reinado de las informaciones falsas. Una cuestión un tanto espeluznante.  Muchas de las fakenews que llegaron al panteón no tenían nada de dudosas (será verdad, no será). Eran fanfarronas, ostentosas, descaradamente falsas y, aun así, repetidas como verdades absolutas.  Hasta ahora, estaba socialmente pactado y establecido que políticos, prensa, profesores, intelectuales eran los mediadores para entender el mundo, los que daban las pistas del camino al conocimiento y la información, pero la sociedad se rebela contra estas mediaciones, ya no cree tanto en ellas. ¿Quién decide lo que es verdad? En el pasado eran la Biblia y la sotana, después fue la ciencia, ahora… ¿el Whatsapp? Durante siglos la ciencia ha ido construyendo un método de acceso al conocimiento  y producción de verdad, pero un método muchas veces oscuro y elitista todavía más para países periféricos como Brasil donde una buena educación continúa siendo un privilegio, no un derecho. Parece que ahora esta metodología académica de construcción de la verdad está en entredicho. El anti-intelectualismo fue muy fuerte en la campaña de Bolsonaro. Profesores e intelectuales serían grupos arrogantes, elitistas,  doctrinadores, sospechosos de los que tenemos que apartarnos. El motín de los ignorantes. Últimamente parece que está de moda ser idiota.  Es guay.  Estamos delante de una nueva forma de producción de la verdad, que algunos llaman de posverdad o auto verdad. Algo absolutamente retador. Hay un punto importante en esta opulencia del anti-intelectualismo. La universidad y la ciencia, productoras contemporáneas de la verdad, están muy lejos del ciudadano común. En Brasil, la intelectualidad es todavía muy elitista, está a años luz de millones de personas que, a menudo, no entienden el lenguaje científico. La pobreza habla más alto y silencia otras lenguas. Sin embargo la lógica neoliberal está muy cerca del pueblo: trabaje duro si quiere vencer en la vida, no se queje, estudiar demasiado no compensa, las humanidades son inútiles, sólo sirve el conocimiento práctico… Quizá esta insurrección de los zoquetes nos esté diciendo que el conocimiento científico tiene que ser menos pomposo y arrogante, tiene que estar más próximo de la gente, ser más fácil de entender, más concreto, tiene que meterse en la vida de las personas y dialogar con ellas, salir de los muros académicos, conquistar plazas y calles. El conocimiento científico tiene que servir, siempre, para mejorar el mundo. Si no lo hace tal vez la gente prefiera una fakenews a un profesor.

----------------

Esther Solano Gallego es socióloga. Profesora de la Universidad Federal de São Paulo.

CTXT es un medio pequeño pero sus luchas son grandes. Necesitamos tu ayuda para seguir avanzando. Puedes suscribirte en agora.ctxt.es o hacer una donación aquí:

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Esther Solano Gallego

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. cayetano

    Los hay son ahí, perdonad mis faltas ortográficas reiteradas y repetidas cuando voy del tirón, conozco su incorrección pero no obstante caigo en la piedra, si voy a velocidad, cuando ya he tropezado con ella, probablemente halla más . Un cordial saludo.

    Hace 3 años 9 meses

  2. cayetano

    Si una fakenews refuerza las ideas o fantasmas previos, será elegida. Este planteamiento no sólo afecta a los zoquetes sino también a los profesionales del conocimiento, se demostró con un estudio que los empleados de maternidad creían que en noches de luna llena habían más partos. Por qué, el cerebro discrimina la información para reforzar las creencias previas, sean conocimiento científico u ordinario. Hay es dónde radica el problema, hay y en la falta de responsabilidad del medio respecto de la difusión de calumnias a través del mismo. Si un periódico u otro medio sirviera para extender calumnias, tendría que responder de su responsabilidad, aunque hubiera sido emitida por un anuncio privado. Sin embargo, en las redes no se exige esta responsabilidad ante la calumnia, permitiéndose determinadas campañas "anónimas". No recuerdo dónde, van a pedir responsabilidad a las redes por la extensión de campañas en las mismas. Es curioso que en las redes se tenga capacidad para manejar y agregar perfiles de l@s conectad@s, que se tenga capacidad para impedir la reproducción de pechos femeninos, pero que no tengan capacidad y responsabilidad por la campañas calumniantes a lo bestia, como tendría cualquier otro medio de comunicación. Las plataformas de las distintas redes sociales son hoy los mayores medios de comunicación de masas, y no puede ser que esten eximidos de responsabilidad sobre las tamañas calumnias que se utilizan, bajo la excusa de ser comunicación horizontal. Pues aunque haya comunicación horizontal en las redes, hay otra comunicación empresarial organizada que vehícula este tipo de campañas y otras. Haciéndose necesaria su regulación para que se impida la intoxicación de la información, de forma que usando atavismos reptilianos combinados con la reiteración de auténticas barbaridades como argumentos, pueda influirse en la opinión público como hacían los nazis y Goebbels. Las autoridades democráticas deben ponerse manos a la obra, y no sólo pedir explicaciones sino exigir solución a la intoxicación de la comunicación pública. Un cordial saludo.

    Hace 3 años 9 meses

  3. Roberto

    Completamente de acuerdo con la conclusión final de la autora sobre el academicismo actual. La pedagogía no consiste en que el instructor haga gala de lo mucho que sabe. Eso es elitista y soberbio. La pedagogía consiste en que la mayor cantidad de personas con transfondos diferentes puedan aprender lo máximo posible de diversas y variadas temáticas. Difusión del conocimiento sincero, honesto y alcanzable. La lucha contra la "whatsappización" consistirá en eso, efectivamente.

    Hace 3 años 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí