1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Andalucía sigue siendo progresista

El 2D es un paso más en el desmoronamiento del bipartidismo, pero con una particularidad: mientras las pérdidas de voto del PP han encontrado acomodo en Ciudadanos y Vox, las del PSOE no se han ido a Adelante Andalucía

Ángel Ramírez Troyano 8/12/2018

<p>Propaganda electoral de Adelante Andalucía y el PCE</p>

Propaganda electoral de Adelante Andalucía y el PCE

A.R.T.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio pequeño pero sus luchas son grandes. Necesitamos tu ayuda para seguir avanzando. Puedes suscribirte en agora.ctxt.es o hacer una donación aquí:

Andalucía, única comunidad en la que ha gobernado siempre el partido socialista, se ha convertido de pronto en la primera con parlamentarios de ultraderecha que, muy probablemente además, apoyarán o participarán en el Gobierno autonómico. De ser el paraíso de las izquierdas y un valladar frente a la derecha, ha pasado a ser la puerta de entrada del populismo de derechas que ya anda asolando otras tierras. Pudiera parecer que todo ha cambiado en 24 horas pero, si uno mira con detenimiento, las cosas no son así. Andalucía sigue siendo más o menos progresista (dejo ya claro que me refiero con esto a que vota más a partidos considerados progresistas que a conservadores) y tan poco o mucho de derechas como ha sido los últimos años, pero es la relación con sus partidos la que ha cambiado. Veamos.

En las elecciones del pasado domingo el voto a los tres partidos de la derecha fue del 29% del censo, el mismo número que en las generales de 2015 y por debajo de las de 2011, 31%. Es cierto que en autonómicas solo alcanzó una cifra cercana en 2008 (28%), pero en definitiva el voto conservador se encuentra en la zona alta de un umbral en el que ya había estado en otras ocasiones. Analizando la abstención diferencial por zonas y otros indicadores, todo hace pensar que no ha habido grandes trasvases, aunque algo más sobre eso lo sabremos con los sondeos postelectorales. En definitiva, parece que la derecha se ha movilizado toda, toda la que existe desde hace ya varios años, y que sin embargo los progresistas se han abstenido en mucha mayor medida, así que explica más esta abstención diferencial que los “préstamos” que se hayan podido producir.

Donde está el interés es en qué ha pasado en el espacio progresista, y parece lógico empezar por intentar entender qué ha pasado con el PSOE-A. Al respecto se están barajando dos tipos de explicaciones, las endógenas, referidas al propio PSOE andaluz, y las derivadas de la política, la supuesta posición del PSOE respecto de los partidos independentistas de Cataluña. Habrá que medir este extremo, pero hay un hecho incontrovertible, la caída del PSOE-A ha sido a cámara superlenta, se inicia en 2008 (35%, tras un 38,2% en 2004 –de nuevo hablo de porcentaje sobre el censo–), perdiendo entre tres y ocho puntos en cada nueva cita autonómica (24,5%, 21,7% y por fin 16%), quince años para perder la mitad de los apoyos. Lo curioso es que ante esta caída, y a pesar de mantener el gobierno, el PSOE-A ha respondido con una extraña inacción, el Gobierno regional ha perdido totalmente su perfil, es difícil recordar algún político del partido que no se apellide Díaz, el nombre de algún consejero o consejera, una sola medida tomada en los últimos años. El PSOE-A ha desaparecido debajo del susanismo, que básicamente ha consistido en un sordo forcejeo con la dirección nacional y en sostener que “sin mí, la cosa hubiera sido aún mucho peor”, todo ello mientras las noticias judiciales de ERES y casos de corrupción se han sucedido incesantes. Un PSOE-A que no había matado al padre como Pedro Sánchez hizo con Rubalcaba y con la propia Susana Díaz, sino que encomendó a una heredera de los últimos presidentes socialistas, ahora encausados, la labor de salir del atolladero mediante una estrategia narcótica de la que ahora Andalucía ha despertado, sudorosa y envuelta en una pesadilla.

Un análisis más detallado requiere la otra pata del progresismo, Adelante Andalucía. Podemos irrumpió en mayo de 2014 en las elecciones europeas con el objetivo y el discurso de cambiar profundamente la política en España; uno de esos partidos surgidos en los últimos años en Europa con una propuesta regeneradora y cuestionadora del statu quo, con la interesante particularidad de que aquí nacía desde el espacio progresista y no desde la ultraderecha, como ha sido norma en nuestro entorno continental. Con una suma de izquierda, regeneracionistas, quincemayistas e indignados varios, Podemos pasa de la nada al 8% de las europeas de mayo del 2014 y al 20,66% (5.189.333 votos) de las generales de 2015 (no ha vuelto Podemos a sumar cifras similares). En esa misma cita, recordemos, Izquierda Unida obtiene el 3,67% de los votos, 923.105. A pesar del continuo crecimiento y el evidente éxito de la operación, Podemos decide que su misión no es la apuntada, sino otra, se dispone a solucionar el único problema que la izquierda no tenía, el de su unidad (por cierto, que buen ejemplo es la derecha andaluza de lo equivocado de confiar ciegamente en las bondades de la unidad). Antes de la emergencia de Podemos, la izquierda (me refiero aquí a la izquierda más allá del PSOE, como ella se define) andaba más o menos a la gresca (de política hablamos) pero básicamente concurría en una sola propuesta electoral, unida e integradora de las etiquetas de las “nuevas izquierdas”, fundamentalmente la sensibilidad a la cuestión territorial, el feminismo y el ecologismo. Su problema no es de división sino de conexión con los ciudadanos, de actualización y, en última instancia, de escala. O sea, que sumando las distintas corrientes, ideologías y sensibilidades obtenía entre el 3,67 reseñado y el 10,4 de 1996. Poco se ha reflexionado sobre este golpe de timón, un cambio de la propia identidad del proyecto que se realiza además con fortísimas tensiones y exclusiones internas y que inicia una caída electoral que sigue aumentando en cada nueva cita desde aquel diciembre de 2015.

Pero volvamos a Andalucía. En Andalucía Teresa Rodríguez fue particularmente tempranera en levantar la bandera de la unidad y la confluencia y lo que vino después lo conté en Y la purga funcionó. La amputación de un sector significativo de la organización, que queda con una evidente hemiplejia, anuncia el abstencionismo de parte de los ciudadanos, que de pronto dejaron de ver la diversidad que Podemos mostró en esos primeros dos años. Como decíamos el precio de la unidad fue una conversión radical del proyecto, que deja de fundamentarse e insertarse en un contexto de crisis y cambio determinado y en tener como eje la apertura y la amplitud imprescindible en un proyecto ambicioso, para convertirse en la enésima operación de convergencia de la izquierda. Por cierto, que en el baile de sillas y mesas se quedan fuera los ecologistas de EQUO, una exclusión poco explicada y que muestra las goteras de la propuesta desde el inicio.

Teresa Rodríguez habla de la gente, pero ya está en otra operación, en la de volver a encontrarse con sus excompañeros de Izquierda Unida, pero ahora desde una posición privilegiada para corregir aquellos errores que ellos mismos vivieron hace años en esa organización (no hay que minusvalorar la importancia que en toda esta deriva tienen los elementos biográficos y sus secuelas). Podemos, en el Estado, pero con más contundencia y claridad en Andalucía, ya ha mutado a otra cosa, no es la propuesta abierta, innovadora y ambiciosa que viene a cambiar el sistema, sino un nuevo dejà vu de las izquierdas españolas, un proceso que ya no se orienta según el momento histórico y las demandas concretas de la ciudadanía, sino según las encriptadas lógicas de la izquierda alternativa desde los años 90. Ver como una y otra vez Teresa Rodríguez pedía el voto a los socialistas votantes del PSOE, es recordar a otros líderes andaluces de IU que antaño insistían una y otra vez en que ellos eran los auténticos socialistas y hacían lo mismo, sin recordar lo que ocurría siempre a continuación, que con frecuencia el PSOE perdía votos y no los ganaba IU. Solo dirigirse a los votantes del PSOE como socialistas, pensar que los que votan al PSOE piensan en sí mismos a partir de esa categoría, ya da señales del aislamiento y la falta de comprensión de la sociedad actual que produce la falta de pluralidad en los análisis.

En definitiva, Podemos y su correlato Adelante Andalucía son ahora pensados como un episodio más en los avatares de la reciente izquierda en España, un spin off que opera como nuevo aglutinante y lo hace a partir de las categorías, modos y lenguaje con que se ha desenvuelto en las últimas décadas la izquierda de tradición comunista, y reproduce sus virtudes pero también sus límites. Tras una irrupción innovadora que le permitió conectar con las aspiraciones de amplios sectores sociales ha vuelto al espacio que la transición diseñó para aquel conglomerado en torno al PCE que emergió en el referéndum de la OTAN ("¡Otan No, Bases Fuera!" coreaba Antonio Maíllo entusiasmado en el acto político de Córdoba el pasado 29 de noviembre), y muestra idénticas dificultades para sumar activistas y votantes ajenos a esa tradición. Las intervenciones de Pablo Iglesias y Teresa Rodríguez en la noche electoral certifican que de aquel proyecto arrollador con vocación decisiva queda ahora la fuerza antagonista de Vox, los dos extremos que aportan simetría al sistema de partidos.

En última instancia, lo que se ha producido en Andalucía es un paso más en el desmoronamiento del bipartidismo, pero con una particularidad, mientras las pérdidas de voto conservadoras del PP han encontrado acomodo en nuevas formaciones como Ciudadanos y Vox, las del partido socialista no se han ido a la propuesta alternativa de Adelante Andalucía, que además se desangra perdiendo espacios que ya eran propios desde el inicio. Buena parte del progresismo se quedó en casa, porque ya no se fiaba de unos, y porque no entendía ni le interesaban los otros, y también porque no vio venir el tsunami ultraconservador que se venía encima.

------------------------

Ángel Ramírez Troyano es sociólogo del IESA-CSIC

CTXT es un medio pequeño pero sus luchas son grandes. Necesitamos tu ayuda para seguir avanzando. Puedes suscribirte en agora.ctxt.es o hacer una donación aquí:

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ángel Ramírez Troyano

Es sociólogo del Instituto de Estudios Sociales Avanzados (IESA) del CSIC.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Óscar

    Lo has bordado, aquí en Andalucía algunos lo tenemos claro desde hace tiempo, se veía venir y se ve a nivel nacional que el abandono de Podemos hacia una organización vertical alejada de las bases de algo que venía a ser horizontal desde el 15M va en una tendencia hacia llegar a ser una IU 2.0, acabando con la herramienta y desmantelando el movimiento. Ahora queda un vacío en lo que se venía a llamar "los de abajo contra los de arriba" que bien harían quienes tuvieron la inteligencia de tomar distancia del macho alfa (con todo lo bueno que este ha hecho), y me refiero a Carmena, Oltra y Colau, de formar algo nuevo que nos dé opciones de voto en las siguientes elecciones generales.

    Hace 4 años 1 mes

  2. viaje_itaca

    Pues para no ser de derechas.... En todo caso, tal cosa se verá en las próximas elecciones, pero la estupidez integrista es un fenómeno generalizado en el país y en Occidente en general. Propio de las sociedades que se están colapsando. La derechización de la sociedad, en general, va más allá del voto. La verdadera pista es ver cómo en las relaciones sociales cada vez hay menos solidaridad e igualdad, y más intento por marcar jerarquía con todos, y la ausencia de una verdadera autoridad con una base asentada ante todo en la moralidad. Aclaración: por moralidad no entiendo nada de carácter metafísico religioso sino un método de comportamiento aceptado socialmente y basado en una adecuada valoración de las consecuencias (por ejemplo, de la muy probable destrucción del planeta como sitio habitable por nuestros actos), pero sin la miopía propia del utilitarismo.

    Hace 4 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí