1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El mentidero

El PER de los ricos

El subsidiario agrario tiene un amplio margen de mejora, pero cargar la responsabilidad de la compleja situación del campo andaluz en una ayuda de 426 euros es la prueba tangible de que la lucha de clases existe

Pablo MM 17/05/2019

<p>Paisaje de la campiña sur de Cordoba. </p>

Paisaje de la campiña sur de Cordoba. 

Wikimedia Commons

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

Estoy hasta los dídimos, que diría Góngora. Cada cierto tiempo, como las malas cosechas, las críticas a los andaluces resurgen con virulencia en las redes sociales. El tema favorito de los enfermos de la aporofobia es el PER, materia de la que aseguran tener un sesudo conocimiento a pesar de que suele tratarse de urbanitas de gran ciudad que no han visto una azada en su hormigonada vida. Como Durán i Lleida, en su habitación del Hotel Palace.

Para empezar el PER (Plan de Empleo Rural) no se llama PER desde hace 23 años. Fue Manuel Pimentel, por entonces secretario de Estado de Empleo, quien pergeñó junto a sindicatos, instituciones locales y patronal el Acuerdo para el Empleo y la Protección Social Agrarios (AEPSA) que dio lugar al renombramiento del PER como Plan de Fomento del Empleo Agrario (PFEA). Y, para terminar, estos autonombrados especialistas del campo confunden el PER, con el subsidio agrario y el subsidio agrario con la renta agraria.  

Lo que odian, entre otros motivos debido a un profundo desconocimiento, es el subsidio agrario; una prestación de 426 euros mensuales que los jornaleros reciben durante 6 meses, siempre y cuando hayan trabajado un mínimo de 35 peonadas durante el año anterior. Insisto: 426 euros al mes, menos la mitad del salario mínimo interprofesional y, sin embargo, son muchos los que se atreven a calificarlo de fortuna subsidiada que fomenta la holgazanería. 

La desventaja de vivir en un país donde Pablo Casado consiguió un master de Harvard en Aravaca es que hasta el más iletrado se cree capacitado para sentar cátedra sin haber pisado un pupitre. 

En torno a unas 150.000 personas son receptoras del subsidio agrario, menos del 5% de la población activa de Andalucía, así que la idea de que los andaluces vivimos del subsidio es uno de los tantos topicazos de pestilente hedor clasista que soportamos en esta tierra. 

Las ayudas que reciben los trabajadores del campo son una herramienta para evitar la despoblación de las zonas rurales que sí han sufrido en territorios como Castilla-La Mancha, pero, sobre todo, son un parche que el Estado lleva colocando durante más de 30 años para evitar afrontar la deuda histórica que España mantiene con el sur. 

Ahora que desde territorios con buena posición económica se habla tanto de la represión de Estado, les invito a darse una vuelta por la Andalucía de la miseria y la precariedad, y comprobarán que el miedo a no saber si mañana habrá un trozo de carne en la olla duele más que el porrazo del madero más virulento.

Decía Manolo Chaves, sempiterno presidente andaluz, que el siglo XXI tenía que ser el “siglo de Andalucía” y, sin embargo, por estos lares el reloj se ha detenido en las noches oscuras de los señoritos a caballo y los trabajadores que se afanan en limpiarles las botas. 

El debate por el discurso está dominado por las familias de alta alcurnia. Tanto es así que, seguro que todos han oído hablar del PER, pero serán muchos menos los que hayan escuchado algún susurro entre dientes sobre el PAC. Si hay algo en el campo de Andalucía que está subsidiado no son las manos ásperas y el lomo doblado de los jornaleros. Aquí, quienes cuentan los billetes tienen las palmas suaves y caminan con las hechuras de los que se saben afortunados por la musicalidad rimbombante de sus apellidos. 

La Política Agraria Común (PAC) es un instrumento que lleva funcionando en Europa desde los años 50. Concebido en sus inicios para garantizar el suministro de alimentos a precios asequibles en un continente devastado por la posguerra, se ha convertido con el paso de los años en el principal granero para mantener la bonanza económica de los grandes propietarios de la tierra. 

La gran boda

La historia reciente de Jerez de la Frontera no se entendería sin la familia Domecq. En la soleada tierra de los vinos que conquistaron hasta el paladar del mismísimo William Shakespeare, cada calle está impregnada por la solera de una estirpe cuya influencia han sabido prolongar hasta nuestros días. 

Sus inicios se remontan a 1822 cuando el aristócrata francés Pedro Domecq Lembeye se instaló en la ciudad y le compró a su tío los derechos de la firma bodeguera Jean Haurie y Sobrinos, al borde de la quiebra por una mala gestión que, según las malas lenguas, se bebía más de lo que vendía. Desde entonces, la rebautizada como compañía Pedro Domecq fue pasando de padres a hijos mientras extendía sus intereses más allá del sector de las bebidas espirituosas. 

En los años 90, la familia comienza a vender algunas de sus firmas más emblemáticas a grandes multinacionales de Francia, México y Reino Unido, mientras recolocaban los huevos en las cestas de la agricultura y la ganadería.

Los grandes latifundios les granjean una cantidad aproximada a los 4,2 millones de euros anuales de la PAC, pero el gran pelotazo de los Domecq, muy lejos de un sembrado de frutas y hortalizas, tuvo lugar al resguardo de una vicaría.

La alta sociedad de los años 30 se paralizó con el matrimonio entre Carmen Domecq y José Ramón Mora-Figueroa, dos de los apellidos más importantes de la época, que a la sazón formarían una de las familias más ricas del país.

Los Mora-Figueroa Domecq (solo con pronunciarlo ya huele a dinero) ocupan el número 74 en la lista de “los 200 más ricos de España” que elabora cada año el diario El Mundo. Su buen olfato para aliarse con Coca Cola, a la cual sirven como embotelladora en Extremadura, Andalucía y Ciudad Real explica, en buena parte, un patrimonio de 740 millones de euros de los que también deben unos cuantos ceros al negocio de la tierra. 

La familia es propietaria de la finca Las Lomas, el mayor latifundio de Andalucía con 12.000 hectáreas, una capacidad de producción de 18.000 toneladas de hortalizas y una financiación de los fondos europeos que supera holgadamente los 8 millones de euros al año. 

En esta lista de beneficiados por la solidaridad de Bruselas también figuran grandes empresas como Hojiblanca o Primaflor, y otros nombres propios como el de Nicolás Osuna, dueño de uno de los mayores olivares de Andalucía, o los archiconocidos Osborne y Alba. 

Respecto a estos últimos, Cayetano Martínez de Irujo comentó recientemente en un programa de televisión: “En España hay gente que quiere trabajar lo mínimo para estar subvencionado”. La respuesta la encontró en la cuenta de Twitter de Pastori Filigrana, abogada y activista de los derechos humanos y colaboradora de CTXT: “La Casa de Alba recibe 3 millones de euros de subvenciones europeas y posee 34.000 hectáreas de tierra. Produce menos de 2 jornales (empleo) por hectárea frente a los más de 50 de Marinaleda”.

En Andalucía hay 8 millones de hectáreas de tierras de cultivo, de las cuales casi la mitad están en manos de un 2% de propietarios que reciben casi 100 millones de euros anuales en subvenciones de la Política Agraria Común de la Unión Europea. 

Del otro lado, en el bando del sudor de los sembrados de la alcachofa, ninguna fórmula es perfecta. A buen seguro que el subsidio agrario no es la mejor solución. Es habitual que por sus rendijas se cuelen casos de corrupción e incluso algún partido lo ha utilizado para establecer redes clientelares de voto con las que perpetuarse en las poltronas del Palacio de San Telmo. 

A buen seguro que hay mejores soluciones para la enmarañada situación de la Andalucía rural, como la prometida reforma agraria que nunca llega para hacer una mejor redistribución de la tierra, o la industrialización del territorio, para que las hortalizas que se cultivan en Andalucía no acaben siendo manufacturadas más allá de los límites de Despeñaperros. 

El subsidiario agrario, por tanto, tiene un amplio margen de mejora, pero cargar la responsabilidad de la compleja situación del campo andaluz en una ayuda de 426 euros es la prueba tangible de que la lucha de clases existe y de que la van ganando los Alba, los Domecq y los Mora Figueroa. 

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

6 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Juan

    Yo no encontré este año jornaleros para la campaña de la aceituna,sabes porque,?????? Porque estaban cobrando ayudas...!!!! Que tenéis con los fascistas,que estamos legales de impuestos,pagamos las firmas y aumentamos el precio del jornal para que se animen a trabajar,y aún así prefiero cobrar ayudas y paros antes que trabajar y digo que con todo el relato publicado espero que contéis aki otra historia de todo lo malo que han hecho la izquierda desde hace miles de lunas,pues arremeteré personalmente contra todos ustedes,

    Hace 2 años 4 meses

  2. PESURO

    Y ES QUE ESTÁN CONTRA EL PER, ESTÁN CONTRA EL SUBSIDIO DE DESEMPLEO, ESTÁN CONTRA TIPO DE AYUDA QUE PERCIBA EL TRABAJADOR PORQUE EL DISCURSO OFICIAL ES QUE FOMENTA LA VAGANCIA Y QUE ES UN GASTO INÚTIL, EN CAMBIO LA PATRONAL Y EL SEÑORICO RECIBEN AYUDAS CIEN VECES MAS CUANTIOSAS TANTO DEL ESTADO COMO DE LA UNION EUROPEA Y ESO NI SE CUESTIONA NI SE HABLA DE ELLO. LOS EMPRESARIOS ENTRE AYUDAS FISCALES, POR AYUDAS A LA CONTRATACION EN FORMA DE REBAJAS A CANTIDAD QUE DEBIERA APORTAR A LA SEGURIDAD SOCIAL Y POR CUALQUIER OTRO TIPO DE AYUDAS INDIRECTAS, COMO PODRÍAN SER EL PLAN RENOVE, LAS AYUDAS PARA INSTALAR ASCENSORES EN EDIFICIOS QUE CARECEN DE ELLOS, AYUDAS EN AISLAMIENTOS TERMICOS EN LOS EDIFICIOS, QUE EN ULTIMA INSTANCIA REPERCUTEN TAMBIEN EN LOS EMPRESARIOS........ ETC, ETC, ETC. ESO TAMBIEN SON SUBVENCIONES Y MAS CUANTIOSOS PERO SIN EMBARGO DE ESO NI MÚ. LA GENTE ESTÁ TOTALMENTE TELEDIRIGIDA, EL UNICO MEDIO (DES) INFORMACION QUE UTILIZAN YA QUE NO SE MOLESTAN EN BUSCAR QUIEN REALMENTE LES INFORMA PORQUE EN EL FONDO LES DA IGUAL UNA MENTIRA MAS, SON LA TELE, LA RADIO Y LA PRENSA ESCRITA QUE YA SABEMOS TÓS DE QUÉ PIE COJEAN A QUIEN PERTENECEN Y LOS INTERESES QUE DEFIENDEN, Y ESA TELE QUE LOS TELEDIRIGE NATURALMENTE NO LES VA A DIRIGIR CONTRA UN SISTEMA QUE TAN BIEN TRATA Y MIMA A SUS PROPAGANDISTAS. Y ESTOS MEDIOS TIENEN LA VIRTUD DE HACERTE IR CONTRA TUS PROPIOS INTERESES Y DEFENDER LOS SUYOS SIN QUE TE DES NI CUENTA.

    Hace 2 años 4 meses

  3. a

    hueputa

    Hace 2 años 4 meses

  4. Emilio

    Quien se beneficia mas del PER no son los que reciben ese subsidio, si no los grandes terratenientes, que gracias a esa limosna se libran de la tan necesaria reforma agraria que necesita en este pais. En el sur por los latifundios y en el norte por todo lo contrario.

    Hace 2 años 4 meses

  5. c

    Aun no se eliminado la Pac pa ls agricultores de sofa qe cobran Pac sin plantar nada, obligando al estado a traer cosas d fuera y sin alquiler tierras a emprendedores pero se qejan de que ls jornaleros no qieren trabajar para cobrar como si s epudiera vivir cn 400€ ademas cuando ellos cobran cn esa Pac cien veces mas pero esto es lo d toa la vida

    Hace 2 años 4 meses

  6. Jesús Díaz Formoso

    EL INMIGRANTE; MI HERMANO. El Socialismo del Siglo XXI, no se puede construir sobre las identidades proporcionadas por el capital, sino desde la propia dialéctica de la historia realmente vivida. Y nuestra historia, en ete Sigo XXI, es la del Capitalismo Global; lo que supone la necesidad de contar con un “EJÉRCITO INDUSTRIAL DE RESERVA”, también global. // Ese tristísimo ejército es el que con nuestros corazones pétreos, endurecidos, vemos muriendo en el mar o en el desierto, tratando de escapar a su trágico destino, escrito con su propia sangre en las pantallas de nuestras televisiones, en las imágenes de nuestros periódicos, en las pesadillas que nos asaltan, aún despiertos; en el miedo a ver que engrosar tal ejército miserable y desamparado, puede llegar a ser nuestro propio destino. Es este miedo, tan fundado en la realidad, el que produce el rechazo a nuestras pesadillas el rechazo a la virtud que nos es más propia, como Seres Humanos: la empatía. Y esa pérdida de empatía para con los desfavorecidos es el caldo en que se cultiva el Fascismo. // Necesitamos un Socialismo, en este Siglo XXI, que recupere la empatía; que una y no divida; que sin dejar de pensar en el individuo, tenga en primer plano la sociedad. // “Si la existencia de una superpoblación obrera es producto necesario de la acumulación o desarrollo de la riqueza sobre base capitalista, esta superpoblación se convierte a su vez en palanca de la acumulación capitalista, más aún, en una de las condiciones de vida del modo capitalista de producción. Constituye un ejército industrial de reserva, un contingente disponible, que pertenece al capital de un modo tan absoluto como si se criase y se mantuviese a sus expensas” (Karl Marx, «Producción progresiva de una superpoblación o de un ejército industrial de reserva». El capital: crítica de la economía política). // Estamos en un mundo regido por un Capitalismo Global, en el que parte de la población es considerada –y tratada- como “sobrante” para los requerimientos de la acumulación de Capital. Y cuanto más rica es una sociedad capitalista, más amplio ha de ser su “Ejército Industrial de Reserva”, porque, de nuevo en palabras de Marx, “La acumulación capitalista produce de manera constante, antes bien, y precisamente en proporción a su energía y a su volumen, una población obrera relativamente excedentaria, esto es, excesiva para las necesidades medias de valorización del capital y por tanto superflua”, que “se acrecienta con la acumulación del capital”.

    Hace 2 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí