1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Por el camino de Swann: sobre el dopaje amateur y sus impulsos

¿Por qué consumir un producto dopante para participar en una carrera popular? ¿En un trail de montaña, en una marcha cicloturista, en un triatlón?

Marcos Pereda 22/05/2019

<p>Raúl Portillo.</p>

Raúl Portillo.

Televisió d´Andorra

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

“Primero en la Clásica Internacional Lagos de Covadonga y Quebrantahuesos y Vuelta a los Puertos de Andorra (…) IRATI Extreme, Íñigo Cuesta, gané la Vuelta a Castilla y León”. Es un video en blanco y negro, uno de esos cuquis tan de moda. Habla un hombre vestido de ciclista. Enfocan sus piernas, sus manos. Cuenta las carreras que ganó el año pasado, y deja caer que tiene más proyectos para este nuevo curso. 

Se llama Raúl Portillo. No intenten buscar las pruebas que domeñó en el calendario oficial de la Unión Ciclista Internacional. No. Son cicloturistas, salidas amateur sin más interés, en teoría, que pasar un buen rato y conocer nuevos parajes. Solo que muchos, cada vez más, se lo toman en serio. Muy en serio. Raúl Portillo es uno de ellos. El dominador, ya decimos. En la Quebrantahuesos, por ejemplo, “venció” bajando por unos segundos de las cinco horas y media. Miguel Indurain hizo seis clavadas. Treinta minutos más que nuestro protagonista. Uno tiene cinco Tours de Francia. El otro ha sido suspendido por la Federación Vasca de Ciclismo hace unos días. No superó un control antidopaje. La sustancia por la que fue declarado positivo aún no se ha hecho pública, así que aquí no vamos a hacernos ecos de las habladurías. Qué más da. Insistamos en la idea. Un tipo de 45 años. No profesional. Ha dado positivo. 

Es una tendencia cada vez más repetida en los últimos tiempos, no se crean. Claro que como esto es España, y aquí nos gusta el sainete berlanguiano, a veces la propia idiosincrasia del tema nos deja imágenes para el recuerdo. Sucedió, de nuevo, en la Quebrantahuesos, la considerada como “reina” de las pruebas cicloturistas españolas. La que todo el mundo anhela acabar. Aquella que unos pocos se toman como la competición que no es (que no debe ser). Fue en 2014. Subiendo el último puerto del día, Portalet, marchaba en cabeza Ángel Vázquez. Nada raro, si no fuese porque este tipo estaba sancionado de por vida por la Federación Española de Ciclismo y por la de Triatlón (ya puestos, nunca mejor dicho, doblamos disciplinas) y no podía tomar parte en la marcha. La organización intentó hacerle entender que igual era buena idea poner pie a tierra y hacer mutis por el foro. Nada. Así que se recurrió a la Guardia Civil. Agentes del benemérito cuerpo intervinieron al peligroso cicloturista obligándole a bajar de su bicicleta, no sin antes escuchar quejas, lamentos y algunos insultos. Así somos de majos. Dos años más tarde la Universidad de Granada realizaba una encuesta de carácter anónimo en la misma prueba. El 8,2% de los que contestaron confesaba recurrir, o haber recurrido en alguna ocasión, a los productos dopantes…

Ninguno de ellos, ni Portillo ni Ángel Vázquez, se ganaba la vida con la bici. Tampoco, se entiende, ese 8,2% de dopados confesos (aunque anónimos, recalcamos, habría que coger este porcentaje con pinzas). Hablamos de deportistas amateur, en el estricto sentido de la palabra. ¿Del todo? Bueno, no tanto. Seguramente tuvieran patrocinios privados de marcas relacionadas con su deporte, tiendas especializadas y similares. Ropa, material, quizá cubrir gastos de desplazamiento hasta la zona de las marchas. Una especie de dietas, vamos. Y nada más. Minucias.  

Aclaremos. Aquí nos referimos a lo de las bicis por la noticia explicada al principio del artículo. Pero nos vale la idea para cualquier deporte aficionado. Para el (tan popular últimamente) running, por ejemplo. En 2016 la San Silvestre de Crevillente hace controles antidoping por sorpresa a los primeros clasificados. Algunos huyen saltando las vallas de la organización (y nadie les puede alcanzar, porque son runners y corren mucho). Dos años antes hubo una prueba de idénticas características en Salamanca. Solo que se celebró el 28 de diciembre, y así, por hacer la gracieta, se anunció por megafonía que iba a haber controles (no era cierto). La cosa es que no solo varios participantes se dieron de baja allí mismo, entregando sus dorsales, (otros sufrieron misteriosas, y oportunas, caídas durante la trote) sino que un buen puñado se acercó donde los organizadores gritándoles que “eso se avisa” y mentándoles a varias generaciones de ancestros. O en el trail running, donde en los últimos años han existido positivos por sustancias como cannabis, anabolizantes o, directamente, EPO. El atleta Sergio Sánchez, sancionado en su momento con dos años de suspensión por haber dado positivo por EPO, anduvo un tiempo participando (y ganando) este tipo de pruebas populares. Ahora está metido en VOX, sin que nos arriesguemos a ver relación entre unos hechos y otros… También tiene lo suyo el fútbol, ¿eh? En el estudio citado antes sobre dopaje y deporte amateur un 5,7% de “futbolistas aficionados” reconocen tirar de ayudas exógenas. Que seguro que eso no lo han visto ustedes en la prensa, vaya…

Los ejemplos son abundantes. Máxime si tenemos en cuenta que realizar un control de este tipo viene a costar unos 300 euros. O, dicho de otra forma, que son muchas las organizaciones que no pueden permitírselo por motivos económicos. O que hacen pocos. Las hay, también, que no se interesan por estos elementos. Y, desde un cierto punto de vista cínico, pueden tener razón… 

No se lleven las manos a la cabeza, porque lo explicamos. Vamos a insistir en una base que quizá no ha quedado suficientemente aclarada. Estamos hablando de deporte amateur. De esas carreruchas a las que usted, sano lector, se apunta los domingos, justo antes de tomar el vermú. No hay premios en metálico (en teoría), solo detalles parecidos a los de las rifas en las ferias. La muñeca chochona. El perrito piloto. Esas cosas. Por no haber no hay ni clasificación, porque es todo oficioso, y en algunos sitios (cada vez menos) incluso se niegan a publicar tablas de tiempos y puestos. Entonces…¿qué sentido el doping? ¿Qué necesidad tengo yo, como organizador, de prevenir algo que solamente está en el interés personal de cada cual? Más allá de la ética, más allá, por supuesto, de la salud. Una carrera popular es, básicamente, salir mucha gente a trotar juntos. Nada más. Cada cual que mire por lo suyo.

Insisto, somos deliberadamente cínicos. No nos lo tengan muy en cuenta.

Porque ahora vamos a lo serio. ¿Por qué? ¿Por qué consumir un producto dopante para participar en una carrera popular? ¿En un trail de montaña, en una marcha cicloturista, en un triatlón? ¿Qué lleva a estos aficionados (padres de familia, con su trabajo, sus otros hobbys, que no se juegan absolutamente nada, que nada pueden alcanzar) a comprar compuestos clandestinos, a veces difíciles de conseguir, en ocasiones bastante caros? Productos que, además, está demostrado médicamente que resultan perjudiciales para la salud, a corto y largo plazo. Planteemos toda la reflexión de seguido. Aparentemente resulta ilógico, incomprensible. Y, sin embargo, sucede. Lean los datos planteados. Busquen más si lo desean. Sucede. Y en una mayor proporción de los que pudiésemos pensar. 

Los espíritus de la tierra (dríadas, duendes, elfos, kobolds, trentis, trastolillos) aparecen representados en las leyendas como seres caprichosos, traviesos, que envidian al ser humano por una única razón. Sí, viven cientos, a veces miles de años, pero no poseen alma, y por lo tanto son incapaces de alcanzar la inmortalidad. La trascendencia. Quizá eso mismo es lo que pasa con estos no-deportistas. Que buscan trascender. Al árbol, el libro y el hijo ven cómo se añade ahora terminar una maratón, superar un ironman o bajar de las seis horas en alguna marcha cicloturista. El intento de dejar algo más, de seguir existiendo después de existir. La respuesta ontológica a una pregunta que nadie les hace. Una sensación de (falsa) inmortalidad. El nombre en letras pequeñas entre tantos otros miles, quizá millones. Aunque aparezca antes. 

Juega un papel importante también aquí el actual modelo de sociedad. La sobreexposición mediática, la cultura de la imagen, de la noticia rápida, del exhibicionismo a través de las redes sociales. Lo que antes eran comentarios de barra de bar, de cafetería a mitad de salida en bici (los kilómetros, las medias, los días de la semana que se ha podido entrenar) son ahora objeto de escrutinio público casi al momento. Voluntario, sí, pero no por ello menos exigente. Quizá incluso más. Presión autoimpuesta. La dictadura de la belleza, la del salir siempre perfecto en los selfis, la de llegar más allá (más allá de lo que puedes, más allá de lo que se debe) en el deporte.  

Trascendencia e imagen pública a partir de la privada. Quizá sean dos formas de explicar lo que viene mostrándose como un problema cada vez mayor. 

Deportistas que no lo son, dopándose. 

Autor >

Marcos Pereda

Marcos Pereda (Torrelavega, 1981), profesor y escritor, ha publicado obras sobre Derecho, Historia, Filosofía y Deporte. Le gustan los relatos donde nada es lo que parece, los maillots de los años 70 y la literatura francesa. Si tienes que buscarlo seguro que lo encuentras entre las páginas de un libro. Es autor de Arriva Italia. Gloria y Miseria de la Nación que soñó ciclismo y de "Periquismo: crónica de una pasión" (Punto de Vista).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. El sobrino de raul portillo

    Cerdos, mi tio no se dopó, lo que pasa es que es un chetado y el indurain es una full!

    Hace 1 año 4 meses

  2. Maite

    El hecho de que cada vez más en las populares se acostumbre a dar premios económicos, está en la base de todos estos "deportistas" que quieren ganar a toda costa. Y los hay, (en la práctica), que escogen esas populares al milímetro para ganar un dinerito, sabiendo que no sufrirán ningún tipo de control. "Deportistas de élite-popular". Quizá habría que empezar a cuestionarse si merece la pena por el hecho de tener a la "estrella" de turno en una carrera, meter el asqueroso dinero de por medio, y lo que conlleva. Las populares serían más populares y muchos correrían por el mero placer de hacer deporte un fin de semana.

    Hace 1 año 4 meses

  3. D.E.

    Con todo respeto, creo que hay personas que trabajan y tienen familia que sí son deportistas. No por no poder vivir de tu deporte te conviertes automáticamente en amateur. Por supuesto no justifica que te dopes, ya seas de alto rendimiento o un principiante.

    Hace 1 año 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí