1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Stephen Small / Profesor asociado de Estudios Afroamericanos en Berkeley

“España no es un buen lugar para ser negro”

Tania Adam Lisboa , 21/08/2019

<p>Stephen Small.</p>

Stephen Small.

Herberto Smith

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Hemos fundado la Asociación Cultural Amigas de Contexto para publicar Ctxt en todas las lenguas del Estado. La Asociación es una entidad sin ánimo de lucro que también tiene la meta de trabajar por el feminismo y la libertad de prensa. Haz una donación libre para apoyar el proyecto aquí. Si prefieres suscribirte y disfrutar de todas las ventajas de ser suscriptor, pincha aquí. ¡Gracias por defender el periodismo libre!

Stephen Small (Liverpool, 1957) es sociólogo, profesor asociado de Estudios Afroamericanos de la Universidad de California (Berkeley), además de miembro del profesorado de la Escuela de verano Black Europe en Ámsterdam. Su investigación y enseñanza se centran en la producción de conocimiento, la historia pública y la memoria colectiva del colonialismo y sus legados en la diáspora africana. Con sus libros Black Europe and the African Diaspora (2009) y Questions and Answers on Black Europe (2018), pone el foco en la descolonización de la mente como vía para superar el racismo sistemático, el legado de la esclavitud y el colonialismo.  

CTXT se encuentra con él en Lisboa, después de su conferencia inaugural en Afroeuropeans Network Conference, Black In/Visibilities Contested, una plataforma para la producción de conocimiento en el campo de la investigación transdisciplinaria sobre el racismo, las culturas negras y las identidades en Europa. En su intervención cartografía la experiencia negra en países como Portugal o Inglaterra, pero habla sobre todo de Europa. Para Small, no hay Europa sin sus ciudadanos negros, y si están aquí hoy es porque antes los europeos fueron a África y a las Américas. Considera que vivimos un cambio de paradigma fruto en parte de las transformaciones de la demografía europea, aunque desde su punto de vista las políticas en torno a la raza y la inmigración están mal enfocadas porque persisten en la idea de una identidad europea blanca. Por ello, apuesta por centrar el discurso en la ciudadanía, el racismo y en la igualdad de derechos y oportunidades. 

¿Qué es la Europa Negra?

Se han escrito libros y artículos y hemos tenido conversaciones sobre la diáspora africana en Europa, y la mayoría se han centrado principalmente en las personas negras en Europa. Pero la Europa Negra es mucho más, empieza antes incluso de que llegaran personas negras como resultado de la esclavitud o el colonialismo. 

 es imposible explicar por qué las personas negras están en Europa sin hablar de la esclavitud, el colonialismo, la dominación

En primer lugar, habría que remarcar que desde finales del 1300 muchos individuos blancos, entre ellos marineros, supuestos exploradores y descubridores, fueron a África y volvieron con ideas. Estos son los primeros elementos de esta Europa Negra: las ideologías racistas, lo que las personas blancas en Europa piensan, escriben y creen sobre África y sobre las personas negras, básicamente estereotipos y nociones de superioridad e inferioridad. El segundo elemento que define esta Europa Negra es la discriminación racial –por la religión, en el trabajo, en las calles… Es uno de los pilares de la racialización y discriminación deliberada contra hombres y mujeres africanos en África, y contra sus descendientes en Europa. El tercer aspecto es la cultura negra, la cultura que trajeron esos individuos blancos cuando fueron a África y volvieron con símbolos religiosos, artefactos religiosos, ropas, vestimenta, monumentos… Si recorres los museos de Europa hoy, encontrarás millones de objetos, la colección más grande de artefactos egipcios en Europa está en Turín, en Italia.

Pero cuando nos trajeron forzados a Europa, cuando nos trajeron aquí, las personas negras también trajimos cultura negra, en las mentes, en las formas de cocinar, crear, trabajar, las creencias, etc. Así que vinimos con nuestra cultura negra, nuestra vestimenta, nuestras ideologías, nuestra ciencia, nuestros conocimientos. Y ahora mismo, después de varios cientos de años, tenemos también a miles de personas negras que viven en Europa, que crean cultura negra, que es una cultura negra híbrida. Y tenemos también miles de africanos que llegan de África cada año, para bailar, para hacer música, para dar conferencias, para compartir. El último aspecto de la Europa Negra es la presencia humana negra. Y lo pongo al final porque se suele poner primero. Y lo argumento en mi libro Questions and Answers on Black Europe, que la evidencia indica que ahora mismo, en 2019, hay poco más de siete millones de personas en Europa que se identifican como negras, y el 90% viven en 12 países.

Este es el legado de la esclavitud y del colonialismo…

Todos estos aspectos son el legado de la esclavitud. Europa invadió, colonizó y explotó África. Nos contaron que hacían cosas buenas para África. Convirtieron a los africanos en cristianos y forzaron a millones a ir a las Américas. Nosotros estamos aquí porque ellos fueron a África y nos trajeron aquí. Nosotros estamos en las Américas porque ellos fueron a África y nos llevaron allí. Y las personas blancas en Europa dicen “¿por qué hay tantas personas africanas en Europa?” Y yo digo “no, no, ¿por qué hay tan pocas personas negras en Europa? Lleváis cientos de años yendo a África y colonizando a las personas negras. Tendría que haber decenas de millones de personas negras en Europa”. Y no es así. ¿Por qué? Porque no nos dejaron entrar. Los europeos no dejaron entrar a las personas negras a menos que nos necesitaran para cantar, bailar, cocinar… Y entonces, en el siglo XX, nos trajeron aquí para luchar en la guerra, la Primera Guerra Mundial, en Inglaterra, en Francia, en otros lugares. Y por esto estamos aquí. No se puede explicar, es imposible explicar por qué las personas negras están en Europa sin hablar de la esclavitud, el colonialismo, el poder, la dominación, todas estas palabras que ellos tanto detestan.

¿Existe alguna diferencia entre las personas negras de Europa y de Estados Unidos o de África? Porque este legado…

Mi principal objetivo es poner el énfasis en lo que compartimos y tenemos en común –en todo el continente y en toda la diáspora–, en términos de la discriminación y en nuestra lucha por garantizar y afirmar nuestra humanidad y exigir igualdad y dignidad. Ahí es donde pongo el énfasis. Sin embargo, hay diferencias, creo que la más destacada es que en Estados Unidos, el racismo se desarrolló estando presentes las personas negras. La población de personas negras fue aumentando a lo largo de los siglos, y los americanos blancos, deliberada y directamente, escribieron leyes e hicieron políticas contra las personas negras que estaban ahí presentes. En Europa, el racismo se desarrolló de manera flagrante con muy pocas personas negras presentes. Así que el racismo en Europa se desarrolla en forma de ideologías, de ideas, de estereotipos a partir de las idas y venidas de las personas blancas europeas a África y que contaban cómo eran las personas negras, cómo eran las mujeres negras. Ambas dan como resultado la discriminación. Pero es difícil hacer la comparación porque Estados Unidos es un país y Europa la conforman más de 40 países.

No obstante, en su ponencia hablaba de similitudes en toda Europa. ¿Son las mismas que en Estados Unidos?

Sí, yo diría que son las mismas. Pero son semejanzas, no diferencias. En 1994 publiqué un libro llamado Racialised Barriers (Barreras racializadas), era una comparación entre las personas negras de Estados Unidos y Reino Unido, poniendo el énfasis en las semejanzas como el racismo, la discriminación racista, las diferencias de clase y las políticas para lograr la igualdad. En Estados Unidos e Inglaterra tienen estas políticas pero no pueden lograr la igualdad. Respecto a las diferencias, hay una clase media negra muy visible en Estados Unidos que no existe en Europa, pero ésta es mucho menor que la clase media blanca. En las universidades se ven profesores negros, se ven médicos negros, pero sigue habiendo una desigualdad generalizada.

En España apenas participan personas negras en la academia…

Bien, deja que te dé un ejemplo. La doctora Nicola Rollock acaba de publicar un estudio en Inglaterra en el que identifica 25 profesoras universitarias negras. No tengo suficientes pruebas, pero yo creo que hay más profesores negros en Inglaterra que en cualquier otro lugar de Europa. Puede que me equivoque, ¡pero 25….! ¡Así de ínfimo es! En mi campus de la Universidad de California, Berkeley, hay 40 profesores negros, y en mi departamento, Estudios Afroamericanos, tenemos 15 de los 40. Para la gente en Inglaterra mi departamento puede parecer un éxito, pero no lo es. Porque ¿sabes cuántos profesores hay ahí en mi campus? ¡1600! Es una cantidad ínfima.

¿Qué sabe de España?

Bueno, ¿sabes qué diría? España no es un buen lugar para ser negro.

Lo sé.

Tampoco sabría decir si es mucho mejor en Inglaterra, o Europa en general.

Cuando llegué a Lisboa, me sentí en casa, a veces me cuesta sentirme así en España.

No quiero decir que sea el peor lugar, pero está entre los peores. El racismo es generalizado, es endémico, pero el Gobierno español lo niega totalmente. Hace tiempo estuve de visita en España y en tres semanas las únicas personas negras que vi, literalmente, en las calles de Madrid eran mujeres negras prostitutas, hombres negros mendigando, hombres negros limpiando las calles, esas fueran las únicas personas negras que vi. Y me dije: “¿Qué, qué es esto?” Y entonces un día vi a dos hombres negros y dos mujeres negras, todos trajeados. Y me dije: “¿Qué está pasando aquí?” ¡La embajada de Kenia!

Visité muchos museos y vi que en todas partes rendían homenaje a Colón. En el Museo Naval de Madrid tienen unas imágenes grandes de Cristóbal Colon, con todos los nativos haciéndole reverencias. En el Museo Antropológico, a día de hoy representan a mujeres negras estereotipadas. En el Museo de las Américas celebran lo que llamamos miscegenation, el cruce o mezcla de razas vinculado al sistema de castas en la colonización. Una mujer afroamericana hizo su tesis doctoral sobre las personas negras en España. Le pregunté: “¿Cuál es tu principal conclusión?” Dijo: “Si eres negro y consigues la nacionalidad española, lo primero que haces es marcharte porque en España no hay lugar para las personas negras”.

Entonces, la identidad española es blanca.

Yo uso el concepto de la blanquitud defensiva y la blanquitud confiada. Los españoles padecen de blanquitud defensiva. Los ingleses no dudan de su blanquitud, saben que son blancos; los alemanes saben que son blancos; los suecos saben que son blancos. No se fijan en España preguntándose “¿cómo nos comparamos con España?” Pero en España siempre están hablando del norte de Europa: “¿nuestro éxito es como el suyo?, ¿somos científicos como ellos?”. Y es por esta blanquitud defensiva que siempre tienen que demostrar que son blancos. Porque cuando eres italiano, o español, o portugués, te vas a Alemania y te dicen que no eres blanco. Sí, es una blanquitud de inferioridad. 

Los españoles padecen de blanquitud defensiva

Sabes, cuando llegué a España, la gente se interesaba por la educación inglesa, me preguntaba sobre muchas cosas. Pero nadie en Inglaterra habla de lo que están haciendo los españoles, ¡salvo por las vacaciones! Así que ésta es la idea, éste es el concepto: la blanquitud en el norte de Europa es diferente y más confiada que la blanquitud en el sur de Europa. Y el sur de Europa está más cerca de África y eso asusta a la gente. Una buena amiga afroamericana e italiana, Camilla Hawthorne, estudia esta noción de blanquitud e italianidad en Italia. Yo creo que estos temas son más característicos del sur de Europa. No toda Europa es igual.

¿Cree en la Nación Negra?

¿La Nación Negra? ¿Qué significa eso? ¿Es una música, un disco? No sé qué significa eso.

Un estado mental.

Frases como “descolonizar la mente” o “conocimiento decolonial” hoy en día son muy populares, pero yo llevo toda la vida luchando por un conocimiento decolonial, es solo que no usaba esta expresión. Así que si te refieres a una mente decolonizada, yo creo que se puede conseguir. Cuando escuchaba música reggae y cantaba “Get up, stand up for your rights” (levántate y defiende tus derechos), cuando Bob Marley decía “Emancipate yourself” (emancípate), era eso. Así que la palabra no importa, la cuestión es cómo encontramos y cómo creamos un conocimiento y una comprensión que sean integrales, multifacéticos, inclusivos, que no solo destaquen y promuevan a las personas blancas, que reconozcan a las personas negras.

Uno de los desafíos para las personas negras en Europa tiene que ver con las otras personas negras, “los otros”, decía en la conferencia.

Sí, los otros. Hay muchos, quizá sean más ellos que nosotros.

Hábleme de “los otros”.

Lo que quiero decir con “los otros” es que escribir sobre las personas negras es escribir sobre personas que se identifican como negras, cultural, intelectual e ideológicamente, y que dicen que debemos nombrar el racismo y que debemos combatir el racismo, que no vamos a aceptarlo sin más. Esto, hablar de personas negras en Europa, es decir que las personas negras reconocemos que hay discriminación y que hay conflicto. Pero hay muchas personas negras en Europa que dicen “Mira, es que yo no tengo una identidad negra, je suis français”, “yo no tengo una identidad negra, ik ben Nederlands”, “yo no tengo una identidad negra, eu sou portugués”. Y a estas personas las han educado, socializado, algunos dirían que adoctrinado para que crean que la raza es irrelevante, para que no hablen ni debatan sobre ello.

los gobiernos de Europa solo escuchan a las personas negras cuando dicen que no hay racismo

La identidad nacional…

La identidad nacional es la que importa, la identidad europea es la que importa, aunque ahora se cuestione. Así que hay un renacer de la identidad nacional. Esta es gente que cree que no deberíamos hablar de raza. Por eso buena parte de la respuesta a mi pregunta es si nosotros como personas negras, que nos identificamos como personas negras y nos movilizamos como personas negras, si decimos que no estamos de acuerdo con su ideología, entonces ¿qué hacemos? ¿Los movilizamos? ¿Los confrontamos? ¿Hablamos con ellos? ¿Los ignoramos? Y yo creo que no podemos ignorarlos sin más. En primer lugar, porque son muchos. Y en segundo lugar, los gobiernos de Europa van a buscar a esas personas negras para que salgan y digan que no hay racismo. Eso les encanta, solo escuchan a las personas negras cuando las personas negras dicen que no hay racismo. Cuando nosotros decimos que hay racismo, ellos dicen que no. Es igual en Estados Unidos.

¿Qué se puede hacer?

Pues tenemos que seguir luchando, aquí no hay respuestas fáciles. Tenemos que seguir movilizándonos, tenemos que aclarar nuestras ideas, tenemos que ser capaces de persuadir a las personas de que nuestra explicación es una mejor explicación de lo que está pasando, tenemos que crear organizaciones. Todo esto, yo creo, como he dicho en mi ponencia, lo han estado haciendo desde siempre las mujeres negras. 

Un mecenas blanco dio dinero a un museo de Liverpool para que montara una galería sobre la esclavitud, abrió en 1992-1993, ahora se llama Museo Internacional de la Esclavitud. Cuando se anunció la creación de la galería, hubo una reunión y aparecieron muchas personas negras, y varias de ellas, sobre todo hombres, dijeron “esto es una estupidez, es una pérdida de tiempo, sufrimos la brutalidad policial, sufrimos la desigualdad, ¿por qué estamos hablando de un museo?” ¿Y sabes qué dijeron las mujeres negras? “Nuestros hijos están aprendiendo estupideces en la escuela, van a los museos y ven mujeres desnudas, ven africanos salvajes y tenemos que confrontar a estos museos porque si lo dejas en sus manos, no enseñarán más que estupideces”. La comunidad negra no tiene que estar de acuerdo en todo, no tenemos que ganarlo todo; solo que nos gustaría ganar más de lo que perdemos.

Y usted, ¿cómo lo vive?

A mí sí me gustaría ganar más de lo que pierdo. Acepto que habrá que perder algo, pero seguimos adelante. Ahora ya soy un hombre viejo, cuando era joven quería ganarlo todo.

------------------------------------

Traducción: Kira Bermúdez

Tania Adam (Maputo, 1979) es periodista y productora cultural. Fundadora y editora de Radio Africa Magazine.

Kira Bermúdez (Minnesota, 1959), mediadora intercultural y pedagoga social, traductora y escritora ocasional. Co-autora del libro Mediación Intercultural: una propuesta para la formación

Hemos fundado la Asociación Cultural Amigas de Contexto para publicar Ctxt en todas las lenguas del Estado. La Asociación es una entidad sin ánimo de lucro que también tiene la meta de trabajar por el feminismo y la...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Prxis

    Vaya sarta de estupideces... Extrapolan su cultura/complejos anglosajones al sentir español. Vaya que son guiris negros... pero guiris...

    Hace 2 años 3 meses

  2. MG

    Muchísimas gracias por una entrevista tan informativa! Hace mucha falta en España! Cuantas veces he intentado tener estas conversaciones con amigos aquí, y es imposible....

    Hace 2 años 3 meses

  3. Lev

    Una frase sin ningún sentido en un país en el que no conozco ningún negro discriminado por serlo. Mi propio cuñado es negro, trabaja en el sector público, es licenciado en medicina y es un respetado padre de familia. Qué leches dice este tío...

    Hace 2 años 3 meses

  4. Paulus

    El antirracismo ha de saber combatir todos los estereotipos, incluyendo estereotipos como "España no es un buen lugar para ser negro". Si algo le falta a esa afirmación es, precisamente, contexto.

    Hace 2 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí