1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

El periodismo y el mal

Ojalá nadie vuelva a matar a un niño. Ojalá nunca más un periódico o una televisión conviertan la muerte de un niño en una golosina mediática

Santiago Alba Rico 8/09/2019

<p>Los buitres</p>

Los buitres

Pedripol

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El 1 de octubre, CTXT abre nuevo local para su comunidad lectora en el barrio de Chamberí. Se llamará El Taller de CTXT y será bar, librería y espacio de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y eventos culturales de toda índole. Puedes hacerte socia/o en este enlace y tendrás descuentos de hasta el 50% en todas las actividades.

El próximo lunes nueve de septiembre comienza en la Audiencia Provincial de Almería un juicio particularmente doloroso: el que sienta en el banquillo a Ana Julia Quezada, la presunta asesina de nuestro amigo Gabriel Cruz, el Pescaíto, cuya desaparición y muerte en marzo de 2018 afectó personalmente –y esto debe ser subrayado– a millones de españoles. Se trata de uno de esos casos terribles que hacen pensar, contra la justificada ira general, en la prosaica y necesaria bondad de la justicia, que se ocupa de canalizar y embridar nuestra cólera mediante protocolos y procedimientos cuya frialdad es inseparable del triunfo desapacible del derecho. Todo debemos alegrarnos –quiero decir– de que la acusada esté protegida por nuestras leyes, cuente con defensa letrada y, si es encontrada culpable, sea condenada a la máxima pena de un código penal sin pena de muerte y orientado a la rehabilitación del reo. 

Esa victoria desapacible del derecho, que no puede devolver la vida a Gabriel, va a ser una dura prueba para sus padres. Una vez conocida la sentencia tal vez puedan encontrarse por fin a solas con su dolor más limpio; pero para llegar hasta ahí (y asumiendo, como han asumido dignamente, la superioridad del derecho sobre la venganza, una y otra inútiles para su corazón) van a tener que sufrir durante dos semanas la “sombra” que, según Simone Weil, proyecta el aparato de la justicia sobre todos los que, víctimas o verdugos, se acercan a él. Esas sombras, inventariadas en forma fría e implacable por peritos, expertos y policías, se cernirán inevitablemente sobre la luz que han querido y quieren proteger: la de ese niño maravillosamente normal al que no podemos ni queremos imaginar –los que lo conocimos– como un objeto pasivo y desvalido, a merced de las manos de un ogro, reclamando una ayuda que no llegó.

Para Patricia y Ángel va a ser una prueba difícil; y penumbras adicionales –de esto quería hablar– agravarán su dolor. Me refiero a las cámaras presentes en la sala, por decisión del juez, y a los medios de comunicación que, como ya ocurrió en marzo del año pasado, convertirán el sufrimiento infinito de los padres, los familiares y los amigos en una golosina mediática. En España los juicios son públicos y así debe ser. En España los juicios son fríos y duros y así debe ser. En España buena parte de los medios de comunicación son comercialmente carroñeros y así no debe ser. Precisamente porque todos los españoles vivieron en carne propia el asesinato de Gabrielillo –lo que quizás justifica la sorprendente decisión judicial– es imperativo proteger el dolor y la rabia colectivos de las manipulaciones morbosas y el populismo emocional.

tendríamos que pensar sobre todo en proteger nuestro espacio público, una de cuyas matrices es precisamente el periodismo y sus límites

En marzo del año pasado, mientras la mayor parte de los españoles replicábamos la angustia de Patricia y de Ángel, y seguíamos con ansiedad las operaciones de búsqueda, y llorábamos luego el trágico hallazgo, algunos pocos chiflados y algunos pocos malvados desorientaron las pesquisas con falsas pistas interesadas o vesánicos mensajes parapsicológicos. Pues bien, junto a estos chiflados y malvados, introduciendo efectos muy parecidos, con una falta de escrúpulos muy semejante, estaban los medios de comunicación, que tomaron militarmente el pequeño pueblo de Hortichuelas (unos 25 habitantes en invierno), instalando trípodes y cámaras sobre los cerros que rodean la casa de la madre de Ángel Cruz. Los periodistas acosaban a los vecinos, se colaban en las casas y robaban imágenes íntimas con sus teleobjetivos para proporcionar carnaza a las tertulias de televisión. Cero noticias, cero información, cero compasión. Así se lo afeé a un grupo de periodistas que, dos horas después del hallazgo del cadáver de Gabriel, comían y bebían, entre alegres risotadas, en un bar de Rodalquilar (en cuya luna de cristal la fotografía del niño vivo seguía pidiéndonos auxilio). Los periodistas, cautivos y encallecidos, me dieron mansamente la razón y siguieron devorando sus hamburguesas. “Hacemos nuestro trabajo”, se disculparon. Pero no es verdad. Aceptar que vender la muerte de un niño de 8 años y mercar con el dolor sin equivalente ni redención de unos padres desesperados es “trabajo de periodistas” sería lo mismo que admitir que el trabajo de un bombero es avivar las llamas de un incendio o el de un guardia civil lucrarse con el alijo de droga requisado a un traficante. Si ese es el trabajo de un periodista entonces el periodismo no merece ningún respeto. Y un país que no puede respetar su periodismo –como ocurre en el caso de los políticos o los jueces– es un país abocado a la emocionalidad, la credulidad y el nihilismo.

El caso de Gabrielillo merecería algún acto de coraje individual que activara un movimiento colectivo orientado a devolver a los medios descarriados a la senda del periodismo democrático y profesional

Claro que cuando pienso en los medios de comunicación en vísperas del juicio por el asesinato de Gabrielillo me resulta imposible no pensar –y muy personalmente– en el daño que se infligirá a Patricia, Ángel y demás familiares y amigos. Habría que ir más lejos. Habría que pensar también –aunque nos cueste– en proteger a la presunta asesina. Pero habría que ir aún más lejos: tendríamos que pensar sobre todo en proteger nuestro espacio público, una de cuyas matrices es precisamente el periodismo y sus límites. Insisto por si no se me entiende bien. Es importante proteger, desde luego, la intimidad de las víctimas; y no menos importante garantizar los derechos de los asesinos. Pero el periodismo de un país democrático debe pensar sobre todo en proteger la salud e integridad de su esfera mediática o, lo que es lo mismo, la diferencia misma que nos constituye como ciudadanos. Los españoles –valga decir– tenemos derecho a salir de nuestras cabezas, de nuestras casas, de nuestros patios de vecinos, a una esfera pública donde se nos exima de ejercer de dioses, de jueces o de vengadores. Donde no se nos deje ser ni idiotas ni malos ni bellacos.

En vísperas del juicio por el asesinato de Gabrielillo –y a tan solo un mes del que debe juzgar al presunto asesino de Diana Quer– los periodistas de nuestro país deberían hacerse algunas preguntas:

Una. ¿En qué clase de figura pública convierte a un ciudadano una desgracia privada? ¿Tienen los españoles derecho a saber qué desayunó Ángel Cruz al día siguiente de descubrir el cadáver de su hijo (tema real de una tertulia) o, al contrario, en términos públicos y mediáticos, el derecho a no saber es inseparable del derecho ciudadano a una información rigurosa y veraz? La telecámara que entró sin permiso hasta la cocina de la madre de Ángel no estaba violando –o no solo– la intimidad de Ángel; estaba violando las cocinas y los salones de todos los españoles, obligados obscenamente a entrar allí donde su buena educación, su discreción y su decencia nunca les habrían llevado. 

Dos. ¿Hay alguna diferencia entre una boda y un funeral, entre unas olimpiadas y una guerra, entre un romance entre famosos y una violación grupal o se trata de fundir alegremente las jerarquías civilizadas que definen nuestro universo ético en un ininterrumpido gag visual y emocional destinado a aumentar los índices de audiencia degradando a los espectadores? La misión del periodismo –ese sí es su trabajo– debe ser la de proteger estas diferencias. El populismo emocional indiferenciado, mucho más que los vídeo-juegos o la pornografía, es la vía más segura hacia el nihilismo. A los lectores y espectadores hay que darles no lo que desean sino lo que quieren. Todos deseamos mierda, pero todos queremos rigor, principios, valores, respeto a los que sufren.

¿Es posible imaginar un código deontológico que se imponga sin necesidad de controles o censuras incompatibles con un Estado democrático?

Tres. ¿Es posible imaginar un código deontológico que se imponga sin necesidad de controles o censuras incompatibles con un Estado democrático? ¿Un mundo en el que las cámaras puedan entrar en la sala de un tribunal sin que los sufrientes se echen a temblar? ¿En el que en ningún caso entren sin permiso en la cocina de unos padres desesperados? ¿Un mundo en el que la propiedad de los medios, y el cautiverio de sus periodistas, no sacrifiquen el periodismo y sus límites a la ilimitada sed de audiencias? No haría falta ni una especial conciencia ni una especial decencia: bastaría un poco de profesionalidad.

En España todavía quedan periodistas libres y/o valientes. Es decir, periodistas a secas. A los libres hay que pedirles –y así lo harán– que traten el juicio con el cuidado que merecen los lectores y espectadores a los que se deben; y que presionen con el ejemplo y con la palabra a los medios y compañeros descarriados. Creo que el tratamiento infame de algunos casos recientes está demandando ya un manifiesto de periodistas libres (los hay de mucho renombre e influencia) contra el populismo emocional y en favor de una verdadera ciudadanía mediática.

En cuanto a los valientes, cautivos de sus redacciones carroñeras, habría que pedirles el mismo esfuerzo que se pide a otros trabajadores cautivos cuando afrontan situaciones de excepción: resistencia y objeción de conciencia. ¿Por qué no reivindicar –e incluso regular– una objeción de conciencia en los medios de comunicación? Si a algo asociamos la conciencia es a los niños y a la muerte. El caso de nuestro amigo Gabrielillo, el Pescaíto, bien merecería algún acto de coraje individual que activara un movimiento colectivo orientado a devolver a los medios descarriados a la senda del periodismo democrático y profesional.

El derecho no puede impedir el mal ni devolver la vida a los muertos. Cumplirá su limitado, desapacible y necesario papel de impedir la deshumanización del asesino, que como humano deberá asumir su responsabilidad penal; y de pronunciar públicamente la diferencia entre el victimario y la víctima. Ni podemos ni debemos pedirle más. A quien sí podemos y debemos exigir mucho más es a nuestros medios de comunicación: ética, respeto por sus lectores y espectadores, profesionalidad, protección de las diferencias. Ojalá nadie vuelva a matar a un niño. Ojalá nunca más un periódico o una televisión conviertan la muerte de un niño en una golosina mediática. El segundo es, me parece, un voto modesto y realista.

El 1 de octubre, CTXT abre nuevo local para su comunidad lectora en el barrio de Chamberí. Se llamará El Taller de CTXT y será bar, librería y espacio de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Santiago Alba Rico

Es filósofo y escritor. Nacido en 1960 en Madrid, vive desde hace cerca de dos décadas en Túnez, donde ha desarrollado gran parte de su obra. Sus últimos dos libros son "Ser o no ser (un cuerpo)" y "España".

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

5 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Jordi Socias

    Todo se convierte en espectáculo. Ya puede ser la muerte de un niño, el procés catalán o lo que sea. Lo hemos visto con el tema de Montserrat. Periodismo sensacionalista y un juicio politico rayando la crueldad y el acusado muerto y sin que nadie que lo defienda. La crueldad en su maximo grado y además ni conciencia de ello.

    Hace 2 años 2 meses

  2. Cristina

    Por cierto que tiene que ver la extrema izquierda con el asesinato de este crío. No entiendo el anterior comentario,la verdad.

    Hace 2 años 2 meses

  3. Sonia

    Estoy a favor de un periodismo serio

    Hace 2 años 3 meses

  4. CapitanRed

    Es muy difícil que, en las tv,s privadas, surja una "rebelión de esclavos" del tipo de los "viernes negros" de la RTVE (que ya les vale a estos también), ni siquiera un "acto de coraje individual", tanta es la necesidad y el conformismo egoísta existente en la sociedad. Ganan los neos: "el que tenga, que page y, el que no, que arree".

    Hace 2 años 3 meses

  5. CeX

    ¿El periodismo y el mal? Hay algo muchísimo más grave que lo que comenta el artículo. Es el periodismo ignorante, malvado o ambas cosas en un tema muchísimo más grave por sus consecuencias masivas. La historia de la humanidad demuestra que la extrema izquierda siempre ha arruinado a los países donde se ha instaurado, con los mayores crímenes contra la humanidad. Y aquí seguimos intentándolo… Sorprendente.

    Hace 2 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí