1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

Los riesgos en América Latina (I)

Bolivia y Guatemala, que no llegan a una cama hospitalaria por cada mil habitantes; o Costa Rica y Perú, con pocos ventiladores, se enfrentan a la pandemia con sistemas de salud precarios

José Luis Martí 13/04/2020

<p>Mujer a la puerta de un hospital en Ecuador</p>

Mujer a la puerta de un hospital en Ecuador

Televisión pública argentina

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Sabemos por la Biblia que las plagas nunca vienen solas (algo no va bien si comienzo un artículo mencionando la Biblia). Las plagas, como las desgracias, actúan en manada, se suman unas a otras, se multiplican y te golpean de forma combinada hasta aniquilarte. No hace falta llegar al apocalipsis para comprobarlo. Podemos verlo cada día en nuestro maltrecho planeta, especialmente en los rincones más humildes y desfavorecidos del mismo. Esto ya era así antes de la Covid-19, y lo será aún más en los próximos meses. Nos encontramos solo al inicio de una gravísima crisis sanitaria mundial, la más grave de los últimos 100 años, y a las puertas de una profundísima crisis económica, social, y muy probablemente política. Una crisis que será peor, qué duda cabe, en América Latina, como ya nos advertía el excelente reportaje de Beatriz Hernández Pino en estas mismas páginas hace pocos días. Como siempre, las crisis afectan especialmente a los más vulnerables. Ocurre así dentro de cada familia, al interior de cada ciudad y país, y también a nivel global en todo el planeta. Dicen que la muerte nos iguala a todos, pero lo que está claro es que a algunos los iguala antes que a otros. La crisis se ensaña con los más frágiles, los más golpeados por otras crisis, los mayores, los enfermos, los pobres, los malnutridos, los apartados, los indígenas, los inmigrantes que a nadie importan, los que no tienen techo, los refugiados, son ellos los más amenazados por la Covid-19. Crisis sobre crisis, los más vulnerables acaban en el hoyo. 

De los países en los que el virus ha golpeado primero hemos aprendido que las cifras de mortalidad son especialmente acusadas en el caso de los mayores de 70 años, sobre todo de 80, y de personas con patologías previas. Según cifras oficiales proporcionadas por el Ministerio de Sanidad, a día 6 de abril, el 87% de los fallecidos en España tenían más de 70 años. Del otro 13%, muchos tenían patologías previas como enfermedades respiratorias, coronarias o diabetes. Y se estima que más de la mitad de los fallecidos vivían en residencias de tercera edad. Si pudiéramos regresar en el tiempo tan solo seis semanas, podríamos haber diseñado una política preventiva centrada en dichas residencias y en las personas mayores que viven solas en sus domicilios, y habríamos salvado miles de vidas. También sabemos que la tasa de infección es mayor en los barrios más pobres de nuestras ciudades, o entre las comunidades más marginalizadas socialmente. Se sabe que en Estados Unidos el virus infecta más rápidamente y es más letal, por ejemplo, entre los afroamericanos y entre los Navajos (a pesar de las drásticas medidas de aislamiento comunitario que se habían tomado en esta Nación Originaria), así como en otras comunidades que también sufren discriminación y la enorme desigualdad socioeconómica de ese país.

Imaginemos lo que eso implica para América Latina. La prioridad de los gobiernos de la región debería estar centrada en proteger a estos colectivos más vulnerables: no solo a los propios sanitarios, a los ancianos y a las personas con condiciones médicas preexistentes, sino también a los habitantes de favelas o villas miseria, a los sintecho y, por supuesto, a las comunidades indígenas. ¡Entendamos que es muy importante concentrar esfuerzos ahí! Sólo así podremos realmente reducir el número total de fallecidos. Pero sobre la gestión de la crisis que deberían hacer los gobiernos de América Latina volveré en mi próximo artículo, o mejor dicho, en la segunda parte de este mismo artículo. Allí trataré de explicar qué enseñanzas podremos extraer de la gestión de la epidemia que se ha hecho en Europa y Estados Unidos, sobre todo de los muchos errores cometidos, que puedan beneficiar no sólo a la región de América Latina, sino también a África, la India, y el resto de áreas geográficas del planeta en las que la epidemia no ha hecho más que aterrizar, pero donde su progresión puede llegar a ser mucho más preocupante y hasta devastadora. Pero antes de explorar las posibles soluciones, me gustaría que tratáramos de comprender bien el problema, y también de que hiciéramos un repaso a cómo está la situación a día de hoy en América Latina. Y a eso dedicaré esta primera parte. 

Lo primero que debemos entender es que, desde un punto de vista estrictamente sanitario, esta emergencia sanitaria nos afecta globalmente a todos. Es lo que yo llamo un problema doble-global. La pobreza en el mundo es un problema global, porque todos los seres humanos nos debemos sentir compelidos por ella y hacer todo lo que esté en nuestra mano por acabar con ella. Que se contamine un río, que se seque el Mar de Aral, que resurja el Ébola en algunos países de África, que explote una central nuclear en Japón, que haya un terremoto en Haití, todos estos son problemas globales, porque afectan el interés público de todo ser humano, nos conciernen a todos. Son como cuando se comete un delito. La mayoría de delitos tienen una víctima directa, pero indirectamente toda la sociedad es víctima del delito, pues lo que se daña es un interés público. Pero algunos problemas globales son diferentes porque nos conciernen a todos tanto indirecta como directamente, son dobles-globales. El cambio climático, la deforestación del Amazonas o la actual emergencia sanitaria de la Covid-19 nos afectan a todos, nadie puede quedar resguardado si los demás no lo están, y por ello nos afectan doblemente. 

Tal y como nos enseña la situación en la que se encuentran actualmente China y Corea del Sur, los únicos países que pueden afirmar tener el virus bajo cierto control, y para los que el resto del planeta se ha convertido ahora en una amenaza, nadie podrá sentirse realmente a salvo hasta que la Covid-19 se haya podido controlar en todos los rincones del mundo. De esta crisis sólo podremos salir todos juntos, sin dejar a ningún país atrás, pues vamos subidos irremediablemente en el mismo barco. Por decirlo en moderno: viajamos todos en un mismo crucero llamado Diamond Princess y no hay tierra a la que arribar. Un crucero que, como dijo Otto Neurath de la filosofía, si se nos estropea no tendremos más remedio que repararlo en altamar, con los materiales de que dispongamos a bordo, sin ayuda externa alguna. El crucero, tampoco nos engañemos, es un barquito bastante maltrecho. Pero ahí vamos, todos juntos, para bien o para mal. ¡Más vale que nos queramos y que colaboremos mucho, que viene el temporal!

Hemos tardado más de tres meses en pasar del primer infectado por el virus en China al primer millón de casos el 3 de abril. El martes 14, seremos ya dos millones de infectados

En segundo lugar, es muy importante no suavizar los términos cuando intentamos radiografiar el problema. La población del planeta es suficientemente madura para comprender la gravedad de la realidad que vivimos, sin paternalismos de ningún tipo. Este ha sido un error bastante común en Europa y Estados Unidos: intentar mantener a la población en calma a fuerza de minimizar el peligro o la amenaza que se cernía sobre sus poblaciones. Veamos cuál es la situación actual en toda su crudeza. En estos momentos hay ya más de 1,8 millones de personas oficialmente confirmadas como infectados de Covid-19 en el mundo, de las que aproximadamente 1,5 millones se concentran en Europa y Norteamérica. Globalmente, hemos tardado más de tres meses en pasar del primer infectado por el virus en China al primer millón de casos el 3 de abril. El martes 14, solo 11 días después, seremos ya dos los millones de infectados. Se sumará un tercer millón probablemente en una semana más. Y así sucesivamente hasta que lleguemos a un millón de nuevos infectados cada día, y hasta que, algún día, ojalá que sea pronto, pasemos el pico global en la curva de crecimiento y el ritmo vuelva a frenarse. Cuando eso suceda, más de la mitad de infectados estarán en el hemisferio sur.

En realidad, no debemos obsesionarnos mucho con este número de infectados. Sabemos que las cifras oficiales son falsas o están infra-dimensionadas en todos los países, en parte por la imposibilidad de realizar tests a toda la población y por el hecho de que muchos infectados son asintomáticos o tienen síntomas muy leves. La cosa será todavía peor conforme la epidemia vaya extendiéndose en aquellos países con capacidades de diagnóstico todavía más limitadas. Solo hay que ver el caso de España, donde se estima que se han realizado 355.000 tests (aunque nadie lo sabe tampoco a ciencia cierta), hay contabilizados oficialmente más de 170.000 infectados, y a pesar de ello algunas proyecciones hablan de que en realidad podría haber unos 7 millones de personas infectadas, la mayoría de las cuáles habríamos pasado ya la enfermedad. Si eso fuera cierto, no sería descabellado suponer que en todo el planeta la cifra real de infectados podría llegar ya a los 60 o 70 millones. 

La cifra oficial de fallecidos debidos a la Covid-19 en el mundo es de más de 120.000, gran parte de los cuales, de nuevo, en Europa y Estados Unidos. A este ritmo en menos de dos semanas serán más de 200.000. Pero también sabemos que la cifra real de muertos es superior, pues muchos países solo contabilizan como fallecidos de esta enfermedad a aquellas personas que estaban previamente diagnosticadas como positivos. Eso por no hablar de los países, como Ecuador, que están reportando cifras de fallecidos muy por debajo de las que las propias imágenes captadas en televisión nos muestran. En todo caso, y aunque Italia y España comienzan a arrojar cifras esperanzadoras que parecen indicar que han entrado en una fase de “plateau” o “llano”, el virus solo está contenido realmente, como ya he dicho, en China y Corea del Sur. El resto de Europa y, sobre todo, los Estados Unidos, todavía tienen que pasar por lo peor. A nadie debería extrañarle, pues, la cifra de 200.000 fallecidos en EEUU que Trump y su epidemiólogo jefe Dr. Fauci consideraron como un escenario optimista a medio plazo. Será un milagro si en Europa no mueren otros tantos. El sufrimiento, en efecto, se concentra ahora en los llamados países ricos. Y nuestros sistemas sanitarios, los mejores del mundo, ya están totalmente colapsados, sin los recursos materiales necesarios para luchar en condiciones y de forma segura, con sus plantillas diezmadas por haber sido infectados por sus pacientes, y el resto exhaustos tras semanas de interminables dobles turnos. Europa y Estados Unidos ofrecen ahora una imagen de lo que se viene encima al resto de regiones del mundo.

Es inevitable que la pandemia se extienda con fuerza por el hemisferio sur, como ya ha comenzado a ocurrir. Es muy difícil hacer predicciones, porque todavía no sabemos lo suficiente sobre el índice de contagio y el índice de letalidad de la Covid-19, pero algunos expertos dicen que tarde o temprano entre un 20% y un 50% de la población del planeta terminará contagiada, y que el virus podría terminar matando este año a 100 millones de personas en todo el planeta (la gripe española mató entre 50 y 100 millones en 1918, claro que en el mundo se estima que vivían entonces 1.800 millones de personas, no casi 8.000 millones como hoy). Se da por hecho que estamos ante la emergencia sanitaria global más importante del último siglo. Y lo peor del asunto es que se trataba de una pandemia predecible y de hecho predicha y esperada por los epidemiólogos, y hasta por personalidades del mundo de la salud global como Bill Gates (no se pierdan su TED Talk de 2015 sobre el tema).

La mitad de la población del planeta infectada, 100 millones de muertos… ¿son cifras exageradas o realistas? No podemos saberlo porque dependen de demasiadas variables que a día de hoy no somos capaces de predecir. Los epidemiólogos saben todavía poco de la Covid-19. No sabemos, por ejemplo, si tendrá un comportamiento estacional o no, o si las mutaciones que ya se han producido seguirán un patrón de mutación similar al de la gripe común. Se sabe que es un virus con una tasa de contagio muy alta, de entorno a 2.4, y una tasa de letalidad también considerablemente alta –entre el 1 y el 8%, dependiendo del país, lo cual lo convierte en un virus globalmente muy peligroso. Se están intentando algunos tratamientos farmacológicos que podrían tener éxito por lo menos en reducir la infecciosidad y la letalidad del virus, y también el desarrollo de una vacuna efectiva. Pero no pongamos demasiadas esperanzas todavía, ni en una cosa ni en la otra. Tardamos décadas en descubrir fármacos efectivos, no para curar, pero sí al menos para atenuar los efectos del VIH, y todavía no hemos sido capaces de encontrar una vacuna que nos inmunice contra esa enfermedad, a pesar de la cantidad de dinero invertido. Además, como es bien sabido, en el mejor de los casos deberíamos esperar entre 12 y 18 meses a que una vacuna identificada hoy estuviera accesible en el mercado, y aún en ese caso, podría tener una duración y efectividad igual o incluso menor a la vacuna contra la gripe estacional. De nuevo, hay demasiada incertidumbre respecto a esa solución. Así que no podemos quedarnos de brazos cruzados esperando que eso ocurra.

Pero pongamos el foco en América Latina. ¿Cuál es la situación en estos momentos en la región con respecto a la Covid-19? No voy a dar demasiados datos, ya que las cifras quedan desactualizadas diariamente. A aquellos que les interese hacer un seguimiento global de la epidemia les recomiendo las tres fuentes que utilizo yo diariamente: Worldometers, que es siempre la más actualizada en tiempo real, el Johns Hopkins University Dashboard, más fiable pero que va siempre por detrás, y las cifras oficiales globales que uno encuentra en los informes diarios de la OMS, que además contienen información complementaria interesante y son muy completos, pero que acumulan al menos 24 horas de retraso. 

El domingo 12 de abril, había más de 60.000 positivos confirmados en la región latinoamericana, un tercio de los cuales en Brasil, y más de 1.700 fallecidos oficialmente por esta enfermedad, de los que también Brasil se lleva una tercera parte. Las estimaciones nos dicen que en realidad podría haber casi medio millón de infectados y la cifra real de muertes tal vez se acerque a los 10.000. Si nos guiamos por las cifras oficiales, a pesar de lo poco confiables que resultan, lo que podemos observar es que en la mayoría de países de la región la cifra de infectados está creciendo de media entre un 10 y un 20% diarios. Esto significa que se duplica la cifra total cada 4-8 días. En valores absolutos, los cuatro países con más infectados declarados son, en este orden, Brasil, Ecuador, Chile y Perú. Le siguen, a una cierta distancia, un grupo de cinco: México, Panamá, República Dominicana, Colombia y Argentina. De todos ellos, el que mejor está controlando el número de infectados, a juzgar por las cifras oficiales, es claramente Argentina, con un porcentaje de crecimiento muy bajo. Y todavía a mayor distancia vienen Cuba, Costa Rica, Uruguay, Honduras, Bolivia, Venezuela, Guatemala y Paraguay, todos ellos con más de 100 casos oficialmente registrados.

Sin embargo, no nos quedemos en las cifras absolutas. Más peligroso que el número de casos es la tasa de casos por millón de habitantes, especialmente si se pone en relación al ritmo de crecimiento diario de contagiados, así como el grado de concentración de dichos casos en una misma localidad. La razón es que el principal problema con esta crisis sanitaria es el colapso que provoca sobre los servicios sanitarios y en especial los hospitalarios, que a su vez impide que todo enfermo reciba la atención que necesita y que algunos mueran por ello, y se presupone que la capacidad del sistema sanitario es proporcional al número de habitantes. En un mundo ideal de recursos ilimitados, donde cada paciente que necesitara oxígeno, o cuidados intensivos, o ventilación mecánica, y a un equipo médico bien entrenado, descansado y protegido, tuviera acceso a dichos recursos, la tasa de mortalidad sería muchísimo más baja. Por ello, nuestra prioridad, más que intentar evitar los contagios, debe ser la de “aplanar la curva”, esto es, ralentizar la velocidad a la que crece el número de infectados. 

En términos relativos, y a día 11 de abril, Panamá es el país más preocupante de la región, con una tasa actual de 750 contagiados por millón, seguido por Ecuador (411), Chile (362), la República Dominicana (254) y Perú (208). Y en Ecuador se suman los problemas, pues se da, además, una elevada concentración de casos en la provincia de Guayas y en la ciudad de Guayaquil, como atestiguan las terroríficas imágenes que hemos podido ver estos últimos días en las redes sociales, tal vez como anticipo de la manera en que la epidemia podría irrumpir en muchas otras ciudades latinoamericanas. En este sentido, es cierto que Brasil tiene un número elevadísimo de casos confirmados, ya más de 20.000, y que casi la mitad se concentran en el estado de Sao Paolo, pero su tasa de casos confirmados por millón es todavía relativamente baja (99), y tal vez su sistema sanitario es todavía capaz de absorber la demanda de cuidado. El principal problema del país, además de que tiene como presidente a un loco, que ha seguido hasta ahora una estrategia completamente irresponsable, es que el ritmo de crecimiento de casos demuestra que la epidemia está desbocada. 

Argentina cuenta con 2,3 camas hospitalarias por cada 1.000 habitantes y la Rep. Dominicana con 2,4, mientras Bolivia tiene únicamente 0,9 y Guatemala 0,6

Si el reto en los países ricos del hemisferio norte ha sido “aplanar la curva” para retrasar y reducir el colapso de los sistemas sanitarios, ese objetivo debería ser aún más prioritario en países como los de América Latina donde los sistemas sanitarios son por lo general más precarios, menos dotados de recursos y más frágiles. Es cierto que hay grandes diferencias entre países, y que por lo tanto algunos podrán aguantar mejor que otros. Pensemos que Argentina, por ejemplo, cuenta con 2,3 camas hospitalarias por cada 1.000 habitantes, y la República Dominicana con 2,4,  mientras Bolivia tiene únicamente 0,9 y Guatemala 0,6. Y que Brasil cuenta con 25 ventiladores mecánicos por cada 100.000 habitantes, y le siguen México con 13,4 y Argentina con 12,9, mientras que Costa Rica tiene solo 5,9, Perú 5,1 y Guatemala 3 (Fuente: Global Health Intelligence). Solamente por comparar: España tiene 3 camas hospitalarias por cada 1.000 habitantes, Italia 3,4, Francia 6, y Alemania 8,3. Y ello por no hablar de la capacidad de compra de nuevos recursos, incluidos ventiladores mecánicos, que tienen estos países. O la capacidad de montar hospitales y UCIs de campaña, que, sin ser tan impresionante como la china, es sin duda mayor que la de los países de la región latinoamericana. Aunque también es cierto que encontrar o poner más camas a disposición de los pacientes no resuelve automáticamente el problema, si esas nuevas camas y UCIs no van acompañadas de nuevos equipos sanitarios especializados, y que eso ningún país puede improvisarlo o crearlo de la nada en unos días.

Por contra, es reconfortante –y debemos recalcarlo– que América Latina se encuentre todavía lejos, tanto en cifras absolutas como relativas, del infierno que estamos viviendo en Europa, EEUU y Canadá. Si confiamos en los datos reportados, la mayoría de países se encuentran en una situación como la que estaban hace un mes España (el 12 de marzo, por ejemplo, no llegaba a los 3.000 infectados), Francia y Alemania, o a la que llegó Estados Unidos menos de una semana más tarde. Este es un dato importante y esperanzador: España no decretó el estado de alarma y el confinamiento parcial hasta el 14 de marzo, habiendo llegado a esa cifra de infectados confirmados. La mayoría de los casos que se detectaron en las dos semanas siguientes habían sido contagiados antes del confinamiento. Mientras que la mayoría de países en América Latina hace ya tiempo que han decretado sus medidas de confinamiento más o menos estricto. Es una pena que Chile, Ecuador o México llegaran tan tarde, pero incluso ellos tomaron estas medidas en un estadio anterior al que lo hizo España. Brasil, por supuesto, es un caso aparte.

Estas medidas tempranas de distanciamiento social y prevención del contagio han hecho que la tasa de crecimiento de contagios en la región en las últimas dos semanas crezca comparativamente menos rápido que en Europa. Claro que, al mismo tiempo, es un motivo de preocupación por los terribles efectos socioeconómicos que seguro está ya generando. Es evidente, no solo que los países de América Latina poseen sistemas sanitarios más débiles y con menos recursos que los sistemas europeos y norteamericanos, sino también tasas de economía informal, vulnerabilidad social, pobreza y, sobre todo, desigualdad, muy superiores también a las del hemisferio norte. Todo ello genera mucha preocupación. Nos hace preguntarnos cuánto tiempo podrán sostenerse las medidas de confinamiento y especialmente qué capacidad de respuesta sanitaria y social van a tener los estados para evitar que la gente muera de hambre o se vean obligados a exponerse al virus para sobrevivir. Y éste es probablemente el principal problema de la región a la hora de enfrentar esta crisis, sobre el que volveré en la segunda parte del artículo.

Sin embargo, y para acabar este primer análisis con una nota positiva, si uno compara los datos demográficos de Europa y EEUU con los de América Latina (y África), hay un dato que presenta una ventaja comparativa objetiva, esta vez a favor del hemisferio sur: las poblaciones del sur, como las de América Latina, son muchísimo más jóvenes que las del norte, es decir, hay un porcentaje mucho menor de personas con más de 70 años, que normalmente representan no más del 5% del total de la población. Por supuesto que la razón de esta ventaja no es muy feliz, pues no deriva únicamente de que en América Latina la natalidad sea más alta que en Europa, que también, sino de que la esperanza de vida es mucho más baja. Pero una ventaja es una ventaja.

En cualquier caso, la epidemia de Covid-19 ya se ha instalado irremediablemente en la región y es inevitable que se propague contagiando a un porcentaje considerable de la población. Así que la pregunta relevante para mí ahora es: ¿cómo deben seguir luchando los gobiernos de América Latina para evitar un desastre, y tendrán alguna ayuda? A esa pregunta responderé, en pocos días, en la segunda parte de este artículo.

---------------------

José Luis Martí es profesor de derecho de la Universidad Pompeu Fabra.

Sabemos por la Biblia que las plagas nunca vienen solas (algo no va bien si comienzo un artículo mencionando la Biblia). Las plagas, como las desgracias, actúan en manada, se suman unas a otras, se multiplican y te golpean de forma combinada hasta aniquilarte. No hace falta llegar al apocalipsis para comprobarlo....

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

José Luis Martí

Es profesor de Filosofía del derecho de la Universidad Pompeu Fabra.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí