1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Sesgo institucional

El Reina Sofía, ¿un museo de arte político o un hospital de beneficencia?

Interrogantes en torno a la conversación entre Marcelo Expósito y Manuel Borja-Villel

Joaquín Ivars 28/05/2020

<p>Ampliación del MNCARS.</p>

Ampliación del MNCARS.

Mazintosh

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

En una entrevista recientemente publicada en este medio, Marcelo Expósito (artista, activista, exdiputado por En Comú Podem y exmiembro de la mesa del Congreso de los Diputados, etc.) se encuentra con Manuel Borja-Villel, director del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (MNCARS) desde enero de 2008. Repasar las biografías públicas de ambos intervinientes nos dice muchas cosas de ellos, probablemente las mismas que oculta, como nos ocurre a todos y todas. Voy a seguir el consejo del propio Borja-Villel: “Si en el pasado, desde un punto de vista crítico, hemos intentado poner el énfasis en mostrar aquello que el poder oculta, lo que el lenguaje hace opaco, en darle la vuelta a las relaciones de poder, eso obviamente se tendrá que mantener, pero será quizá más importante, no ya solamente descubrir lo que está oculto, sino señalar lo que aún no sabemos, poner el foco sobre relaciones que desconocemos”. 

Cada uno tiene lo que tiene, y no es objeto de este artículo entrar en las biografías de nadie, algo que cualquiera puede investigar a nada que se interese por la trayectoria de personajes públicos. Aunque se explican tránsitos comunes y algunas complicidades entre ambos interlocutores, creo que no sorprende tanto la relación entre ellos como el contenido de la propia entrevista. En el titular de la misma, es destacado de las palabras de Borja-Villel: “El museo tendrá que cuidar como un hospital sin dejar de ser crítico”. A bote pronto, una frase más, tan imaginativa o tan poco como otras que emergen en el mundo del arte o en la gestión de lo artístico. Pero si nos adentramos en la frase como resumen, y en la propia entrevista, empezamos a ver explícitamente (algo que es de agradecer) aquello que no siempre se muestra. Y entonces surgen preguntas, dudas y quizás algún comentario al respecto. 

No parece que la labor del museo consista en bloquear o discriminar de manera caprichosa o sesgada cuáles son las opciones intelectuales que mejor le vienen a la población

Al principio de la entrevista, Expósito repasa históricamente la aparición de instituciones como el parlamento y el museo nacional, sus recorridos y sus contradicciones. Es decir, parlamento y museo como instituciones surgidas a la par en la Ilustración. Para los que intentamos observar el mundo desde el lado progresista del pensamiento –algo que no es objeto de este artículo pero se sobreentiende qué significa–, un parlamento tiene la misión de regular legislativamente la vida del conjunto de ciudadanos y, en la medida de lo posible, procurar que se amplíe la nómina de derechos y se afine con las responsabilidades de las personas que han de asumir sus leyes y sentirlas razonables en alguna medida. Y me centro en el verbo ‘ampliar’ porque creo que en eso y no en otras tareas deberían coincidir instituciones que se autodenominan nacionales, es decir que afectan a todos los que comparten un territorio y todas las características que el término nación comporta; no entraremos tampoco en esto aquí. Ampliar y no restringir la vida (salvo excepciones poco ejemplares) es lo que algunos y algunas entendemos como función primordial de las instituciones que nos amparan. ¿Y qué sucede con un museo, esa institución que nace para dar cobijo, poner en valor y mostrar aquello que supuestamente es destacable y goza de la excelencia? Pues que probablemente debería conjugar el mismo tipo de verbo que hemos utilizado para el parlamento: ampliar. Es decir, en uno se amplían derechos y en otro se amplían visiones del mundo o maneras de hacer, pasiones, entusiasmos, decepciones, críticas, etc. Insisto, no creo que sea tan importante qué ampliamos sino el propio hecho de ‘extender las posibilidades en todas direcciones’, siempre y cuando no vayan contra los intereses básicos de la población, algo muy difícil de definir pero que todos podemos entender qué comporta en cada momento. 

Las palabras del titular destacado (‘museo’, ‘hospital’, ‘cuidar’ y ‘crítico’) no son nada neutras, evidentemente. Como resulta claro también que ‘hospital’ y ‘cuidar’ pertenecen al mismo campo semántico. Que el MNCARS en su momento fuese un hospital que acogía a moribundos desde el siglo XVI puede tener su interés histórico y social, pero espero que la leyenda que circula sobre sus antiguos moradores como fantasmas que inquietan los pasillos del edificio Sabatini no perturbe la actualidad de su máximo gestor. Aunque se utilice genéricamente la palabra ‘cuidar’ (en un hospital), no es lo mismo que la salud pública intente prevenir la aparición de males, que la atención sanitaria trate de curar enfermedades o accidentes de manera que se produzca un restablecimiento parcial o completo de la salud, o que existan cuidados paliativos cuando la cosa tenga poco arreglo y se ayude a finalizar una vida de la manera más digna posible. Cuidar significa muchas cosas, tanto desde el punto de vista de la misma afección, como del paciente o del cuidador. Hay buenos y malos expertos en prevención, en sanación y en cuidados paliativos, y aunque los protocolos se consensuan técnicamente, a menudo hay que rectificar los procedimientos y también detectar a quienes los emplean negligentemente o sin criterio. Pues, siguiendo la comparativa propuesta, igual con un museo. Como existen diferencias y matices importantes en cada aspecto y desde el punto de vista de cada agente que participa en el proceso, entiendo que aportan muy poco las directrices personalistas o las pautas marcadas por los intereses artísticos o sociales de un grupo de colaboradores (por muy bienintencionados que sean todos).

Los otros dos sustantivos del titular, ‘museo’ y ‘crítica’, probablemente no comparten exactamente campo semántico, pero es fácil comprender que no deberían andar demasiado lejos en sus primeras acepciones. El museo y la crítica se supone que se dedican también a ‘ampliar’ el mundo argumentativa y emocionalmente; es decir, deben ponerse al servicio de la emancipación de las personas y de su libertad de elección. Por tanto, no parece que la labor del museo y la crítica consista en bloquear o discriminar de manera caprichosa o sesgada cuáles son las opciones intelectuales que mejor le vienen a la población, salvo para cumplir esa tarea en pro de la autonomía personal; especialmente cuando las inversiones que se manejan en el museo de titularidad pública (igual que las de un hospital público) pertenecen, como su propio nombre indica, al erario público y, por tanto, afecta al común de los ciudadanos. Estimo que hay que ser extremadamente cuidadoso con esto.

Hasta este parón pandémico y reflexivo no ha habido más remedio que asumir “la cuota del espectáculo masivo” para poder sufragar las típicas necesidades económicas liberales 

Cuando de la entrevista que cito se infieren dos líneas fundamentales de trabajo, uno puede sentirse inquieto por varias razones. En una especie de museo bifronte o bífido, se desdoblan las estrategias que posiblemente tienen que ver con que esta institución, ya de partida, representa una cierta esquizofrenia; el MNCARS es al mismo tiempo museo nacional y centro de arte, pero ambas funciones las cumple bajo una única voz de mando. Por un lado, en la publicación de la que hablo, se expresan las imposibilidades de cambiar las rutinas (Dice el entrevistado: “[…] cuando la maquinaria está en marcha no puedes meter la mano porque te la corta, pero al detenerse sí que puedes cuestionarte qué cosas no funcionaban y deberían reconsiderarse”.). Es decir, que hasta este parón pandémico y reflexivo de 2020, digámoslo así de crudamente, no ha habido más remedio que asumir “la cuota del espectáculo masivo” para poder sufragar las típicas necesidades económicas liberales y las contabilidades de audiencia o visibilidad mediática. Es una opción. Por el otro lado, se expresa la estrategia manifiesta de convertir al MNCARS –actualmente encadenado a otros entes por un manoseado mainstream internacional– en una suerte de lugar expositivo y activista expandido por el archivo y la documentación. “En este sentido, los archivos, los documentos, van a cumplir todavía más una función a la hora de facilitar que se habiten las exposiciones”, comenta Borja-Villel, y más abajo: “Trabajamos con redes que articulan las políticas institucionales con lo que se denomina investigación militante, como es el caso de la Red Conceptualismos del Sur, L’Internationale y el Institute for the Radical Imagination donde en este momento se está preparando una futura Escuela de las Mutaciones”. Suena todo a institución muy indi que pretende resolverse en la figura del museo/centro de arte como un utópico templo de culto, un tanto cabalístico, con aires conceptualistas y de una pretendida politicidad que, a mi juicio, no cesa de caer en lugares comunes tan trillados que da pudor repetirlos (lo relacional, lo archivístico, la solidaridad y la fraternidad, la desjerarquización, la institucionalidad alternativa, etcétera). 

Voy allá con la carga de preguntas que creo que vienen al hilo de la interlocución entre estos dos célebres exponentes de la cultura y la política del momento:

Dirigir un museo nacional, es decir, necesariamente público, ¿significa tener el poder de determinar las tendencias, estratégicas y tácticas, que se han de seguir como si se tratase de un dispositivo de adoctrinamiento o de moda? ¿Es un museo de estas características una “academia” que marca las pautas de lo que debe o no hacerse y ser reconocido en arte; sean maneras productivas, procesuales o comunicacionales? ¿Es el director de un museo público de semejantes dimensiones y responsabilidades, nombrado por un patronato mediante el pasaporte de las buenas prácticas, quien debe erigirse en intérprete del zeitgeist, pensador y elemento decisorio de lo que debe mostrarse, coleccionarse o sugerirse siguiendo sus propias inclinaciones personales, reitero, por muy bienintencionadas que estas sean? ¿Quiénes son él y sus colaboradores más estrechos o sus interlocutores extra-museísticos (seleccionados de algún modo legal pero peculiar), para bendecir qué es digno o no de ser ofrecido o pensado como ejemplar o excelente? Pero además, si se habla de hospital… ¿se actúa con la misma lógica y se seleccionan los especialistas ‘clínicos’ por sus competencias y su autonomía? Por seguir con esa imagen comparativa ¿es el director de un hospital quien decide qué han de investigar esos especialistas en las distintas y múltiples facetas de sus quehaceres? En otro orden de cosas ¿está asumiendo la dirección museística, más allá de una gestión profesionalizada y técnica al servicio de la ciudadanía, una insospechada performatividad que la coloca en una especie de “vanguardia creativo-asistencial”? Porque se dice literalmente en la entrevista: “Existe además una burocratización administrativa que impide por ejemplo que un gran museo ayude en una situación de urgencia facilitando las infraestructuras para el reparto de alimentos en un barrio.” Más allá del voluntarismo, y de que sepamos que existen cauces y lugares públicos de todo tipo para llevar a cabo estas imprescindibles tareas asistenciales, podemos preguntarnos… ¿Es la beneficencia una de las tareas de un museo nacional de arte? ¿No hay algo de lavado de conciencias en estas conductas? ¿De veras se piensa que un museo de este tipo, en una ciudad como Madrid, se ha de convertir en el locus de un banco de alimentos? ¿No semeja esto una gran mascarada; una suerte de empresa pseudocaritativa que probablemente indigna a los verdaderos activistas sociales que se emplean a fondo en cuidar de los más vulnerables y lo hacen sin lucir medallas en el pecho? Queda muy bonito ese folklore del afecto intelectual, pero ¿quién de estos intelectuales se va a arremangar de verdad con los más necesitados? Y si lo hacen, ¿por qué no actúan como meros ciudadanos que se implican social y fraternalmente porque no soportan el sufrimiento de los otros y no como un think tank de la logística benefactora? ¿No le basta al museo con cumplir sus funciones legítimas de manera limitada y humilde pero efectiva? ¿No tiene suficiente labor ya el MNCARS con facilitar la ampliación de miradas y mentes para que colaboren en repensar y cambiar los modelos de convivencia de un modo no teledirigido? ¿No presentan estas maneras de enfocar los asuntos –lo que se viene haciendo desde hace mucho tiempo en este y otros museos públicos– el carácter de una reducción buenista de la complejidad del mundo que nos está tocando vivir? Respecto a los contenidos, y aunque me congratula mucho que el Reina Sofía no haya caído durante estos años en las garras de la bobalicona fascinación tecnológica, de veras un grandísimo tanto a su favor, ¿no estamos, sin embargo, haciendo del hiperarchivo y la hiperdocumentación la trinchera de los que esconden sus faltas de imaginación y la carencia de propuestas innovadoras? Las obras de arte, apenas mencionadas, ¿no guardan la memoria incluso de un modo más notable y esclarecedor que el documento? ¿No hemos entrado en un bucle meramente archivístico del que devendrá un titánico esfuerzo por salir de él? Podríamos hacernos muchas más preguntas, seguro que sería “muy saludable”, pero procuro dimensionarlas al tamaño de este texto. Dos últimas cuestiones, de momento: ¿No es cierto que los museos nacionales, al menos este, jamás investigan lo que ocurre más allá de sus reiteradas y conniventes fuentes de información o de lo que el frívolo y absurdo mercado del arte les pone a la vista? ¿No es también cierto que lo que queda fuera de sus “teledirigidos” radares es groseramente pasado por alto porque de lo contrario podrían darse de bruces con actitudes críticas que les sitúen frente al espejo de sus propias lagunas e inconsistencias? 

¿No tiene suficiente labor ya el MNCARS con facilitar la ampliación de miradas y mentes para que colaboren en repensar y cambiar los modelos de convivencia de un modo no teledirigido?

En multitud de ocasiones, y a lo largo de los años, las rutinas se naturalizan y se imponen sin que nos percatemos de su carácter profundamente agresivo. Si, por casualidad, alguien pretende desembarazarse de esa imposición y se hace preguntas de esta clase, es más que probable que le acusen de pendenciero, cuando sencillamente ejerce su legítimo derecho a la libertad de crítica y expresión; pero eso es algo que simplemente suele ocurrir, y no hay que darle más importancia, así que continúo.

Me permito mencionar brevemente aquí varios riesgos que a mi juicio pueden estar afectando a la actual dirección del MNCARS. Riesgos que tienen que ver con lo que algunos llaman Sociedad de la Postconfianza o, los más extremos, de la Desconfianza, respecto a las instituciones; posibles trampas del quizás muy mal denominado “arte político” sobre las que alerté en varios artículos publicados originalmente en El rumor de las multitudes y reunidos bajo un solo epígrafe, El tamaño de lo que importa y algunos riesgos del arte político, en una plataforma académica: I. El riesgo de la hiperespecialización de lo artístico en lo político (lo que se traduce en una hipersimplificación del complejo mundo en la disciplinariedad temática de lo abiertamente político). Borja-Villel parece querer romper disciplinas, pero se advierte que se trata solo de las que a él se le antojan, y no otras (i.e. la político-activista). Nos dice como respuesta a la reconvención que le hizo un político por trabajar desde el activismo político: “Es necesario también construir ese vocabulario común de acuerdo con el concepto de ‘extradisciplinariedad’ que propuso nuestro amigo el crítico cultural Brian Holmes”. Y refiriéndose a lo ya mencionado de no poder prestar su espacio para el reparto de alimentos, comenta: “Ahora es precisamente el momento en que debería poderse romper ese tipo de corsés [sic] disciplinarios y normativos, dándole la vuelta a todas las trabas administrativas o laborales que refuerzan un modelo de instituciones que, obviamente, es el que está en parálisis”. Lo que desde luego no reconoce Borja-Villel es que el activismo político se haya constituido en un ‘campo de trabajo’ férreamente disciplinar; II. El riesgo de la banalización del bien (creo que esta paráfrasis no necesita casi ninguna explicación, hemos visto algunos atisbos y salpica de diversos modos toda la entrevista); y III. Riesgo de la ‘selección’ (tarea que corre a cargo de señoras y señores que desde sus discursos secundarios elucubran como les place sobre el trabajo de otros –elevándolo, denostándolo o ignorándolo– para dirigirlo hacia sus particulares intereses intelectuales, gremiales, económicos o vitales). En esto, el actual director del MNCARS asume las contradicciones propias de su función, que no han cambiado un ápice desde hace una docena de años: “Para ello es importante también entender la crítica institucional en un sentido profundo. Es necesario cuestionar la manera en que una determinada colección museográfica representa una estructura de poder, pero no basta, porque más importante resulta cuestionar el hecho mismo de que haya una colección que atesora cosas en términos patrimoniales”.

Muchos de los implicados en cuestiones artísticas y políticas, desde el lado más progresista, asistimos con perplejidad a la vista de hechos muy feos e inexplicables que ocurren en estos ámbitos. Otros y otras, sin duda también progresistas, acuden en procesión como buenos feligreses tras el palio de los ungidos por la iluminación divina y siguen las líneas marcadas por esos poderes fácticos, artísticos y culturales; es difícil saber si realmente están ahí por pensamiento propio, independiente, o se trata de una cohorte de hipnotizados o de estómagos y egos agradecidos que jamás levantarán la mano contra su amo. Es lo que algunos llaman silencio cómplice. 

En lo que estábamos. La dirección de un museo, la mesa de un parlamento, la dirección de una biblioteca o de un hospital, la gestión de un centro de investigación o de una universidad, etc., todos ellos públicos, no están para señalar el rumbo de sus actividades sino para posibilitar la gestión autónoma de sus agentes. Se trata de facilitar la ampliación en todas direcciones y ejercer nuestras posibilidades como ciudadanos: enriquecer perspectivas frente al mandato del sentido común y desarrollar nuestro sentido crítico sin manipulaciones obsesivas; ampliar las posibilidades de salud y sanación de cuerpos y mentes sin que nos torturen; ampliar nuestros conocimientos y nuestras oportunidades de saber sin que nos adoctrinen o nos humillen. Estas instituciones no deben bloquear nada a no ser que sea manifiestamente nocivo. Si quieren hacer el bien, dejen hacer a los demás, faciliten la investigación sin dirigirla ni poner trabas y gestionen con la máxima honestidad intelectual que puedan. Pero si de lo que se trata en un museo nacional es de cubrir el expediente con magnas exposiciones y luego jugar al activismo político desde el mismísimo centro del poder y a la medida de sus intereses, es mejor que lo hagan desde lo que explícitamente –para no engañar a la ciudadanía–  debería llamarse MUSEO DE ARTE POLÍTICO, o algo así. Dice Borja-Villel respecto al museo: “Es el tipo de espacio de la institucionalidad alternativa que, al detenerse la maquinaria, se puede observar de manera mucho más clara.” Pero quizás no hacía falta una pandemia ni un parón de semejantes características, como se dice en la entrevista, para repensar qué es un museo o cuáles son sus posibilidades. Tampoco hace falta ninguna “comunidad de afectos” que nos seduzca, nos someta o nos distraiga de lo principal, pues, insisto, creo que lo que se necesita es ampliar las opciones y dejar fluir los intelectos y las pasiones sin que lo colectivo haya de verse en la ineludible obligación de aplastar la autonomía de lo individual (“autonomía” que sí se concede según quien la enuncie y desde donde). Dice Manuel Borja-Villel: “El reto es ahora cómo mantener una relación crítica con la institución que la transforme al mismo tiempo que vas construyendo comunidades de afecto.” Y no salimos de ahí. 

Por cambiar de fuente pero no de interlocutor, podemos consultar la Misión del MNCARS en su página web. En ella se dicen cosas que suenan muy bien, algunas cantinelas teóricamente compartibles y muy ambiciosas pero cuya puesta en práctica es dudosa: se habla de cuestionar el sentido de la propiedad y el de la legitimidad; se afirma la horizontalidad y el modelo rizomático –a estas alturas y sin ninguna vuelta de tuerca; se prioriza la manoseada red; se critica la autoprecarización de los agentes debida al surgimiento de las industrias creativas, conflicto al que el propio museo contribuye cuando siguiendo las lógicas de flexibilización trabaja con estos agentes bajo el modelo de “proyectos” de algún modo externalizados; se reconoce la dimensión público/privada de la creatividad, una obviedad; se menciona la necesidad de ir más allá de la contemplación, ¡absolutamente!; se discute la dinámica de franquicias –aunque las franquicias todos sabemos que en este caso simplemente cambian de rostro o son de otro tipo, digamos, más independiente; se apela a lo común como utopía, etc. 

¿No estamos, sin embargo, haciendo del hiperarchivo y la hiperdocumentación la trinchera de los que esconden sus faltas de imaginación y la carencia de propuestas innovadoras?

Pero también se cuelan inadvertidamente en esa declaración de intenciones de la web misiones que no están necesariamente contrastadas ni son compartidas: no parece que el museo actúe sin un sesgo limitativo; es muy cuestionable que se eviten las “representaciones” del otro; parece una fantasía que el archivo rompa con la propiedad patrimonial del museo –pero es que además no sabemos si esta es una decisión adecuada porque el patrimonio es común; resulta poco creíble que el proceso de toma de decisiones no sea vertical; es muy difícil creer que se actúe sin personalismos o se sigan modelos no autoritarios; tampoco parece que se esté archivando la memoria común, porque común, a la vista está en el museo, es lo que se decide verticalmente que lo es; y si se elabora un exceso de archivo, no cabe duda de que necesariamente se produce una falta de imaginación y de relato; tampoco parece evidente que se faciliten plataformas de visibilidad salvo para determinadas propuestas que se deciden visibilizar –la apertura al “otro” está filtrada por un singular criterio de “otredad” que silencia y excluye brutalmente; etc.

Se dice en la página web literalmente: “Si el gran objetivo de las industrias culturales y aún de las instituciones artísticas, es la búsqueda del afuera, de la innovación, y de aquello que emerge por doquier con el fin de domesticarlo o convertirlo en mercancía, la nueva esfera institucional debería tener una dimensión abierta, explícitamente política”. Según estas palabras se podría pensar que el MNCARS elabora estrategias para distanciarse de esas actitudes domesticadoras y mercantiles y salir a buscar el afuera de otro modo. Sin embargo, la búsqueda del afuera es sobre todo una ardua tarea ejercida por agentes, a menudo poco visibles, que no asumen el sometimiento al mandato del mercado, ni del museo y sus múltiples connivencias. Eso es salir a un afuera. Y como todos y todas sabemos, la mercancía se manifiesta de muchas maneras; todo se domestica y rentabiliza, por ejemplo como capital simbólico que no cesa de rentar a los que lo emplean banalizando el bien. Y no es lo mismo tener una dimensión ‘abierta’ que tenerla de manera ‘explícitamente política’ –hay políticas muy cerradas, como se puede comprobar–; para eso, insisto, refundemos el MNCARS como museo de arte político o sociopolítico lleno de archivos, normativas y estadísticas, y nos ahorramos obras, espacios e incongruencias. Y que no se olvide que la politización, el museo como ente declaradamente político, no solo no impide la domesticación y la mercantilización (pensemos en qué ocurrió con la desobjetualización del arte conceptual) sino que muy probablemente las favorezca y en alto grado. No creo que se trate de acabar con el comercio. El intercambio de bienes y servicios siempre ha estado ahí y seguirá estando como hecho social y casi físico. ¿Alguien cree que se va a acabar con la producción artística? Otra opción entonces sería cerrar el museo como tal, incluso como centro de arte. ¿Para qué ese afuera? El problema radica en las locuras y excentricidades del mercado del arte que resultan obscenas a la vista de cualquiera que tenga ojos y a las que no pocos museos han contribuido de manera cómplice. 

Creo que la trayectoria del Reina Sofía desde que se inauguró es manifiestamente mejorable. Quizás no sea algo de carácter meramente coyuntural sino también estructural, es difícil saberlo, pero la crítica no debería irle mal a ninguna institución, y menos a un museo nacional.

En una entrevista recientemente publicada en este medio, Marcelo Expósito (artista, activista, exdiputado por En Comú Podem y exmiembro de la mesa del Congreso de los...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Joaquín Ivars

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí