1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

ECOFASCISMO Y TEORÍAS OCULTAS

Nazis hippies: cuando los ‘New Age’ y la extrema derecha se solapan

A ambos grupos les atraen las teorías de la conspiración

Jules Evans 18/09/2020

<p>Hitler posando durante una sesión de fotos.</p>

Hitler posando durante una sesión de fotos.

Heinrich Hoffmann

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Las manifestaciones que tuvieron lugar la semana pasada en Londres, Berlín y Los Ángeles para protestar por las medidas de confinamiento atrajeron tanto a los partidarios de la ‘Nueva Era’ como a los grupos de extrema derecha. Ya antes habíamos podido observar este solapamiento entre el movimiento espiritual y esa teoría de la conspiración que tan rápidamente se está propagando, la QAnon, que insiste en que una malévola conjura de famosos de Hollywood y políticos liberales (dirigidos por Tom Hanks y Hillary Clinton) son unos satanistas comeniños que controlan el mundo. Por suerte, afirma la teoría, una fuente secreta del gobierno llamada Q (que deja comentarios crípticos en la web 8chan) está conformando un ejército de patriotas para poder contraatacar y apoyar al presidente Donald Trump, un genio enviado por Dios para derrotar a la malévola conjura y para inaugurar una nueva era del amor.

A Goebbels le fascinaban las profecías de Nostradamus porque pensaba que vaticinaban el triunfo nazi y distribuyó propaganda entre los países enemigos para difundirlas

Esta teoría de la conspiración, que sería una trama malísima para una película, es sorprendentemente popular en todo el mundo y está comenzando a influir en la política estadounidense, hasta el punto de que el Congreso está debatiendo en la actualidad un proyecto de ley bipartito con el objetivo de reprobarla. El culto QAnon ha demostrado su popularidad tanto entre los influencers de la extrema derecha como entre los de la ‘New Age’.

Algunas personas no terminan de creerse que los hippies de la Nueva Era puedan tener algo en común con las políticas conspiratorias extremistas, pero así es. En este artículo quiero incidir en otro período en el que la Nueva Era coincidió con las políticas de extrema derecha, con nefastas consecuencias para el mundo entero: la Alemania de las décadas de 1920 y 1930.

Astrología

Las dos organizaciones astrológicas más importantes de Alemania apoyaron al partido nazi, y también lo hizo Erik Jan Hanusson, el astrólogo más destacado del país. De la misma manera, el régimen nazi autorizó la formación de una Comunidad Profesional de Astrólogos Alemanes. Rudolf Hess y Heinrich Himmler estaban obsesionados con la astrología: Himmler contrató varios astrólogos para intentar encontrar a Mussolini cuando este desapareció. Además, los nazis crearon un “grupo de trabajo para la investigación cosmobiológica” dentro de la Cámara de la Cultura del Reich que dirigía Joseph Goebbels. A Goebbels le fascinaban las profecías de Nostradamus porque pensaba que vaticinaban el triunfo nazi y distribuyó propaganda entre los países enemigos para difundirlas.

Radiestesia/adivinación

Los nazis financiaron una organización llamada la Sociedad para la Investigación Pendular Científica con la idea de explorar la radiestesia con péndulo. En 1934, Hitler contrató al zahorí más famoso de Alemania, von Pohl, para inspeccionar la Cancillería del Reich en búsqueda de rayos nocivos y mortales. El capitán de un submarino alemán, Hans Roeder, fundó el Instituto del Péndulo para intentar ayudar a la marina alemana a que ganara la guerra en el Atlántico. Cada día, la SS obligaba a los zahoríes a permanecer “con los brazos extendidos sobre las cartas náuticas” por si el péndulo hacía el más mínimo movimiento. No tuvo ningún éxito.

Líneas ley

La SS de Himmler llevó a cabo una investigación exhaustiva sobre las energías subterráneas geománticas y las líneas ley. Algunos de los proyectos incluyeron los “círculos atlántido-germánicos”, los “triángulos del espíritu” y el “pentagrama ario”.

Medicina alternativa

Hitler, Hess, Himmler y muchos otros destacados nazis se interesaron por la medicina alternativa, las dietas orgánicas y vegetarianas, la homeopatía, las ideas antivacunas y la sanación natural. En 1934 Hess, el lugarteniente del führer, inauguró en Dresde un centro para la práctica de medicinas alternativas. Al mismo tiempo, Himmler apoyaba por un lado la medicina alternativa (utilizar por ejemplo extractos de plantas para curar el cáncer) y, por otro, autorizaba experimentos con presos de campos de concentración.

Parapsicología

El primer instituto dedicado a la investigación parapsicológica (el Instituto Paracelso) se inauguró durante la época nazi, en la Universidad del Reich que financiaron los nazis en Estrasburgo. Los nazis también fundaron un Instituto para la Guerra Oculta.

Totalidad/holismo/toda la Tierra /Ecofascismo

Los nazis, como muchos otros alemanes, estaban fascinados con el holismo, con la idea de “totalidad” del individuo y la sociedad (como forma de superar la división provocada por el racionalismo, el materialismo, el industrialismo y los fracasos militares). Esta búsqueda de la totalidad les llevó a una especie de holismo medioambiental precoz, que se tradujo en la aprobación de leyes para proteger los bosques y los ríos, y siguió con la prohibición de los experimentos en animales (mientras autorizaba los experimentos con presos de los campos).

Los verdes de hoy en día que piensen que todo lo que tenemos que hacer para salvar al mundo es “cambiar de paradigma” y dar paso a una cosmovisión ecocéntrica deberían ser conscientes de que se puede pensar así y, al mismo tiempo, ser un fascista. Esto es lo que dijo Ernst Lehmann, un profesor de botánica nazi:

“Reconocemos que separar la humanidad de la naturaleza, de la vida toda, conduce a la propia destrucción de la humanidad y a la muerte de las naciones. Sólo a través de una nueva integración de la humanidad en toda la naturaleza puede nuestro pueblo hacerse más fuerte. [...] Este esfuerzo hacia la conexión con la totalidad de la vida, con la propia naturaleza, una naturaleza en la que hemos nacido, es el significado más profundo y la verdadera esencia del pensamiento nacional-socialista”.

Fuente: Heinrich Hoffmann

Este tipo de eco-bio-política, en la que los seres humanos son un animal como otro cualquiera, condujo en el caso de los nazis a la eugenesia: como con cualquier otro animal, los especímenes débiles y enfermos deben sacrificarse y las castas superiores (es decir, la raza aria) debe protegerse de las especies invasoras (los judíos).

Los nazis también eran grandes aficionados del cultivo ecológico y de la agricultura biodinámica de Rudolf Steiner, que consideraba la agricultura como una comunión mística con la tierra y sus espíritus/energías. Varios destacados nazis apoyaron esta teoría, y Himmler autorizó experimentos utilizando mano de obra esclava en los campos de concentración.

Asimismo, fomentaron diversas formas de misticismo naturalista y de culto a la naturaleza, y también defendieron ritos paganos precristianos como los festivales del solsticio.

Drogas psicoactivas

El gobierno nazi financió la investigación de psicoactivos con el objetivo de mejorar el rendimiento de los soldados y auspició el consumo generalizado de metanfetaminas entre sus filas con el objetivo de mantener la moral alta. También fue el primer gobierno que auspició la investigación de psicodélicos y que experimentó con mescalina entre los reclusos de los campos para ver si podía utilizarse para quebrantar su voluntad.

Teorías ocultas

Muchos nazis se vieron influenciados por diversas variantes de la teosofía, una “ciencia espiritual” ocultista que surgió a finales del siglo XIX y que avanzó una teoría espiritual de la evolución, según la cual el progreso espiritual de los humanos estaría guiado por “maestros ocultos” mediante carreras sucesivas. La teosofía también resultaba popular entre los progresistas, aunque sus elementos raciales y autoritarios atrajeron mayormente a la derecha.

Hitler decidió invadir Polonia después de ver una aurora boreal y considerarla un buen presagio

Los nazis se sintieron atraídos por algunas variantes alemanas de la teosofía, como la ariosofía y la “cosmogonía glacial”, que eran antidemocráticas y que consideraban a la raza aria como súper seres espirituales que estaban atrapados en una guerra cósmica contra razas infrahumanas. Estas teorías proponían que las demás razas, como los tibetanos o la clase brahmánica de la India, eran en realidad arios, y que Buda era en realidad un “nórdico” de pelo rubio.

Esto permitió a los nazis satisfacer su fascinación por las religiones orientales: Himmler siempre llevaba una copia del Bhagavad-gītā y animaba a sus oficiales de la SS a que practicaran yoga, ya que los consideraba como los modernos descendientes de la casta de guerreros de la India. Además, envió una expedición al Tíbet para conocer al Dalai Lama y estudiar la magia tibetana.

Hitler el gurú

Si todo esto hace que los nazis se parezcan un poco a un culto de la Nueva Era, entonces Hitler era en gran medida su gurú autoritario. Le entusiasmaba leer textos sobre magia y ciencias ocultas, como el libro que publicó en 1923 Ernst Schertel, Magia: historia, teoría y práctica, en el que Hitler subrayó fragmentos como este: “El hombre con la mayor capacidad de imaginación domina el mundo y crea realidades conforme a su voluntad en lugar de ser esclavo de un empirismo insustancial e intangible”.

Muchos alemanes compararon a Hitler con un mago, un hipnotista y un curandero, que hechizaba a sus oyentes durante los mítines. Un alemán, Kurt Lüdecke, recordó que después de escuchar a Hitler, “había perdido toda capacidad de crítica”, a raíz de la “intensa voluntad del hombre… experimenté una exaltación solo comparable a una conversión religiosa. Estaba seguro de que nadie que hubiera escuchado a Hitler esa tarde podría dudar de que era un hombre del destino, una fuerza vitalizadora para el futuro de Alemania”.

Sus seguidores atribuían a Hitler poderes ocultos de intuición, profecía e infalibilidad, de forma muy parecida a cómo los seguidores de Trump señalan que este juega un “ajedrez cuatridimensional”, de modo tal que hasta sus tuits con faltas de ortografía contienen una sabiduría oculta.

De hecho, Hitler se mostró absolutamente incapaz de dirigir una guerra porque rechazaba cualquier asesoramiento y confiaba únicamente en su intuición supuestamente infalible; decidió invadir Polonia después de ver una aurora boreal y considerarla un buen presagio. Igual que sucede con Trump, esta ignorancia mágica exasperaba a sus generales y costó numerosas vidas (en el caso de Trump, por el momento, decenas de miles; en el caso de Hitler, muchos millones).

Como otros gurús, Hitler era un narcisista malévolo que estaba dispuesto a conducir al país entero hacia la muerte y la destrucción en lugar de dar marcha atrás y reconocer que sus profecías mágicas sobre un Reich milenario eran una fantasía.

Las teorías de la conspiración y la batalla cósmica entre nosotros y ellos

En resumidas cuentas, Hitler y los nazis le vendieron al pueblo alemán una fantasía supernatural y una conspiranoia simplistas, en la que todos los problemas los causaba una élite mundial de monstruos/vampiros/demonios (o sea, judíos), aunque los mágicos guerreros de la luz del partido nazi los derrotarían en una batalla cósmica e inaugurarían una edad dorada de paz y amor. Los propios nazis se creyeron por completo algunas teorías de la conspiración como “Los protocolos de los sabios de Sion”, que Hitler consideraba auténticos, pero que fueron en realidad escritos y difundidos por la inteligencia rusa aproximadamente en 1900 para fomentar el sentimiento antijudío.

¿No suena todo esto un poco como la QAnon? Todos nuestros problemas son consecuencia de una élite satánica oculta, aunque esta vez no es una raza, sino una conjura compuesta por liberales demoníacos de Hollywood, el partido demócrata y el estado profundo. Sin embargo, Trump, Q y algunos héroes más derrotarán a estos monstruos, liberarán a la humanidad esclavizada e inaugurarán una era gloriosa de paz y amor. Pero para que pase todo eso, hay que suspender la democracia y tendrá que producirse un terrible castigo seguido de un baño de sangre: “Es el momento del dolor”, como explican los espumajeantes QAnoners. Hace falta una purga sangrienta. Hay que exorcizar a los demonios. Solo entonces podrá haber amor y unidad. Cualquier información anti-Trump ha sido sembrada por la “prensa mentirosa” (un término predilecto de los nazis).

Es un culto a la muerte que profesa el fin de los tiempos, como el EI, el nazismo o el culto a Jim Jones. Está radicalizando a las personas y arruinando sus vidas a través de las redes sociales (gente que conoces y quieres, como la mujer de Texas que fue arrestada el mes pasado por atacar a varios transeúntes con su coche porque decía que eran unos pedófilos). Su muro en las redes sociales estaba repleto de publicaciones de QAnon sobre satanistas traficando con niños. Eligió la píldora roja y ahora está de camino a la cárcel.

Como ocurrió en la República de Weimar, ahora se está produciendo un revival generalizado de lo oculto: ocultismo feminista, ocultismo antirracista, ocultismo medioambiental

No está claro quién está detrás de los artículos de Q. Una teoría creíble afirma que es Jim Watkins, el propietario de 8chan, que es donde aparecen las publicaciones de Q. (Si fueras un topo del estado profundo, ¿postearías en un chat de internet que se utiliza sobre todo para ver porno japonés?) Sea quien sea, algunos socios de Trump, como el vilipendiado general Michael Flynn, le han mostrado todo su apoyo, y Trump (cuando le preguntaron la semana pasada) dijo que los QAnoners eran unos patriotas. Sin embargo, el FBI ha condenado este movimiento por fomentar el terrorismo doméstico. Se trata de una delirante fantasía fascista que unos troles estatales rusos están ávidamente diseminando y que amenaza la democracia occidental. Cualquier republicano cuerdo debería censurarla y si un amigo publica material de Q en las redes sociales, deberían hacerle saber hacia dónde lleva ese camino. Puede que ese amigo no llegue hasta el final, pero podría estar ayudando inconscientemente a que otro lo haga.

No obstante, no deberíamos engañarnos pensando que este tipo de tóxico pensamiento mágico solo tiene arraigo entre la extrema derecha. También se pueden encontrar algunos de sus elementos en la extrema izquierda, en esas narrativas absolutistas de ellos contra nosotros, como por ejemplo la idea de que todos los blancos son racistas, o que todos los hombres odian a las mujeres, o que las teorías de la conspiración son una conjura secreta de los grandes capitales (o sea, los judíos) que está destruyendo al planeta. El movimiento Black Lives Matter encierra en su interior una exigencia bastante justa y razonable: que la policía estadounidense no tenga el gatillo tan fácil cuando patrulla las calles, en particular de las comunidades negras. Aunque, en ocasiones, también se convierte en un pensamiento sectario y en una caza de brujas, principalmente entre los blancos liberales, según el cual si no utilizas la terminología apropiada, lees los libros correctos, realizas la adecuada confesión ritual de tu racismo latente, es que eres una persona malvada.

Como ocurrió en la República de Weimar, ahora se está produciendo un revival generalizado de lo oculto: ocultismo feminista, ocultismo antirracista, ocultismo medioambiental, y así con todo. La fe, la magia y la espiritualidad pueden permear numerosas formas políticas, pero lo extático tiene que nivelarse con lo pragmático, lo racional y con el respeto de la ley y los procesos democráticos.

No estoy afirmando que la espiritualidad de la Nueva Era dé paso a políticas extremistas. Hay gran cantidad de liberales centristas de la Nueva Era que están abiertos a experiencias extáticas y a la metafísica no materialista, y también al pensamiento crítico y a los procesos democráticos. Yo mismo intento alcanzar ese equilibrio.

Lo que estoy diciendo es que no debería sorprendernos el actual solapamiento entre la Nueva Era y el pensamiento conspiranoico extremista, porque ya sucedió en el pasado.

----------- 

Jules Evans es catedrático del Centro para la Historia de las Emociones y autor de Filosofía para la vida, El arte de perder el control y el nuevo libro Breaking Open (Abrir por la fuerza).

Traducción de Álvaro San José.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en gen.medium.com

Autor >

Jules Evans

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí