1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Diego Pablo Simeone / entrenador del Atlético de Madrid

“Decirme defensivo es colgarme un cartelito sin profundizar el análisis”

Cristian Grosso (La Nación) 1/06/2021

<p>Pablo Diego Simeone, tras la victoria contra el Valladolid en Pucela. </p>

Pablo Diego Simeone, tras la victoria contra el Valladolid en Pucela. 

Atlético de Madrid

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Mediados de abril, dos visitas a Andalucía. Atlético de Madrid pierde con Sevilla y empata con Betis. La ventaja termina de evaporarse; Real Madrid lo muerde un punto detrás y Barcelona está agazapado a sólo dos casilleros. Luis Suárez sigue lesionado. Ese es el contexto. Del resto se ocupa Diego Simeone. Íntimo, intenso y textual. “Al día siguiente empecé a hablar con todos. Con los fisioterapeutas, con los podólogos, con los utileros, con los que estacionan los autos en el playón… Fui uno por uno, uno por uno, y les dije: ‘De ahora en más, a los jugadores no se les dice más buen día. Se les dice: Vamos a salir campeón’. Y les agregaba: ‘Mostrame cómo se lo vas a decir’. Entonces me decían, ‘vamos a salir campeón’. Y yo explotaba: ‘Noooo. Es vamos-a-salir-campeón, arriba, fuerte, y después sí, buen día’. Y yo seguía: Vos decíselo todos los días. ¿Qué va a pasar? Se van a fastidiar, algunos se van a molestar, otro te va a putear, pero vos no te preocupes porque es una forma de ir generando en el día a día una dinámica ganadora’. Y eran ellos, ¿quiénes si no? Quién mejor que el utilero, que te da la ropa; el que te da la mascarilla para cubrirte del coronavirus; el masajista que te está preparando los músculos, el podólogo que te cuida los pies… Y salió. No ganamos por eso. Como siempre digo: nada es determinante, pero todo es importante. Así, entre todos, en equipo, creamos ese hábitat en el que solamente pueden estar los campeones”.

- Carlos Bilardo 100%, lo sabés.

- Carlos me ha marcado muchísimo sobre un montón de factores del entrenador. La táctica, la estrategia y cómo encontrar la manera de debilitar a los rivales son facultades estelares de los entrenadores, todos tenemos muchas y buenas ideas. Pero hay más. La gestión, manejar las emociones y lograr que todos entiendan que no hay compromiso con nadie más que con intentar ganar.

- ¿Sentías que desde algún sector estaban esperando que pierdas?

 Lo más grande que logramos en el Atlético en las dos ligas que ganamos fue el consenso del medio español: en ambos casos se reconoció la justicia del campeón

- Cuando vos hacés 50 puntos en la primera vuelta, una cosecha estratosférica, entrás en una calle sin salida. Desde ese momento, y sabiendo que Real Madrid y Barcelona te iban a perseguir hasta las últimas consecuencias, el desafío pasaba a ser enorme. El Barcelona, en 2021, hasta el partido con Granada, era una bestialidad, ganaba todos los partidos. Y el Madrid, en una liga en la que todos dicen que fue mala, perdió sólo cuatro partidos, igual que nosotros. En definitiva, todo eso elevó aún más nuestra conquista. Pero si empatábamos contra el Valladolid, porque el fútbol es fútbol y podía pasar, iban a hablar del ‘Pupas’, y ese maleficio de perdedor alrededor del club, que a mí nunca me tocó vivir. Como jugador y como entrenador me tocó vivir momentos extraordinarios, muchísimos más buenos que malos, y los pequeños malos fueron haber perdido una final de Champions…, en-el-mi-nu-to-93 y otra final de Champions… por-pe-na-les. Conociendo el mundo del fútbol, sabía que se trataría de un pasaje muy duro en caso de derrota. Me iban a apuntar.

- Si Real salía campeón desafiaba un axioma tuyo, porque siempre decís que “el mejor es el campeón”. ¿Lo hubieses dicho?

- Como siempre digo, el mejor es el campeón, pero creo en ese caso la justicia se hubiese hecho la distraída. Lo más grande que logramos en el Atlético de Madrid en las dos ligas que ganamos fue el consenso del medio español: en ambos casos se reconoció la justicia del campeón, y eso, para mí, no tiene precio. Me han llamado entrenadores de la Liga para felicitarme por los méritos del título, y ese es el mejor regalo que te pueden hacer como entrenador.

- ¿Qué llamado te sorprendió más?

- Muchos, o todos debo decir porque no me había pasado en 2014. Entonces no me llamó nadie, y ahora pasó. Creo que habla de una valoración a la instancia, a resistir, a competir, a atreverse a los cambios, a reinventarse… En una temporada signada por las dificultades en el mundo, salen campeón el Lille, el Inter, el Sporting Lisboa, el Atlético de Madrid… Las cosas pasan por algo. Muestra que se puede. Con trabajo, con organización, con gestión, con paciencia, con voluntad, con saber ceder, se puede.

“Ni idea”, responde Simeone cuando escucha la pregunta. ¿Sabés cuántos entrenadores pasaron por el banco de Real Madrid y Barcelona durante el mismo lapso que vos dirigiste a Atlético de Madrid? La respuesta es 14, desde Guardiola a Mourinho, pasando por Zidane, Valverde, Ancelotti, Koeman, Lopetegui, Martino, Rafa Benítez, Luis Enrique… “El mayor orgullo que me provocó este título fue convalidar un proyecto que se viene realizado desde hace muchísimo tiempo. En el recorrido de estos siete años, desde la Liga que ganamos en 2014, siempre estuvimos ahí, segundos o terceros. Pero nos faltaba ese empujón definitivo que te lo termina dando la jerarquía. De un Suárez, por ejemplo. Porque el jugador diferente es el que termina resolviendo partidos, como lo hizo Ronaldo en el Madrid, como lo ha hecho siempre Messi en el Barcelona. Pero a esto se llega a partir de un legado; yo se los decía a Juanfrán, a Godin, a Gabi, a Filipe, a Costa… ellos marcaron un poco la historia que está atravesando el club. Ellos les marcaron el camino a los que hoy salieron campeones: el club iba a competir partido a partido, partido a partido, con la finalidad de ganar”. Siempre ganar. La palabra que Simeone más repite en la articulación de sus respuestas.

- ¿El tiempo te dio la razón? ¿La temporada pasada era de transición, aunque se hubiese comprado a Joao Félix por 120 millones de euros?

- Cuando hicimos el cambio generacional, de aquellos chicos que nos dieron un montón, los que nombraba, Godin, Gabi, Filipe, Juanfrán, Thiago, Costa… ¿Cuántos quedaron de aquel equipo campeón? Koke y Giménez, que había jugado solo un partido en aquella campaña. Eso habla de una reconstrucción. Quedó a la vista que el año pasado fue una transición, porque llegaban Hermoso, mejores minutos para Lemar, aparecían Llorente, Joao, Felipe, Lodi, volvía Carrasco… Yo veía que se venía una progresión de crecimiento. Por supuesto, intentar ganar es una obligación, por eso competimos hasta los cuartos de final de Champions y volvimos a salir terceros en la Liga. Pero este año hubo algo: aquellos pudieron madurar y todos fueron en alza. Y con ellos, naturalmente, el equipo.

- Siempre decís: ‘Para cambiar la historia de un club tenés que ganar’ Ya van ocho títulos. ¿Cambiaste la historia de Atlético de Madrid?

La gestión de este equipo es totalmente diferente al juego de aquel que ganó en 2014, en Barcelona. Y eso habla de creatividad, habla de un afán por reinventarse

- Mirá, en esto de las comparaciones, lo que a mí más me agrada es advertir las diferencias entre el campeón del 2014 y este. Son totalmente diferentes. Uno tenía más experiencia, gente que sabía jugar un 4-4-2 férreo, organizado, contragolpeador, defensivamente insuperable. Y fue maravilloso. Y ahora logramos ganar con otro sistema, cambiando a la fecha siete. Para los críticos, para aquellos que se empecinan con etiquetarme como defensivo, que eligieron estigmatizarme, yo les digo: nosotros jugamos con Koke, que para los que no lo conocen, es mediocampista ofensivo desde chiquito; jugamos con Llorente, que hizo 14 goles como mediocampista; jugamos con Lemar, que es un mediapunta o enganche, reconvertido en medio centro interno; jugamos con Carrasco de carrilero, y es delantero; jugamos con Trippier, que con el pie es un genio técnicamente; jugamos con Hermoso, que es un central con una salida extraordinaria… La gestión de este equipo es totalmente diferente al juego de aquel que ganó en 2014, en Barcelona. Y eso habla de creatividad, habla de un afán por reinventarse. De eso se trata al fin: reinventarse continuamente.

- Antes del debate de ofensivo o defensivo, por séptima vez Atlético de Madrid terminó con el arco menos vencido. ¿Ahí empieza todo?

- Todo empieza y terminan en el equipo. Y cuando digo equipo, hablo de todo: no me puedo detener en una fase ofensiva y una fase defensiva. Ese fútbol ya no existe. Este año tuvimos un delantero extraordinario como Suárez y la media de goles subió. Como sucedió con Costa antes, como sucedió con un goleador fabuloso como Griezmann. Y la media sube, no en función de la idea del entrenador, sino de acuerdo a la ejecución de los jugadores en base a la idea del entrenador.

- Cuando se habla del mejor arquero del mundo, enseguida se los nombra a Neuer, Ter Stegen, Allison, Courtois… ¿El mejor no es el tuyo?

- No tengo ninguna duda de eso: desde hace años Oblak es el mejor de todos. Fue creciendo en todos los sentidos: en personalidad, en gestión de vestuario como capitán, en ser un portero determinante para momentos importantes. Como siempre sucede, el que gana es el más mirado. Y probablemente, al no haber ganado ni una liga ni una Champions en estos últimos años, ganar la Europa League y la Supercopa europea no alcanzaba para formalizar lo que yo ya sé: incuestionablemente es el mejor. Tiene una fantástica frialdad para atajar, porque lo que él transmite es tranquilidad, y eso es lo que necesita un equipo campeón. Yo nunca vi un equipo campeón que tenga un arquero malo, jamás, imposible.

- Siempre que el Covid lo permitió, jugaste casi toda la liga con Llorente, Lemar, Carrasco, Correa y Suárez como titulares, y al principio, Joao Félix. ¿Te duele que te digan defensivo?

- No, para nada. Soy muy respetuoso de todas las opiniones porque creo en la crítica. El fútbol es tan polémico como abierto y yo considero que nadie tiene la razón. Pero sí se busca etiquetar, etiquetarme. Y se olvidan que en el Estudiantes campeón también ganamos, después de 25 años, con un equipo súper ofensivo, con Pavone, Lugüercio, Verón, Sosa, con Galván que se desprendía... Y con River en el año del campeonato, con Ariel Ortega, con Falcao, Abreu, Buonanotte, Abelairas… Pero bueno, no importa.

- Si te importa…

La crítica despiadada va siempre sólo sobre un modelo de juego

- Estamos expuestos y hay que aceptarlo. Ahora, lo que no comparto es la falta de respeto. De un equipo que gana 5 a 4 se habla maravillas, y del que gana 1 a 0 se habla mal. ¿Y por qué? Entonces pregunto: ¿cuál es mejor, el equipo que gana 1 a 0 o el que gana 5 a 4? Los dos están bien, y los dos están mal. En el 5-4 fuiste fenomenal pero nadie atiende las descompensaciones por las que te hicieron cuatro goles, ahora yo gano 1-0 y soy avaro. Pero los dos ganamos por un gol. La gente consume algo que es muy lindo de la boca para afuera, pero después, cuando estás ahí, no es tan simple. Ahora, parecería que cuando un equipo que juega bien pierde, se le entiende todo. ¡Pero perdió! Y al otro lado, cuando pierde, se le critica todo. La crítica despiadada va siempre sólo sobre un modelo de juego.

¿Y por qué pasa?

Es algo maravilloso que se ha generado en el fútbol e invita a que se posicionen algunos de un lado y otros del otro. Pero te puedo asegurar que no hay entrenador que, después de una final perdida, se vaya a dormir feliz porque su equipo jugó bien. El City viene construyendo un equipo para ganar la Champions, y trajo a Guardiola para trabajar y ganar la Champions. Y lo buscó con un extraordinario entrenador. Y Tuchel, que la había perdido el año pasado, desde diciembre construyó un Chelsea maravilloso sobre los espacios, sobre la dinámica, con un perfil totalmente diferente a Guardiola. Después de la final, ninguno se podría haber marchado diciendo “qué bien que jugamos más allá de haber perdido”. Y ahí está la mentira de la gente que no se mira al espejo cuando está una final de por medio. Porque en todo el recorrido previo sí se habla del cómo y de las formas. Pero cuando llegan a la final se dicen: ‘Hoy tenemos que ganar’. Les preguntaría: ‘Ahhh, ¿hoy sí?’. ¿Y por qué? Seguí en la misma tónica: si jugaste bien quedate tranquilo, si total es un juego y podés ganar o podés perder. Y si la ganás sin jugar bien, ¡no la festejes! Decile al club que no te pague y proponé que la copa se la entreguen al adversario.

- Por cierto, ¿qué te pareció la final de la Champions?

- Chelsea demostró la contundencia del sentido colectivo. Es un equipo muy bravo sobre los espacios… y me parece que haber perdido la final de la FA Cup con Leicester hace algunas semanas le dio una buena bofetada.

- Vuelvo. ¿Por qué con cinco o seis jugadores de corte ofensivo, muchas veces Atlético se conformaba con la mínima ventaja y terminaba sufriendo?

La elite de Europa se retroalimenta de nombres consagrados o, a lo sumo, apuestas muy identificadas con el club

- Nosotros perdimos 5 puntos contra el Levante en febrero, en dos partidos seguidos, mereciendo ganar los dos partidos y haciendo figura al arquero, pero empatamos y perdimos porque no tuvimos contundencia. Contra Alavés, por dar otro ejemplo, ganábamos 1-0 y tuvimos un montón de ocasiones, pero no convertimos. Pasa el tiempo, y cuando entrás en los últimos 15 minutos, los rivales juegan, crecen, se sienten vivos porque no los mataste, y buscan jugar con tus miedos. Y también juega la experiencia en momentos cruciales que vos tengas en la cancha: nosotros sólo teníamos a dos campeones en la cancha, Suárez y Koke. El Madrid tenía 12 campeones, y Barcelona, 8, en todos los partidos. A mí que me tocó jugar, yo sé lo que les pasa. Y lo sé hasta el punto que, como entrenador, percibo que no están para el 2-0 y sí para sostener el 1-0. Porque también está la posibilidad de que por poner tres delanteros para hacer el 2-0, no lo marque, y me empaten 1 a 1. Entonces vienen todos ustedes y me dicen ‘¿por qué no cerraste el partido?’. Porque el fútbol tiene, como colofón, el resultado. ¿Te imaginás una conferencia, donde un periodista me diga: ‘Quiero felicitarlo míster pese el 1-1 porque celebro su audacia para ir a buscar el segundo gol’?. ¡No, vamos! Imposible. Serían los primeros en criticarme, me caerían diciendo ‘por qué no fuiste vos, no fuiste capaz de sostener, de mantener, y ahora el equipo es irregular, es débil…’ Es fútbol. Siempre te van a pedir resultados, y cuando no haya resultados, te van a pedir que te vayas.

- Decís que las emociones son el aspecto más difícil de gestionar. ¿Qué te pasa cuando Suárez o Joao Félix se va molestos después de un cambio?

- Hablo mucho con los jugadores. Pero no lo vivo como una falta de respeto para mí, es una falta de respeto para los compañeros que tienen que entrar a jugar. Nunca se explica qué tipo de enojo es. Entonces yo digo: ‘Pregúnteles a ellos por qué están enojados’. Puede ser por muchos motivos. Pueden estar enojados porque quisieron hacer más y no pudieron, porque hicieron un mal partido, porque el entrenador hizo un cambio que a ellos les pareció injusto. Hay un montón de posibilidades. No se queden con que está enojado con el entrenador. Vayan, pregúntele al jugador y escuchen qué dice.

- Los jugadores de hoy son más…, ¿qué dirías?

- Inteligentes. Antes teníamos más creatividad a la orden del ejercicio, y hoy los futbolistas necesitan más explicaciones. Yo la inteligencia del jugador la baso a partir de su curiosidad, de su demanda de explicaciones. Como los chicos, ¿viste?, que te preguntan ¿y por qué, y por qué? Antes, a nosotros nos proponían algo y nuestra creatividad, de la mano de la orden del entrenador, nos llevaba a realizarla. Hoy se llenó de por qué: por qué esto, por qué vamos por allá, por qué la superioridad numérica en tal, lugar, qué relación tiene este ejercicio con el partido…

- Si el creativo también es curioso, ¿ese es el distinto?

- Claro, porque eso lo hace mejor, y eleva a todos a partir de su propia exigencia. Al entrenador lo obliga, especialmente. Y los entrenadores han mejorado porque la sociedad ha mejorado, hoy contamos con herramientas que los anteriores entrenadores no tuvieron. Hoy no hay equipo que no juegue con un posicionamiento, una idea, una búsqueda. Ya no existe la libre expresión del jugamos bien.

- ¿Y si alguien lo hiciera? ¿Perdería inevitablemente?

- No, no, no, ¡qué perder! Se va al descenso ese equipo.

“Percibo una energía diferente para esta Copa América”

Se fue Antonio Conte de Inter y llegó Simone Inzaghi. Se marchó Zinedine Zidane del Madrid y suena el propio Conte, Unai Emery, Pochettino o un emblema como Raúl. Sin Andrea Pirlo, Juventus volvió a traer a Massimiliano Allegri. Roma se aferró a Mourinho. El nombre de Xavi merodea la inestabilidad de Ronald Koeman en Barcelona. Es decir, la elite de Europa se retroalimenta de nombres consagrados o, a lo sumo, apuestas muy identificadas con el club. Nadie se atreve a un cambio abrupto, nadie contrata, por ejemplo, a Marcelo Gallardo.

“… No soy dirigente, es una buena pregunta para ellos. Yo puedo responder en función de lo que me pasa con un futbolista. A mí me gusta traer jugadores que, por su recorrido o por su futuro, me imagino que me va a responder. Creo que los dirigentes buscan acercarse, lo más posible, a lo que se sabe que dio éxito. Y después están las apuestas, y hay un montón de apuestas que salen bien. Por ejemplo, ahora está la llegada de Nagelsmann a Bayern Munich. El chico la viene rompiendo, es cierto que en un equipo menor, y ahora tendrá la oportunidad de dar el gran salto”, reflexiona Simeone.

- Pero ningún grande se arriesga a llevarse un técnico de Sudamérica…

- …Una cosa son los torneos americanos y otra es Europa. Son distintos. De todos modos, es una buena pregunta para los dirigentes, porque no tengo ninguna duda de que muchos de los entrenadores argentinos que conozco, y lo demostró Coudet, que le cambió la cara y le impuso otra ambición al Celta, lo pueden hacer.

- Al revés no funcionó. ¿Viste al Newell´s de Burgos?

- No, la verdad que no vi nada, con el cambio de hora no vi nada, ni estuve siguiendo absolutamente nada.

- Llega otra Copa América. La última vez que la camiseta 10 ganó un torneo, Ecuador 93, la llevabas vos…

- … La verdad que no me acordaba, pero en esta Copa América que se viene percibo una energía diferente, percibo a un Messi con muchas ganas de selección, percibo a un grupo que ya tiene instalada la idea de Scaloni y sigue el camino que el entrenador les está marcando. Percibo eso, y acordate, no le voy a errar por mucho.

- ¿Te ponías más nervioso cuando esperabas tu convocatoria, o ahora por un posible llamado para Gio?

- No, no, me ponía más nervioso cuando estaba yo. Giovanni está en otra faceta, está trabajando y buscando seguir creciendo para poder acercarse a la selección cuando el tiempo lo marque.

El hijo que se emociona, el papá que juega en el piso y el abuelo que ya llegará

Cuando un jugador se ata los cordones o se acomoda la vincha, él se irrita. Cuando lee que el cuerpo del futbolista está en otra cosa, él se irrita. Cuando un jugador vuelve de la pretemporada con dos kilos de más, él se irrita. Simeone no quiere que nada se entrometa con su obsesión: ganar. Los jugadores conviven con un tipo que se aísla de cualquier sensación que lo haga sentir cómodo. Ante la duda, siempre, pero siempre, lo que cueste más. Por eso, en la fiesta del campeonato, a sus dirigidos algo les llamó la atención. “Estaba suelto, relajado, ya no era el entrenador sino un par de los jugadores. Entonces, uno de los chicos me dice: ‘Puta, míster, ¿por qué no sos siempre así?’ Me hizo reír. ‘Porque no puedo ser siempre así’, le dije. Porque a partir del 7 de julio, cuando volvamos a juntarnos, se acaban los amigos. Ellos piensan que vos sos un tipo cerrado, siempre para adentro, que no tenés gestos de nada, y cuando te ven en otra faceta, se sorprenden… Estuvo bueno, estuvo bueno el festejo”, confiesa.

La verdad es que Simeone vive de las emociones. Los Simeone. En el título de 2014, Carlos, el padre, estuvo en la cancha, en el Camp Nou. Se abre la puerta de la intimidad familiar… “Hace un par de meses le planteamos traerlo para vivir varias situaciones que estaban por delante: mi cumpleaños y el casamiento del primer nieto, y además caía en el medio el final de la Liga. Él está en un momento con bastantes achaques y muchos cuidados, pero lo trajimos desde Buenos Aires. El día anterior al partido con Valladolid, cuando estábamos organizando las cuatro entradas que nos habían dado para la familia, pudimos conseguir una quinta para él. ‘¿Querés venir?’, le pregunté. Y me dijo ‘déjamelo pensar’. Lo pensó y me respondió: ‘La verdad no puedo ir, no quiero ser un peso’. Se refería a sus cuidados. Cuando me voy de casa, ya para viajar a Valladolid, lo saludo… se va, pero enseguida gira, y me dice: ‘Mirá que yo estoy…’ Un genio, un genio…”. Y se vuelve a emocionar Diego. “Cuando lo volví a ver nos dimos ese abrazo, que ahora no fue en el Camp Nou ante los ojos de todos, sino en mi casa, a las 12 de la noche, porque por supuesto estaba despierto esperándome”, completa.

Don Carlos Simeone no se perdió nada. Acompañó a su hijo en el cumpleaños 51, celebró la Liga, y a las 48 horas estaba en Ibiza, en el casamiento de Giovanni, el hijo mayor del Cholo. “Pasamos una semana espectacular. Disfrutamos mucho, poca gente, amigos y en familia, una semana divina”, cuenta Diego, de vuelta en Madrid, y antes de salir de vacaciones. Gio nació en 1995, cuando el Cholo tenía 25 años. Gio se casó con Giulia Coppini y tiene 25 años…

- ¿Preparado para ser abuelo?

- Ehhh, ya les dije que lo estiren un poquito más, que lo estiren un poquito porque estamos bien así. No hay problemas, no hay problemas. Sólo quiero que sean felices.

Cuando en los festejos del título aparecieron ellas, Francesca (4 años) y Valentina (2) –las hijas del Cholo con Carla Pereyra-, e interrumpieron una entrevista, la escena se llenó de dulzura. De golpe, sin ensayo, Diego pregunta: ‘¿Qué somos?’ Y Francesca, la mayor, no duda ni un segundo: ‘¡Un equipo!’, grita. Las pequeñas no escapan a esa atmósfera futbolera que Simeone se encarga de mantener siempre encendida. “Francesca sabe que debemos trabajar en equipo. Cada vez que salimos como familia yo le digo ‘vamos a ayudarnos, vamos a trabajar en equipo, somos un equipo…’ revela el papá. Claro que en aquella entrevista todo no quedó ahí, porque Francesca se puso a cantar el himno del club. “Vamos en el auto y va sonando el himno del Atlético, y ahí lo aprendió. Francesca sabe la letra perfecta, lo sabe mucho mejor que yo”, cuenta el símbolo del club, el técnico del campeón. El papá de Francesca.

- ¿Qué fue más difícil, criar varones a los 20/30 años, o nenas a los 50?

- Las nenas son más exigentes, sin lugar a dudas. A los pibes les tirás una pelota y ya está. Juegan. Las pibas demandan creatividad, piso, mucho piso, están tremendas, pero están divinas.

Sólo 48 horas después del título, Atlético de Madrid decidió homenajear, de alguna manera, a los héroes de la pandemia de Covid. Con la copa, con Simeone, el capitán Koke y el presidente Enrique Cerezo, visitaron un hogar de ancianos, una sede de los bomberos, un centro de formación de la Cruz Roja. Simeone se contagió de coronavirus en septiembre del año pasado. “Por suerte, atravesó el cuerpo y se fue, sólo me dejó un par de días de tos y de dolor de cuerpo. Pero es muy triste todo lo que pasa, se nos han ido amigos, familiares… Esto nos ha alejado, nos hace más inseguros. Nos va a costar cuando recuperemos la libertad de volver a encontrarnos con la gente. Vamos a tener ciertos miedos e inseguridades porque esta maldita pandemia dejará secuelas”, reflexiona.

- Mucho se habla de ser mejores cuando pase esta enfermedad. ¿Te reprochás aquella imagen tomándote los genitales contra Juventus?

- Me lo reprocho absolutamente.

- ¿Asegurarías que no lo vas a repetir?

- Espero haber aprendido.

-----------

Esta entrevista fue publicada originalmente en el medio La Nación

Mediados de abril, dos visitas a Andalucía. Atlético de Madrid pierde con Sevilla y empata con Betis. La ventaja termina de evaporarse; Real Madrid lo muerde un punto detrás y Barcelona está agazapado a sólo dos casilleros. Luis Suárez sigue lesionado. Ese es el contexto. Del resto se ocupa Diego...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Cristian Grosso (La Nación)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí