1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

EXTREMA DERECHA

Dentro de la conspiranoia: los planes del Foro Económico Mundial para reiniciar el mundo

En pleno auge de teorías conspirativas sobre la covid-19, las esferas de Donald Trump y el conservadurismo mundial alimentan una delirante narrativa anti-progresista

Manuel Gare 28/09/2021

<p>Klaus Schwab, fundador y presidente ejecutivo del Foro Económico Mundial el el Foro Económico de Davos (2015).</p>

Klaus Schwab, fundador y presidente ejecutivo del Foro Económico Mundial el el Foro Económico de Davos (2015).

Moritz Hager

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Es un día como cualquier otro en Gab, la red social de extrema derecha que acoge y difunde multitud de teorías conspiratorias sobre política estadounidense. Los bulos que circulan por Gab y otros espacios ideológicos similares parten de la supuesta existencia de unas élites ligadas al partido demócrata y el progresismo norteamericano que, según los seguidores de Donald Trump –bajo el paraguas del movimiento QAnon–, estarían llevando a cabo todo tipo de prácticas terribles: pedofilia, satanismo, etcétera. Sin embargo, aunque estas teorías de las conspiración funcionan muy bien en ámbitos radicalizados, el fondo político de quienes las promueven es mucho más simple y llano. Quizá al lector le suene de algo: la cultura woke, los progres, quieren instaurar el comunismo en Estados Unidos. 

Steve Bannon, exasesor de Donald Trump y precursor del trumpismo, es uno de los responsables de la narrativa. En 2019, Bannon decía que las élites económicas estadounidenses estaban “vendiendo al pueblo americano” al Partido Comunista de China. Más allá de los pormenores de la afirmación, lo interesante es cómo en estos años hemos ido asumiéndola en distintas partes del mundo. No es de extrañar, claro, que Bannon haya asesorado a Bolsonaro en Brasil, a Salvini en Italia, y a Vox en España. El fantasma del comunismo se ha ido propagando por infinidad de ámbitos hasta parecer un problema real –y ocupar parte de la conversación pública– en países en los que la injerencia política china es inexistente. 

Si bien son las esferas de Trump quienes han dado el último y más agudo pistoletazo de salida a la amenaza comunista, el relato ha ido evolucionando y disparatándose cada vez más en internet. Es así como esta historia acaba mezclando a una política de origen danés y a un conocido economista alemán, con los efectos socioeconómicos de la covid-19 y un montón de conspiranoicos con sede en Gab. El resultado: la producción en masa de bulos y desinformación en formato texto, imagen y vídeo sobre los planes “secretos” del Foro Económico Mundial para acabar con el mundo tal y como lo conocemos. Es la historia de The Great Reset, el “gran reinicio”. 

Esta historia acaba mezclando a una política de origen danés y a un conocido economista alemán, con los efectos socioeconómicos de la covid-19 y un montón de conspiranoicos

A finales de 2016, Ida Auken, miembro del partido socialdemócrata danés, escribe un texto para la web del Foro Económico Mundial titulado “Bienvenido a 2030. No poseo nada, no tengo privacidad, y la vida nunca ha sido mejor”. Publicado como parte de una serie de artículos en los que se trataba de anticipar una imagen de la vida en 2030, el texto plantea, por ejemplo, la posible existencia de vehículos autónomos que permitirían desplazarnos sin necesidad de tener nuestro propio coche, al tiempo que la autora se queja de la hipotética falta de privacidad: “No puedo ir a ninguna parte sin que quede registrado”.

Con el estallido de la covid-19, las palabras de Auken empiezan a compartirse cada vez más. El titular y algunas frases del artículo se sacan de contexto, y llegan a redes y grupos online que le dan la vuelta: el Foro Económico Mundial quiere acabar con la propiedad privada. ¡Comunismo! ¡Ugh! Aunque el artículo original ha sido eliminado de la página del Foro, a día de hoy aún quedan retazos: un pequeño resumen del texto y la versión en español del vídeo que venía a resumir las distintas conclusiones de la serie sobre 2030 y que aún se sigue utilizado por parte de los conspiranoicos como demostración de sus teorías.

En realidad, antes de la pandemia, el texto no había atraído demasiada atención. Es en pleno auge de las teorías de la conspiración sobre la covid-19 cuando el artículo de Auken se convierte en una “prueba” para quienes buscaban culpables evidentes. Ante la tesitura, en noviembre de 2020 la web del Foro Económico Mundial cambia el título del texto a “Así es cómo la vida podría cambiar en mi ciudad para el año 2030” e incluye una nota de la autora en la cabecera: “Alguna gente ha leído esto como si se tratara de mi utopía o sueños para el futuro. No lo es. Es un escenario que muestra hacia dónde podríamos estar yendo, para bien o para mal. Escribí este artículo con el fin de empezar una discusión sobre los pros y contras del actual desarrollo tecnológico [...] Esa es la intención del texto”. 

A pesar de la explicación, el Foro Económico Mundial acabó retirando el texto, lo que no impidió que se siguiera replicando y traduciendo. A través de email, hablo con Ida Auken e incide en que era “un experimento que trataba de imaginar un mundo en el que todos los productos se convierten en servicios, prestando atención tanto las ventajas como las desventajas”. Según la danesa, que está recibiendo cantidades ingentes de spam por parte de conspiranoicos, el único problema que podía tener el artículo era su titular “provocativo”; más allá de eso, aclara, “no soy comunista y no tengo ningún problema con el derecho a la propiedad”. 

En realidad, lo que provoca el creciente interés en fabricar la narrativa en la que Auken se ha visto envuelta viene de la reacción conservadora a la campaña que pone en marcha el Foro Económico Mundial en 2020, cuando publica otra serie de artículos y reflexiones de expertos en busca de arrojar luz al futuro pospandemia. Klaus Schwab, el economista alemán fundador y presidente ejecutivo del Foro Económico Mundial, lo llama The Great Reset, traducido como El Gran Reinicio. “La pandemia representa una oportunidad, inusual y reducida, para reflexionar, reimaginar y reiniciar nuestro mundo y forjar un futuro más sano, más equitativo y más próspero”, explicaba Schwab. 

Junto a la campaña, Klaus Schwab publica un libro con el economista francés Thierry Malleret –quien denunciaba hace unos meses el aumento de desigualdades entre ricos y pobres a causa de la pandemia y ponía el foco en las tecnológicas, “las grandes beneficiadas por la pandemia”– en el que plantean la necesidad de dar una respuesta al reseteo social, económico y político que ha supuesto la covid-19. Más allá de si el libro da respuestas útiles o no, de lo que habla es de la pandemia como una oportunidad para apostar por una economía más verde y sostenible, más inclusiva y menos dispar, que potencie las relaciones entre países y evite los nacionalismos y las guerras. 

En la conclusión del libro, los autores resumen los problemas a los que se enfrentan nuestras sociedades en cuatro puntos: la amenaza nuclear, el cambio climático, la escasez de recursos naturales y el aumento de las desigualdades sociales. “Debemos ser más respetuosos con la Madre Naturaleza”, escriben. Es un texto no demasiado original, en línea con el discurso político progresista de los últimos años, poco sospechoso de esconder intenciones ocultas. Y, con todo, COVID-19: El Gran Reinicio es constantemente señalado en Gab y otras redes como uno de los indicios de un complot a gran escala. 

Un tipo publica en Gab que se cierne una masacre a causa de las vacunas. La publicación pronostica que entre octubre y diciembre la mayor parte de los vacunados morirá

En Goodreads, las críticas del libro se han convertido en un campo de minas de la teoría de la conspiración. Luna: “Esta gente planeó la caída de las económicas a nivel mundial con una neumonía de diseño”. Martin: “Un plan criminal para esclavizarnos disfrazado de un reinicio positivo”. TyLean: “Madre mía, los comentarios… ¿Estáis tontos? Esto ya existía desde años antes de la covid-19, tan solo estaban esperando la excusa”. Dennis: “Klaus Schwab, ¡tírate de un rascacielos!”. Debora: “¡No te vacunes! ¡Esta gente quiere controlar el mundo!”.

Un día, un tipo publica masivamente en Gab que se cierne una masacre mundial a causa de las vacunas. La publicación, acompañada de un vídeo, “pronostica” que entre octubre y diciembre de 2021 la mayor parte de los vacunados morirá. “Los bancos de sangre canadienses y americanos no permitirán a los vacunados donar sangre”, puede leerse junto a “nada puede parar lo que viene”. El grotesco bulo, que no tiene demasiado recorrido ni siquiera en Gab, está enmarcado en una supuesta “AGENDA 21” y va en la misma línea de acción que The Great Reset o el New World Order: planes secretos orquestados por las élites para salvarse, en última instancia, del colapso del planeta.

Y, aunque hay quienes relacionan también a Schwab con la teoría del Nuevo Orden Mundial –responsable desde hace décadas de diferentes clases de apocalipsis y amenazas que, aparentemente, se ciernen sobre Estados Unidos–, la agenda del Foro Económico Mundial dista del supuesto carácter globalista y autoritario de la primera. El conglomerado de desinformación, que se deshace a medida que se pronuncia en voz alta, es el mismo que ha convertido a Bill Gates en una especie de líder mundial interesado en implantar microchips a la población a través de una pandemia falsa y unas vacunas experimentales. 

El augurio del control de la población se cuela a través de todas y cada una de estas teorías; solo que, aún hoy, nadie ha sido capaz de demostrar tal cosa. Es la simple existencia de Gates, del Foro Económico Mundial, de “pistas” esparcidas a través de internet, lo que alimenta la conspiración, como una especie de búsqueda del tesoro en la que hay quienes se dedican activamente a repartir mapas pintados con cruces. En The Big Money Behind the Big Lie, Jane Mayer explica cómo hay grupos muy poderosos de ideología conservadora detrás de las teorías sobre el robo de las últimas elecciones en Estados Unidos. Durante un evento organizado por un multimillonario seguidor de Trump, Mayer cuenta cómo el espectáculo conspiratorio –desde la presencia de miembros de QAnon a una exposición en torno a que el 11S había sido perpetrado por alienígenas– derivó en una denuncia sobre la victoria ilegítima de Joe Biden de 2020.

Del anticomunismo zombi de Bannon al paradójico discurso anti-élites de Trump y sus amigos millonarios, el delirante relato ha tomado la forma de algo tangible y muy peligroso. Ya no es solo que quienes encuentran un lugar en el mundo en redes sociales como Gab difundan teorías de la conspiración pasadas de rosca, sino que hay una contrapartida política y pública que legitima, directa o indirectamente, esos bulos. Sin ir más lejos, en España llevamos varias campañas hablando de comunismo, presidentes ilegítimos o elecciones que no se celebraron en “libertad”, asumiendo un discurso del que apenas conocemos sus implicaciones reales. El problema es mayúsculo, porque su propagación la facilita, precisamente, la ausencia de un origen claro. Una vez ahí fuera, es imparable.

Es un día como cualquier otro en Gab, la red social de extrema derecha que acoge y difunde multitud de teorías conspiratorias sobre política estadounidense. Los bulos que circulan por Gab y otros espacios ideológicos similares parten de la supuesta existencia de unas élites ligadas al partido...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí