1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Sahara Occidental

Sánchez salva las relaciones bilaterales con Marruecos a costa del Derecho Internacional

Desde la etapa de Zapatero (condecorado en Tetuán por Mohamed VI), la cúpula socialista se ha ido decantando soterradamente por el plan de autonomía marroquí

Jesús Cabaleiro Larrán 22/03/2022

<p>Manifestación en 2010 en Madrid en apoyo al Sáhara. </p>

Manifestación en 2010 en Madrid en apoyo al Sáhara. 

Carlos Capote

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Marruecos y el lobby promarroquí en España han conseguido por fin lo que ansiaban, un compromiso oficial del Gobierno español que apoya la iniciativa de autonomía marroquí de 2007 como “la base más seria, realista y creíble para la resolución del contencioso” del Sáhara Occidental que se prolonga durante casi medio siglo.

El escrito dirigido al rey de Marruecos, Mohamed VI, fue hecho público a través de su Gabinete Real y luego ratificado por un comunicado posterior de Moncloa. Se pone así el punto final a una crisis diplomática que se visualizará con la presencia del ministro de Exteriores, José Manuel Albares, en Rabat antes del 2 de abril, fecha de inicio del Ramadán. Posteriormente viajará Sánchez y, parece, se celebrará la Reunión de Alto Nivel pendiente desde 2018.

Por su parte, España espera que mejore “la plena normalidad en la circulación de personas y bienes” (en clara alusión a la Operación Paso del Estrecho suspendida los dos últimos años), así como la “cooperación en la gestión de los flujos migratorios” y, se supone, la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo. 

Este cambio oficial de rumbo de la postura española salva las relaciones bilaterales hispanomarroquíes pero, evidentemente, no va más allá en el ámbito internacional ni cambia la situación legal del territorio. El Sáhara, colonia española durante casi cien años, siempre ha estado presente en las relaciones entre España y Marruecos. 

Tras el desastroso proceso de descolonización se inicia la guerra y, desde 1991, tras el alto el fuego entre el Frente Polisario –que lucha por la autodeterminación del Sáhara– y Marruecos, había dos posturas: la celebración de un referéndum de autodeterminación y la que incluyó muy posteriormente Marruecos, en 2007, con asesoramiento del exministro Moratinos, y que es la única que acepta: un plan de autonomía.

Es bueno recordar que, desde la etapa de Zapatero (condecorado en Tetuán por Mohamed VI), la cúpula socialista se ha ido decantando soterradamente por el plan de autonomía marroquí, a pesar de que en el primer programa electoral de 2019 se apoyara la “autodeterminación” en el Sáhara.

La recepción por parte de España de un enfermo Brahim Ghali, líder de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), marcó la indignación de Rabat tras filtrarse su llegada. Este es uno de los factores que contribuyen a la tensión entre Madrid y Rabat y provoca la retirada de su embajadora, Karima Benyaich, que ya ha vuelto a la capital española.

Una embajadora que ‘heredó’ el cargo de su hermano Mohamed –por cierto, ambos con nacionalidad española, a la que tuvieron que renunciar–, cuyo nombre figuraba en el caso de las ‘áreas privadas del Estado’, una trama de adquisición urbanística en la que se citaba a un centenar de personas, incluyendo cargos y oficiales de alto rango, que adquirieron terrenos públicos por un precio muy inferior al de mercado. El Majzén jamás perdonó a quien hizo público todo esto, el periodista Omar Radi, hoy en las mazmorras de Casablanca tras un juicio y apelación cuestionadas por diferentes organizaciones internacionales como Amnistía Internacional, HRW o Reporteros sin Fronteras.

Este periodista fue espiado (junto a otros dentro y fuera de las fronteras marroquíes) con tecnología israelí Pegasus de NSO Group. No olvidemos que el acuerdo de Trump con Marruecos incluía el reconocimiento de Israel y ha supuesto una intensificación de todo tipo de relaciones, incluida la militar, entre los dos países, a pesar de la oposición de la mayoría de los marroquíes que no ven con buenos ojos esta entente.

Se da la circunstancia de que son los dos países que mantienen una ocupación a través de una presencia militar totalmente consolidada: Israel, que no ha devuelto tras 1967 los territorios conquistados en Cisjordania y Altos del Golán en Siria, y Marruecos, que ocupa el 80 por ciento del Sáhara desde 1979 tras la retirada de Mauritania.

El siguiente capítulo es la llegada de unos ocho mil marroquíes a Ceuta, la mayoría menores, creando una presión “inaceptable” según palabras del presidente de Gobierno, Pedro Sánchez, que viajó inmediatamente a la ciudad autónoma. Entonces, recordemos, la ministra de Defensa, Margarita Robles, empleó un término que ahora usa el Polisario para definir lo ocurrido tras el viraje de Madrid: “chantaje”.

Precisamente fue el entonces presidente del PP, Pablo Casado, tras el caso Gali y antes de los sucesos de Ceuta, quien se entrevistó vía telemática con el que ahora es líder del Gobierno marroquí y muy cercano al monarca, Aziz Ajanouch, y con el ahora ministro, Nizar Baraka, del partido más antiguo y más nacionalista, el Istiqlal, que siempre ha defendido la anexión de Ceuta y Melilla.

Casado hizo una promesa que ya nunca podrá cumplir: su primera visita como futuro presidente del Gobierno de España sería a Marruecos, distanciándose de lo que hizo Sánchez, que en un día, por cierto, ha pasado de ser odiado a ensalzado en la prensa marroquí, excepto algunos medios que siguen sin perdonarle lo ocurrido en el pasado.

Ahora el PP ha pasado de criticar la acogida de Gali (apoyada en varios sondeos de medios por la mayoría de encuestados) a pedir explicaciones. El futuro líder del PP, Núñez Feijoó, ha criticado el viraje diplomático; recordemos que en el Parlamento de Galicia, en abril de 2021, expresó su “firme apoyo y solidaridad con el pueblo saharaui y su legítimo representante, el Frente Polisario, de acuerdo con los principios recogidos en la Carta de Naciones y en las resoluciones adoptadas por la Asamblea General y el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas”.

El futuro líder del PP, Núñez Feijoó, ha criticado el viraje diplomático, a pesar de que, en abril de 2021, expresó su firme apoyo y solidaridad con el pueblo saharaui y su legítimo representante, el Frente Polisario

En el resto de formaciones parlamentarias, el sector del Gobierno de Unidas Podemos y los nacionalistas, que siguen defendiendo la legalidad internacional y el referéndum, han criticado el cambio. Mientras que Vox, fustigador habitual de Marruecos, nunca se ha caracterizado por su apoyo al Polisario. 

Pero aunque evidentemente no es un tema prioritario, habría que preguntarse por la opinión de los ciudadanos a ambas orillas del Estrecho. Todas las encuestas realizadas en España reflejan que los españoles, por clara mayoría, apuestan por la independencia del Sáhara. Las opciones varían del 58% del comedido Elcano hasta algunas digitales que llegan al 90%. A esto añadamos que los españoles ven, también según informes de Elcano, a Marruecos como una amenaza de forma mayoritaria y un país no fiable.

Así, Sánchez puede optar bien por lo que hizo Aznar en la guerra de Irak, ignorar que la mayoría de la población pedía no ir al conflicto, o bien lo que hizo González con la OTAN, decir una cosa y hacer luego la contraria, confiando en que cambie la opinión mayoritaria de los españoles como logró al ganar el referéndum. Tal vez para preparar el terreno se impidió en octubre de 2021 a RTVE y a la Agencia Efe ir a Tinduf. En todo caso, a día de hoy no se puede argumentar que los españoles respalden al Gobierno en la propuesta de autonomía marroquí del Sáhara porque sería mentir, a los datos me remito.

Y para los que argumentan, como Bono, que hace cincuenta años apoyaba al Polisario –gran ignorancia, hace medio siglo todavía ni se había fundado– y que ahora hay que tener en cuenta a la población marroquí existente en España y la realpolitik, habría que indicar dos cuestiones. Esos inmigrantes, muchos de los cuales ostentan la ciudadanía, tienen otros problemas, no siguen las consignas del régimen fuera de su país y pueden contrastar e informarse, ver otros mapas donde el Sáhara no forma parte de Marruecos; por otro lado, no se pueden adoptar decisiones políticas bajo presiones. En el caso de Alemania, por ejemplo, con casi cinco millones de inmigrantes turcos, se votó por reconocer el genocidio armenio a manos otomanas a pesar del desgaste y amenazas que sufrió de Ankara.

En Marruecos, citemos dos datos muy recientes que acaba de publicar el “Informe de índice de confianza”: un 95% de la población marroquí estima que el soborno es algo muy extendido en la sociedad y casi la mitad de los encuestados cree que el Gobierno no hace nada al respecto. Otro dato del mismo estudio: un 82 % de los marroquíes considera que no se respetan los derechos humanos en su país.

En cuanto a lo del soborno (de eso saben algunas empresas y empresarios españoles con negocios allende el estrecho), bueno es recordar que es la fórmula que el propio Gobierno marroquí ha usado con los llamados consulados fantasmas de países sin recursos en el Sáhara para dar apariencia de legitimidad. Nadie cree que Haití o las islas Comoras, por ejemplo, puedan pagar sedes –las paga el Majzén– donde no tienen nacionales mientras no están presentes en capitales de importantes países.

En todo esto hay que preguntarse dónde queda Naciones Unidas, que ya lleva cinco enviados especiales para el Sáhara, territorio no autónomo para la ONU, como Gibraltar o las islas Malvinas, y que cuenta con una ocupación por parte de Marruecos desde 1975.

La diplomacia marroquí, apoyada por la decisión de Estados Unidos que Biden no ratificó expresamente, y el apoyo de Francia y ahora de España, además de Israel y países del Golfo, cree que la autonomía (si hubiera un referéndum sería aceptar la autonomía o no) será el fin del conflicto del Sáhara Occidental y de los problemas en el territorio. 

Sus previsiones son que el Polisario se vea obligado a aceptar la autonomía a falta de otra salida. Pero nada más lejos de la realidad, porque la raíz es que no hay una verdadera democracia y los marroquíes son considerados “súbditos”, no ciudadanos que ejerzan sus derechos. Se trataría de una experiencia sin precedentes que otras zonas que han vivido protestas sociales y que se sienten diferentes, como el Rif, también reclamarían. 

Las previsiones de la diplomacia marroquí son que el Polisario se vea obligado a aceptar la autonomía a falta de otra salida

En todo caso, la presencia de defensores de la independencia sigue y seguirá existiendo dentro del territorio controlado por Marruecos y la represión de todo tipo ha aumentado desde la vuelta a las armas;  el caso más emblemático es el de la saharaui Sultana Jaya, que incluso fue propuesta al Premio Sajarov de Derechos Humanos.

La guerra continuará, sin duda, no como un conflicto convencional sino de desgaste continuo, pero donde también mueren civiles, tanto saharauis como argelinos. Tres camioneros, recordemos. No solo caen civiles en Ucrania (curiosamente, Marruecos no condenó en la ONU la invasión de Rusia). Aunque los medios marroquíes minimizan lo que ocurre, ha admitido públicamente víctimas entre sus soldados y el bombardeo de posiciones saharauis más allá del muro.

Hoy, la RASD mantiene un espacio físico que supone el 20 por ciento del actual territorio del Sáhara, siendo Tifariti la mayor localidad de las siete que controlan, aunque debido al conflicto bélico la mayoría de la población ha sido trasladada a los campamentos en Tinduf, que cuentan con 173.000 personas según datos de la Acnur. Está reconocida por 84 países, 47 lo mantienen en la actualidad –según Marruecos, solo 31– y tiene embajada abierta en diecisiete de ellos. Forma parte de la Unión Africana y, de hecho, participó en la reciente cumbre con la Unión Europea.

En cuanto a Argelia, su embajador ha sido llamado a consultas y hay discrepancias sobre si fue o no advertida por la diplomacia española de su cambio de postura en el Sáhara. Madrid lo afirma y Argel lo niega, mientras siguen rotas desde el pasado verano las relaciones diplomáticas con Marruecos, y realiza maniobras militares cerca de la frontera. España ha aumentado la llegada de gas desde Estados Unidos, pero mantiene el compromiso con el país árabe que, al parecer, no ha incrementado su flujo.

Tal vez sea bueno para acabar recordar las palabras del exsenador estadounidense George McGovern: “Lo que está en juego aquí es algo más que el destino de unos cientos de miles de saharauis que viven bajo la ocupación militar marroquí en el Sáhara Occidental y en los campamentos de refugiados en la vecina Argelia.  (…) Si al pueblo del Sáhara Occidental no se le concede el derecho a elegir su propio futuro, incluyendo la opción de la independencia, y se permite que Marruecos mantenga el dominio del territorio, será la primera vez desde la fundación de las Naciones Unidas que la comunidad internacional consiente que un territorio no autónomo reconocido sea anexionado a la fuerza sin el consentimiento de la población, y la primera vez que se permite a un país ampliar su territorio por la fuerza militar contra la voluntad de una población sometida. Sólo los territorios árabes todavía ocupados por Israel desde 1967 permanecen bajo tal control extranjero hostil”.

Marruecos y el lobby promarroquí en España han conseguido por fin lo que ansiaban, un compromiso oficial del Gobierno español que apoya la iniciativa de autonomía marroquí de 2007 como “la base más seria, realista y creíble para la resolución del contencioso” del Sáhara Occidental que se prolonga durante casi...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Jesús Cabaleiro Larrán

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí