1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

FICCIONES FÓSILES (I)

Aquí no hay quien viva: érase el ‘madridcentrismo’, el urbanismo fósil y la seducción inmobiliaria

Los imaginarios de la cultura de masas española han acompañado el relato de los procesos de urbanización neoliberal

Gemma Barricarte 25/04/2022

<p>Imagen promocional de la serie 'Aquí no hay quien viva'.</p>

Imagen promocional de la serie 'Aquí no hay quien viva'.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

“Todos los días son así, no podía imaginarlo cuando vine aquí. Sólo buscaba algo de paz, despierto cada día en medio de un huracán. Aquí, aquí, aquí no hay quien viva, aquí no, aquí no. La casa sobre mi se derrumba, al portero no le puedo encontrar, los vecinos me vigilan y escuchan, no aguanto en este lugar. Mete en una coctelera, un trueno, un terremoto y un volcán: y tendrás esta escalera”

Sintonía de Aquí no hay quien viva.

¿Qué une a Juan Cuesta con la importación de gas? ¿Qué tiene que ver Desengaño, 21 con Aznar y la Ley del Suelo del 98? ¿Y las supernenas, Marisa, Concha y Vicenta: qué iban a saber si tendrían algún tipo de implicación con las 33 cementeras del Estado? Acompáñenme en esta historia sobre los combustibles fósiles, el cambio climático y las vicisitudes berlanguianas de Aquí no hay quien viva. Esta será la primera entrega de una tetralogía que narrará las aventuras y desventuras en las sitcom de la burbuja inmobiliaria y el urbanismo fósil.

Paco Martínez Soria y la incubación del urbanismo fósil español

Quién sabe hasta qué punto Pedro Lazaga, cada vez que parodió la figura de un pueblerino Paco Martínez Soria, sospechaba que formaría parte de un relato, entre cómico y propagandístico, que más tarde se multiplicaría y encarnaría en personajes como Emilio Delgado –una especie de Paco de comunidad de vecinos–. Los mitos cinematográficos, en una sociedad mediatizada por el formato audiovisual de masas, tienen un papel conformador de imaginarios, de relatos aspiracionales e identidades sociales. La cultura es fundamental en la construcción de cosmovisiones y deseos. Para el franquismo, el NO-DO fue eso: un frente de guerra ideológica y propaganda que se multiplicó con el desarrollo de la industria audiovisual y los mecanismos de censura.

‘La ciudad no es para mí’, de Pedro Lazaga. (1966)

‘La ciudad no es para mí’, de Pedro Lazaga. (1966)

Con los “Planes de Desarrollo Económico y Social” se inaugura un proceso de éxodo rural. Los mitos que encarnó Paco M.S. eran la parodia de una situación que vivieron muchos migrantes de la España rural sesentera: pueblos sordos abandonados a la nostalgia y el desfase, y en la otra cara, el choque cultural de edificios ruidosos, ciudades empapadas en asfalto y dominadas por la novísima cultura cosmopolita y cochista. Francisco Ibáñez marcó un paradigma con 13, Rue del Percebe. Buscó narrar todas estas nuevas historias de vida metropolitana contenida entre muros: el edificio como espacio salpicado por el caos de la urbe moderna. Entre 1950 y 1981 la población urbana alcanzó una ratio del 73,2%, invirtiendo el equilibrio de la balanza poblacional española en favor de las ciudades. Este desequilibrio ha seguido profundizándose hasta llegar a nuestros días con un 81% de población citadina. Mientras la sociedad española se urbanizaba y terciarizaba, se produjo una intensa aceleración de los principales indicadores socioambientales (emisiones de CO2, PIB...), dando lugar a la Gran Aceleración del metabolismo español. En realidad, fue parte de los diversos procesos mundiales de burbujas especulativas y globalización: el desarrollo de la urbanización planetaria.

Las culturas, los fetiches y los imaginarios tienen metabolismos asociados. Nos hacen desear unas cosas, y no otras

¿Pero hubiera sido esto posible sin combustibles fósiles como el carbón, el petróleo o el gas? ¿Hubiera sido posible sin la tecnología del hormigón armado? El urbanismo moderno no puede entenderse si no es de la mano de éstos. El urbanismo fósil, entonces, forma parte de esos procesos: una plétora de técnicas de ordenación capitalista del territorio que se han desarrollado bajo la lógica de la acumulación y la demanda de circulación de flujos productivos (trabajo) y extractivos (materia-energía). Esto hace de los núcleos urbanos un dispositivo de aceleración del metabolismo global –entendiendo “metabolismo” como el proceso de consumo de materia-energía y su correspondiente expulsión de residuos (basura o gases)–. En este proceso no sólo se construyen rotondas y ciudades, sino también un imaginario y un modo de vida sólo posibles bajo el consumo de combustibles fósiles: la cultura fósil. Esto no es tan obvio: las culturas, los fetiches y los imaginarios tienen metabolismos asociados. Nos hacen desear unas cosas, y no otras. Ese orden de cosas que se desea requiere unas condiciones políticas, económicas y energéticas que les dan cuerpo y contexto. Y los imaginarios contemporáneos están empapados en el productivismo de la cultura moderna. Emiten CO2 y requieren una disponibilidad energética que ya no es sostenible.  

Desengaño, 21, la cultura fósil y la seducción inmobiliaria

Los proyectos desarrollistas de vivienda colectiva, junto al fetichismo de la propiedad inmobiliaria del franquismo, provocaron la proliferación de comunidades de vecinos, la nueva realidad del españolito medio. Esta aspiración trajo una nueva clase de propietarios. Los bienes inmuebles se transformaron en un elemento de estatus y fetiche. La nueva libertad del propietario tornó en algo aspiracional: ofrecía arraigo, estabilidad e inversión a largo plazo. Pero, además, permitía la toma de decisiones en base a la capacidad económica individual y el derecho al paraíso familiar amparado por el Estado. El nuevo reto social era sobrevivir al terror cotidiano del roce vecinal: convivir compartiendo tabiques, techos, suelos y escalera. La Ley de Propiedad Horizontal (1960) previó esta situación. 

La comunidad es un imaginario común en las promociones de vivienda. La comunidad (2000) de Álex de la Iglesia no es otra cosa que la historia de la conspiración de lo comunitario. Aquí no hay quien viva (2003-2006) es su versión coral, contemporánea y precaria. Esta sitcom ha llegado a ser un mito intergeneracional en la cultura popular. Se ambienta en un edificio decimonónico típico del centro de Madrid y satiriza la España de la burbuja a través de las peripecias de la comunidad de vecinos. Toda la trama evoca la presencia del complot vecinal permanente, desatando constantes deseos de huida al paraíso del chalet a través del principal elemento de clase: la propiedad inmobiliaria. Un joven Emilio Delgado, portero sin contrato e inquilino del cuarto de basuras, custodia el portal. Su presidente es un idealista y cínico Juan Cuesta, el zoon politikón de escalera, que gestionará el conflicto llevando la Ley de Propiedad Horizontal hasta las últimas consecuencias. Nunca falta el especulador de turno: don Rafael, dueño de Copinsa, tratará de aprovecharse de las vicisitudes vecinales para adquirir la decimonónica finca y construir oficinas.

Estos imaginarios contribuirán a legitimar las operaciones metabólicas de la burbuja inmobiliaria

Una de las características que hacen singular el género de las sitcom desarrollistas es su costumbrismo y la ausencia de lo urbano. La ciudad es un espacio de consumo y trabajo. No tiene nada más que ofrecer. En la serie, todo termina siendo una tensión entre conflicto y nostalgia, entre individualidad y colectividad, precariedad y progreso: una pulsión entre la vida problemática del centro y el paraíso anhelado de la urbanización periférica de chalet. Una tensión muy real si se tiene en cuenta el ambiente que transcurría en esos momentos de burbuja: la plena exaltación de la seducción y el fetichismo inmobiliario. Aquí no hay quien viva, la expresión que da título a la serie, delata de forma cristalina la moraleja: ahí no se puede vivir y todo serán razones para querer irse de semejante infierno intramuros. La solución a la necesidad de huida la darán empresas constructoras como la de don Rafael, con la construcción masiva de segregación y fronteras. En última instancia, estos imaginarios contribuirán a legitimar las grandilocuentes operaciones metabólicas de la burbuja inmobiliaria. Las necesidades y los deseos se construyen. Los imaginarios de la cultura de masas española han acompañado el relato de los procesos de urbanización neoliberal, legitimando el crecimiento y el consumo urbano. Esto también es cultura fósil

Algunos indicadores de la Gran aceleración. Edición gráfica de Gemma Barricarte.

Algunos indicadores de la Gran aceleración. Edición gráfica de Gemma Barricarte.

Madridcentrismo, Antropoceno y progreso inmobiliario

ANHQV fue creada por los hermanos Laura y Alberto Caballero. Miramón Mendi, la empresa dirigida por el recientemente detenido José Luis Moreno (tío de los hermanos y cercano a los círculos de Aznar y Bárcenas), se ocupó de la producción. La emisión se dio en Antena 3 Televisión. Mientras las ciudades españolas crecían sin freno auspiciadas por la ley del suelo de Aznar (1998), la ola desreguladora se extendió a la industria audiovisual y la estructura mediática del Estado. La producción de ficción española se disparó. Madrid es el epicentro mediático estatal, el 80% de la audiencia lo acaparan los grupos mediáticos madrileños. Esto tiene un evidente efecto de colonización madridcentrista. Se manifiesta en imaginarios como el del turismo: Desengaño, 21 visitará el litoral alicantino, lugar vacacional típicamente madrileño. Playas, parques temáticos, discotecas y chiringuitos conforman los escenarios urbanos: de nuevo, la ciudad es un espacio de consumo. El product placement es evidente: con la visita a Terra Mítica, el turismo se convierte literalmente en un spot publicitario. Idealista también aprovechó el ambiente de inquietud inmobiliaria para aparecer por ahí. Las series proponen modos de vida y de consumo, no son algo baladí.

La burbuja de importaciones, emisiones y urbanización se construyó sobre otra burbuja de expectativas e imaginarios

No es casual que Paul Crutzen propusiera, en el año 2000, el término Antropoceno para describir la nueva era geológica –hay quienes proponen Capitaloceno. En aquel momento se sucedían la ola de burbujas financieras globales, el tsunami urbanizador y la Gran Aceleración. Durante la burbuja inmobiliaria, el consumo de cemento ascendió a 55 millones de toneladas. El histórico de emisiones en el Estado español sitúa el máximo en 2007. Hay una contribución directa de la quema de combustibles fósiles (irrenunciable en la fabricación de cemento Portland). La burbuja de importaciones, emisiones y urbanización se construyó sobre otra burbuja de expectativas e imaginarios: la aspiración a ser clase media y a vivir a la española el nuevo sueño americano. 

Evolución de emisiones GEI en España. Edición gráfica de Gemma Barricarte.

Evolución de emisiones GEI en España. Edición gráfica de Gemma Barricarte.

Los imaginarios urbanos de las sitcom son una oda televisiva en prime time al mito del progreso. Aquí no hay quien viva nos contó el relato de esas vidas que chocaban con una realidad precaria, desmintiendo el progreso. Amparados por la esperanza del ascenso social, los protagonistas se peleaban por alcanzar la meta de una vida mejor mediante la propiedad. En esta vida, el consumo y el trabajo son los únicos espacios urbanos posibles. Todo lo que se podía hacer era vivir, trabajar y, de vez en cuando, descansar tomando el sol en algún parque temático mediterráneo. 

Evolución del consumo de gas en España (1980-2013). Edición gráfica de Gemma Barricarte.

Evolución del consumo de gas en España (1980-2013). Edición gráfica de Gemma Barricarte.

La serie se cierra con la muerte del edificio por una plaga de termitas. Don Rafael termina aprovechándose de la situación y comprando el edificio para construir su anhelada torre de oficinas. Lo viejo deja paso a lo nuevo, siendo lo nuevo una pérdida de población en el centro junto a una ola de terciarización y aumento de plusvalías. Progresar o vivir mejor, en definitiva, se definió como tener una vida urbana alejada de la urbe. Vivir aferrados a un confort percibido como una conquista social, permanentemente amenazado, y sostenido sobre una disponibilidad energética y material que la humanidad no volverá a conocer.

“Todos los días son así, no podía imaginarlo cuando vine aquí. Sólo buscaba algo de paz, despierto cada día en medio de un huracán. Aquí, aquí, aquí no hay quien viva, aquí no, aquí no. La casa sobre mi se derrumba, al portero no le puedo encontrar, los vecinos me vigilan y escuchan, no...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí