1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

EL SALÓN ELÉCTRICO

La paz cogió su fusil

“¡Eres un valiente! Ve a atravesar las líneas y no olvides que, mientras estás arriesgando la vida entre tiros y metralla, nosotros estaremos pensando en lo idiota que eres”. Un recorrido por las mejores películas pacifistas

Pilar Ruiz 18/03/2022

<p>Fotograma de 'La chaqueta metálica'.</p>

Fotograma de 'La chaqueta metálica'.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

No puedo parar la guerra; he pagado por adelantado el alquiler del campo de batalla.

 Sopa de ganso (Hermanos Marx/Leo McCarey, 1933)

                                                                          

Si vis pacem para bellum es una frase fake. Un bulo milenario. De entrada, no lo dijo Julio César, señor famoso que sale en muchas películas, sino un desconocido llamado Vegecio allá por el año 390. Aquel tipo, amante de la precisión y la claridad como todos los romanos, escribió Igitur qui desiderat pacem, praeparet bellum. Traducido: “Quien deseara la paz, (por lo tanto) debiera prepararse para la guerra”.

La frase original está construida en forma de hipótesis, no en imperativo. Pero, ¿a quién le interesan los subjuntivos de una lengua muerta? Es más: ¿queda alguna lengua viva? Miles de lenguas –posiblemente más muertas que vivas– arengan hoy a las masas para que entren en guerra. Belicismo: nueva moda y vieja receta para sacar a las sociedades de las crisis y reactivar la economía –de algunos–. No son tiempos para Gandhis, no intenten imitar a ese señor pusilánime que no consiguió nada frente a un imperio. Borren de sus mentes todo lo que aprendieron en la infancia y adolescencia, la paloma de la paz de Picasso, el “haz el amor y no la guerra”, los cuentos y películas que te decían que la guerra era una cosa muy mala. Todo obsoleto. Para que estén ojo avizor, aquí tienen un puñado de ejemplos de mensaje antibélico escondido taimadamente en el mundo de las imágenes, acechando tras un golpe de clic o la programación de madrugada. 

¿Guerra nuclear? Si fueron ustedes adolescentes en los 80, ni se les ocurra ir de nostálgicos por la vida y ver con sus hijos o sobrinos Juegos de guerra (Badham, 1983) que, además de adoctrinar a los niños ochenteros para convertirse en hackers dosmileros, nos dejó traumados por culpa de aquel Def con Dos. Fíjense que a algunos, como César Strawberry, les ha llevado por muy mal camino. 

“La única manera de ganar es no jugar” Acojona, ¿eh? Pues tranquilos, que es pura propaganda y tan poco sutil como la astracanada de Kubrick en Teléfono Rojo, volamos hacia Moscú (1964) que además se mofa de los sabios y ponderados gobernantes occidentales poniéndolos al mismo nivel que los malvados rusos soviéticos. Vergonzoso.

“La única manera de ganar es no jugar” Acojona, ¿eh? Pues tranquilos, que es pura propaganda y tan poco sutil como la astracanada de Kubrick en Teléfono Rojo, volamos hacia Moscú

Por cierto, ¿les suena Vietnam? Hace unos días, un tertuliano –de esos que cada día se nos opinan encima– afirmaba que lo que más daño haría a la invasora Rusia sería la “vietnamización del conflicto” (sic) y los demás aplaudían. Estos lumbreras no son cinéfilos, benditos sean. Así que cuidadito con revisar Hair (Forman, 1979), no le vayan a confundir con un jipi: esta vez no cuela la excusa del musical. Y por mucha fama que tenga, ni se le ocurra tocar ese panfleto anti OTAN llamado Apocalypse Now (Coppola, 1979) ni con un palo. Nacido el 4 de julio (Stone, 1989) tampoco merece la pena: la historia –real– del soldadito condenado a una silla de ruedas de por vida, no es más que propaganda derrotista. Tampoco Platoon (1986) del mismo Stone. Aunque le hirieran dos veces en Vietnam y condecoraran con el Corazón Púrpura, qué va a saber ese menda de la guerra. También deben evitar aquella patochada de La chupa de chapa, más conocida como La chaqueta metálica (1987) por culpa de Stanley Kubrick, un pacifista de la peor especie; ya verán que su fementido nombre sale mucho por aquí.   

¿Y la guerra civil? ¿No caen? También llamada “la guerra de la fosa del abuelo” por un tal Casado –caído en singular batalla–. Ahí tienen La vaquilla, esa película antibélica de Berlanga. El mismo Franco dijo del valenciano que era algo peor que comunista: “Es un mal español”; epíteto muy de moda y del agrado de los rocabareistas como el político profesional Josep Borrell, esa estrella rutilante. Ya ven que todas las modas vuelven: también la de 1939.

¿Por qué guerra íbamos? Ah, sí. La ola pacifista desatada tras la Primera Guerra Mundial acabó fatal: en la Segunda, sin ir más lejos. Todo por culpa de esos autores empeñados en llorar sus penas a la población de sus respectivos países, ya fueran vencedores o vencidos. Luego vino el cine a hacer caja: en Italia, La gran guerra (Monicelli, 1959); en Francia, La gran ilusión (Renoir, 1937) y Capitán Conan (Tavernier 1997) adaptación del Goncourt Vercel, otro veterano del Somme. Y el best-seller del soldado alemán Erich Maria Remarque Sin novedad en el frente’se hizo película en Hollywood (Milestone, 1930). El más famoso de estos libelos es la prohibidísima en España –estrenada en 1986– Senderos de gloria (Kubrick, 1957), novela del exsoldado y guionista Humphrey Cobb que comienza con la cita: “Los senderos de gloria no conducen sino a la tumba" poema del que dicen fue hombre más culto de su tiempo, Thomas Gray (1716-1771). Muestra de que no hay que fiarse de los intelectuales. Ni de nadie que haga cine, no hay más que ver La cortina de humo (Levinson, 1997).

Kirk Douglas, sirviendo una ración de trinchera.

Kirk Douglas, sirviendo una ración de trinchera.

¿Que no quiere usted ir a la guerra? ¿Tampoco que vaya su hijo o su nieto? ¿Tendría usted el valor de desertar? No son preguntas pertinentes para los valentones mediáticos: hay que armar a todo Cristo hasta los dientes aunque no hayan visto de cerca ni una escopeta de feria, porque de esta no se libra ni Dios o lo que es lo mismo: Gary Cooper haciendo de cuáquero pacífico en La gran prueba (Wyler, 1956). Y que sepan que lo de refugiado tampoco cuela.  

Para película que se lleva la palma –y un premio del jurado en Cannes– de mala follá, la muy retorcida Jhonny cogió su fusil (Trumbo, 1971). Luis Buñuel se emperró en dirigirla y menos mal que no lo consiguió: ¿se imaginan la historia de un soldado sin cara, ojos, brazos ni piernas en manos de ese aragonés subversivo? Finalmente quien llevaría al cine su propia novela fue el mismo Trumbo, Trumbo (Roach, 2015): el guionista de Hollywood cazado y encarcelado por bruja comunista. Pues encima, pacifista: un tipo de lo peorcito.  

Los desastres de la guerra, Goya en Trumbo.

Los desastres de la guerra, Goya en Trumbo.

Aquí en España no hay mucha cinematografía sobre la Gran Guerra: se nota que fuimos neutrales a pesar de que Alfonso XIII tenía su corazoncito germanófilo. Por cierto, que la rajada española hizo florecer la economía en aquellos años y se amasaron fortunas vendiendo caro a las potencias en conflicto. Ganancias colaterales. Pero en Inglaterra cayeron como moscas y la gente se mosqueó. Hasta en The Kingsman (Vaughn, 2021), reciente adaptación del cómic homónimo y tan británica como Jack el Destripador, encontramos pacifismo a espuertas. Y eso que los villanos son de cómic: todas las figuras históricas del Mal –como la cúpula del partido Republicano en los Simpson– que se necesitan los unos a los otros para arrastrar al mundo a la destrucción bélica. Una tontería, pero en la que se cuela la lectura de uno de los poemas más antibelicistas de la Historia de la Literatura, aquí en la voz shakespeariana de Ralph Fiennes:

(…) Si pudieras oír, a cada tumbo, la sangre
Vomitada por pulmones de espuma corrompidos,
Obsceno como el cáncer, amargo como pus
De viles llagas incurables en lenguas inocentes,

Amigo mío, no contarías con tanto entusiasmo
A los niños que arden ansiosos de gloria
Esa vieja mentira: Dulce et decorum est
Pro patria mori.

¿Es dulce y honroso morir por la patria? El poema de Wilfred Owen dice que no. Robert Graves, también insigne poeta y autor de Yo Claudio, contó en sus memorias –Adiós a todo eso– que “Owen, convaleciente tras ser herido en batalla, no hacía otra cosa que repetir que había sido injustamente acusado de cobardía por un oficial superior.” Owen cayó en el frente de Francia, una semana antes del armisticio.

Ah, la cobardía, esa cosa con plumas. Blancas, como en Las cuatro plumas (Korda, 1939), película pacifista a su pesar, como la mayoría del cine de aventuras y/o bélico. 

¿Y los otros conflictos? Tranquilo, no vamos a hablar de Yemen, Haití, Etiopía, Malí o Myanmar, sino de Irak, mucho más popular gracias al cine

¿Y los otros conflictos? Tranquilo, no vamos a hablar de Yemen, Haití, Etiopía, Malí o Myanmar, sino de Irak, mucho más popular gracias al cine. En tierra hostil (Bigelow, 2008) retrata personajes que van camino del Hades y que pagan cada día su óbolo al barquero Caronte a modo de mordida. Soldados sin odio ni sentido del deber ni, por supuesto, patriotismo, sino atrapados en la inercia, el vacío. La Nada es el verdadero rostro del dios de la guerra. Bueno, y la propaganda: guerra justa y armas de destrucción masiva, la libertad contra la tiranía –tipejo pasa de amiguete tolerado a villano en cuestión de días–, protección de la democracia y sus intereses geopolíticos y energéticos porque el petróleo y los derechos humanos y nuestros valores, no me hables de jeques, hombre, es que estos se parecen a nosotros y en cambio los de Melilla… CORTEN. Nada, no han leído nada. Como tampoco han leído nada sobre ese país… Afganis¿qué? No existe, es un lugar inventado, como Libertonia

Dicho de forma mucho más brillante y con la sabiduría marxista de Sopa de Ganso: “¡Eres un valiente! Ve a atravesar las líneas y no olvides que, mientras estás arriesgando la vida entre tiros y metralla, nosotros estaremos aquí pensando en lo idiota que eres.”

Si no es usted un valiente, si tiene alguna duda, que nadie lo note. Disimulen gritando muy alto: ¡Viva Libertonia!

No puedo parar la guerra; he pagado por adelantado el alquiler del campo de batalla.

 Sopa de ganso (Hermanos Marx/Leo McCarey, 1933)

...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Pilar Ruiz

Periodista a veces y guionista el resto del tiempo. En una ocasión dirigió una película (Los nombres de Alicia, 2005) y después escribió tres novelas: "El Corazón del caimán", "La danza de la serpiente" (Ediciones B) y "El jardín de los espejos". (Roca, 2020).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Fernando

    Excelente, excelente. Después de las guerras vienen las posguerras, y también con títulos cinematográficos (espero que haya más artículos), gracias. Una aportación de títulos sobre la guerra de algunos cineastas japoneses: La Condición Humana, de Masaki Kobayashi El Arpa Birmana, de Kon Ichikawa La tragedia japonesa (y documentales), de Fumio Kamei

    Hace 8 meses 21 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí