1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

EL JUEGO INFINITO

La última partida de Ernesto Guevara (III)

Su última campaña en Bolivia puede leerse también en clave ajedrecística. El Che se decidió por el sacrificio. Todavía hoy se discute si esa fue su mejor o su peor jugada

Miguel de Lucas 1/08/2022

<p>Ernesto Guevara jugando al ajedrez en Cuba en los años 60. </p>

Ernesto Guevara jugando al ajedrez en Cuba en los años 60. 

Imgur

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Final de partida

Pasadas ya varias décadas, y cuando de Ernesto Guevara solo quedaba un saco de huesos enterrado a varios metros de profundidad en una fosa común de Bolivia, las manos desaparecidas permitieron resolver el enigma. Quedaba desvelado el último de los misterios. Durante tres décadas, el paradero del cadáver de Ernesto Guevara había sido una incógnita, otro de esos secretos que no hizo sino avivar su leyenda. “Después de su captura y asesinato a manos de militares bolivianos y en presencia de un agente de la CIA en octubre de 1967, el cadáver del hombre que fuera la mano derecha de Fidel Castro se había desvanecido”, escribe en su biografía Jon Lee Anderson. “Los oficiales que derrotaron al guerrillero más carismático del mundo quisieron negarle una tumba que se convirtiera en un lugar de homenajes públicos. Esperaban que la desaparición pusiera fin al mito del Che Guevara”.

En realidad, sucedería todo lo contrario. Aquella había sido la segunda equivocación de los captores. En La vida en rojo, otro de sus biógrafos, Jorge Castañeda, considera que a la hora de mostrar el cuerpo “el ejército boliviano cometió su único error de campaña”. Fue una inintencionada metamorfosis. En el lavadero del hospital de Vallegrande, para detener la descomposición y que nadie dudase de la identidad del difunto, un médico le abrió la garganta y le inyectó formaldehído. Esa noche y a la mañana siguiente, el cadáver, con los ojos abiertos de par en par, provocaba reacciones de pasmo. No solo daba la impresión de estar vivo, sino que entre los vecinos bolivianos y las monjas del Hospital se extendió el rumor de que el difunto presentaba un extraordinario parecido con el mismísimo Jesucristo. De hecho, en una escena que si no hubiera testimonios se diría sacada de una novela del realismo mágico latinoamericano, monjas y fieles arrancaron mechones de su pelo y de su barba para conservarlos como reliquias de santo.

El cadáver, con los ojos abiertos de par en par, provocaba reacciones de pasmo. Se extendió el rumor de que el difunto presentaba un extraordinario parecido con Jesucristo

A esas alturas, explica Anderson, ya se había decidido que el Che no tendría tumba. Los oficiales solo conservarían una parte de su cuerpo por si aún había incrédulos o si desde Cuba desmentían el fallecimiento. El general boliviano Alfredo Ovando Candia propuso entonces decapitar al Che y “conservar su cabeza como prueba”. El agente de la CIA Félix Rodríguez calificó en cambio la idea de “excesivamente bárbara” y sugirió que sería mejor cortarle un dedo. Al final ambos negociaron y llegaron al acuerdo intermedio de amputarle las manos.

Treinta años después, sería esa decisión lo que permitiera identificar los huesos. En 1995 las declaraciones de un general retirado llevaron al entonces presidente de Bolivia, Sánchez de Lozada, a levantar el secreto militar en torno al lugar donde reposaban los restos del comandante Che Guevara y sus guerrilleros caídos. Tampoco dar con la fosa fue tarea sencilla. La búsqueda, con un equipo de arqueólogos forenses y excavadoras rastreando cada palmo del aeródromo de Vallegrande, llevó más de un año. “Siguió la búsqueda”, añade Anderson, “pero no fue hasta julio de 1997, tras dieciséis largos meses de pesquisas, cuando, dentro de una fosa común, los investigadores dieron con el objetivo principal de su búsqueda: el esqueleto de un hombre sin manos”.

En más de una ocasión, sus rivales en el ajedrez se habían fijado en aquellas manos. Eran “lindas, parecían delicadas”, recuerda el gran maestro cubano Oscar Cuesta Torres. “Me percaté de que tenía una pequeña cicatriz en la mano derecha”. Cabe preguntarse cuántas piezas movieron a lo largo de su vida esos mismos dedos. Jugó tantas veces que se reencontró con viejos rivales. En sus años como ministro del Gobierno cubano, el Che tuvo la fortuna de medirse de adulto con los ídolos que conoció siendo adolescente. Se sabe, por ejemplo, que antes de su primer gran viaje en motocicleta por lo que llamó “la vasta geografía latinoamericana”, Ernesto Guevara frecuentó el hotel provincial, en Mar del Plata, epicentro de algunos de los campeonatos de mayor nivel que se disputaban en Argentina. Así lo cuenta Manuel Azuaga en su libro Cuentos, jaques y leyendas: 

“Le gustaba pasear por los tableros, ser testigo y notario de la clarividencia de los mejores jugadores del momento. Por encima de todos, el Che admiraba el estilo del chileno René Letelier, un tipo que nunca fue gran maestro pero que derrotó al mismísimo Bobby Fischer. En los años 60, Letelier pasó varias veces por Cuba para jugar el Torneo Panamericano y el Memorial Capablanca. En una de estas visitas, le susurraron al oído: ‘Hay alguien que lo quiere saludar, maestro’. Letelier pensó que sería otro chileno de viaje por la isla. Esperó cinco minutos en un enorme salón, expectante, hasta que apareció el comandante ‘Che’ Guevara y le saludó de un modo extraño: ‘Usted no me conoce, pero yo le conozco mucho a usted’. Letelier creyó que se trataba de una broma. Entonces, el Che le invitó a tomar un té y le aclaró lo que sucedía: ‘Siendo yo un muchacho, siempre le pedía a los maestros que me explicaran sus técnicas después de las partidas, y el único que me dedicaba atención era usted. Por eso le estaré siempre muy agradecido’”. 

Se conserva también una imagen, posiblemente tomada hacia los mismos años, en que el gran maestro ruso Evgenievich Taimánov y el campeón del mundo Vasili Smyslov se divierten planteando al comandante un problema particularmente difícil de resolver. Sabían que Guevara era un gran aficionado a esa clase de acertijos. De hecho, hay una anécdota que ilustra tanto su pasión por el juego como una cuanto menos curiosa relación con la prensa. José Luis Barreras, primer comisionado nacional de ajedrez y encargado de la sección dedicada al juego ciencia en el periódico Revolución, lo ha contado cientos de veces. “Che estaba al tanto de los problemas que aparecían en la sección de ajedrez del periódico Revolución, y en cierta ocasión me criticó por haber incluido un problema de mate en dos muy fácil en un concurso de problemas que efectuaba el periódico”. En respuesta a la crítica, Barreras publicó en el número siguiente, (9 de octubre de 1961) el problema más difícil que pudo encontrar, con un mate en tres jugadas y una insólita dedicatoria: “dedicado al Che”. La jugada era tan críptica que llevó al comandante a darle vueltas al desafío durante una semana, hasta que llamó a la redacción del periódico para anunciar que por fin tenía la respuesta.

“Desde luego que el ajedrez es un pasatiempo”, manifestó Ernesto Guevara ante los periodistas en el Torneo Memorial Capablanca. “Pero es también un educador del raciocinio y los países que marchan a la cabeza del mundo en esferas más importantes son los que tienen también los mejores equipos de ajedrecistas”. Era muy consciente, como le enseñó su instructor en la guerrilla, Alberto Bayo, que desde hacía siglos ejércitos y soldados habían afilado sus mentes desplazando arriba y abajo peones, alfiles y caballos. 

En los días de Sierra Maestra, en la campaña del Congo o en sus últimas semanas con vida en Bolivia, nunca consideró una pérdida de tiempo pasar tardes enseñando a jugar a los soldados a su cargo.  Se trataba, en realidad, de una estrategia a largo plazo. “La guerrilla para el Che era una escuela no sólo militar, sino cultural y educacional, se preocupaba por formar a los futuros cuadros de la Revolución”, recuerda Harry Villegas, quien estuvo a sus órdenes en los tres países. “Apreciaba la actividad del ajedrez como deporte ciencia, capaz de contribuir al desarrollo del intelecto, de la actividad psíquica del hombre, de su pensamiento. Estimaba que, por su naturaleza, desarrollaba también el pensamiento militar, la capacidad de tomar decisiones bien meditadas, sopesadas con rapidez, en un período limitado de tiempo”.

Desde luego, no escasearon los momentos que demandaban sangre fría y capacidad de atención. Algunos los resolvió con éxito. Por ejemplo, adelantarse a los planes del enemigo y preparar una defensa eficaz contra la invasión de Bahía de Cochinos por una fuerza paramilitar de exiliados cubanos patrocinada por el gobierno de Estados Unidos. También si la tensión se volvía absoluta. Como ocurrió durante la crisis de los misiles en octubre del 62. Cuando la instalación de misiles nucleares soviéticos apuntando a Estados Unidos desde Cuba y la consiguiente reacción de Washington daban la sensación de precipitar repentinamente al mundo al borde de la tercera guerra mundial y el inevitable Armagedón atómico, Guevara dio una orden que en boca de cualquier otro habría sonado extravagante, pero que en su caso resultaba natural. De acuerdo con el relato de José Luis Barreras: “Cuando la crisis de octubre fue trasladado a Pinar del Río; en la cueva de los Portales, donde radicaba su puesto de mando, le dijo a uno de sus oficiales: –Ve a la Habana y trae seis juegos de ajedrez de madera, que no sabemos cuánto va a durar la guerra”.

Para entonces, toda Cuba se había convertido en la casilla central de una partida de mayor envergadura, una sangrienta batalla ajedrecística a gran escala (también llamada Guerra Fría), que enfrentó durante décadas a Estados Unidos y la Unión Soviética. El tablero era el mundo, pero en América Latina se vivieron algunos movimientos decisivos. Dentro de ese juego peligroso, en La Habana se daba apoyo y se fomentaba la irrupción de movimientos guerrilleros por todo el continente, mientras que desde Washington se patrocinaba una cadena de golpes de Estado destinada a implantar dictaduras militares y cubrir la región de cadáveres, desgarrando si cabe aún más las venas abiertas de América Latina.

Tal y como le había confesado en aquella lejana partida de ajedrez al maestro checo Ludek Pachman, lo suyo sencillamente no era ser ministro

Mientras el mundo ardía en llamas, Ernesto Guevara comenzó a sentir que su sitio no estaba en Cuba. Mucho se ha escrito, discutido y especulado sobre las razones que le llevaron, cumplidos los 36 años, a abandonar a su esposa, sus cinco hijos, su ciudadanía honoraria, su puesto de ministro y de comandante y su autoridad en la isla para lanzarse a otras aventuras con la idea de iniciar una revolución a escala planetaria. Pudo ser porque había dejado de ver las cosas como Fidel Castro. Pudo ser porque el mito del Che se tragó a la persona de Ernesto Guevara y su fama legendaria le exigía cumplir con un papel imposible. Pudo ser porque comenzaba a simpatizar más con la China de Mao que con la Unión Soviética de Khrushchev y Brezhnev. Pudo ser también porque se veía en primer lugar como latinoamericano en lugar de como cubano. O puede ser, según dice Paco Ignacio Taibo II, porque “siempre tuvo pulgas en los pies”. En todos los casos, tal y como le había confesado en aquella lejana partida de ajedrez al maestro checo Ludek Pachman, lo suyo sencillamente no era ser ministro. No había venido a este planeta para diseñar planes quinquenales ni revisar estadísticas sobre toneladas de exportación de azúcar. A partir del quinto año perdió el interés en los asuntos de gobierno. De ser una pieza del ajedrez, Ernesto debía sentirse como un caballo situado en una esquina del tablero, enfurecido al ver limitados sus movimientos y anhelante de una esquina a la que dar el salto. Como dijo otro gran maestro, el ruso Mark Taimánov, “pensaba que su lugar estaba en las barricadas y no en las oficinas”.

El sueño –o según sus muchos enemigos, el delirio– de la revolución mundial le llevó primero al Congo, de abril a noviembre del 65. Después, en el 67, sediento de otra aventura guerrillera, viajó hasta el río Ñancahuazú, en Bolivia, donde instaló su campamento. Aquella fue su última partida. No había cumplido los 40 años cuando lo atrapó el destino. La muerte a la que llevaba burlando desde niño dejó de concederle prórrogas. Difícilmente pudo tomarle por sorpresa, pues al cumplir los 18, como escribió en un poema profético, intuyó que no moriría de viejo. “Las balas, qué me pueden hacer las balas si mi destino es morir ahogado (…) Morir, sí, pero acribillado por las balas, destruido por las bayonetas, si no, no. Ahogado, no”.

Nadie viajó tan lejos, ni pasó tantas noches durmiendo a la intemperie, ni libró tantas batallas ni cruzó tantos países para dar con su propia sepultura. La suerte, hasta entonces su aliada, había dejado de sonreírle. Quizá desde la distancia del tiempo los errores estratégicos se vean ahora nítidos, pero para el guerrillero, el último momento de su vida también podía leerse en clave ajedrecística. Ernesto Guevara veía que en Bolivia podía comenzar a derrumbarse el imperialismo estadounidense con una secuencia semejante a la que derrumbó el imperio español. No por casualidad el país debía su nombre al Libertador, Simón Bolívar.

En Che Guevara, una vida revolucionaria, Lee Anderson utiliza la expresión “sacrificio necesario”. Señala que el Che, en su mensaje a la Tricontinental, “convocaba a los revolucionarios del mundo a crear dos, tres… muchos Vietnam. (…)  Sería una ‘guerra total’ contra los yanquis, desde la periferia del imperio hasta llegar a su propio territorio”. En esa estrategia, Bolivia sería el primer paso para provocar el estallido inicial de una serie de conflictos persistentes imposibles de controlar. 

En el juego del ajedrez existe, de hecho, un movimiento similar. Es el llamado “presente griego”. Se trata de un sacrificio conocido, en el que el alfil de uno de los ejércitos se estampa contra la hilera de peones para dar jaque al rey enrocado y permitir así la entrada de la dama por la columna descubierta. En pocas palabras: la pieza sacrificada pone en movimiento el primer engranaje de un mecanismo que conduce inexorablemente al jaque mate. 

La pieza sacrificada pone en movimiento el primer engranaje de un mecanismo que conduce inexorablemente al jaque mate

El presente griego es una jugada arriesgada, donde se decide la partida en una dirección o en otra y que para funcionar requiere de dos condiciones. Primero, el alfil debe contar con el refuerzo de más piezas. Segundo, el jugador contrario no debe contar con opciones de protegerse. En Bolivia, al Che Guevara vio cómo el plan se precipitó cuesta abajo. Todo lo que había funcionado años atrás en Sierra Maestra daba la sensación de ser un espejismo. El grupo de revolucionarios no encontró apoyo local. El partido comunista boliviano rechazó sumarse a la lucha armada. Los indígenas miraban a los guerrilleros, barbudos, sucios y armados con más asombro y temor que esperanza. “En verdad, el Che y sus hombres estaban librados exclusivamente a sus propios medios”, resume Lee Anderson. “El enemigo estaba avisado, sus fuerzas estaban divididas y en fuga; no tenía el respaldo de Cuba o de las ciudades bolivianas ni el apoyo de los campesinos. Las cosas difícilmente podían estar peor”. Y mientras el canal de comunicación con La Habana se había perdido, en el otro lado se desplegaban todos los medios. “Apenas se supo que el Che estaba en Bolivia, el mecanismo se puso en marcha. Un grupo de las Fuerzas Especiales norteamericanas (los ‘Boinas verdes’) fueron rápidamente a Bolivia para crear un batallón Ranger de contrainsurgencia, y la CIA empezó a reunir a cientos de agentes para una nueva misión: hallar al Che e impedir que encontrara apoyos en el país”.

Enfermo y demacrado, con la ropa hecha pedazos, el Che sufre de ataques de asma sin medicamentos con los que tratarse

Ya no hubo tiempo para más partidas ni para pensar en el ajedrez. En su Diario de Bolivia, las últimas notas manuscritas de Ernesto Guevara reflejan un reguero de adversidades. Muere Eliseo Reyes. Muere Juan Vitalio Acuña. Tamara Bunke Bider (alias Laura Gutiérrez, alias Tania) es acribillada. Cada día trae la noticia de otra masacre o de nuevas bajas. Enfermo y demacrado, con la ropa hecha pedazos, el Che sufre de ataques de asma sin medicamentos con los que tratarse. 

Y así llega su final. El 8 de octubre, en un combate que dura varias horas, Ernesto es herido en la pierna en la Quebrada del Churro. Tras rendirse, es conducido hasta una escuela abandonada del poblado de La Higuera, el lugar donde habría de pasar la última de sus noches. Las versiones sobre lo que ocurrió al día siguiente varían según los testigos, pero la orden que llegó del alto mando desde La Paz era inequívoca: “proceder a la eliminación del señor Guevara”. El encargado de ejecutar la sentencia sería el sargento Mario Terán, cuya vida quedaría marcada por lo que ocurrió en ese instante. Lo que sabemos de las últimas palabras del Che procede del relato de su asesino. Al entrar en la escuela, Terán siente vértigo. Entonces escucha una voz. O para ser más precisos, una orden. “Sé que viene a matarme. Apunte bien y dispare, cobarde, sólo va a matar a un hombre”. 

El disparo, de algún modo, debió sonar como un jaque mate. No sabremos nunca, en cambio, si al igual que en las novelas de García Márquez, muchos años después, en esa noche eterna en la escuela abandonada o frente al hombre asustado que le apuntaba con su pistola, el comandante Che Guevara habría de recordar aquella tarde remota en Alta Gracia en que su padre le enseñó por vez primera el movimiento en forma de L del caballo o las diagonales infinitas por las que se mueven, sin encontrarse nunca, los alfiles de casillas blancas y negras.

------------------------

Epílogo: lo que fue de las manos

Ernesto Guevara de la Serna fue declarado muerto en la localidad boliviana de la Higuera el 9 de octubre de 1967. La fecha de la muerte fue inicialmente falsificada. Como dice Jon Lee Anderson, “es una de las pocas personalidades públicas de los tiempos modernos cuyos certificados de nacimiento y defunción son falsos”. Como es sabido, Celia de la Serna cambió la fecha en que dio a luz a su hijo para ocultar a su familia que el día de su boda ya estaba embarazada. “Parece singularmente apropiado que Guevara, quien dedicó la mayor parte de su vida adulta a las actividades clandestinas y murió a causa de una conspiración secreta, iniciara su vida con un subterfugio”. Tras su muerte, las manos amputadas al cadáver del Che siguieron un recorrido insólito. Desde Vallegrande fueron enviadas en dos botes en formol al entonces ministro de Interior de Bolivia (y agente encubierto de la CIA), Antonio Arguedas. A falta de un lugar mejor y sin decidirse muy bien qué hacer con ellas, se dice que durante semanas o meses Arguedas las escondió debajo de su cama. Desde allí viajaron más tarde en valija diplomática hasta Budapest. Primero en un avión de Iberia que pasó por Madrid y a continuación en un vuelo de Air France hasta Hungría. Custodiado por diplomáticos bolivianos, el peculiar y secreto equipaje siguió hasta Moscú. Al cabo de dos años, las manos llegaron a La Habana, donde Fidel Castro las recogió el 6 de enero de 1970. Tuvo que pasar otro cuarto de siglo hasta que el 12 de julio de 1997 los restos de Ernesto Guevara y los seis guerrilleros enterrados en la misma fosa común de Bolivia fueran trasladados a Cuba. Este periodista ignora si los huesos y las manos de Che llegaron en algún momento a reunirse. En 1999, la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE), concedió a Ernesto Guevara la orden de Caballero del Ajedrez a título póstumo por la promoción y la popularización del juego ciencia durante sus primeros años como ministro en el Gobierno de Cuba.

----------------------------

Para saber más:

Manuel AZUAGA, Cuentos, jaques y leyendas, Sevilla, Renacimiento, 2021.

Lázaro Antonio BUENO PÉREZ, El Che y el ajedrez, Camagüey, Editorial Ácana, 2005.

Ernesto CHE GUEVARA, Diarios de motocicleta. Notas de un viaje por América Latina, Madrid, Los libros de la Catarata, 2021.

Ernesto CHE GUEVARA, El diario del Che en Bolivia, La Habana, Editorial de Ciencias Sociales, 1994.

Jorge G. CASTAÑEDA, La vida en rojo. Una biografía del Che Guevara, Ciudad de México, Debolsillo, 2016.

Jon LEE ANDERSON, Che Guevara. Una vida revolucionaria, Barcelona, Anagrama, 2006.

Paco Ignacio TAIBO II, Ernesto Guevara, también conocido como el Che, Barcelona, Crítica, 2017.

La sección: El Juego Infinito

En esta sección aparecerán con periodicidad incierta una serie de crónicas improbables sobre ajedrez y política. Hablaremos aquí de batallas dentro y fuera del tablero, de guerrilleros devotos de las 64 casillas, de ajedrecistas que vendieron su alma al diablo, de filósofos y artistas que se dejaron los sesos en busca del jaque mate perfecto. Habrá tiempo para artimañas de tahúres, reyes destronados, peones heroicos y cenizas de alfiles. Disfruten del juego.

Final de partida

Pasadas ya varias décadas, y cuando de Ernesto Guevara solo quedaba un saco de huesos enterrado a varios metros de profundidad en una fosa común de Bolivia, las manos desaparecidas permitieron resolver el enigma. Quedaba desvelado el último de los misterios. Durante tres...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Miguel de Lucas

Es doctor en Literatura española.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí