1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

GANANCIAS DESORBITADAS

Los bancos: pa’la buchaca

Gracias a su condición de oligopolio privado, el sector de la banca ha aumentado sus márgenes de beneficio en los últimos años a costa del dinero de la ciudadanía

Emilio de la Peña 16/02/2023

<p>Beneficios récord de la banca.</p>

Beneficios récord de la banca.

Malagón

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

De todos los sectores económicos en España el que ocupa una posición más perversa para la ciudadanía es posiblemente el de la banca. Ha alcanzado la condición de oligopolio privado gracias al apoyo de sucesivos gobiernos.

No voy a escribir ahora sobre el dinero que costó al Estado salvar a los bancos por la crisis financiera y por el atracón que se pegaron con las hipotecas. Suman 66.500 millones de euros más 35.000 millones aportados a la Sareb, el banco malo, para que se quedara con miles de viviendas en poder de los bancos por impago. Tampoco me ocuparé de su negativa a poner un límite máximo a las hipotecas. Esto ya es conocido. Como lo es que las grandes entidades se quedaron con los bancos hundidos y saneados luego por el Estado. Describiré cuál es el modo en que los bancos ganan dinero.

A diferencia de los demás sectores, no producen energía, ni obras públicas o residenciales, tampoco equipos industriales. La banca no produce, genera intereses a los demás, con los que gana dinero. La banca es el sector más poderoso y además rentista. Pero a diferencia de otros rentistas, consigue beneficios con el dinero ajeno, no con el propio. En realidad, a los clientes de los bancos se les debería llamar prestamistas bondadosos. Son ellos los que prestan dinero al banco en primer término y a un interés ahora muy bajo, incluso a interés cero. La entidad financiera usa ese dinero que le depositan los llamados clientes y se lo presta a otros clientes, que pagan por ello un interés.

La banca no produce, genera intereses a los demás, con los que gana dinero

¿En qué consiste ese juego tan ridículo? Pues en que, por el dinero que le prestan los clientes bondadosos el banco les da unas migajas. Y ese mismo dinero, que no es suyo sino ajeno, el banco lo presta, y por ello cobra a otros clientes unos intereses siempre mayores. La diferencia entre uno y otro es el margen de intermediación o de intereses. Por ese jueguecito, los cinco mayores bancos de España ingresaron el año pasado 70.024 millones de euros.

Tengo un conocido al que, de vez en cuando, algún empleado del banco donde tiene (prestado) su dinero le propone que pida un crédito a la entidad.

–Yo no necesito dinero prestado –le responde–, lo deberían saber ustedes. Si yo le presto dinero a este banco, y en cierta cantidad, sería tonto si ahora le pidiese al banco que me conceda un crédito, es decir, que me preste el dinero que yo le tengo prestado... Bueno –se dijo a sí mismo– para el banco no sería tan tonto, porque a mí me dan cero intereses por mi dinero y si les pido el crédito me cobrarán un 6,5 por ciento. La consecuencia es que el banco más que tonto es un timador –concluyó–.

Esa es la parte más importante de su cacería, aunque además ganan con otras cosas. El dinero también se lo presta el banco de todos, el Banco Central Europeo. De hecho, en los años de la crisis financiera, el BCE prestaba a los bancos grandes cantidades y a tipo de interés cero. También pueden pedirlo prestado a otros bancos extranjeros. Y luego... la misma mecánica, conceder créditos a sus clientes. A un interés mayor, por supuesto. Eso ocurrió especialmente durante los años del boom inmobiliario y empresarial, que condujo a la crisis financiera. Los bancos se emborracharon dando créditos con dinero ajeno hasta que llegó un momento en el que ya no hubo forma de devolverlo. Así nos arrastraron a todos al fango. Esto último lo cuento para completar la narración de cómo los bancos son capaces de todo.

Ahora, el BCE ha dejado de prestarles a interés cero. La teoría económica monetarista dice que cuando hay inflación hay que restringir el dinero disponible para contener el alza de los precios. Y para eso el BCE sube el tipo de interés del dinero que les presta a los bancos. Ahora los bancos han comenzado a prestar a sus clientes a intereses más altos. ¿Quién está ganando con ello? Pues ¿quién va a ser? Los bancos. Ellos han subido el interés a sus hipotecados y a nuevos clientes a los que conceden créditos. Mientras, el dinero que dan por los depósitos apenas ha subido, sigue siendo casi ridículo. La consecuencia es que el margen de intereses de los bancos se ha incrementado con fuerza. Y ahora las entidades están obteniendo la ganancia más alta por cada euro prestado desde hace 20 años.

Pongamos que alguien tiene en el banco 5.000 euros. Realmente se los está cediendo a la entidad y recibe por ello 9,2 euros al año. Es lo que le cuesta al banco disponer de ese dinero. La entidad se los presta a otro cliente y le cobrará por ello 106,7 euros en un año. El margen que se lleva el banco en este caso es 97,5 euros.

Claro, esto es una simplificación, porque los datos se han calculado sobre la media de todas las entidades y todos los créditos, el negocio es más complejo y completo. Además de estos casi 80.000 millones que consiguieron el año pasado, procedentes de la diferencia entre lo que dan al cliente por el dinero que pone en el banco (que presta al banco en realidad) y lo que cobra a otros clientes prestándoles ese mismo dinero, hay otro botín, el de las comisiones. Se cobra por todo: por administración de una cuenta, por mantenimiento de una cuenta (no confundir, son dos comisiones distintas), por declaración de impago de un cheque, por orden de transferencia, por retirada de efectivo en ventanilla (es decir, por hacer uso de tu dinero, que prestaste al banco sin cobrar nada a cambio), por gastos de correo, por traslado de acciones u otros valores a otra entidad, etc. Yo he contado en la web del Banco de España hasta 42 comisiones distintas. La misma web deja claro que “Las comisiones bancarias son libres. Los bancos podrán cobrar lo que libremente decidan excepto en aquellos casos en los que el importe de las comisiones estén limitados por una norma, como en la cancelación anticipada de una hipoteca o de un crédito al consumo”. Lo de que son libres viene en letra negrita en la propia web del Banco de España, para que quede claro. En total, los bancos ganaron 27.360 millones de euros con las comisiones en 2021. Falta por conocer el dato completo de 2022, pero se acercará a los 30.000 millones. Se podría argumentar que es para costear la gestión de cada banco. Pero no hay que olvidar que ya cuentan con los beneficios logrados con el dinero del margen de intereses, obtenido con los depósitos de los clientes.

En 2022 los cinco bancos más importantes de España ganaron 20.589 millones de euros, un 22% más que el año anterior

También están las comisiones de los fondos de inversión que cobran las entidades a través de sus gestoras y que no figuran en el balance de los bancos. Cobran al cliente por el depósito de su plan, por su gestión, por su suscripción y por su reembolso. O las de los planes de pensiones, en este caso solo dos. Estas suponen menos que las que son propiamente del banco, pero no deja de ser “más dinero pa’la buchaca”.

Esto y otras cosas, ninguna de ellas propiamente productivas, hacen que en 2022 los cinco bancos más importantes de España ganasen 20.589 millones de euros, un 22 por ciento más que el año anterior.

Y al que le moleste, que no tenga cuenta en el banco. Bueno, pues eso no es posible, porque a través de ella se cobra la nómina o la pensión, se paga el IRPF o cualquier cosa, hasta el abono al club de fútbol o una multa, si se te ha pasado la hora de aparcamiento regulado.

No es que los bancos deban desaparecer. En un mundo económico complejo como este son imprescindibles para pagar o cobrar, para tener el dinero ahorrado y para conseguir créditos con los que acometer gastos que uno sólo podría pagar en muchos años. Lo mismo para las personas de a pie que para las empresas o incluso los Estados. Pero ¿por qué no son públicos, si prestan un servicio público? No está bien que dichas necesidades se cubran a voluntad de unos propietarios o unos administradores que engordan sus carteras con el dinero de otros. Y se quejan, como si fueran indigentes, cuando se les pone un nuevo impuesto para corregir, solo un poquito, su desorbitada ganancia.

De todos los sectores económicos en España el que ocupa una posición más perversa para la ciudadanía es posiblemente el de la banca. Ha alcanzado la condición de oligopolio privado gracias al apoyo de sucesivos gobiernos.

No voy a escribir ahora sobre el dinero que costó al Estado salvar a los bancos por...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Emilio de la Peña

Es periodista especializado en economía.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. jmfoncueva

    juan-ab: me honra que me preste atención alguien que escribe comentarios tan razonados y bien escritos como los de usted. Muchas gracias.

    Hace 1 año

  2. juan-ab

    jmfoncueva, también lo pensé cuando leí el magnífico artículo (tan pedagógico y fácil de entender que tendría que circular mucho) de Emilio de la Peña. Los banqueros, además de lo que señala el artículo (que sólo se ciñe a lo más elemental), ganan dinero con nuestro tiempo al obligarnos al "hágaselo usted mismo" (internet) o haciéndonos perder el tiempo cuando por ser personas ancianas (sin opción de internet) hemos de desplazarnos a otra localidad porque en la nuestra no hay sucursal ni cajero por haber sido eliminadas muchísimas oficinas. Oficinas que son vendidas (más pa'la buchaca) y empleados "regularizados" que pasan a cobrar el paro de la Seguridad Social (eso que es de todos) y suma y sigue... Y luego aún están los sueldos: a los empleados se les sube el 5% y a los altos directivos el 20% (de un sueldo que ya era entre 20 y 30 veces superior que el de sus empleados). Estos son los riesgos y la creación de riqueza (Juan Roig, dixit) de los esforzados empresarios y banqueros. Como muy gráficamente dice Gerardo Tecé, no es ya que nos meen y digan que llueve, no, es que "ahora nos mean encima y, como ya hay confianza, nos ponen a analizarles el nivel de ácido úrico." Claro que aún no se han hecho acreedores de un "canallas"( aunque sea cariñoso).

    Hace 1 año

  3. jmfoncueva

    ...y todo ello contando con que, en efecto, tengas una sucursal a mano, para poder retirar tu dinero. Y si la tienes, que te atiendan, pues se han deshecho de casi todos los empleados. Tú pagas por trabajar, pues tendrás que hacer esa transferencia u otra operación por la que te cobran comisión. En resumen, tú no tienes banco, el banco te tiene a ti. Salud,

    Hace 1 año

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí