1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

JAVIER MOSCOSO / FILÓSOFO

“En España discutir es prevalecer. Tiene que acabar en una derrota o en una victoria”

Sebastiaan Faber 19/05/2023

<p>Javier Moscoso.</p>

Javier Moscoso.

Cedida por el entrevistado

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Es difícil pensar en un historiador cultural español cuyos libros hayan tenido una mayor proyección internacional que los del filósofo Javier Moscoso (Madrid, 1966), autor de Historia cultural del dolor, Promesas incumplidas o Historia del columpio. Ha trabajado en París, Londres, Berlín, Chicago y Boston; actualmente ocupa una plaza en el CSIC.

En marzo, Moscoso fue nombrado director de la Revista de Libros. Fundada en 1996 y dirigida hasta hace poco por el filósofo y físico Álvaro Delgado-Gal, la RdL siempre ha querido ser la versión española de la legendaria New York Review of Books o sus equivalentes en Francia, Gran Bretaña o Alemania, dirigiéndose a “un público lector, muy formado y con intereses más amplios que los correspondientes a su especialidad”. En la práctica, el proyecto ha tenido sus altibajos. En 2011, cuando perdió el apoyo de Caja Madrid, parecía condenado a muerte. En 2014 logró resucitar como revista digital, editada por una Asociación de Amigos con el apoyo de la Caixa, el Colegio Libre de Eméritos y otras entidades.

“Tenemos mucho trabajo por delante”, me asegura Moscoso cuando hablamos a finales de abril. “Nos dejaron la despensa vacía. El frigorífico parece el de un soltero: hay un bote de mostaza. Estamos construyendo un nuevo consejo editorial y tenemos un proyecto que me hace mucha ilusión. Pero vamos a tardar un poco en sacarlo adelante”.

¿Por qué decidió asumir el reto?

Representa una nueva etapa en mi vida que viene en el momento justo. La universidad es tremendamente conservadora. Lo es históricamente. Nunca ha sido progresista. Quien piensa que la cultura y el progreso se dan en la universidad se va a llevar una tremenda desilusión. A mí la política universitaria siempre me ha dado igual, porque la he visto continuamente atrapada en las miserias de una especie de tardofeudalismo. En ese contexto, esto de Revista de Libros me ha llegado un poco como el maná. Ahora puedo ver a otras personas fuera de la universidad, que creo que tienen una visión de la cultura mucho más amplia, y fuera de los ámbitos disciplinarios, que son como los viejos cuerpos del Estado donde hay siempre un personaje con una garrota diciendo lo que puedes ser y lo que no.

La universidad es tremendamente conservadora. Lo es históricamente. Nunca ha sido progresista

¿Qué planes tiene?

Para empezar, hay que traer la Revista de Libros al siglo XXI. Abrirla, hacerla más diversa. La verdad es que había quedado muy sesgada. No había casi mujeres, por ejemplo, ni en el patronato ni en el consejo editorial ni entre los autores. Eso ya rozaba un poco el escándalo. También hay muy poca presencia americana. Todo eso tiene que cambiar. De hecho, el consejo editorial que hemos hecho ahora tiene más mujeres que hombres. También habrá que abrir el espectro ideológico y generacional. Siempre me ha gustado rodearme de personas inteligentes que piensan distinto. ¡Que viva la discrepancia! Eso sí, no podemos hacer una revista con errores gruesos o con documentación no contrastada. Después, tengo el firme propósito de recuperar la vieja esencia del proyecto: que sea una revista de libros. Que publique reseñas que no sean académicas, pero tampoco esa cosa muy desvirtuada que sale bajo ese rótulo en los suplementos culturales de los grandes periódicos. Cuando un autor emplea cinco años en hacer un libro, me parece que merece más que 800 palabras en un dominical. Y cuando digo que quiero volver al libro, me refiero a todo el mundo que le rodea: las y los editores, las editoriales, las colecciones. También de las muchas y maravillosas editoriales pequeñas que hay en el mundo hispanohablante.

¿Tiene alguna experiencia dirigiendo revistas?

Ninguna. Eso sí, he dirigido equipos. Y entiendo cuáles son las líneas maestras del proyecto. Pero, fíjate, hay trabajos en los que tener experiencia puede tener ventajas pero también inconvenientes. Cuando te nombran ministro de Agricultura, nunca lo has sido. Todos los puestos de responsabilidad que yo he tenido en la vida nunca los había desempeñado antes y no había nada que pudiera hacer pensar que yo fuera a realizar ese trabajo de manera exitosa. El problema, para mí, no es a quién nombras en la cúspide –es decir, quién asume la última responsabilidad– sino de quién se rodea esta persona. Así, para mi consejo editorial, elijo naturalmente a personas que saben mucho más que yo. Mi responsabilidad también será conseguir una mayor financiación, sobre todo a medio plazo.

¿Cuál es el presupuesto anual de la revista?

No te lo puedo decir porque lo desconozco. Sé más o menos lo que cobra cada uno dentro de mi equipo y los otros gastos. Podría hacer la cuenta, pero realmente me da igual. Lo que sí he observado es que me hace falta más dinero del que hay. En su primera etapa, la revista tuvo mucho éxito en parte porque pagaba muy bien a sus colaboradores. Es una situación a la que quiero volver. Lo que en este momento está encima de la mesa es pasar a un modelo de suscripción. A mí no me termina de convencer. Me gustaría que la revista siguiera siendo gratuita, salvo tal vez en papel, al que me gustaría volver también.

Si no me equivoco, una de las fuentes de financiación para la segunda etapa de la revista era el Colegio Libre de Eméritos. ¿Sigue involucrado?

No lo sé. Sí me parece que compartimos patrocinadores. La Mutua Madrileña, por ejemplo, financia parte del Colegio y también nos financia a nosotros.

Me gustaría que la revista siguiera siendo gratuita, salvo tal vez en papel

¿Hay políticas para asegurar un cortafuegos entre los financiadores y la política editorial?

Por supuesto. Yo desde luego no voy a aceptar tutelas de los patrocinadores.

Tan obvio quizá no sea. Quiero decir que las tutelas sí se dan en otros medios.

Será en los grandes medios de comunicación, porque son grandes corporaciones. Pero yo no sé honestamente cuáles serán los intereses en influir en la política editorial de la Revista de Libros de la Mutua Madrileña o cualquier otra empresa privada que financie este proyecto. Supongo que lo que les interesa es contribuir altruistamente a la cultura española. O les interesará por la publicidad, por la trayectoria y la proyección que tiene la revista. No lo he pensado. Yo lo que tengo claro son las líneas maestras del proyecto. No me imagino que de repente llegue uno de los patrocinadores y me diga: “No publiques a Sebastiaan Faber”. Y si hubiera presiones de ese tipo, para eso también estoy yo como director: soy el que asume las responsabilidades y quien dimite si hace falta. Y no pasa nada. Tengo mi trabajo, escribo mis libros. No tengo ninguna necesidad de hacer esto. No digo que yo sea insobornable, pero si no me gusta una decisión, me voy y ya está, que lo haga otro.

Medios como esta revista, así como la New York Review, la London Review, etcétera, se sitúan justo en la frontera entre la universidad y la esfera pública. Aunque se dirigen a lectores no especializados, gran parte de su público y de sus colaboradores provienen del mundo académico. Esto quiere decir que tienen que lidiar con la cultura académica y la cultura de la esfera pública del país. En España, me parece que ni la una ni la otra se han distinguido, precisamente, por haber fomentado una cultura del diálogo: no ha habido espacios, quizá, pero tampoco mucha costumbre o, siquiera, voluntad. Para mí, lo que pasa por diálogo en España en realidad son luchas por el poder o por el control institucional. ¿Soy demasiado pesimista?

Estoy completamente de acuerdo con tu diagnóstico. Aquí en España discutir es prevalecer. Los debates son peleas de gallos que en realidad son meta-peleas, porque no obedecen a ningún interés por el objeto de estudio, sino solo, como tú has señalado, al deseo de establecer cuál es el ámbito territorial. Un poco como la meada del perro en el árbol. Esto es lamentable por dos motivos. Primero, porque se deja de lado lo que es el interés inicial, que es el aprender colectivamente o, como se dice ahora, la inteligencia colaborativa. Y segundo porque lo mueve la idea mezquina, incluso infame, de pensar que toda discusión tiene que acabar en una derrota o en una victoria.

Entonces, ¿cuál es el plan?

Bueno, la Revista va a intentar poner un granito de arena ahí, pero no va a construir una solución a un problema de tamaña magnitud. (Risas.) Vamos a generar el diálogo constructivo, la discrepancia informada entre personas brillantes, invitando a las y los autores que contesten, si quieren, a las reseñas de sus libros.

Se me hace que una de las decisiones trascendentales de este trabajo será decidir a quién asignar qué libro. Hace falta un buen olfato y un excelente conocimiento del paisaje intelectual.

Desde luego.

En ese sentido, si me permite una pregunta hipotética, ¿a quién le habría pedido la reseña de Imperiofobia y Leyenda Negra, de Roca Barea, si hubiera sido el director de la Revista por ese entonces?

Interesante pregunta. Hay que tomar en cuenta que cuando salió el libro no sabíamos la repercusión que iba a tener. Parecía una cosa menor a la que se dio muchísimo bombo. Yo, a decir verdad, no sé si hubiera reseñado el libro de Roca Barea en la revista. Una de las cosas que quiero hacer, como decía, es discutir sobre cosas de altura y, sobre todo, evitar los barros. Vivimos en un mundo donde hay demasiado gusto por la trinchera. El mundo en el que yo me quiero mover no es así. Y el libro de Roca Barea me parece un libro de trinchera. Si tuviera que afrontar el problema de la Leyenda Negra, tendría que pensar mucho cómo hacerlo para darle un enfoque que no acabe en algo donde nadie va a acabar limpio.

Otra pregunta hipotética: si un colaborador le enviara un texto demasiado “barroso”, ¿tendría reparo en pedir que lo cambie?

Ninguno. Yo creo que hay que tener valor para poder conducir a las y los autores para que den lo mejor de sí.

El libro de Roca Barea me parece un libro de trinchera

¿Entonces le diría “quita estos tres párrafos, modifica la conclusión y piensa en otra entradilla”?

Bueno, no exactamente así. Pedirle a alguien que cambie su texto en tres párrafos me parece muy osado. Yo no sé si lo haría así, sobre todo dependiendo del autor, a no ser que el autor quiera.

¿No es lo normal en un proceso editorial sugerir cambios en los textos que se envían?

Para mí no es lo normal. Si hay tres párrafos que a mí me parecen problemáticos, por el motivo que sea, nunca le diría al autor que esos párrafos sobran. Más bien le invitaría a dar más peso a las ideas que yo creo que son relevantes, antes de decirle que quitara esto o aquello. Esto yo no me atrevería a hacerlo.

Pero si usted es el director…

Yo lo que puedo decidir es no publicar un texto. No puedo interferir en la redacción del texto. Pero te aseguro que el día a día en la Revista es mucho más básico. Consiste en que hay una persona de mucho renombre que te ha escrito un artículo que es una pesadilla y que a la mitad ya estás deseando dejarlo. El día a día es una persona que escribe con una forma del español que podríamos considerar tardobarroca y que es absolutamente infumable, pero que él o ella piensa que tiene una enorme capacidad lingüística. Son artículos que son malos, no que entren en ningún barro, sino que simplemente están mal hechos. Es verdad, como dices, que hay que buscar buenos reseñadores. Pero, hombre, primero hay que buscar buenos libros, que no es tan fácil.

Vale, de acuerdo. Pero no deja de impresionarme esa idea de que no se le puede tocar el texto a un colaborador. En otras culturas editoriales en las que he trabajado se da por sentado que va a haber una enorme diferencia entre la primera versión enviada y la que sale publicada una vez pasada por los diferentes procesos de edición. Para mí, es allí precisamente donde comienza el diálogo.

Bueno, solo te puedo decir que cuando escribo en la prensa –normalmente escribo en el ABC– jamás nadie me ha corregido una coma.

Quizá estoy siendo injusto con tanta pregunta hipotética. Supongo que ya lidiará con las decisiones difíciles cuando toque.

Claro, tendré que decidir según los casos. Y desde luego soy muy consciente de que hay varias zonas de conflicto. La misma historia de España está tremendamente politizada. Más que un lugar de desacuerdo, es una zona de trinchera, que se relaciona con la propia configuración del presente, al menos de acuerdo con algunas lecturas. Es un ejercicio de historia y de política al mismo tiempo. Es verdad que yo, como investigador, no hago historia para una política del presente. Por ejemplo, aunque mi último libro es feminista, yo no pretendía hacer un libro feminista. La evidencia me dirigió ahí. Eso me gustaría que fuera más común: que pudiéramos hacer una investigación sin saber de antemano cuál va a ser la conclusión y que luego estuviéramos dispuestos a defenderla, fuera la que fuera. En fin, según las famosas reglas del método sociológico de Weber. Yo echo mucho de menos esa honestidad intelectual en el avispero que es la historia moderna y contemporánea de España. La verdad es que no sé qué haré cuando me lleguen esos barros. Supongo que te pediré consejo.

Es difícil pensar en un historiador cultural español cuyos libros hayan tenido una mayor proyección internacional que los del filósofo Javier Moscoso (Madrid, 1966), autor de Historia cultural del dolor, Promesas incumplidas o Historia del columpio. Ha trabajado en París, Londres, Berlín,...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Sebastiaan Faber

Profesor de Estudios Hispánicos en Oberlin College. Es autor de numerosos libros, el último de ellos 'Exhuming Franco: Spain's second transition'

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí