1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PROCESANDO EL YUYU

Si le gustó 2023, le gustará 2024

La sombra de una extrema derecha neoliberal se proyecta sobre el mundo, donde no es contradictoria, y carece, en todo el planeta, de oposición y resistencia

Guillem Martínez 31/12/2023

<p>Santiago Abascal y Javier Milei posan juntos en Buenos Aires tras el juramento del argentino como presidente de la nación. / <strong>RRSS</strong></p>

Santiago Abascal y Javier Milei posan juntos en Buenos Aires tras el juramento del argentino como presidente de la nación. / RRSS

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

1- El tiempo, al ser recordado, adquiere la forma de una catarata de hielo. Al verla, uno cae en que el tiempo esculpe los segundos, las semanas, los años de manera que sus cataratas congeladas dibujan las épocas, que son inapelables y responden a su propia lógica y decisión. No se pueden proclamar las épocas. No se puede proclamar, así, el Renacimiento. Y, lo que es aún peor, no se pueden suprimir las épocas. No se puede suprimir, así, la Edad Oscura. Hola. Lo que sigue a continuación es una descripción de la catarata de 2023, a partir de sus noticias, sus hijas para siempre ya fosilizadas en el hielo. Esas noticias son la época en la que estamos, y de la que sobresalen de la espuma congelada nuestros brazos y cabezas. Uno no puede proclamar 2023. Pero, snif, tampoco suprimirlo.

2- No nos acordamos, pero la primera noticia de 2023 fue el motín del trumpismo frente al Capitolio de 2021, pero en Brasilia, en enero de 2023 y bajo la inspiración de Bolsonaro. En aquel momento 2023 era un bebé, y el trumpismo, por tanto, sus primeras palabras. El año empezaba hablando de Guerra Cultural –a partir de ahora, GC–, dos palabras tan importantes en la biografía de 2023 que precisan una definición que acote el concepto, que impida que se vuelva trivial y repetitivo. No todo es GC. Salvo la GC.

Para fundar una Guerra Cultural es fundamental visualizar el colectivo agresor como agredido

3- La GC es, como su nombre indica, una guerra. Mental, si bien, poca broma, de exterminio –intelectual, vital– del contrincante. Transcurre sobre un tema candente –yo qué sé: la eutanasia, el aborto, las vacunas, la indepe, la ruptura de España, la amnistía, la alcaldía de Pamplona, el Pisuerga al pasar por Valladolid–, que no importa una higa, pues lo importante es que, tras ese tema candente, transcurre un conflicto ideológico mayor, desmesurado, absoluto, una pugna por valores, improbable, exagerada, a vida o muerte, que divide la sociedad en bloques, en civilización y barbarie, en buenos y miserables –el adjetivo favorito de la GC–, incluso en humanos e infrahumanos. Y, muy importante, en perseguidos y perseguidores, pues para fundar una Guerra Cultural es fundamental visualizar el colectivo agresor como agredido –la clase media, el hombre blanco, grupos con estabilidad económica y social garantizada, la reacción contraria a la libertad, a los nuevos derechos y a los nuevos fenómenos–. La GC no tiene nada que ver con el intercambio o la pugna de opiniones, en tanto la GC nada tiene que ver con el concepto razón. Ni siquiera se relaciona con la realidad –ejemplo: “Pedro Sánchez es comunista”–. La GC suple la política, ese muermo, por GC, esa cosa apasionante que, como los sueños, los delirios o las mentiras, no transcurre en la realidad. La GC, su tremenda capacidad de polarización, es lo que posibilita que la derecha clásica se alinee con la nueva extrema derecha mágica. Como indica Steven Forti, la GC es la estrategia para que las nuevas extremas derechas polaricen, dominen los discursos y ganen influencia electoral. La GC es un gran ingrediente de algo que no es el fascismo de los años 30 y 40 del siglo XX, pero sí la mayor amenaza a la democracia, a la vida en común, a la tolerancia desde los años 30 y 40 del siglo XX. La mala noticia es que a) la GC está ganando. La buena es que, cuando esté a punto de hacerlo, b) también invadirá la URSS, pues la GC tampoco se sustenta en ninguna inteligencia. No precisa formación y buenos análisis, sino presencia y declaraciones continuas, escandalosas, absurdas y crispantes, que desplazan lo que en verdad ocurre, que suplen la información y los hechos. La GC no es el espectacular discurso de Goebbels en el Sportpalast. No es esa superproducción. Pero es barata, fácil, sencilla, constante, cotidiana. “Sánchez es comunista”, “Espanya ens roba”, “el golpismo catalán”, “ya no hay libertad”, “no se puede dar un pico a una tía”, “son ETA”.

4- Para valorar la importancia del concepto GC: si 2023 empezó, lo dicho, con Trump en Brasilia, acabó en diciembre con Trump en Buenos Aires, donde parece reformularse el trumpismo, en una nueva versión más dadá y más eléctrica, y a través de Atlas Network, un think thank USA que hace transcurrir lo reaccionario a través de conceptos, revolucionarios, chachis, del anarquismo individualista USA. Sobre esta emisión de lo reaccionario, que puede ser tendencia mundial en noviembre de 2024 si, como todo apunta, Trump barre en las elecciones, se debe señalar que sobrepasa, definitivamente, el marco liberal. Es otra cosa. Consiste en la devolución al mercado de todo. Incluso de parte del siglo XVIII –Montesquieu, la mismísima Revolución Francesa, con la que íbamos tirando–, y del grueso de la región luminosa del siglo XX. El Estado vuelve a no tener ninguna responsabilidad social, como antes de Teddy Roosevelt –del otro Roosevelt ya ni hablamos–. Su única responsabilidad es, otra vez, frente a la empresa y frente al escaso grupo social beneficiado por el neoliberalismo desparramado. La gran función del Estado vuelve a ser el mantenimiento del orden, ese desorden que, en breve, será extremo en Argentina. Mantener el orden en el abuso y el absurdo precisará un Estado desmesurado y constante. El periodista argentino Sebastián Lacuza señala, por lo demás, que el proyecto de Milei es próximo, en su tesitura y programa económico, al desastre económico, hoy contrastable, programado por la Junta golpista. Emitirlo en aquella ocasión precisó del exterminio de sindicalistas. Hoy tal vez no sea necesario. Lo que habla del vigor, de la autonomía y capacidad de la GC, esa nueva propaganda. Es difícil saber cómo concluirá esta etapa argentina, salvo que será de modo abrupto. Con un Milei, como siempre, invadiendo la URSS.

5- Milei es posible porque no es imposible. La época le da la razón y le hace encajar. La sombra de una extrema derecha neoliberal se proyecta sobre el mundo, donde no es contradictoria, y carece, en todo el planeta, de oposición y resistencia. Exempla. Este año, un año de récord en las temperaturas –respecto a la era preindustrial, 2023 ha confirmado la subida, inasumible ya, de 2 grados; no, no es el amor, sino el calentamiento–, la a) COP28 no ha ofrecido cambio de paradigma alguno. La UE b) ha reformado el mercado eléctrico, que sigue garantizando beneficios irracionales para las eléctricas, antes que un servicio a un precio cabal. Instituciones con lógica previa al New Deal –que ya, definitivamente, nunca existió–, que consideran que su responsabilidad es con las empresas y no con la sociedad, c) abandonan la sociedad a su suerte. Esa mentalidad es tan fuerte que d) Alemania, el motor europeo, carece de otra lógica económica y social que aquella que le conduce a no emitir gasto en una crisis energética, y a la desindustrialización. La Comisión Europea, una institución cargada de futuro –no es democrática, sino que es, remotamente, electa–, ha dado indicios –ha criticado el gasto en los presupuestos de Alemania o de España– de e) querer volver a la austeridad en 2024, previa a la pandemia. La que posibilitó, al negar la existencia de observatorios pandémicos, la pandemia. Una nueva reforma del sistema europeo de migración y asilo ha f) endurecido las restricciones a la libertad de tránsito de las personas. Europa ha g) endurecido sus fronteras, algo inútil, e imposible sin el uso de una violencia atroz y la debacle ética que ello supone.

Este enfrentamiento entre integrismo y nuevas extremas derechas, capitalizadas por Netanyahu, es la modernidad

6- Continúa la guerra en Ucrania, que sigue careciendo, casi dos años después de su inicio, de una lectura. Carece, incluso, de información, de las imágenes y datos y censos de otros conflictos, y de una explicación fehaciente de tanto gaseoducto boicoteado con costosas técnicas ninja, solo asumibles por Estados. En octubre se inició la guerra entre Hamas e Israel. Y lo hizo con un brutal pogrom. Los inicios son importantes y este dibujó una desmesura absoluta, decidida, que el otro bando abrazó rápidamente y superó, y que prosigue, constante, a través de matanzas inauditas, que se adentran en el crimen de guerra, al punto que, por primera vez –lo que es importante–, Estados occidentales matizan el derecho de Israel a la defensa, desproporcionado, sin mesura alguna. Es una guerra antigua. Una guerra sobre otra guerra, sobre otra y otra. Lo que supone una violencia profunda y acumulada. Pero aporta novedad. Es una guerra iniciada por un grupo integrista. Y aceptada y animada por políticos que, en 1995, celebraron el asesinato de Isaac Rabin y que, desde entonces, crecieron en poder e influencia a niveles parejos a los de la nueva extrema derecha. Esto es, a la GC. Este enfrentamiento entre integrismo y nuevas extremas derechas, capitalizadas por Netanyahu, es la modernidad, la actualidad del conflicto. Y lo que lo hace cegador e incalculable. La buena noticia es que, entre toda esta polarización feroz, necesaria para cruzar tantas barreras, hay sociedad israelí laica y sociedad palestina alejada del integrismo, grupos predispuestos a una solución de los dos Estados. La otra novedad de esta guerra es su deslocalización –como sucede en el conflicto de Ucrania; como sucederá, al parecer, en todos los conflictos venideros– a los puntos candentes de tráfico comercial internacional. No sabemos aún lo que todo este cúmulo de guerras dibuja. Pero sucedió lo mismo, ay, uy, antes de 1914, esa guerra que, una vez leída y dibujada, se vio que finalizó en 1945. Sí, es difícil leer y dibujar guerras, esos charcos de sangre.

7- En 2024 Europa, a través de las elecciones europeas de junio, puede asistir a la jubilación –ojo, tal vez definitiva– de la socialdemocracia, y al nacimiento de una convergencia entre la derecha y las extremas-derechas. Ambas cosas supondrían el fin –oficial, mono; el real ya se produjo antes, a gotas desde los 70-80, y a chorro desde la crisis del 2008– de los pactos del 45. Para acceder a todo ello era fatalmente necesaria la victoria de la bicha en Italia, Polonia y España. En 2022 triunfó Meloni. Por KO. La gran noticia es que eso no ha sido posible en 2023 en Polonia y España. En España, se presagiaba una victoria derechista I+D. Lo que sucedió en las elecciones municipales y autonómicas de mayo. Una debacle para las izquierdas, y un triunfo para PP-Vox, partidos que, tan solo con cuatro trazos de GC, arrasaron. Todo apuntaba a una consecuente victoria histórica en las generales. Que no se produjo. Por dos razones. El a) avance de esas elecciones, que se solaparon con la b) formación de ayuntamientos y gobiernos autónomos PPVox –las personas, programas, estéticas y recortes resultantes dieron miedo; mucho–. El PP ganó, en todo caso, esas generales. Pero el cultivo del único juguete del que dispone –la GC–, le impidió los pactos para obtener una mayoría parlamentaria que posibilitara la presidencia de Feijóo. Vox, ese invento de FAES para garantizar investiduras, no cumplió con su función, sino que impidió, precisamente, la investidura. Para garantizar la investidura de Sánchez, fue necesario, a su vez, algo culturalmente inaudito. Algo que nunca había pasado. Exponerse, sin defensa alguna, salvo el azar y la baracca, a la GC, por la decisión de emitir una amnistía que posibilitara los votos de Junts. Junts, un partido de GC, votó por Sánchez. Es decir, ha dejado de emitir GC por un tiempo. Se supone que por poco tiempo, en tanto que ese pacto no existe, es pura GC. A saber: a) no está claro que la amnistía llegue a existir. Y b) no está claro que el uso del catalán siga vigente en el Congreso tras esta etapa. Y c) no está nada claro que el catalán llegue a ser oficial en Europa. Junts, vamos, ha vuelto a la política, en la que permanecerá, de perfil, hasta que así lo considere. Para todo lo demás, GC.

8- La amnistía –sumamente improbable, por otra parte– no ha perdido, por ahora, ante la GC de PP-Vox. Es más, hay indicios de fatiga de guerra en PP-Vox. A saber: a) Ayuso ha limitado su participación en la GC. Asesores suyos saben que una GC debe ser sexi, exitosa y divertida. En caso contrario, es un desgaste ridículo. La ausencia de Ayuso en el frente desgasta, por tanto, a Feijóo. Y b) PSOE aprovecha ese desgaste para ampliar la ofensiva cultural, cambiando percepciones, normalizando actos que, sin GC continuada, serían sencillos y triviales, como el apoyo a Bildu en el Ayuntamiento de Pamplona. Que PSOE esté no perdiendo la batalla ante una GC continua se percibe en su habilidad, así como en la escasa habilidad del PP, que por primera vez en años asume que el CGPJ debe ser renovado y que, encima, pide para ello la ayuda de la Comisión. Es decir, la figura de un mediador, de un agente extranjero, que limará por ello el concepto de soberanía nacional, tan preciado para las extremas derechas. Aparte de esa guerra a la GC, ampliando el campo de batalla que debe ser saturado de proyectiles derechistas, el PSOE/Sánchez tiene otra baza para frenar a la extrema derecha. Mucho más opinable: los fondos europeos.

El PSOE/Sánchez tiene otra baza para frenar a la extrema derecha. Mucho más opinable: los fondos europeos

9- Lo pudo haber hecho el PP, pero es el PSOE el partido que va a gestionar los fondos Next Generation. Se trata de 37.040 M€, de los cuales 24.000 serán gestionados por CC.AA este 2024. Se trata, en términos absolutos, de la mayor cantidad de dinero que llega a España desde los galeones. En 2025, además, empezarán a llegar los préstamos a bajo interés –unos 44.660 M€–, que seguirían en 2026 –con 44.300 M€–. Es una única y última oportunidad. La pregunta es, dos puntos, el PSOE, el primer partido neoliberal de España, el que introdujo esa cosmovisión, ¿posee cultura y herramientas para gestionar la mayor inversión de la historia de manera que repercuta en la riqueza social y en el reparto de oportunidades y riqueza, y de forma que ello frene a la extrema derecha? No lo sabemos. Hay indicios, no obstante. Como el hecho de que Ferrovial, empresa neerlandesa desde este 2023, sea una de las empresas –¿las grandes empresas necesitan esas ayudas?– que más tajada se lleva. Socorro.

10- El año que fundó en enero Bolsonaro, finaliza con la excisión, y el consiguiente transfuguismo de diputados, de Podemos. Todo apunta a que puede ser un partido canijo e inviable. Salvo por un dato: se trata de un partido de GC, o punto 3. Sería el segundo partido de GC en la izquierda local, tras ERC, un partido sin nada en las manos, y abocado, por ello, al nacionalismo gore –tras el informe PISA, desastroso para Catalunya, la consellería del ramo echó la culpa a la inmigración; con lo que se dejó de hablar del informe PISA; la GC es infalible en sociedades destrozadas por el neoliberalismo–. Un partido de GC no precisa estructura, ni muchos cargos, muchos menos cuando el partido solo son sus pocos cuadros. Para existir tan solo necesita declaraciones. Incluso absurdas. Solo precisa su capacidad de indignar y de molestar. De existir a través de sus gritos. El periodismo de declaraciones, esa joya patria, esa cascada de hielo, facilita todo ello.

11- A pesar del hielo, por debajo de él, pasan cosas. Imposibles, como todo lo que está a punto de ser posible. El agua fresca, por ejemplo, se ha llevado en su corriente a un presi de la Real Federación de Fútbol.

12- Si les gustó 2023, les gustará etc.

1- El tiempo, al ser recordado, adquiere la forma de una catarata de hielo. Al verla, uno cae en que el tiempo esculpe los segundos, las semanas, los años de manera que sus cataratas congeladas dibujan las épocas, que son inapelables y responden a su propia lógica y decisión. No se pueden...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo), de 'Caja de brujas', de la misma colección y de 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama). Su último libro es 'Como los griegos' (Escritos contextatarios).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí