1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PROCESANDO EL YUYU

El glorioso movimiento judicial y otros cacharros

La derecha sin estudios está haciendo dos cosas. Y con cierto arte. Una es expandir su lenguaje en Europa; la otra, crear un movimiento cívico. El reto, en todo caso, es elaborar un estado de ánimo que busque el colapso del Gobierno

Guillem Martínez 9/12/2023

<p>Carles Puigdemont en el Parlamento Europeo el pasado julio / <strong>IG carlespuigdemont</strong></p>

Carles Puigdemont en el Parlamento Europeo el pasado julio / IG carlespuigdemont

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

1- El resumen podría ser el siguiente: el Glorioso Movimiento Judicial avanza aparentemente imparable, por lo que algún día podría partir el frente por Vinaròs. El presente artículo les explica eso, así como una valoración de fenómenos novedosos que van surgiendo alrededor de este y de otros conflictos, entre ellos, pumba, la escisión de Podemos, partido que, en lo que es una táctica novedosa, pretende agrupar, en una sola formación y por primera vez en la historia reciente, a todo el Yoko-Onoismo español, hasta ahora disgregado en otras actividades más allá de la política, como la filateliaZzzz. Pero vayamos por partes. El Glorioso Movimiento Judicial, a partir de ahora GMJ.

2- La magnitud del enfrentamiento Judicial-Ejecutivo carece de precedentes. Por lo que carece, por lo mismo, de la posibilidad de calcular su desarrollo y su final. Me dicen por el pinganillo, no obstante, que el GMJ descarta llegar al extremo del golpe judicial, a lo Lula. Descartar ese final wagneriano quita interés a esta ópera, en efecto. Pero deja la puerta abierta a la práctica de cualquier otra radicalidad parademocrática. Recordemos, por ejemplo, que cuando el GMJ empezó a emplearse con la cosa procés –ese fue el principio del fin de algo importante; en el Judicial, o en el Ejecutivo, que eso aún está por ver–, decían en modo off the record, para explicar lo que iban a hacer, que “la Justicia no mata moscas a cañonazos”. Sabias palabras que en breve, zas, supusieron un resumen literal de lo que el GMJ estaba haciendo.

3- Ahora estamos en la segunda fase del enfrentamiento, que se la explico en el punto 5. La primera fase, recordemos, consistió en que todo aquel togado/a en posesión de un boli bic firmara un manifiesto contra la amnistía, contra el pacto Junts-PSOE, o contra ambos textos. Si bien fueron importantes, aquí, los matices –si se firmaba contra uno, contra otro, o contra los dos papeles–, esta fase consistió en eso. En firmar o en negarse a hacerlo. Esto es, en constituir un bando. Esto es, en ejercer la hegemonía contra cualquier otro punto de vista en la togacidad. La fase 3 empezará a iniciarse el próximo martes, cuando la amnistía llegue al Congreso. Pero solo adquirirá su forma y su sentido cuando, en unos meses –de 3 a 6; veremos–, se publique la ley en el BOE. Lo que sabemos es que la fase 3 consistirá en que 50 diputados o senadores envíen el texto al TC. Hasta aquí todo normal. También recurrirán esa ley al TC todas y cada una de las CC.AA. gobernadas por PP, utilizando para ello, se supone, alguna coreografía indignada y televisable, lo que empieza a ser extraño. También recurrirá al TC el TS. Y aquí ya empezaría lo incalculable, pues también lo harán instituciones que nunca antes habían tenido trato con el TC, no sé, como el Consejo Fiscal. Y lo harán, además, en modo avalancha/lo nunca visto, como si la amnistía fuera el fin del Estado de derecho –no lo es; es una ley que puede ser o no constitucional; es decir, una ley–. Esas mismas instituciones indignadas también podrían apuntarse a liarla en el marco europeo, apoyando las posibles cuestiones prejudiciales que algún colega haya planteado al TJUE. Pero a lo bestia, con ese ímpetu que solo ofrecen la religión o las nuevas extremas derechas.

La primera fase consistió en que todo aquel togado/a en posesión de un boli bic firmara un manifiesto contra la amnistía, contra el pacto Junts-PSOE, o contra ambos textos

4- Sobre el carácter espectacular de lo que pasará ese día: será un apoteosis. El culmen de una orden recibida y ejecutada, con ahínco y más allá del deber, casi más allá de la ley. Esa orden, para situarnos, no fue emitida por Aznar –lo que ya conferiría de por sí muchas mixed emotions a esa orden–, sino por el rey, en su discurso raruno del 3-O. Aquel discurso –legal, si bien irregular, extraño, sobreactuado, que creaba un problema donde se podía haber paliado– explica tal vez lo que está pasando en las alturas judiciales –algo legal, irregular, extraño, sobreactuado, que crea un problema donde etc.–. Sí, dos Gobiernos inoperantes y calados por sus mitos se metieron en un lío en 2017. Pero el rey –el único cargo en 2017 que lo sigue siendo, y que, por ello, aún tiene algo que perder esta mañana a primera hora– también, y por mucho más tiempo. El rey, vamos, emitió política. Una política que se sigue emitiendo, deslocalizada, a través de aquella orden al Judicial de emitir política.

5- Bueno, usted, en todo caso, se encuentra en la aludida fase 2, en la que, zas, ya se han superado barreras inusitadas e inquietantes. Por ahora, dos. Barrera a): el TS ha declarado nulo el nombramiento de la presidenta del Consejo de Estado, aduciendo una carencia de “reconocido prestigio” en la trayectoria de la nominada, si bien el propio escrito del TS reconoce, de manera explícita, ese prestigio que luego, zas, niega. Y barrera b): el CGPJ no aprueba –en este caso, su decisión no es vinculante– el nombramiento del fiscal general del Estado. Es importante señalar que el texto del CGPJ –si bien no es un texto judicial, sí lo es institucional– contiene datos falsos. El texto incluye, por lo tanto, esa seña de identidad de la nueva extrema derecha denominada fake. No hay, por lo demás, precedente alguno de la cosa a) y de la cosa b). La cosa a) y la cosa b) ilustran –la cosa a) por su contradicción, por el peso de la ideología sobre el peso de lo expuesto; la cosa b) por la convocatoria del fake– escasa calidad en su redactado. Lo que indica que estamos en plena guerra judicial, ese momento en el que la calidad jurídica no es importante, en el que cualquier agujero es trinchera –judicial–.

Dos Gobiernos inoperantes y calados por sus mitos se metieron en un lío en 2017

6- La derecha sin estudios –la derecha b); en ocasiones, con master apócrifo– está haciendo dos cosas. Y con cierto arte. Una es expandir su lenguaje en Europa. Algo importante. Manfred Weber va tuiteando, o como se diga, conceptos del PP en inglés, en horario de adultos y para toda Europa. La consigna el-PSOE-ha-acabado-con-el-Estado-de-derecho ya es un animal de compañía paneuropeo. Eso es importante. Supone acabar con el dique invisible, que evitaba el acceso a las instituciones europeas de la propaganda, la basura, los navajazos estatales. No está claro que el proyecto de Weber –una derecha clásica y una extrema derecha unidas, en modo ecuménico– triunfe. Pero si aparece la posibilidad de un PPE que explique, que comparta puntos de vista de la nueva extrema derecha italiana o española –eso es lo que está pasando–, el fracaso ya sería un éxito.

7- La otra construcción del PP es –el intento de– un movimiento cívico. Tienen hasta las europeas de junio para crearlo. Si suspenden esa asignatura, tienen recuperación en noviembre, siempre y cuando Trump gane las elecciones USA. El PP, hasta hoy, lleva tres manifestaciones construyendo esa posibilidad. Una, muy grande. A la última, junto a un templo egipcio, solo fueron cuatro momias. El reto, en todo caso, es elaborar un estado de ánimo –real o audiovisual– que busque el colapso –real o audiovisual– del Gobierno. El reto es aprovechar los datos –en una encuesta de 40dB. para El País y la SER, se situaba la oposición ciudadana a la amnistía en un 60%; pas mal– para fabricar un estado de ánimo democrático, indignado, cívico, como el que elaboró Aznar, en 1996, para la cosa corrupción. La pregunta es: ¿se puede fabricar algo con ese aspecto, junto a las coreografías emitidas en la calle Ferraz, antidemocráticas, incívicas, reaccionarias, ultras? Respuesta: sí, se puede. A través de los medios, que seleccionan la información y eliminan la más, ejem, fascista. Este proceso copia, para ello, al procés a escala 1:1. Copia palabras, frases enteras, situaciones e imágenes. También imita la extracción quirúrgica de sus componentes más ultras. Para que el procés cat tuviera su pátina ciudadana y, a través de ella, el concurso de la clase media, la hegemonía social, fue preciso extraer quirúrgicamente de la información todos sus momentos Ferraz: un par de exposiciones artísticas saqueadas, momentos de integrismo católico, actividades contra inmigrantes, actitudes antidemocráticas. Será más costoso hacerlo en MAD, donde, a pesar de todos los pesares, hay una diversidad informativa que en Catalunya no hubo. En ocasiones basta una periodista diciendo en prime time que un político miente –eso que hizo Silvia Intxaurrondo hace unos meses, snif, no sucedió en Catalunya hace unos años; no sucede, tan siquiera, hoy–, para evitar el bingo informativo reaccionario.

Este proceso copia, para ello, al procés a escala 1:1. Copia palabras, frases enteras, situaciones e imágenes

8- Estamos viviendo, sea como sea, un mayo del 68 de la derecha. En toda Europa. Las derechas –moderadas, inmoderadas, neoliberales, ultras, nacionalistas moderadas, ultranacionalistas, trumpistas, liberales– son un festival de la diversidad y del compromiso con el cambio radical, revolucionario en ocasiones, que para sí querrían las izquierdas. El PP, tan sensible ante la unidad de las derechas, ganaría tiempo y dinero si asumiera que todo eso que busca –gobernar; gobernar, incluso, por lustros, lo que permitiría confundir sus presupuestos con los del Estado–, lo tiene cerca, si aceptara la existencia de otros nacionalismos en su seno. Asumir a PNV y a Junts como lo que son. Sus otros yo en otros territorios, con otras banderitas. ¿Es posible que mitos ideológicos impidan el cumplimiento de mitos ideológicos mayores? Es posible que sí, que los mitos ideológicos sean lo único que detienen otros mitos ideológicos aún peores, ante el despiste absoluto de las izquierdas que no saben qué hacer.

9- Lo que nos lleva a otras derechas. Puigdemont está en la cresta de la ola. Ha pasado de ser un friki a un hombre de Estado –la separación de una cosa y otra es dejar de aparecer en la sección de sucesos y empezar a aparecer en la de política–. La revista Politico le ha integrado, a su vez, en la lista de The most powerful person in Europe –se dice rápido–, en el apartado Disrupters. Y ahí en el top 3. Justo en segundo lugar, después de Elvira Nabiullina –tampoco muy conocida en Europa; es la presi del Banco Central de Rusia–, y antes de Viktor Orbán, disruptor como la copa de un pino, en efecto. Esta ubicación entre esos otros dos personajes es, en todo caso, una buena definición de Puigdemont. Hace poco han empezado, por cierto, las reuniones con el relator internacional en Suiza. Se trata, conviene recordarlo, de unas negociaciones entre dos partidos, no entre dos instituciones. Entre el PSOE y el número intermedio entre Nabiullina y Orbán. Lo más probable es que, por ello mismo, no conduzcan a nada, salvo a lo que ya han conducido –a saber: a a) un Gobierno de coalición y b) un momento de normalización en la vida de Puigdemont, un disruptor más en una Europa derechista–. El papel del relator, absurdo en unas conversaciones entre partidos, tal vez solo sirva para explicar al mundo, cuando las negociaciones mueran, que el PSOE no llegó a ningún acuerdo, en ningún momento, con el intermedio entre Nabiullina y Orbán.

Puigdemont está en la cresta de la ola. Ha pasado de ser un friki a un hombre de Estado

10- En Catalunya, por cierto, ya se han iniciado los movimientos, después del abrazo de Vergara –el primero, el único en la historia del carlismo catalán– entre Puigdemont y el PSOE, para pugnar por el espacio derechista, que se ha vuelto más volátil tras la vuelta a la realidad. Me temo que el procesismo derechista se divide en dos tendencias, que pueden dar lugar a dos o más listas electorales. Las tendencias se ordenan, por lo que escucho, en la interpretación de los partidos ante el concepto ultraderechista conocido como teoría de la sustitución. Así estarían los partidos de la teoría de la sustitución clásica –viene de Francia: la sociedad será sustituida por musulmanes en 3, 2, 1, en modo La invasión de los ultracuerpos–, que contaría, al menos, con un partido –la extremoderechista clásica Aliança Catalana–, y la adaptación pujolista del asunto –Pujol, y ese, me temo, es su último legado, ha formulado esa teoría no con musulmanes, sino con españoles; la “minimalización” de los catalanes en Catalunya, lo llama–, que podría contar con una o dos listas –la de ANC y tal vez otra con Ponsatí, si no se entienden con la ANC–. Y, claro, la de Junts. Mayo del 68 de las derechas, etc.

Sánchez está, por primera vez en la historia moderna del PSOE, plantando cara a las nuevas derechas

11- La novedad es que Sánchez está, por primera vez en la historia moderna del PSOE, plantando cara a las nuevas derechas, a todo ese Mayo del 68 reaccionario. Se trata de respuestas de tipo experimental, pero que permiten el análisis.

12- Sánchez lo hace a través de tres mecanismos. El mecanismo a) sería la verbalización del lawfare ante medios de comunicación. Por primera vez se vinculan judicatura y partidismo. Lo que es novedoso, pero que, a la vez, puede no ser nada. Eso ya sucede en el tertulianismo. Para que suceda en la política, se deben emitir reformas. Difíciles, sin mayoría, esas reformas deberían ser, al menos, verbalizadas. Serían reformas que se ubicaran fuera de la CE78 –es imposible una reforma–, y que podrían atañer a la formación de jueces, por ejemplo. Lo veremos. O no. El mecanismo b) es el enfrentamiento con el Gobierno de Israel. Sánchez defiende la existencia de dos Estados, y entra en conflicto, con ello, con Hamás –que no con Palestina– y con el Gobierno israelí –que no con Israel–, al que sitúa como una extrema derecha radicalizada. No acude solo a ese conflicto. Lo hace como presidencia rotativa de la UE. Esto es, a través de un consenso europeo y, digan lo que digan, a través de un consenso con los USA. Es decir, la innovadora postura de Sánchez, su acceso a la crítica ante las nuevas extremas derechas, limita con el contexto internacional. Vamos, que puede desaparecer, o verse inutilizada, con una victoria PPE en junio, y más aún con una victoria republicana en USA en noviembre.

13- El mecanismo c) es el económico. Los Fondos Next Generation y la Ley Ómnibus. De todo ello les hablo el próximo día.

14- Podemos se ha escindido como vivió. Ejerciendo una verticalidad y una planificación sobre el grupo –cada vez más pequeño–,tan estricta e inoperante que, en su día, imposibilitó el acceso al voto del 15M, que se fue pitando, asustado y por varias décadas. Hubieran sido 11 millones de votos, decían. Hoy son cuatro y el cabo. El destino de Podemos no es otro que el de la formación de Errejón en su día. Volver. A donde sea. Lo hará en forma de gotitas, que no en forma de chorro. En el ínterin parece que tendremos que convivir con otro partido de Guerra Cultural. Sería, por tanto, el segundo partido de izquierdas especializado en ese cultivo –esta semana, el Govern/ERC emitió racismo para escaquearse del informe PISA; la Guerra Cultural, tóxica, es lo que es y da para lo que da–. La desaparición de Podemos deja al PSOE en una doble tesitura: por una parte le deja con a) un Gobierno más inestable, con otro clown de la Guerra Cultural al que deparar un trato especial –relatores, escenografías, chuches que no sirven para nada–, a cambio de su voto. Por otra parte, tras este acto de transfuguismo a cámara lenta, el PSOE queda b) más fuerte, propietario de un tramo mayor de votantes de izquierdas. Lo de Podemos no ha sido un conflicto ideológico con Sumar –un partido con programas parecidos, y líderes diferentes–, sino tal vez personal, el tipo de conflicto más cutre. Y otro indicativo de que vivimos un mayo del 68 europeo de las derechas no por casualidad.

1- El resumen podría ser el siguiente: el Glorioso Movimiento Judicial avanza aparentemente imparable, por lo que algún día podría partir el frente por Vinaròs. El presente artículo les explica eso, así como una valoración de fenómenos novedosos que van surgiendo alrededor de este y de otros...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo), de 'Caja de brujas', de la misma colección y de 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama). Su último libro es 'Como los griegos' (Escritos contextatarios).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Fernando

    Hace tiempo que Guillem se afanó como enterrador, pero el muerto aún debe seguir vivo porque entre las frases se percibe el ruido de una pala echando arena, ¡qué lastima!.

    Hace 6 meses 5 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí