1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TECETIPOS

Sumar-Podemos, crónica de guerra

El decreto rechazado en el Parlamento por el partido morado podría modificarse y ser aprobado antes del mes de junio, lo que no parece tener solución es la lista de reproches de los líderes de izquierda

Gerardo Tecé 11/01/2024

<p><em>La unidad de la izquierda. / </em><strong>Malagón</strong></p>

La unidad de la izquierda. / Malagón

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

No debe de haber en la literatura política muchos episodios de compañeros de espacio que, pocos meses después de lograr el Gobierno, se lancen a una guerra abierta. En España, siempre a la vanguardia del surrealismo, hoy estamos en ello. Seguramente sea inexacto decir que la guerra empezó ayer, cuando se produjo la primera gran explosión en forma de fracaso parlamentario con consecuencias sociales. Ya había escaramuzas cuando, de la mano, los de Yolanda Díaz y los de Ione Belarra se presentaron juntos a las elecciones con la alegría del que se presenta a una triple endodoncia. Meses después, con las caretas quitadas, no hay ya espacio para el disimulo. Si ha venido usted a la celebración de este divorcio, tendrá a estas alturas clarísimo cuál es el reparto de culpas. Como no puede ser de otra forma, su visión de lo sucedido dependerá de si ha sido invitado al banquete caníbal por un bando o por otro. Y nada ni nadie va a moverle un centímetro de su posición, como es lógico. Y es que, ¿qué sería de las guerras si las partes implicadas estuvieran dispuestas a ceder ese centímetro? Ayer nadie lo hizo y el espacio de la izquierda que representa los intereses de la clase trabajadora saltó por los aires de forma institucional, tirando por la borda una serie de ayudas dirigidas a esa clase trabajadora. ¿Se imaginan a PP y Vox solucionando sus tensiones permitiendo una subida de impuestos a la banca porque no se ponían de acuerdo en la ayuda a la tauromaquia? Yo tampoco. Y es justo eso, en sentido inverso, lo que ayer ocurrió. 

En toda guerra, lo más fácil para el periodismo es empotrarse en uno de los bandos y narrar la propaganda de parte. Sin embargo, la realidad es más fea e incómoda que las cómodas versiones de parte. Por un lado, la versión oficial de Sumar y sus numerosos medios afines dicen que los de Podemos son un grupo de amiguetes suicidas cuyos graves problemas con la mandanga del narcisismo los lleva a la locura. En el lado morado, la versión indiscutible es que Yolanda Díaz se levanta por las mañanas, revisa en el mail las órdenes de Ferreras y se toma un par de cafés dispuesta a contentar al amo mediático de la izquierda vendida al capital. La realidad, como siempre, es más compleja. Y, qué cojones, ¿para qué se mete uno a esto del periodismo si no es para intentar narrar esa realidad y acabar siendo tiroteado por ambos bandos? 

El capítulo de ayer, que no es el primero de esta guerra ni tampoco será el último, sí es, hasta el momento, el de mayor alcance social, porque social era el decreto que fracasó por culpa de esta guerra. Y ayer y en los días que rodearon a ayer sucedieron varias cosas que son objetivas. Sucedió que Podemos tenía razón cuando denunciaba que en ese decreto a los mayores de 52 años les salía la ayuda a pagar. No en este año, pero sí en el futuro, cuando ese ya famoso 125% de cotización del subsidio de desempleo –concebido para compensar los bajos salarios que había tiempo atrás– se convirtiera en un 100% con unos salarios que, el día de mañana, es más que probable que dejen de subir a este ritmo. Sucede que esto puede ser, o no, motivo de plantón y que el hecho de que en Podemos se decidiese que lo fuera es, en sí, una decisión política, igual que lo fueron en el pasado otras decisiones consistentes en tragar sapos a cambio de un bien mayor. Como política fue la decisión de los diputados de Bildu, nada sospechosos de ser títeres de Ferreras, de aceptar el pack completo y no plantarse porque uno de sus puntos no les convencía. Sucede que Sumar llegó de la mano del PSOE a la cita parlamentaria con los deberes sin hacer y negando públicamente la mayor. Aseguraban desde el entorno de Yolanda Díaz que Podemos mentía cuando hablaba de recortes. Y quien mentía en este caso era Sumar. Y sucede que, cuando niegas la mayor, poco hay que negociar en el terreno de la realidad. Sucede que la puntada de Podemos, por supuesto, tenía hilo. No es casual que los morados se plantasen justo ante un decreto que había salido del ministerio de Yolanda Díaz. Y sucede que era Díaz, la nueva líder del espacio de izquierdas en España, la responsable de mantener cohesionado ese espacio que hoy no lo está porque desde Sumar se ha trabajado de forma activa en asfixiar a un Podemos del que hace unos meses se dijo que no sería un drama que no estuvieran en la coalición. Y el drama, que no iba a ser tal, se representó en forma de gran drama en el Parlamento. 

Sucede que la única obsesión de Podemos es, en estos momentos, resarcirse de la humillación que sienten desde hace un año y hacerlo en unas elecciones europeas de junio en las que celebrarían como el gol de Iniesta poder demostrar con Irene Montero a la cabeza que la correlación de fuerzas entre morados y yolandistas no es la de un Sumar esplendoroso y un Podemos moribundo, como repite cada día la prensa progresista. Y sucede que, para llegar a junio en condiciones de dar esa batalla, desde Podemos saben que su única carta de presentación ante la ciudadanía es la del partido que no tolerará un solo recorte social por parte de la coalición del buen rollismo y la mimetización PSOE-Sumar. Esa apuesta morada tiene sus riesgos. El mayor de ellos es aparecer en el vídeo marcador del hemiciclo de la mano de PP y Vox. Como decía ayer el portavoz de Bildu Oskar Matute, uno puede equivocarse en muchas cosas en política, pero nunca se debería equivocar de bando. Sucede que haber llevado a Podemos a ese espacio tan estrecho de maniobra ha sido consecuencia de una serie de vetos y aislamientos que calculaban erróneamente que el partido que logró patear el tablero del bipartidismo consiguiendo la mayor movilización de la izquierda en democracia y alcanzando el Gobierno, aceptaría su condena a una lenta asfixia sin más. Sucede que Podemos, de nuevo, arriesgó más de lo esperado quedándose solo frente a todos y que sólo el juicio final, fechado el 9 de junio, le dará o le quitará la razón en su apuesta.

Uno, que tiene amigos hasta en el infierno –entendiéndose en este momento por infierno ambas orillas en esta batalla–, sabe bien que las crónicas de hoy, como las de cada día, son crónicas de parte y escritas sin disimulo. Ayer mismo, fuentes de Sumar confirmaban en privado que habían intentado hasta el último minuto –siendo el último minuto también el primero de la negociación– convencer a Podemos de que no cometiese la locura, pero que Podemos no es más que un partido de amigos llenos de odio y rencor dispuestos a dinamitar lo que haga falta, incluyendo derechos de los trabajadores. “Viven en una revancha esquizofrénica en la que sólo ven enemigos”. Este es uno de los argumentos inamovibles a ese lado del charco. En privado, desde Podemos aseguran haber sido, una vez más,  maltratados por los que supuestamente eran sus compañeros: “Pedimos unas primarias y nos las negaron, pero a pesar de eso nos metimos en una coalición en la que se nos vetó y humilló sistemáticamente, lo hicimos por el bien común, igual que votamos sí a un Gobierno del que se nos iba a fulminar: hoy queríamos poder votar sí al decreto y que se aceptara el mínimo cambio que pedíamos porque lo que no pueden pedirnos en este momento es aceptar trágalas en forma de recortes”. El odio personal se respira a uno y otro lado. La cosa viene de lejos. Unos señalan en el diván el origen de este trauma no resuelto en los feos de Iglesias a Díaz durante la tramitación de la reforma laboral o su nombramiento a dedo con formas de macho alfa. Otros no olvidan que, mientras presidentes latinoamericanos apoyaban públicamente a Iglesias tras conocerse los audios de Ferreras, guinda del pastel de la persecución política y personal que sufrieron en sus carnes los líderes de Podemos, Yolanda Díaz guardaba un silencio atroz. El desagravio a un lado y otro es inamovible y, con las nubes negras asomando, todo apunta a que lo seguirá siendo. Lo de ayer tiene fácil solución, ya que el decreto rechazado en el Parlamento por la negativa de Podemos podría modificarse y ser aprobado antes del mes de junio, fecha en la que entrarían en vigor las ayudas sociales que ayer fueron rechazadas. 

Lo que no parece tener solución es la inmensa lista de reproches políticos y personales dentro de una generación de líderes de la izquierda que acaban de tomar el relevo de la anterior para liderar la justicia social de las próximas décadas en España. Eso es lo que está en el aire. Y eso, al contrario que el decreto rechazado ayer, no parece tener una solución viable. 

No debe de haber en la literatura política muchos episodios de compañeros de espacio que, pocos meses después de lograr el Gobierno, se lancen a una guerra abierta. En España, siempre a la vanguardia del surrealismo, hoy estamos en ello. Seguramente sea inexacto decir que la guerra empezó ayer, cuando...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Gerardo Tecé

Soy Gerardo Tecé. Modelo y actriz. Escribo cosas en sitios desde que tengo uso de Internet. Ahora en CTXT, observando eso que llaman actualidad e intentando dibujarle un contexto. Es autor de 'España, óleo sobre lienzo'(Escritos Contextatarios).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. didasklos

    Como siempre, Gerardo, gran artículo, que yo no veo situado en la "equidistancia" sino en la realidad. Lamentablemente y como bien dices, no hay visos de que esta situación se vaya a arreglar. Un saludo.

    Hace 3 meses 5 días

  2. juan-ab

    Desde la tribuna, sobreactuando, le dice a Tellado: “Usted y yo tenemos amigos en Ferrol que cobran el subsidio por desempleo para mayores de 52 años”, y a uno que lo escucha le chirría el argumento por manido, más aún por truculento: no porque estuviera tratando de convencer al ferrolano Tellado de que votara a favor del Real Trágala Decreto Ley (eso ya se lo había pedido, hacía varios días, Yolanda Díaz a Borja Sémper) sino que toda su actuada intervención -cuando aún no se había votado- fue una serie de invectivas ¿contra quién? Véanla, escúchenla y decidan (si están en un lado de la trinchera aplaudirán con las orejas; si del otro, se cagarán en toas sus muelas; si en el medio, algo se les ocurrirá). Dices, estimado Gerardo, que “En toda guerra, lo más fácil para el periodismo es empotrarse en uno de los bandos y narrar la propaganda de parte.” Pero esos, ya sabes, no pasan de correveidiles que si bien lo pensaran -sobre todo por cómo vienen pintando las cosas en el sector periodístico- tal vez llegaran a ser víctimas del recorte que traía empotrado el R.D.L. que ayer rechazó Podemos. En su contundente “Carta a los hipócritas de Europa” que publica hoy CTXT de Franco ‘Bifo’ Berardi, refiriéndose a los filósofos (“Hubo un tiempo en que se suponía que los filósofos eran los custodios de la coherencia ética y de la decencia intelectual”) y, en general, a los intelectuales europeos los define como “Corporación de hipócritas”. ¿No crees que también podría estar refiriéndose al sector de los medios de comunicación? Fíjate que algo me dice que este corrimiento general hacia la extrema derecha es consecuencia de que también la política está, cada vez más, gobernada por una Corporación de Hipócritas. Si tan preocupada y dolida ha quedado la ministra por las personas en paro a las que ha querido meter subrepticiamente la mano en sus pensiones futuras, sin duda propondrá en las próximas semanas un nuevo R.D.L. que justifique sus desvelos por los más desfavorecidos. ¿Habrá aprendido la lección y llegará al Congreso ya dialogado y pactado con agentes sociales y fuerzas políticas? Uno de los efectos de la vuelta a la realidad que experimentó ayer Yolanda Díaz fue la firma, hoy, con los sindicatos mayoritarios de una subida del 5% de S.M.I (un punto superior del que le ofrecía a la CEOE si firmaba) cosa que le vendrá muy bien para maquillarse. Saber distinguir de los empotrados a los aún Periodistas, a los aún Políticos, mostrarles reconocimiento, gratitud y cuidados, es algo que nos va mucho en ello.

    Hace 3 meses 5 días

  3. pipe49

    Creo que es la primera vez que no estoy de acuerdo con las opiniones de Gerardo Tecé, en este caso, le guste o no, teñidas de equidistancia. Pero, no pasa nada, hasta el mejor escribano, y Gerardo lo es, echa un borrón. Precisamente, curioso decirlo en este medio, nunca hay que perder de vista el CONTEXTO: ¿Quién es el Psoe, cuál es su papel en nuestra democracia y qué políticas defiende? ¿En qué se ha convertido Yolanda Díaz y qué queda en Sumar del frente amplio progresista que debería haber sido? ¿Qué hace presuponer que una vez aplicada la LÓGICA de reducción del gasto público, netamente neoliberal, en un sector especialmente vulnerable, no va a adquirir dicha "lógica" curso legal en las futuras medidas del Gobierno? Por último, cuando acorralas, ninguneas (¿por qué todo a Junts y a Podemos ni agua?) e intentas humillar a alguien la respuesta es perfectamente previsible y LÓGICA. La Sra Díaz le está haciendo el trabajo sucio al Psoe y, como siempre, una vez fenecido el frente amplio, sólo le quedará un camino: su casa o la "casa común de la izquierda".

    Hace 3 meses 5 días

  4. ecac

    Una vez más el "cabecilla" el centro anti "Izquierda SOCIALISTA", anti "Obrero-Currantes-Españoles", y traicionando "ESPIRITO MAYO 1879"-LA ROJA ROJA, PABLO IGLESIAS POSSE, siempre en fuera de la jugada o en offside FERRAZ 170, en la "LEY DEL PROGRESISMOS EN LAS IZQUIERDAS GLOBALES Y PLURALES"; PSOE (a) "AGONÍA", en el GOBIERNO COALICIÓN, traiciono en primer lugar al: "IZQUIERDA UNIDA-PODEMOS", y actualmente a "SUMAR".- Los centros DIESTRO PP y SINIESTRO PSOE, están metidos con calzador desde el TRASPASO DE PODERES desde EL PARDO 1936-1939-1940-1975, hasta su trueque-cambalache en LA ZARZUELA-LOS BORBONES: "TODO ATADO Y BIEN ATADO": 1978-1999-2000-2010-2020-2023-2024... Segunda década del siglo XXI, sin visos de caducidad, tiempos democráticos irreales, por orden y cuenta de: Juan Carlos I, Felipe VI y PPPSE.COM.ES

    Hace 3 meses 6 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí