1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

FEMINISMOS

La chica del hijab

Para encajar en el puzzle de la representación, algunas identidades quedan mejor convertidas en siluetas

Aránzazu Ferrero 10/02/2024

<p>Amena Khan, primera modelo con hijab de L'Oréal. / <strong>Instagram (@amenakhan)</strong></p>

Amena Khan, primera modelo con hijab de L'Oréal. / Instagram (@amenakhan)

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

“Perdona, ¿puedo hacerte una pregunta?”. La chica con hijab desayuna junto a la parada del autobús. La camarera espera su respuesta. No está de humor, pero asiente porque le va a preguntar de todos modos. Anoche se lió en Instagram a cuenta de una manifestación de maestras en Kabul. En una hora se le habían llenado las menciones de vídeos de famosas, fotos de Bangladesh, exigencias de condena por parte de personas que no conocía, y por supuesto gente que también le hacía preguntas. Pero la chica con hijab reconoce, a regañadientes, que en el bar del bus ha cambiado algo esta semana. En un matinal ha empezado a intervenir una colaboradora nueva. Es de origen árabe, lleva velo y debate a cara de perro con las tertulianas que enseñan, una y otra vez, vídeos de países diversos. “Bueno, pero es que tú… ¡tú eres muy española!”, se oye la réplica de la veterana, acorralada, y todo el bar asiente. No disimulan: les encanta la Chica del Hijab. Va monísima siempre, con un pañuelo chiffon que cae descuidadamente sobre el milímetro exacto de sus hombros. Tiene argumentos, desde luego, pero sobre todo tiene desparpajo. Es listísima, una chica muy bien educada, aunque nadie en el bar recuerda su titulación y a la chica con hijab le jode, pero la adoran. Desde que la Chica del Hijab desayuna con ellas en la pantalla, la camarera le saluda todos los días y la chica con hijab piensa que qué narices, es normal que sienta curiosidad. Así que le da el primer sorbo al cortado y responde con su mejor sonrisa: sí, claro, pregúntame lo que quieras.

La Chica del Hijab es todas nosotras, pero sin ser ninguna

En la calle, la chica con hijab se encuentra con un anuncio de un ministerio en el que, de las seis modelos en silueta, una destaca por llevar velo. No son modelos, todo el anuncio son siluetas, eso sí, diversas y de colores. La chica con hijab aún recuerda cuando, estando en el instituto, corrió por whatsapp el anuncio de Amena Khan, la primera Chica del Hijab de L’Oréal. La chica con hijab se hinchó a compartir la campaña con todas sus amigas y hasta se preparó una exposición para clase sobre hijab, exposición y apropiación del cuerpo. El trabajo se quedó sin exponer porque a su tutora le entró inquietud de que aquello generara un, le dijo, efecto “llamada”. Y la campaña fue retirada cuando la modelo abrió la boca sobre la operación Margen Protector, que el ejército israelí saldó con más de 2.000 muertos. Ninguna marca volvió a ofrecerle un contrato. De modo que, al menos en España, la imagen institucional preferida de la Chica del Hijab son las siluetas de la biblioteca del Canva. De este modo la Chica del Hijab es todas nosotras, pero sin ser ninguna. Elimina la individualidad, la enorme variedad de musulmanas que habitamos nuestros territorios, y cumple con el contingente de diversidad eliminando, al mismo tiempo, rasgos distintivos de raza o cultura. Seas árabe, africana, persa o europea, gorda o delgada, vertical o en silla o varias cosas a la vez, nada mejor que la silueta para acuñar la marca Mujer Musulmana© cerca de sus compañeras-silueta del cartel de al lado con el genérico latina.

La chica con hijab, que sabe que cualquier relato solo vale lo que tarda en convertirse en producto, se imagina a la primera modelo hijabi cañí, con su piel oscura, brillante, sin un grano y un hijab jersey enturbantado, de los mismos colores que la marca. La chica con hijab conjetura cómo sería esa entrevista en Vogue: la Chica del Hijab hablaría con orgullo de sus raíces; insistiría en el incondicional apoyo de su familia para hacer carrera en la moda, y tendría que hacerlo varias veces, de hecho, porque la entrevistadora no dejaría de preguntárselo una y otra vez. Preguntas genéricas sobre su entorno y específicas sobre su madre, y sobre todo sobre su padre.

Y la chica con hijab leería la entrevista varias veces, porque sabe que podría haber sido peor.

Ninguna chica con hijab querría reducirse a producto de catálogo (o peor aún, a silueta), pero sobre todo no querría (no querríamos) ser inspeccionada a la entrada del instituto para que un hombre blanco francés de mediana edad vigile si llevamos el pelo al aire por la calle antes de entrar. En caso afirmativo tendremos que quitárnoslo para poder acceder a nuestro derecho a la educación, y el mismo señor blanco de mediana edad medirá el largo y la holgura de nuestra falda, o nos enviará de vuelta a casa si llevamos un maxi vestido. Y, una vez asumido el código de vestimenta correcto y reconciliadas con los valores de laicidad y República, nuestras profesoras estarán atentas a que nuestro atrevimiento no se repita, so pena de abrir el correspondiente expediente de radicalización. Un futuro a la parisina que no es imposible de imaginar en España, donde hace menos de un año, cuatro chicas con hijab de Hortaleza, en Madrid, fueron expulsadas de su instituto por ser “demasiado visibles”. Y mañana, la tertulia del desayuno versará, a grito pelado, sobre la abaya, prenda cuyos cánones y significado, de repente, domina toda tertuliana que se precie. Pero es verdad que su hermana pequeña, que este curso ha empezado a ser la chica con hijab de su clase, no vuelve a casa contando las mismas cosas que ella tuvo que contar. No, al menos, con la misma frecuencia agotadora.

Al fin y al cabo, la Chica del Hijab sale mucho en la tele desde hace unos años. Es el único personaje musulmán de la película, y como tal ya asoma por alguna serie española. Y es toda una figura: es inteligente, responsable, tu mejor amiga, siempre e incondicionalmente. Será tu aliada LGTBI y está comprometida políticamente. Pero sigue circunscrita a la pirueta de valiente joven atrapada entre dos culturas. La chica con hijab recuerda a la primera Chica del Hijab que vio en una serie española, Élite. Ahí estaba todas las semanas, como una polilla mirando un fluorescente, testigo de cómo la Chica del Hijab se quitó el hijab y se metió tres cubatas para atreverse a echar un polvo con el chico de sus sueños, que era muy rico y muy desgraciado y del que quién no querría convertirse en su madre. No mucho después, sin embargo, la chica con hijab se encontró enganchadísima a la serie que veían sus hermanas, Skam. Allí se encontró con Amira, nuestra Chica del Hijab fundacional. Era lista, guapísima, estilosa, mordaz, como manda el tropo. Pero también vulnerable, expuesta a discriminaciones, a contradicciones y a miedos, porque Amira era la Chica del Hijab española, pero era, por encima de todo, una adolescente, como el resto de personajes de la serie. Ni siquiera era el único personaje musulmán. La chica con hijab se enamoró de Amira, cómo no, y disfrutó los debates con sus amigas porque, precisamente, esas contradicciones eran las suyas, las de todas ellas. No es casualidad que, a partir de Skam, proliferaran canales de belleza y estilo de vida protagonizados por jóvenes capaces de encajarse el pañuelo con una elegancia imposible y resolver cuestiones políticas en profundidad. La Chica del Hijab recorre el camino que recorría el Vecino Gay en los 90, guapo, amable y feminista, que instauró una masculinidad diferente y enterró (a medias) a la marica psicópata o suicida. El Vecino Gay le gustaba hasta a su abuela, la yaya con hijab.

La Chica del Hijab recorre el camino que recorría el Vecino Gay en los 90

La chica con hijab se aburre en la oficina y busca vídeos de We are Lady Parts. El catálogo 2023 de Chicas del Hijab: una serie británica divertida, respondona y un tanto abarrotada de modernidad en una comunidad como la musulmana, atravesada, como cualquier otra, de diversidad, discrepancias y debates internos. Pero mira, no le va a hacer ascos a una serie hecha por y entre musulmanas, mientras en la calle siga habiendo carteles que nos resuelven con siluetas. La Chica del Hijab es un útil recurso narrativo si quieres ponerle contrapeso al relato hegemónico. Es imposible no contar con ella, porque permite identificarla mucho más rápidamente que al Chico de la Barba, por ejemplo. Pero su figura no está exenta de aristas. La Chica del Hijab comparte rasgos con las superheroínas que han llegado a la narrativa de masas: ellas tienen poderes, la Chica del Hijab tiene su elegancia, su alta cultura, sus rasgos diferentes… Todo enmarca su excepcionalidad. Pero si para la superheroína ésta se presenta como una carga, para la Chica del Hijab es erótica de la excepción. Su hijab no le impide ser guapa. El hijab la señala: es universitaria a pesar de ser musulmana, es moderna a pesar de su vestimenta. Si es deportista, es campeona olímpica. Si escribe libros la portada la ocupará su fotografía, salvo que, como Hafsah Faizal, lleve niqab. Hasta ahí podíamos llegar.

Si será seductor ese hijab que aparece cuando ya no eres la Chica del Hijab: la chica con hijab recuerda cuando una de nuestras Chicas del Hijab, artista musical, anunció en un directo que se lo quitaba, definitivamente, tras haberse revelado como aliada LGTBI y sufrido acoso por integristas. La chica con hijab recuerda la tristeza, la desolación y la impotencia que sintió. Y ahí la tiene, un año después, en el escaparate de la librería: su cara en la portada del nuevo libro, con el sugerente título Porque me da la gana, rebosando estilo por los cuatro costados y coronada, faltaría más, con el velo flotando en el aire.

Existen muchas más Chicas del Hijab, todas de importación: cada vez menos perfectas, cada vez con más dobleces y más agencia. Algunas con hijab de quita y pon, como Fara, la protagonista de Miskina! La Chica del Hijab le va ganando centímetros a la mujer velada de ese Paisaje Islam© que tanto gusta en la ficción europea, que desafía doliente el patriarcado, que es narradora pasiva de la barbarie, encarnada en el marido abusivo o el padre sociópata, y que se empodera huyendo, escapando... ¡sacrificándose!, y quitándose un manto larguísimo. Si bien la Chica del Hijab es un personaje secundario, ya viene empoderada de casa; y a veces dice más en sus diálogos que todas esas heroínas veneradas, esas protagonistas que acaban siendo siempre el mismo personaje de la misma historia: lo mal que están en el paisaje simbólico del otro, lo bien que estamos nosotras. Y que, por no tener, como Malala en los libros de texto, no tienen ni apellido.

Sí, hay iconos de la moda, la cosmética y el deporte que son la proverbial Chica del Hijab. Todas estupendas, chicas de clase media con estudios, la vanguardia de una sociedad (oh, sorpresa) capitalista de la cabeza a los pies. Exhiben una feminidad performada, consciente y visible, convertida en agente de poder. La Chica del Hijab nos seduce, a unas porque nos muestra que podemos ser nosotras sin tener que ser las otras ni, sobre todo, parecernos a vosotras. Y a la vez también es vosotras, en la medida que sus problemas son al fin y al cabo los de todo el mundo. La chica con hijab sabe que nuestra Chica del Hijab todavía no protagoniza historias, y tampoco las está dibujando ni dirigiendo. La Chica del Hijab es la gran aliada LGTBI, pero todavía no ha salido del armario como lesbiana o mujer trans. Más aún, las miles de mujeres que podrían protagonizar ese relato viven en países como Pakistán o Indonesia, pero su presencia y su activismo no suelen tener la repercusión deseable en nuestras redes, tan ávidas de representación y diversidad, pero tan reacias a comprometer nuestros propios relatos.

Muchas mujeres musulmanas performamos nuestra feminidad como Chicas del Hijab

Muchas mujeres musulmanas performamos nuestra feminidad como Chicas del Hijab. Lo cual tiene mucho de positivo: frente a la anécdota o la curiosidad, nuestro hijab, muchas veces sin saberlo, adquiere un fuerte sentido político. Visibiliza nuestro compromiso con la religión en espacios donde ésta no se espera, a la vez que hace visible la inmensa variedad estética y cultural que el velo despliega. No es casual que muchas jóvenes, no especialmente conservadoras, se estén reapropiando del caftán y la abaya, prendas largas y vaporosas que exigen arte, sentido de la moda y una fuerte personalidad. A pesar de que a la vuelta de la esquina puede haber un señor blanco de mediana edad con una cinta métrica en la mano.

Y, junto a este señor, otras voces, cuando la chica con hijab exige dejar de ser una silueta en un cartel institucional, le repiten que lo prioritario es acabar con la subordinación. La chica con hijab se pregunta qué pensará ahora Amena Khan viendo que las cifras de muertos han pasado diez veces de 2.000, y en todas las chicas con hijab detenidas, expulsadas de sus universidades, fichadas por la policía en Reino Unido, en Francia, las chicas con hijab cuyos colectivos han sido ilegalizados en Alemania. Mientras alguien sale a explicarle, a explicarnos, que las feministas siempre estarán con las musulmanas, ya que feminista y musulmana siguen pareciendo conceptos excluyentes. Ninguna considerará la subordinación que las musulmanas padecemos en la representación de los feminismos. Sin la Chica del Hijab, sin todas sus lagunas y artificios, podríamos ser representadas como personalidades no excepcionales. Unas de las miles, millones de universitarias, jornaleras, científicas, comerciantes, artistas o deportistas que pueblan el mundo. Pero cuando la Chica del Hijab desaparece se cierran todas las ventanas. ¿Quién se encarga de elegir cuál es la representación correcta?

Una secretaría general tiene la respuesta. Como el juego de la representación nunca se puede ganar, ahí aparece al fondo la Blanca con Hijab, o directamente sin hijab, reclamando el espacio con el que el feminismo institucional se siente más cómodo, ocupando columnas, cátedras y foros públicos. Es musulmana conversa (como yo lo soy). Tiene cargo en alguna fundación. Es experta en relaciones internacionales, o en trabajo social, y sabe un montón sobre cualquier cosa. Sobre todo, habla de autocrítica. Y, si es francesa, se puede permitir, ella sí, llevar el caftán Riviera de Dior, por el que habrá pagado 4.900 euros. Asume alegremente ese carácter de anécdota que nos exige el feminismo ilustrado, ese que alaba nuestra valentía y modernidad a pesar de ser musulmanas. El mismo feminismo que pregunta a las chicas con hijab cada mañana por las mujeres de Kabul mostrando fotos de Bangladesh.

“Perdona, ¿puedo hacerte una pregunta?”. La chica con hijab desayuna junto a la parada del autobús. La camarera espera su respuesta. No está de humor, pero asiente porque le va a preguntar de todos modos. Anoche se lió en Instagram a cuenta de una manifestación de maestras en Kabul. En una hora se le habían...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Aránzazu Ferrero

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí