1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

IDENTIDAD

¿Un feminismo incómodo?

Si el feminismo no es el enemigo de los hombres, los hombres tampoco son el enemigo, es el sistema sexo-género y cómo sostiene el resto de desigualdades

Nuria Alabao 2/02/2024

<p>Fragmento de Dos mujeres bailando (1928) de Jeanne Mammen.</p>

Fragmento de Dos mujeres bailando (1928) de Jeanne Mammen.

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Llevamos un tiempo discutiendo sobre los amigos del presidente Sánchez y su incomodidad con el feminismo. En algunos sectores se ha identificado este “feminismo incómodo” con uno combativo en el que ser muy cañera con los hombres y denunciar “sus privilegios” genera una reacción que se interpreta como signo de avance. ¿Veis? Reaccionan ante nuestro avance imparable, dicen. Por otro lado, el feminismo se representa como un bloque sin diferencias internas, sin contradicciones –sin conservadurismos, transfobias, exclusiones o racismo–, y un proyecto que hay que defender a capa y espada, así en bloque, sin analizar sus complejidades y tensiones “para no dar armas al enemigo”, para seguir avanzando acero en mano.

Pero las cosas son siempre un poco más complicadas. Por supuesto, la rabia en muchas ocasiones es un poderoso motor político, no vamos a ser las policías del tono. Tiene que haber espacio para expresarla, pero ¿contra quién? ¿Quién es el enemigo? ¿Cómo se construye? ¿Son los hombres o el patriarcado y la desigualdad? ¿Cuál es la utilidad política de señalar a los hombres como un todo? ¿Si los hombres son el enemigo, todas las mujeres son “compañeras”?

Sí, el feminismo es incómodo (también para nosotras)

Si damos un paso atrás para ver el conjunto, se hace evidente que poner en cuestión los roles de género –desestabilizar el orden sexual– tiene consecuencias más inquietantes para las personas de lo que puede parecer a simple vista. Asegurar que el género no es natural sino una construcción social, como hace el feminismo, es capaz de desatar ciertos pánicos profundos porque el género es un elemento central de la manera en la que se autoidentifican las personas. Como explica Christine Delphy, para muchos supone un ataque a la propia identidad, a las coordenadas que organizan su mundo y las propias relaciones sociales. Este malestar de género existe, y quizás, como dice Miquel Missé en esta charla, hay que hacerse cargo de él, darle espacio y llevarlo a la conversación pública.

También se está produciendo una transformación efectiva en la manera en la que nos relacionamos con el género, impulsada por el feminismo y la práctica vital y política de las disidencias sexuales. Jack Halberstam da cuenta de cómo las identidades sociales de género están cambiando, se están multiplicando sobre todo entre los jóvenes. El binario estalla, hay más formas de identificarse –como trans, no binaria, trans-marica etc.–, lo que llega incluso a poner en cuestión el significado de la heterosexualidad que “no puede permanecer estable”, dice Halberstam. No está tan claro, explica, qué es ser hombre y qué es mujer, eso mueve el suelo de la heteronormatividad, en un mundo donde el matrimonio pierde peso, la reproducción no requiere de esta sanción social o religiosa ni de relaciones monógamas; ni hay una relación orgánica e inevitable entre los hombres, las mujeres, los hijos y la vida familiar.

Las identidades sociales de género están cambiando, se están multiplicando sobre todo entre los jóvenes

Todos estos cambios son profundamente desestabilizadores para algunas personas que quieren saber que su forma de vida es eterna y necesaria, y que todo el mundo la comparte o debería compartirla. Precisamente, Judith Butler ha descrito la obsesión de la derecha con el género como una manera de reemplazar, condensar o resumir otras ansiedades vitales. En este cóctel de malestar económico y cultural que afecta a una parte de la población del planeta, determinados lobbies, intelectuales y políticos ultras han encontrado una manera de representarse en el espacio político y de definir una lucha que consigue aglutinar las obsesiones del conservadurismo y que se convierten en potentes motores para sus proyectos de poder, donde los roles de género se convierten en importantes asideros identitarios. Así que sí, el feminismo genera incomodidad a un nivel muy profundo, y la mala noticia es que puede ser instrumentalizado por las extremas derechas. La pregunta es cómo nos enfrentamos a eso, con la espada en mano, caiga quien caiga, o dando más espacio a que la gente se haga preguntas, complejizando la discusión pública sobre estas cuestiones. Y por supuesto elaborando un proyecto feminista que se haga cargo de luchar por las condiciones materiales de vida de todos y todas.

Esos “malestares de género”, además, proliferan entre los adolescentes, en un momento clave de construcción de su identidad y de experimentación con el género, según explican Miquel Missé y Noemí Parra en Adolescentes en transición (Bellaterra, 2023). Precisamente, son los más jóvenes los que en las encuestas expresan las posiciones más críticas con el feminismo. ¿Y qué les estamos diciendo? Muchas veces, lo que reciben es un feminismo que les habla de manera culpabilizadora –el ariete de los “privilegios” siempre listo–, los convierte en el enemigo, en vez de en posibles aliados de un proyecto que también puede implicar una mejora para sus vidas –lo expliqué con más detalle aquí–. ¿Estamos convencidas de que todos los hombres se aferran a la masculinidad hegemónica porque les confiere estatus y poder? ¿La masculinidad no genera malestares ni peligros? ¿Todos los hombres la viven de la misma manera sin margen para cuestionarla o subvertirla? No hay que confundir a los hombres con la masculinidad. Si todas estamos seguras de que nos fugamos del rol femenino que la sociedad heterosexista ha diseñado para nosotras, si no somos eso, si no entramos en esos cajones, y además hemos aprendido a defender esas fugas, ¿por qué creemos que los hombres no pueden hacer lo mismo? ¿Por qué no pensamos cómo acompañar esos procesos, a esos hombres que desertan de la masculinidad hegemónica? Y sin embargo también hay un feminismo esencialista que es profundamente culpabilizador. O al menos, uno que al tratar de analizar el funcionamiento de la sociedad genera un molde interpretativo que aplasta a las personas reales –hombres y mujeres– y su agencia.

No hay que confundir a los hombres con la masculinidad

Quizás haya una misoginia organizada en redes, pero los chavales que les escuchan en YouTube o TikTok y se aprenden sus argumentos ni están en la trinchera opuesta ni son irrecuperables para un proyecto feminista de transformación. La pregunta es cómo politizar sus malestares hacia un lugar emancipador en vez de conservador, y la respuesta no es fácil. Porque estos chavales están equivocando al enemigo, no es el feminismo, es el sexismo y es el sistema que los deja en la cuerda floja asistiendo a un desmoronamiento a cámara lenta de toda seguridad vital.

El mantra de los privilegios

Estos días no hay interpretación de la emergencia de las posiciones antifeministas sin apelar a “la pérdida de privilegios”. Si bien es cierto que puede haber reacción en algunos hombres porque, como hemos dicho, el cambio cultural feminista les sacude y les exige cuestionarse sus formas de relacionarse o sus actitudes, esta explicación deja demasiadas cosas fuera. Por ejemplo, cuando introduces la cuestión de clase se desmonta como un castillo de naipes.

¿Qué privilegio tiene el jardinero de Patricia Botín respecto de su patrona, o el camarero que trabaja por temporadas y que sirve a Carmen Calvo o a Yolanda Díaz en un bar? ¿Cuál es el privilegio de un adolescente marroquí no acompañado que vive en la calle perseguido por la policía? ¿Cómo nos oprime a las mujeres de clase media nacidas aquí, que tenemos tanto reconocimiento social como estatal, y que no tenemos una experiencia del Estado como opresor? Cuando hablamos de los “privilegios de los hombres” estamos soslayando las diferencias de clase; desaparecen también el poder, la explotación, el reconocimiento legal, la salud mental, la diversidad funcional... o incluso la edad. ¿Qué poder social tienen los niños o los adolescentes? También nos olvidamos de que una mujer puede sentir que está oprimida por el género en algunas ocasiones y explotar u oprimir a otras personas –como patrona, o rentista–, hombres y mujeres. Es imposible entender completamente cómo oprime el género si no se le suma a la ecuación la cuestión de clase –u otros factores, como la raza o el estatus migratorio–. Así que hablar de los “privilegios de los hombres” que el feminismo cuestiona no tiene mucho sentido a menos que te dirijas únicamente a los amigos del presidente –o que lo utilices como arma como en el caso de las primarias demócratas del 2016 cuando Hilary Clinton usó el arsenal de los privilegios para confrontar a Bernie Sanders, su amenaza por la izquierda–.

Pero los malestares que produce el feminismo no afectan solo a estos “hombres blancos y ricos”, a los hombres con poder como dice el eslogan. De hecho, sería más útil usar el concepto de privilegio masculino como una compensación simbólica de estatus o poder –basada en la dominación de las mujeres–: podías estar explotado y humillado en todos los ámbitos de tu vida pero el sistema te recompensaba con una posición superior en el orden de género –o con una mujer subordinada en el hogar–. Funciona de manera parecida a la raza, como explica María Fernanda Rodríguez en Familia, raza, nación en tiempos de postfascismo (Traficantes de Sueños). En este caso sería la pertenencia a la nación la que te otorgaría esta sensación de superioridad respecto de los trabajadores extranjeros. Pero exactamente como en la raza, es una compensación que tiene una doble cara porque también te perjudica, ya que, el privilegio de la raza te impide luchar junto a los migrantes o las personas racializadas contra la explotación laboral. Es decir, entendido así, el privilegio masculino es una triste compensación en este orden de explotación al que algunos hombres se aferrarían en vez de luchar junto a las mujeres contra el sistema de género que también les oprime y que sirve para apuntalar el régimen de desigualdad –en otros órdenes–. Esto puede parecer paradójico ya que se supone que el sistema de género te sitúa como ganador, pero es indudable que la masculinidad tiene toda una serie de “daños colaterales”: desde restringir tus posibilidades de expresión, de ser o de vivir tu sexualidad, hasta toda una serie de exigencias relacionadas con la asunción de riesgos, el valor o la competencia. Por no hablar de cuando la pobreza y la masculinidad se encuentran en lugares donde los jóvenes no tienen nada más que esa masculinidad para sentirse “respetados” y que acaba en el ejercicio de la violencia –la muerte o la prisión–.

Codificar la desigualdad de género en términos de guerra de sexos es totalmente funcional a la extrema derecha

La guerra de sexos es de derechas

Codificar la desigualdad de género en términos de guerra de sexos es además totalmente funcional a la extrema derecha, que gusta de representar al feminismo como motor de un conflicto entre hombres y mujeres –útil para impulsar la reacción antifeminista–. Por tanto el reto es articular nuestro feminismo en otros términos. No se trata de generar incomodidad a personas concretas sino de apuntar a las desigualdades estructurales para que podamos vivir todos mejor; de dejar de utilizar la culpa como herramienta y transformar las condiciones que dan lugar a esos malestares. Nuestro feminismo tiene que ser capaz de poner en el centro la lucha contra el sexismo y también contra la violencia que genera.

Si el feminismo no es el enemigo de los hombres –sí de la misoginia organizada y sus partidos–, los hombres tampoco son el enemigo, sino el sistema sexo-género y cómo es funcional al sostenimiento de resto de desigualdades. Esto incluye una batalla por confrontar las peores consecuencias de la masculinidad hegemónica tanto para las mujeres –que reciben sobre todo en forma de violencia–, como para los hombres, porque la principal amenaza para la posición social de estos no es el feminismo, sino el sistema económico y los daños que les infringe. Un proyecto feminista que implique mejorar la vida de todos es, por tanto, una buena receta contra los peores efectos de la masculinidad cuando se junta con el miedo o la precariedad vital.

Un feminismo incómodo de verdad no es el que señala actitudes concretas, sino el que implica una amenaza a los pilares sobre los que se construye la desigualdad. Un feminismo incómodo habla de la situación de las que lo tienen más difícil y no el que es instrumental para mejorar la posición de determinadas mujeres de clase media. Un feminismo incómodo es el que lucha contra la ley de extranjería y las muertes en la frontera, que se opone al aumento del gasto militar, que se organiza en los espacios laborales, que para desahucios, que vincula luchas, que no se desentiende de cómo vive la gente. Quizás codificar el problema como una guerra de sexos es más fácil y está más premiado socialmente.

Llevamos un tiempo discutiendo sobre los amigos del presidente Sánchez y su incomodidad con el feminismo. En algunos sectores se ha identificado este “feminismo incómodo” con uno combativo en el que ser muy cañera con los hombres y denunciar “sus privilegios” genera una reacción que se interpreta como signo de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Nuria Alabao

Es periodista y doctora en Antropología Social. Investigadora especializada en el tratamiento de las cuestiones de género en las nuevas extremas derechas.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Fernando

    Dicen desde Público que uno de los ejes de SUMAR para este 2024 será el de ¡tachán, tachán!: "feminismo de mayorías". Alucinante, se han debido tomar un té con "esos amigos de Sánchez".

    Hace 2 meses 14 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí