1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Libertad

En defensa del sadomasoquismo

No hay una práctica sexual que haya producido más reflexión sobre el consentimiento que el BDSM

Nuria Alabao 9/02/2024

<p>Una mujer sostiene dos látigos. / <strong>Maria Vlasova (Unsplash)</strong></p>

Una mujer sostiene dos látigos. / Maria Vlasova (Unsplash)

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Podría parecer cuando menos extemporáneo tener que justificar hoy el BDSM –Bondage, Disciplina, Dominación, Sumisión, Sadismo y Masoquismo–, pero hay temas que resurgen en la esfera pública con tenacidad, sobre todo aquellas que tienen que ver con la sexualidad. El cineasta Carlos Vermut ha declarado hace unos días que tiene “sexo duro” y que practica estrangulamientos en la cama pero “siempre de manera consentida”, como respuesta a las acusaciones de agresiones sexuales por parte de varias mujeres. Las redes y los articulistas han respondido una vez más de manera masiva ante este nuevo #MeToo, pero entre estas reacciones han aparecido juicios que señalan que, más allá del necesario consentimiento, si te gusta estrangular o que te estrangulen es porque hay algo “averiado” en ti, o aquellas que acusan desde el feminismo a las que practican BDSM de legitimar la violencia machista. El sexo arrastra todavía un mancha, una parte de oscuridad que, pese a todos los avances en la ampliación de nuestra libertad sexual, consigue seguir extendiendo una sombra sobre determinadas prácticas para prescribir, todavía hoy, lo que sería una sexualidad correcta, aceptable o feminista.

Lo curioso es que muchas de nuestras discusiones actuales, aunque sean con otros marcos o tonalidades, ya se dieron hace cuarenta años. Por eso una obra redactada en una máquina de escribir: Pensando el sexo: Notas para una teoría radical de la sexualidad (Verso, 2024) de Gayle Rubin, puede decirnos todavía cosas que nos resuenan, aunque data de principios de la década de 1980. El libro responde a los albores de lo que se llamaron las guerras del sexosex wars– feministas. En su prólogo, Rubin explica cómo las feministas culturales –o radicales– del Estados Unidos de la época atacaron de manera feroz determinados eventos pero también a personas que consideraban “ostensiblemente inaceptables” porque defendían el BDSM o el porno. Se produjeron así los primeros intentos de cancelaciones para impedir hablar a las que no pensaban como ellas –la propia Rubin lo sufrió durante años– y para eso se echó mano de piquetes, bloqueos, amenazas a la universidad, coléricos ataques en medios o pasquines con un evidente desprecio por la verdad y utilizando pánicos morales o sexuales. “Mientras, la amenaza de la derecha conservadora estaba adquiriendo una influencia cada vez mayor en la política, el discurso público, las legislaciones estatales y la regulación de la sexualidad en EE.UU.”, dice Rubin. Habían nacido las primeras guerras culturales, y desde entonces las derechas se convertirían en verdaderas maestras en manejar sus cuerdas.

El caso que relata Rubin es de la conferencia académica sobre Sexualidad del centro de estudios Barnard en 1982, que las feministas antipornografía identificaron como un objetivo porque no se adhería a su línea. Las que se manifestaron contra el acto portaban camisetas que decían: “Por una sexualidad feminista” y “Contra el SM (sadomasoquismo)”. Precisamente, como parte de las luchas por la libertad sexual de los años sesenta y setenta, se habían creado varias comunidades sadomasoquistas de carácter reivindicativo. Rubin fue una de las fundadoras en 1978 del primer grupo de lesbianas sadomasoquistas –Samois– que defendía estas prácticas desde el feminismo como un erotismo legítimo, como una expresión de fantasías y deseos sexuales. No decían que fuese una sexualidad especialmente feminista o liberadora, sino que no era inherentemente opresiva y que no había ninguna contradicción intrínseca entre la política feminista y el sadomasoquismo.

Para atacar el acto dijeron que era una “celebración del sexo pervertido”, que promovía “la sexualidad infantil” y la pornografía, argumentos que resurgen una y otra vez en la actualidad cada vez que las nuevas extremas derecha “antigénero” impulsan legislaciones contra la educación sexual o contra los contenidos LGTBIQ en medio mundo. Entonces, se unió pornografía y sadomasoquismo, para utilizar como ariete el rechazo y el escándalo sexual que provocaban las imágenes del BDSM por aquel entonces. Como consecuencia de estas campañas consiguieron cambiar las definiciones legales de pornografía para contribuir a su prohibición. Porno duro no era aquel en el que se veían los genitales, sino aquello que el espectador encontraba repugnante, que consideraba “fuera de lugar” como el SM, dice Rubin.

A principios de los 80 se dio una alianza entre las feministas antipornografía y la emergente Nueva Derecha

Crearon así una confusa amalgama de porno, sado, violencia contra las mujeres y subordinación femenina, y la expresaron a través de un estilo discursivo que podemos llamar el de la “lista de la compra” de prácticas supuestamente aberrantes. Este consiste en enumerar como una ametralladora cosas “escandalosas” y que, por ejemplo, se utiliza hoy para denigrar el trabajo sexual. Este feminismo cultural, por cierto, dejó en el cajón las cuestiones reproductivas y la lucha contra la división sexual del trabajo, para hablar únicamente de sexo y explotación sexual. Paradójicamente, se dio una alianza entre estas feministas antipornografía y la emergente Nueva Derecha –que en muchos de sus elementos prefigura a la extrema derecha actual–, que implicaba una reacción conservadora contra las conquistas del mayo del 68 y que dio lugar a la Administración conservadora y neoliberal de Reagan.

Pornografía, BDSM y consentimiento

El SM también funcionaba como una explicación para todo comportamiento que consideraban tanto “inexplicable como despreciable”, dice Rubin. Esto implicaba que cualquier mujer que pudiera disfrutar de tales prácticas debía tener algo malo, “solo alguien enajenado, engañado, o coaccionado podría participar en algo así”. Precisamente este tipo de argumentos contra el BDSM olvidan que, en el trabajo sexual, es una ámbito propio con un saber reconocido, es decir, bien pagado, porque implica un saber hacer y el conocimiento de toda una serie de regulaciones. El BDSM está altamente codificado de manera que, en principio, todos los participantes tienen muy presentes los deseos, los límites y expectativas de cada cuál y cuándo y cómo parar. Probablemente no hay una práctica sexual que haya producido en sus adeptos más reflexiones sobre el consentimiento. Se olvidan además, de que entre quienes lo practican como sumisos –masoquistas– hay numerosos hombres, la mayoría, si hablamos en términos de consumo de sexo de pago. También obvian que no es una práctica estrictamente heterosexual, y que es una más del repertorio disponible, que no tiene por qué definir necesariamente toda tu sexualidad, puedes llevarla a cabo de manera ocasional en alguna de sus formas (no hay una espiral que requiera cada vez más “violencia” para excitarse como explican algunas). Por supuesto, pueden darse vulneraciones del consentimiento o agresiones como en cualquier otro intercambio sexual, pero eso no es inherente a la práctica en sí.

Los aires del #MeToo han provocado una reflexión necesaria sobre el consentimiento, pero también se han traducido en reflexiones acusadoras sobre sexualidades aceptables y no aceptables, en nuevos punitivismos o intentos de criminalización –por ejemplo para las trabajadoras sexuales –de momento la prohibición de publicitarse, lo que les dificulta trabajar de manera autónoma–. El ataque a las trabajadoras sexuales ya ha empezado y se mezcla con las políticas de restricción migratoria, pero es más complicado atacar la pornografía en España hoy sin parecer puritano. (El feminismo antipornografía en esta década de 1980 tuvo menor impacto, sobre todo al principio, porque se venía de la lucha contra el franquismo, su censura y puritanismo). Así, para intentar transformar estas nuevas inquietudes antipornografía en votos, hoy Pedro Sánchez no dice oponerse al porno, sino que utiliza el marco de “proteger a los menores”. Mediante este marco, que también se gestó en las décadas de los sesenta y setenta, se trata de asociar menores, pornografía y agresiones sexuales –una asociación construida sobre pánicos morales y no demostrada–. De hecho, no hay cómo involucrar a los menores para impulsar cualquier agenda antisexo –o antigénero–.

No hay formas de sexualidad que reafirmen el patriarcado

Contra nuevas normatividades opresoras

El feminismo de la segunda ola fue una respuesta, dice Rubin, al régimen punitivo en torno a las sexualidad de las mujeres, “un intento de correr los muros que dividían el sexo bueno del malo, el tolerable –reproductivo, marital, heterosexual– del depravado”. Estas feministas trabajaron para nuestra liberación, no para nuestro control ni para la oposición de nuevos dogmas sobre lo que es una sexualidad tolerable o feminista. Criticaron las restricciones impuestas a la conducta sexual de las mujeres y denunciaron “el alto precio que se les hace pagar por ser sexualmente activas”, según Rubin. Pero hay otra tendencia que se manifiesta en el feminismo y que considera la libertad sexual obtenida como una mera extensión de los privilegios masculinos y que comparte un tono, y a veces, objetivos similares al del discurso antisexual conservador en forma de prohibiciones o condenadas morales.

El BDSM no es violencia, ni es antifeminista, ni antimujer, ni hay formas de sexualidad que reafirmen el patriarcado. En cualquier caso, más allá de la teoría y de Twitter existen personas reales –una pluralidad apabullante– cuya sexualidad es difícilmente encajable en moldes o nuevas prescripciones. El BDSM va a seguir existiendo, independientemente de la condena moral que se extienda sobre esta práctica. Los placeres se mueven en esa ambigüedad donde el deseo no está moldeado por lo que se considera correcto o por la moral impuesta, sino incluso en ocasiones, por su contrario. Esta defensa del BDSM puede parecer extemporánea, pero si desde algunos feminismos se intenta proclamar nuevas normatividades o estigmatizar determinadas prácticas sexuales la gente se alejará de él. La reacción ya está en marcha.

Podría parecer cuando menos extemporáneo tener que justificar hoy el BDSM –Bondage, Disciplina, Dominación, Sumisión, Sadismo y Masoquismo–, pero hay temas que resurgen en la esfera pública con tenacidad, sobre todo aquellas que tienen que ver con la sexualidad. El cineasta Carlos Vermut ha declarado hace unos...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Nuria Alabao

Es periodista y doctora en Antropología Social. Investigadora especializada en el tratamiento de las cuestiones de género en las nuevas extremas derechas.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Marcoafrika

    Como siempre, difícil e interesante separa la paja del grano y como en todas las épocas o etapas de la humanidad: los gustos convencionales de unos y unas (en muchos casos diferentes según distintos ámbitos geográficos) en contra de los gustos de otras y otros. Es lo que tienen la normativas que a veces se convierten, incluso en leyes y que utilizan los gustos personales como arma para asuntos sociales que nada tiene que ve con los meros instintos y la forma de satisfacerlos. Con presuntas campañas estatales de prohibir aquello que se aleja de “socialmente conveniente” o de las “buenas maneras” pienso que se hace un flaco favor a la necesaria lucha feminista para acabar con el retrógrado patriarcado. En fin, supongo que lo lógico sería legislar solo aquellas medidas que protegen el bienestar de la mayoría, sea cual sea su sexo o condición y no inmiscuirse en los gustos o placeres de cada persona mientras estos no pongan en peligro la libertad (o voluntad) de otros y otras. 

    Hace 2 meses 9 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí