1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

JARDÍN DE GENTE

Árboles

La confusa y melancólica alegría que me produce el Domingo de Pascua, que en Argentina sucede a comienzos del otoño, este año me encontró debajo de álamos, sauces, membrilleros, un nogal…

Socorro Giménez 19/04/2024

<p>Fruto del nogal. / <strong>Wikimedia </strong></p>

Fruto del nogal. / Wikimedia 

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Para Semana Santa me fui a Mendoza. El Domingo de Resurrección, que este año cayó el 31 de marzo, se continuaba en Argentina –puente mediante– con la conmemoración de la Guerra de Malvinas, iniciada el 2 de abril de 1982, cuando el gobierno de facto de entonces, la dictadura instalada desde 1976, dispuso el desembarco militar en esas islas para su recuperación nacional. Era por tanto un feriado largo (de seis días), y cuando el calendario abre esas ventanas en las urgencias laborales yo me escapo de Buenos Aires y me voy pa’l rancho. 

Soy católica por crianza familiar y ósmosis cultural, y aunque dejé de ir a misa a mis catorce años la Semana Santa siempre me conmueve. Nunca me ha sido indiferente el relato de los días en que Jesús se vuelve Cristo y cumple con su destino: entra en Jerusalén a lomos de burro vivado por una multitud que lo celebra con hojas de palma, ramas de olivo y de laurel (un domingo feliz en su vida), cena con sus discípulos, reza con ellos, es apresado, torturado, condenado y conducido hacia el monte Calvario cargando su propia cruz. Lo crucifican. Sufre muchísimo, duda, muere y resucita. 

El Domingo de Pascua es el día más importante de la doctrina católica, la prueba final, su télos, su sentido. Los evangelios de los apóstoles difieren en su relato de ese día, pero fundamentalmente cuentan que las Marías (las mujeres) fueron a visitar el sepulcro para ungir el cuerpo de Jesús con perfumes y aceites, y no lo encontraron. Lo vuelvo a contar aquí en un poema que escribí a partir de Mateo 28:1-10:

Resurrección
Al alborear el sábado,
María Magdalena 
y la otra María
—o eran dos o tres marías, 
digamos las mujeres—
fueron hasta el sepulcro.
Llevaban buenas cosas para untar 
el cuerpo del amado.

 

De súbito la tierra se agitó 
y vino un desmoronamiento.
O un ángel del Señor bajó del cielo: 
movió la piedra roca, se sentó sobre ella. 
Era como un relámpago, 
y su tenue vestido 
blanco como la nieve.
Temblaron de terror los centinelas.
Asustadizos como son
los centinelas quedaron como muertos.

 

El ángel dijo a las mujeres 
—ellas estaban admirando su radiancia de niño—:
No temáis.
Buscáis al que han crucificado,
pero ese no está aquí
porque ha resucitado,
tal como había dicho, vive.
Vengan ahora a ver el sitio 
y después vayan rápido, 
digan a los discípulos que él va hacia Galilea. 
Y les mostró la piedra horizontal vacía. 

 

Ellas corrieron lejos del sepulcro
se prestaron ungüentos y bailaron
las unas con las otras
se frotaron las manos y las sienes.

 

Jesús en carne y hueso 
les cruzó el paso en el camino.
Sintió el olor reconfortante 
de los buenos aceites 
y entonces pronunció para ellas, 
de todas las palabras,
una de las mejores:

 

Alegraos, les dijo. 
Y también: 
No temáis.
Decid a mis hermanos que los espero en Galilea.
Y todas las Marías le abrazaron los pies.

 

Tuvieron que llorar
de dicha de estar juntas,
de los pies del amado,
de terror y esperanza lloraron,
de inocencia.

 

Llevaron el mensaje:
fueron a Galilea y otras partes 
cargando los ungüentos.
 

El evangelio de Juan (20:1-9) refiere, al final de ese pasaje: “No entendían aún la Escritura según la cual era preciso que resucitara de entre los muertos”.

No entendían. Y es que, aunque sabían, aunque ya todo les había sido anunciado por el propio Jesús, ¿cómo entender? ¿Cómo creer, después de haber asistido a la injusticia, a la tortura, a la carne doliente y al último suspiro? Se dice pronto, pero había que verlo. Quizá las incontables obras de arte que imaginan la crucifixión y que pueblan los museos de Occidente hayan procurado precisamente eso: dar a ver ese sufrimiento. Y quizá fuese (sea) necesario porque en esas representaciones del dolor de Jesús se cifra algo que todavía no entendemos.

Hay muchos abordajes fructíferos de la vida de Cristo antes (o en el tránsito) de que se volviera el Mesías. Ahora pienso en tres: el de Antonio Machado en su poema “La saeta”, que en Argentina se conoció ampliamente en la voz y la música de Joan Manuel Serrat; el de Martin Scorsese en La última tentación de Cristo, y el mucho más reciente de Amélie Nothomb en Sed. Perspectivas seculares, podría decirse, porque afincan su relato en la vida, en las alegrías, los placeres y los padecimientos del cuerpo de ese ser humano, pero no creo que ninguna de ellas sea ajena ni indiferente al misterio del espíritu que, se me ocurre, tal vez sea el mismo por el que seguimos pronunciando la palabra amor. 

Como sea, la confusa y melancólica alegría que me produce el Domingo de Pascua, que en Argentina sucede a comienzos del otoño, este año me encontró debajo de álamos, sauces, membrilleros, un nogal… Las hojas-cáscaras de este último estaban todavía un poco verdes, algo pegadas a la segunda carcasa, dura y marrón, que guarda el fruto comestible de la nuez. Me rodeaban personas queridas y perros iluminados por un sol límpido que ya empieza a atenuarse; había humo, vino, carne asada. Pensé en Tomás, el discípulo suspicaz: pensé en su mano hundiéndose en la herida, en su apego a la carne para buscar la fe. Venía de estar hacía justo una semana, en el Domingo de Ramos, en una de las manifestaciones más grandes que vi en la Plaza de Mayo en conmemoración de los cuarenta y ocho años del golpe militar que dio inicio a la última dictadura, donde escuché y grité otra vez que “Nunca más”, y que “Fueron treinta mil” los desaparecidos por el terrorismo de Estado, porque este año era especialmente necesario volver a gritarlo. Antes de comer se me acercó mi tío:

–Creíamos que el membrillo era estéril, pero nos dijo el Alfio que a veces dan fruto cada dos años. Lo volvimos a regar, le pusimos fertilizante y mirá: se viene abajo de la carga. Todavía están verdes, hay que esperarlos, pero algunos ya se cayeron. ¿Vos sabés hacer dulce?

Mi tío acaba de cumplir ochenta. 

Dos días después, el 2 de abril, el Gobierno argentino decidió cambiarle el nombre a uno de los salones de la Casa Rosada. No es la primera vez que lo hace. Ya el 8 de marzo, fecha central del feminismo mundial y reivindicada en la Argentina con especial fuerza a partir del movimiento Ni Una Menos, surgido en este país en 2015, la presidencia de Javier Milei había resuelto cambiar el nombre del Salón de las Mujeres por el de Salón de Próceres. Esta vez le tocó el turno al Salón de los Pueblos Originarios, que desde este pasado 2 de abril se llama Héroes de Malvinas. Esa mañana yo había escuchado por la radio una entrevista a un ex combatiente argentino. No un héroe de guerra, ni siquiera un veterano, sino un soldado. Contaba que el barco inglés que los trajo de vuelta al continente a él y a sus compañeros de misión en las islas después de la capitulación argentina a mediados de junio de 1982, era un crucero de lujo, no un barco militar, y que los oficiales ingleses los habían tratado bien, cumpliendo en toda regla con el Pacto de Ginebra. Les dieron dos comidas por día y duchas calientes, mucho más de lo que esos chicos, de alrededor de veinte años y entrenamiento casi nulo, habían tenido durante los dos meses y medio que duró la guerra. El barco que los trajo también tenía parlantes, y música, y él reconoció la última canción de Genesis y habló con uno de los soldados enemigos acerca de Phil Collins.

Piensa Jesús en la cruz, según Nothomb (que se permite incluso una broma freudiana):

“En el inconcebible momento en que elegí mi destino, no sabía qué implicaría enamorarse de María Magdalena. De hecho la llamaré Magdalena: los nombres compuestos no me entusiasman y me fastidia llamarla María de Magdala. En cuanto a llamarla María a secas, ni se me pasa por la cabeza. Es poco recomendable confundir a tu amada con tu madre”.

Los nombres importan siempre, y especialmente cuando son protagonistas de narraciones de la historia humana, la de sus cuerpos y su espíritu, la de su ánimo, su amor y su crueldad. ¿Héroes? ¿Próceres? ¿Mesías? Parece evidente que es humana, todavía, la necesidad de estos nombres para justificar la vida, o mejor: la muerte. El de Salón de los Pueblos Originarios tampoco era inocente, desde luego. Se le dio ese nombre en 2014, durante el segundo gobierno de Cristina Fernández, al que hasta entonces era el Salón Colón. Se podría ir más atrás, y es probable que la historia de los nombres de los salones de la casa de gobierno cuente en parte la historia del país, las políticas que en buena medida rigen los cuerpos que esos nombres designan. Pero, aparte y además, ahí están (o no están) los propios cuerpos, con todo lo que escapa, antecede y prosigue en ellos, en nosotros, a las designaciones. Ahí están los árboles.

“¿Vos sabés hacer dulce?”

Los frutos están verdes, duros, difíciles. 

Todavía es materia de discusión de qué madera estaba hecha la Cruz. Algunos dicen que era de puro roble, sólido y noble compañero de la alquimia sangre-vino, pero los más indican que era mixta: cedro, pino, ciprés (el árbol de los cementerios latinos) y amable olivo (el del huerto de la última vigilia). En fin, “el madero” se resiste a su adscripción a una especie única y más bien parece tener vocación universal, raíces extensas y múltiples, conectadas entre sí. Ni las injusticias ni el amor, ni sus ramificaciones, son originarias de ninguna parte.

Los propios árboles sí saben hacer dulce y más cosas. Tal vez habría que preguntarles a ellos, que por supuesto ya existían en América antes de la Conquista, como las gentes y sus lenguas, cuando la flora y la fauna eran, hasta donde alcanza la historia, nativas. Solamente en la región de Cuyo, de donde soy oriunda, en la tierra más sureña hasta donde llegó el imperio andino de los incas, había (y hay) alisos, maitenes, manzanos del campo, sauces criollos, mistoles, piquillines, jarillas, aguaribayes, quebrachos, molles, espinillos, algarrobos… Con los españoles llegaron y se volvieron generosos la vid y el olivo; allí encontraron querencia y hasta ahora son fuente de dos de las principales industrias de la zona, casi bíblicas: el vino y el aceite, las dos amenazadas de desaparición. 

Los wichí llaman madres a los árboles. En Un texto camino, un volumen que recoge el canto de Caístulo, un poeta wichí octogenario, se lee: 

La madre
lo que ustedes llaman árbol
es mi antena (…)
Las madres 
se comunican terrestremente
caminan por debajo 
del corazón de la tierra
cada mensaje de las madres
es una mezcla de pensamientos 
de todas las madres de la tierra
parece exagerado
pero es así. 
 

También por esos días me llegó un poema de Adrienne Rich, nacida en la otra América, la del Norte, en versión de Ezequiel Zeidenwerg, que cuenta de un lugar “entre dos arboledas donde el pasto crece cuesta arriba”, un antiguo sitio de reunión, un lugar que ella conoce y sabe quién quiere comprar y vender, hacer desaparecer, y por eso prefiere no decir dónde queda. ¿Para qué lo cuenta, entonces? 

“Porque vos todavía sos capaz de escuchar, porque en tiempos como éste,

para que vos te dignes a escuchar, es necesario

hablar sobre los árboles.”

En la provincia de Mendoza, en Argentina, en el camino hacia Lavalle, hay olivares abandonados, huertos y viñedos que ya no se cosechan, montes solos, árboles de nombres antiguos sin relato y todavía fructíferos. Cuando el domingo 31 cargué el canasto de membrillos y nueces, agradecida por el sol, por los perros, mis tíos y mis primos y mis padres y hermanos, en un lugar preciso que no pienso decirte dónde queda, pensé en los nombres, los misterios, la transmisión de los mensajes de las madres –las mujeres, las Marías, los árboles– que no entienden y creen, e insisten en llevar los ungüentos.  

Para Semana Santa me fui a Mendoza. El Domingo de Resurrección, que este año cayó el 31 de marzo, se continuaba en Argentina –puente mediante– con la conmemoración de la Guerra de Malvinas, iniciada el 2 de abril de 1982, cuando el gobierno de facto de entonces, la dictadura instalada desde 1976,...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Socorro Giménez

(Mendoza, Argentina, 1973) es escritora y coordinadora editorial del Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires, MALBA.  En 2021 publicó en España su primer libro, Casa se busca (Caballo de Troya).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí