1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

CISMAS

Los sedevacantistas

De las monjas clarisas a monseñor Thuc, pasando por el obispo De Rojas, con una breve aparición de la Iglesia Palmariana y el papa Clemente

Ignacio Sánchez-Cuenca 18/05/2024

<p>El ilustrísimo Pablo de Rojas Sánchez-Franco, gran aficionado a los toros, en una imagen de archivo / <strong>Pia Unio Sancti Pauli Apostoli </strong></p>

El ilustrísimo Pablo de Rojas Sánchez-Franco, gran aficionado a los toros, en una imagen de archivo / Pia Unio Sancti Pauli Apostoli 

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Hay historias tan enrevesadas que son interesantes por sí mismas, sin necesidad de interpretación alguna. La propia sucesión de los hechos, la concatenación de circunstancias inverosímiles y la presencia de personajes completamente estrafalarios configuran un relato estupefaciente. Si me ocupo de este asunto es porque durante la adolescencia y primera juventud fui un estudioso de la Iglesia Palmariana y dicho interés culminó en uno de los trabajos de los que más orgulloso me siento de haber escrito, “En la muerte del papa Clemente”, publicado en el número 154 de la revista Claves de la Razón Práctica, allá por 2005. Ya sé que está feo hablar de uno mismo, pero si tuviera que ser recordado en el futuro por alguna contribución intelectual, me haría ilusión que fuese por ese artículo. Con estas credenciales, no podía dejar de lado algunos flecos de la historia de las monjas clarisas, que ha acaparado gran atención en estos últimos días en los medios. El episodio de las monjas, aún irresuelto, nos abre la puerta a un mundo de alucinados con un magnetismo irresistible. 

Como ya es bien sabido, las monjas clarisas, a causa de un desacuerdo con sus superiores a propósito de una operación inmobiliaria, amenazan con romper con la Iglesia romana y pasarse a las filas del Obispo Ilmo. y Rvdmo. Sr. Dr. D. Pablo de Rojas Sánchez-Franco. Sería un nuevo cisma, el enésimo, en el contexto de la Iglesia postconciliar. Siendo peculiar la maniobra de las clarisas, lo verdaderamente fascinante es que hayan buscado un aliado en la Pía Unión de San Pablo Apóstol, fundada por monseñor de Rojas. Aunque luego hablaremos con más calma de la figura y trayectoria de monseñor, baste por el momento apuntar que se presenta a sí mismo como sietemesino, nieto de un jefe provincial del Movimiento Nacional de Jaén entre 1948 y 1955 y niño devotísimo que desde la más tierna infancia mostró una fervorosa vocación sacerdotal. 

En rigor, la Pía Unión no es una orden religiosa; en su página web, rica en texto e imágenes, se define más bien como “Milicia Guerrera predestinada a sobresalir sobre todo lo existente”; jurídicamente, se trata de una fundación sin ánimo de lucro, creada en 2005. Su misión en la Tierra se formula sintéticamente: “Gloria a Dios, defensa de la Inmaculada Concepción de la Virgen Stma., aunque nos cueste la misma vida. Fidelidad a la Iglesia. Extender el Evangelio a todos los confines de la tierra. Santidad y Ciencia para nosotros. Caridad para con el prójimo. Guerra al hereje”.

La web del obispo afirma que la Duquesa de Franco fue benefactora de la Pía Unión de San Pablo Apóstol. / Pia Unio Sancti Pauli Apostoli 

La Pía Unión forma parte del movimiento sedevancantista, es decir, considera que la silla de Pedro quedó vacía tras la muerte del papa Pío XII, el 9 de octubre de 1958. Los sucesores, corrompidos desde entonces por el Concilio Vaticano II que convocó Juan XXIII, son todos heréticos y traidores. La reforma de la santa misa es uno de los principales motivos del cisma: los sedevacantistas no admiten de ningún modo las innovaciones que el Concilio introdujo en el rito y luchan por conservar la tradición anterior, lo que vulgarmente se conoce como la misa tridentina. 

El sedevacantismo tiene un rico desarrollo doctrinal, distinguiéndose entre las corrientes total y formal. El sedevacantismo total afirma que la Iglesia está descabezada a todos los efectos, que los papas elegidos después de Pío XII son todos usurpadores y heréticos. La corriente formal, en cambio, liderada por el celebérrimo Guérard des Lauriers, O.P., defiende la tesis conocida como Cassiciacum (hoy Casciago, el pueblo en el que se formó San Agustín), según la cual puede decirse que si bien no hay papa formalmente (formaliter), sí lo hay a efectos prácticos, de funcionamiento de la Iglesia (materialiter). Esto significa que la elección del papa fue válida de acuerdo con las leyes de la Iglesia, pero el papa, a pesar de ello, no tiene autoridad alguna porque sus ideas y acciones son heréticas.

Un gran dilema al que se enfrentan los sedevacantistas es el de cómo referirse al papa romano en la misa sin violar por ello el principio “una cum”, que compromete a orar por la Iglesia, el papa y el obispo correspondiente. Es este un asunto demasiado complicado y sutil como para intentar resolvérselo a los lectores de CTXT en unas pocas líneas, pero ya les digo que los sedevancatistas han encontrado una solución elegante (el lector aplicado puede iniciarse en la polémica leyendo esta demostración de que un sedevacantista no comete pecado mortal acudiendo a una misa “una cum”).

Suficiente por el momento sobre asuntos doctrinales. Volvamos al fundador, monseñor De Rojas. ¿Cómo llegó a ser nombrado Obispo? Para responder a esta vital pregunta, es preciso dar un rodeo histórico. Todo comienza con Eisenhower, sí, con Eisenhower. En medio de la guerra fría, el presidente norteamericano, muy preocupado por el riesgo de una involución comunista en Vietnam, apoyó el régimen tiránico, vesánico y corrupto de Ngo Dinh Diem. Como suele ocurrir en estos casos, la situación llegó a ponerse incómoda para los estadounidenses, así que, tiempo después, el presidente Kennedy alentó un golpe militar contra el dictador. El ejército ejecutó a Diem y su hermano Nhu, pero otro de los hermanos, Ngo Dinh Thuc, obispo de la diócesis de Hué, sobrevivió porque se encontraba en Roma, participando precisamente en el Concilio Vaticano II. A partir de ese momento, la vida de Thuc fue novelesca y sufrió numerosos giros. 

Ngo Dinh Thuc, obispo de la diócesis de Hué. / Congregation of Mary Immaculate Queen

Suele presentarse a Thuc como un tradicionalista, aunque algunos disputan el calificativo y creen que sus vaivenes doctrinales y sus cambiantes relaciones con el Vaticano muestran que sus principios tradicionalistas no eran en el fondo tan sólidos. En 1960, Juan XXIII lo nombró arzobispo y, a pesar de su oposición doctrinal, acabó firmando los documentos del Concilio Vaticano II, a diferencia de monseñor Lefebvre (los sedevacantistas prefieren hablar de “conciliábulo”). Vivió un tiempo en Italia y luego en Francia, en Toulon. En algún momento contactó con él el padre Maurice Revaz, cura suizo ligado a monseñor Lefebvre, quien, ya en la década de los setenta, le hizo saber sobre los acontecimientos extraordinarios que estaban sucediendo en la finca de la Alcaparrosa (Palmar de Troya, Sevilla), donde en 1968 se le había aparecido la Virgen a cuatro niñas. El padre Revaz, más concretamente, persuadió a Thuc de la importancia de viajar al Palmar para conocer a Clemente Domínguez y Manuel Alonso. Clemente había tenido numerosas visiones y llagas terroríficas (dicen que en una noche llegó a perder 16 litros de sangre). 

Clemente Domínguez, Papa de la Iglesia Palmariana. / Wikipedia

Thuc viajó a Sevilla a finales de 1975 y quedó impresionado por todo lo que vio. Algunos testigos cuentan que fue definitiva la aparición de la Virgen en la misa celebrada en la Alcaparrosa el 25 de diciembre de aquel año: la propia Virgen depositó en los brazos de Thuc al Niño Dios. Unas semanas después, Thuc tomó una decisión trascendental e irreversible: ordenó obispos a Clemente y a Manuel Alonso. Ambos acabarían siendo papas de la Iglesia Palmariana que ellos mismos fundaron, Clemente como papa Gregorio XVII (1978-2005) y Manuel como papa Pedro II, más popularmente conocido como “papa Manolo” (2005-2011). Los sucesos de la Iglesia Palmariana son múltiples y todos ellos del mayor interés, pero no puedo relatarlos so pena de convertir este artículo en un serial. No me resisto, con todo, a darles una muestra de las cosas extraordinarias que se han vivido en esta Iglesia: sor Ramonina, la priora, quedó embarazada por obra del Espíritu Santo.

Manuel Alonso, Papa de la Iglesia Palmariana. / Wikipedia

Monseñor Thuc llegó a arrepentirse de haber ordenado a Clemente y Manuel. Pensó que habían abusado de su ingenuidad y buena fe y trató de reconciliarse con Roma tras ser excomulgado por Pablo VI. A pesar de esta aproximación al papado, no dejó de consagrar a otros muchos Obispos cismáticos, varios de ellos fundamentales en la extensión del sedevacantismo (entre otros, al ya citado Guérard des Lauriers). Se trasladó a Estados Unidos a principios de los años ochenta, vivió primero en Nueva York, con ayuda de sedevacantistas a los que él mismo había ordenado, y luego, ya al final de sus días, se mudó al estado de Misuri, residiendo en un seminario conciliar vietnamita. Que acabara su carrera abrazando la Iglesia romana ha sido objeto de varias especulaciones. Algunos han cuestionado sus facultades mentales y otros han escrito que, en realidad, fue secuestrado y forzado a alojarse en el seminario conciliar, donde sus captores habrían acabado con su vida dándole una sobredosis de azúcar (monseñor Thuc, al parecer, tenía un problema de diabetes). En fin, materia para futuras investigaciones.

Pablo De Rojas y Monseñor Subirón. / Pia Unio Sancti Pauli Apostoli 

Pues bien, entre las ordenaciones obispales realizadas por monseñor Thuc, se encuentra la de S. E. Rvdma. Sr. Dr. D. Ricardo Subirón Ferrandis. Quédense con este nombre, pues es crucial en esta historia laberíntica. Desde muy tierna edad, en la capilla de su casa, el niño Ricardo lideraba el rosario que se celebraba con familiares y conocidos. Tomó el cuerpo de Cristo con siete años, vestido de marinero. El día antes de la comunión, le regalaron tres pares de zapatos de charol, pero durante la ceremonia se descubrió que, extrañamente, iba descalzo. El padre de Ricardo le preguntó el motivo (“Ricardín, ¿dónde están tus zapatos?”) y el niño respondió que se los había regalado a un “gitanito”. Sin dudar un momento, el padre le dio un bofetón, bofetón que, según monseñor de Rojas, “sería símbolo de esa pesada cruz que ha tenido que llevar y llevará hasta su muerte a causa de los detractores de Jesús y de María, llegando a sufrir lo inimaginable, estafas, insultos, quedarse arruinado económicamente por un mal hijo que fue acogido en el Hogar de los Pobres de San José”.

Pues bien, Ricardo, como muchos otros sacerdotes, visitó en 1976 el Palmar de Troya “asqueados por el mal trato que recibían del destructor de la Reserva Espiritual de Occidente, Mons. Tarancón” (palabras de monseñor De Rojas). El caso es que Clemente ordenó Obispo a Ricardo Subirón, no obstante lo cual este último siempre ha negado haber mantenido un trato estrecho con Clemente (no en vano, monseñor Subirón es un sedevacantista irredento). Según la biografía de monseñor Subirón escrita por el propio De Rojas, aquel se arrepintió pronto de la consagración que había recibido en el Palmar. 

Aparece aquí el personaje más misterioso de toda esta historia, una tal Mamá Olga, madrina de Subirón y benefactora del arzobispo Thuc. Confieso con pesar que no he conseguido averiguar nada sustancial sobre la tal Mamá Olga. El caso es que, gracias a la mediación de Mamá Olga, Subirón fue ordenado Obispo de nuevo por Thuc y desde entonces ha defendido la causa sedevacantista. 

Algo similar le sucedió al propio Pablo de Rojas, quien fue ordenado obispo en 2006 por monseñor Dereck Schell, él mismo ordenado obispo por Clemente en el Palmar de Troya. Al igual que monseñor Subirón, monseñor De Rojas también niega cualquier vinculación con la Iglesia Palmariana. Inquieto por la forma en que consiguió su obispado en primera instancia, De Rojas contactó con monseñor Subirón y este, por segunda vez, le consagró obispo. 

A monseñor De Rojas le habría correspondido una vida tan oscura como la de tantos otros sedevacantistas cismáticos y veterocatólicos, pero, por fortuna, el mediático caso de las monjas clarisas lo ha catapultado a la fama y, gracias a ello, hemos podido reconstruir esta historia global y delirante, en la que las carambolas de la Historia con mayúscula hace que un golpe de Estado en Vietnam acabe con la fundación de la Iglesia Palmariana en Sevilla, la extensión del movimiento sedevacantista y unas monjas en estado de rebeldía. Si alguien quiere seguir siendo hegeliano y creer en la astucia de la razón, allá él. 

Hay historias tan enrevesadas que son interesantes por sí mismas, sin necesidad de interpretación alguna. La propia sucesión de los hechos, la concatenación de circunstancias inverosímiles y la presencia de personajes completamente estrafalarios configuran un relato estupefaciente. Si me ocupo de este...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ignacio Sánchez-Cuenca

Es profesor de Ciencia Política en la Universidad Carlos III de Madrid. Entre sus últimos libros, La desfachatez intelectual (Catarata 2016), La impotencia democrática (Catarata, 2014) y La izquierda, fin de un ciclo (2019).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Ejem

Ignacio Sánchez-Cuenca

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. pealgato

    Pillastres redomados, regüeldos de la hispana picaresca. A qué esperan para ordenar obispos a Santi Abascal, a Tellado y a Feijoo. Y ya de paso , al pirado Milei. Qué mundo...

    Hace 1 mes 8 horas 50 minutos

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí