1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Claves para transformar nuestro sistema de seguridad y defensa

El nuevo modelo militar que se vislumbra, no sólo en España, sino en todas las naciones de nuestro entorno, se basará en el conocimiento

Julio Rodríguez 29/01/2016

PIXABAY

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Desde el principio de la Historia las sociedades se han enfrentado al problema de cómo articular un sistema de seguridad y defensa que sea a la vez eficiente y sostenible. Resulta evidente que la seguridad es una condición previa e indispensable para conseguir el progreso. Por eso, todas las sociedades humanas han intentado crear y garantizar un entorno seguro, en el que pudieran dedicar una parte importante de sus esfuerzos al diseño de un marco político y legal de convivencia, a mejorar sus perspectivas económicas o al desarrollo de la ciencia y la tecnología.

No obstante, la preocupación de los ciudadanos respecto a las posibles amenazas a su seguridad ha cambiado mucho en estas últimas décadas. Y también ha cambiado en gran medida su idea acerca de cómo debe gestionarse esa seguridad. El empleo de la fuerza armada, que hace sólo medio siglo se consideraba una herramienta natural, se ve hoy como un último recurso, sujeto además a estrictas restricciones en su empleo.

Se ha escrito mucho sobre la naturaleza de los nuevos riesgos y las características de los nuevos escenarios. El terrorismo internacional ha recibido mucha atención por parte de los especialistas en seguridad, atención que comparten, por ejemplo, la preocupante evolución de las redes criminales, o la progresiva aparición de territorios sin ley como consecuencia del colapso de algunos Estados. Pero el principal problema no es tanto la emergencia de cada uno de estos riesgos, como las facilidades que el fenómeno de la globalización proporciona para su interrelación. Y una de las características de estos nuevos escenarios es que resultan demasiado complejos para que una intervención meramente militar pueda resolverlos, y más aún, escapan de su esfera de actuación. Por ejemplo, las fuerzas armadas no son, ni de lejos, el instrumento más idóneo para suplir las carencias legales que facilitan la existencia y actividades de las redes internacionales de delincuencia, ni para neutralizar la proliferación de ideologías extremistas. Aún menos pueden hacer para invertir fenómenos como las crisis económicas o el cambio climático. E incluso riesgos como el terrorismo o la piratería pertenecen más al ámbito de la seguridad pública que al de la defensa.

El rechazo a la guerra como instrumento político, fruto de la fundación de las Naciones Unidas, hace hoy imposible limitarse a la aplicación de una solución meramente militar a una situación de conflicto. Por el contrario, la solución necesita contemplar una combinación de acciones diplomáticas, económicas, culturales y militares, normalmente en el marco de una actuación multinacional legitimada por Naciones Unidas. Y el objetivo final de tales acciones no consiste en simplemente paliar las consecuencias del conflicto, sino en desactivar sus causas, creando un entorno estable y seguro.

Las fuerzas armadas deben ser una parte más de ese encaje y deben aprender a interactuar con el resto de elementos: diplomáticos, gobiernos locales, fuerzas de seguridad, expertos en desarrollo, organizaciones internacionales, ONG y otros más.

Por tanto, un objetivo esencial de su proceso de transformación es adaptar las organización y los procedimientos a los nuevos tiempos. El mundo cambia tan deprisa que, si no se mantiene un claro espíritu de transformación continua, todas las organizaciones corren el riesgo de quedarse obsoletas.

La transformación consiste en crear un sistema diferente, en el que las novedades tecnológicas y las nuevas tendencias sociales y culturales encajen de forma natural

Hoy en día, las Fuerzas Armadas de nuestro entorno, en general, están obligadas a superar algunos anacronismos como el de intentar la integración de complejos sistemas de mando y control digitales en cuarteles generales enormes y burocratizados, con estructuras y procedimientos creados hace más de cincuenta años; o el utilizar las facilidades tecnológicas en la gestión y difusión de la información para generar tráficos inmensos de documentación, que puede llegar a ser, en gran medida, irrelevante; así como el emplear las posibilidades de los nuevos sistemas de inteligencia como si todavía tuvieran enfrente las divisiones acorazadas del Pacto de Varsovia.

Porque es evidente que transformación no significa encajar cada novedad que nos proporcione la tecnología en el sistema previamente existente. Con eso sólo conseguiremos un híbrido, con tendencia a convertirse en monstruoso en tamaño y progresivamente ineficiente en prestaciones.

La transformación consiste en crear un sistema diferente, en el que las novedades tecnológicas y las nuevas tendencias sociales y culturales encajen de forma natural, pudiendo obtenerse de ellas el máximo rendimiento, a la vez que se compensan sus posibles debilidades. Para alcanzar este objetivo es necesario llegar a una profunda comprensión previa de las implicaciones que los múltiples elementos de este mundo nuevo en el que vivimos tienen sobre la seguridad y la defensa.

Si reconocemos que la mayoría de los escenarios de crisis actuales no materializan una amenaza militar, sino más bien situaciones de desgobierno, conflicto civil o catástrofe humana, resulta evidente que a la hora de intervenir en la mayoría de esos escenarios, la mera actuación del instrumento militar no es suficiente. Sólo el empleo coordinado de capacidades civiles y militares puede garantizar un enfoque correcto para la resolución de situaciones y conflictos motivados en su mayor parte por causas económicas, culturales y de gobernanza.

Concretamente, en un mundo dominado por la información, los sistemas de seguridad no pueden limitarse a acumular datos, sino a comprender lo que esos nuevos datos significan. En definitiva, que sean capaces de comprender qué ocurre, por qué ocurre y cómo puede modificarse en esos nuevos escenarios de conflicto y riesgo. Sólo la capacidad de comprensión puede remediar los ataques de desconcierto que con frecuencia se producen.

Los sistemas de seguridad no pueden limitarse a acumular datos, sino a comprender lo que esos nuevos datos significan

Comprensión y adaptación son, en definitiva, las dos palabras clave en el proceso de transformación de las Fuerzas Armadas y, extrapolando, de todo servicio público.

Ahora bien, resulta mucho más fácil el enunciado de una propuesta que su puesta en práctica. La capacidad de comprensión exige una formación exhaustiva y multidisciplinar que permita trascender los datos y llegar hasta los procesos y tendencias que se esconden detrás y que, en última instancia, permita comprender tanto la naturaleza humana como la dinámica que rige la evolución de las sociedades, que es donde residen todas las claves de la conflictividad.

Y ésta es una de las claves de todo proceso de transformación: la preparación de la gente, su educación, en el sentido más amplio de la palabra. El nuevo modelo militar que se vislumbra, no sólo en España, sino en todas las naciones de nuestro entorno, se basará en el conocimiento.

La comprensión de lo que son unas fuerzas armadas, y de lo que puede y no puede esperarse de ellas, deberá ser la guía también de su propia reforma. Esa transformación que todos intuimos necesaria, pero de la que resulta difícil definir con precisión su resultado final. Para unas fuerzas armadas como las nuestras, que han sufrido en los últimos años una sucesión de reformas, puede resultar duro el anuncio de transformaciones nuevas y aún de mayor entidad. Pero son necesarias porque, de hecho, basta un somero vistazo a la Historia para comprender que los períodos de estabilidad se traducen rápidamente en inmovilismo, reforzado con frecuencia por la autocomplacencia.

Así que no queda más remedio que esforzarse en la transformación sin solución de continuidad, en el cambio permanente.

Y el problema no está en el artefacto digital que abre, es obvio, un horizonte inédito y espléndido. El problema es cultural. Estriba en tener una cultura de uso sin embobamiento. Y eso no depende de la tecnología. Depende de nosotros.

Una transformación que debe basarse en la flexibilidad, en la flexibilidad de actuación, pero también en la flexibilidad mental, una cualidad muy difícil de alcanzar, y que exige siempre un gran esfuerzo de preparación y educación. Quien posee conocimientos limitados tiende a refugiarse en esquemas mentales y procedimientos rígidos, que intenta aplicar a cualquier situación. Sólo aquel que dispone de conocimientos amplios y asentados puede llegar a ejercer la flexibilidad intelectual necesaria para adaptarse a los escenarios cambiantes y para involucrarse en el proceso de transformación necesario.

Y en eso tenemos que aplicarnos todos. 

Desde el principio de la Historia las sociedades se han enfrentado al problema de cómo articular un sistema de seguridad y defensa que sea a la vez eficiente y sostenible. Resulta evidente que la seguridad es una condición previa e indispensable para conseguir el progreso. Por eso, todas las sociedades humanas...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Julio Rodríguez

Fue Jefe del Estado Mayor de la Defensa entre los años 2008 y 2011 y candidato de Podemos al Congreso de los Diputados en las elecciones del 20 de diciembre de 2015.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

8 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Marcosher

    La situación descrita por el general retirado Julio Rodríguez solo podrá ser resuelta cuando los poderes hegemónicos cambien la actual política de dominación y control del mundo. La cual se traduce en "revoluciones de colores", "intervenciones humanitarias", "cambios de régimen", "promociones de la democracia". Es decir, ciertas fuerzas muy poderosas tratan de rediseñar el mundo. Recuerdo los dias aciagos de septiembre del 2001, cuando el terror por los atentados del 11-S se convirtió en histeria belicista. Hubo un estadista que no se sometió al dictado bushiano de "estar con nosotros o contra nosotros". Aquel jefe de estado dijo "estamos contra el terrorismo y contra la guerra", y sugirió crear una gran coalición antiterrorista que utilizando acciones jurídicas, diplomáticas, de inteligencia y otras, enfrentara el terrorismo. El mismo día 11 de septiembre del 2001, ese estadista inauguró una escuela de formación de maestros, al final del acto dedicó un tiempo a analizar las consecuencias de los atentados que ocurrieron ese día en EEUU, expresó: - "...les sugeriríamos a los que dirigen el poderoso imperio que sean serenos, que actúen con ecuanimidad, que no se dejen arrastrar por raptos de ira o de odio, ni se lancen a cazar gente lanzando bombas por todas partes." - "...ninguno de los problemas del mundo, ni el del terrorismo, se pueden resolver por la fuerza, y cada acción de fuerza, cada acción disparatada del uso de la fuerza, en cualquier parte, agravaría seriamente los problemas del mundo." - "Solo la razón, la política inteligente de buscar la fuerza del consenso y la opinión pública internacional puede arrancar de raíz el problema. Creo que este hecho tan insólito debiera servir para crear la lucha internacional contra el terrorismo; pero la lucha internacional contra el terrorismo no se resuelve eliminando a un terrorista por aquí y otro por allá; matando aquí y allá, usando métodos similares y sacrificando vidas inocentes. Se resuelve poniendo fin, entre otras cosas, al terrorismo de Estado y otras formas repulsivas de matar , poniendo fin a los genocidios, siguiendo lealmente una política de paz y de respeto a normas morales y legales que son ineludibles. El mundo no tiene salvación si no sigue una línea de paz y de cooperación internacional." - "...No tiene salvación el mundo por otras vías, y me estoy refiriendo en este caso a las situaciones de violencia. Búsquese la paz en todas partes para proteger a todos los pueblos contra esa plaga del terrorismo..." - "Hay en el terreno político ideas absolutistas, pensamiento único que se le trata de imponer al mundo, y promueven rebeldías e irritaciones por todas partes." - "...No se progresa solo produciendo automóviles, se progresa desarrollando inteligencias, impartiendo conocimientos, creando cultura, atendiendo a los seres humanos como deben ser atendidos, que es el secreto de la enorme fuerza de nuestra Revolución." Ese estadista es Fidel Castro. Y ese discurso, pronunciado el 11 de septiembre de 2011, lo encontré en el sitio: http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/2001/esp/f110901e.html Las palabras del líder comunista parecen proféticas. Basta ver los resultados de la guerra contra el terrorismo realizada por los EEUU y sus aliados. Además de un flagrante fracaso ha sido una tragedia para millones de seres de este planeta.

    Hace 5 años 8 meses

  2. MPTM

    No pienso que de las palabras del General, se desprenda, el no a la guerra porque sí, sino el uso de la inteligencia como mejor arma. Otra cosa es que no se esté de acuerdo con él por color político y sí se esté de acuerdo con los partidos corruptos. Allá cada uno. A mí me parece un señor preparadísimo, que apuesta por gente joven intachable (por mucha manipulación y propaganda noticiera hagan para desacreditarlos) es un buen analista de la situación internacional y sin duda, militar valiente valiente, como quiero sea MI MINISTRO DE DEFENSA. A sus órdenes.

    Hace 5 años 8 meses

  3. Juan Montero

    Mi General: Muy interesante e inteligente su reflexión, aunque la encuentro en algunos aspectos "ingenua". Eso de que "El rechazo a la guerra como instrumento político(...)hace hoy imposible limitarse a la aplicación de una solución meramente militar(...) en el marco de una actuación multibnacional legitimada por las Naciones Unidas". resultaría muy deseable si las "razones" del poderoso no estuviesen al nivel de las razones del "pobre" y en la ONU imperase la "decencia" y no la "compraventa de voluntades". Ciertamente "en un mundo dominado por la información los sistemas de seguridad no pueden limitarse a acumular datos". (A veces los arboles no te dejan ver el bosque)

    Hace 5 años 8 meses

  4. mortalcontribuyente

    Como "filosofía" está bien, faltaría más, pero para que esto pudiera realizarse la humanidad debería volver a nacer con otros planteamientos sociales que ahora no tenemos ni mucho menos, menos aún los gobiernos y no digamos la ONU. Yo también sueño con un mundo en Paz, en donde existiera la igualdad, no hubiera ni armas ni ejércitos.

    Hace 5 años 8 meses

  5. jose antonio

    Todo esto está muy bien, pero la cuestión es por qué no lo propusiste, cuando tuviste la máxima responsabilidad militar, al gobierno que te nombró y depositó en ti la máxima confianza para los asuntos de defensa.

    Hace 5 años 8 meses

  6. Eme

    Asombrada que al fin alguien vinculado a la milicia tenga cabeza. Totalmente de acuerdo con su planteamiento.

    Hace 5 años 8 meses

  7. Francisco Javier luna Benavente

    Lo que hay que hacer es no despedir a los militares a los 45 años siendo servidores de España y funcionarios. Tienen los mismos derechos que los demás funcionarios como los políticos, policías, e.t.c.

    Hace 5 años 8 meses

  8. Anton

    A la luz de los expuesto y de que nuestra última guerra fue en el Magrev... Para que nos sirven los 300 tanques Leopard, además de enriquecer a Alemania y empobrecer a España?

    Hace 5 años 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí