1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

¿Y si Pablo Iglesias tiene razón?

¿Por qué despierta tanto nerviosismo en el PSOE que se afirme que Zapatero ha sido el mejor presidente de la democracia? Nadie en el partido se había atrevido antes a decirlo

Ignacio Sánchez-Cuenca 22/06/2016

<p>Pablo Iglesias</p>

Pablo Iglesias

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Resulta increíble que el PSOE entre al trapo de las provocaciones de Podemos, muchas de ellas pueriles. Cada vez que Podemos tiende una trampa a los socialistas, estos caen ingenuamente en ella. Los miembros del PSOE protestan airados porque Podemos quiere quedarse con el electorado progresista, o porque dice encarnar la socialdemocracia auténtica frente a un partido socialista claudicante y descafeinado. Reaccionan desde el PSOE con aire ofendido, como un padre que descubre que su hijo rebelde le falta al respeto. Con ello afianzan la imagen de partido viejo, a la defensiva, superado por una generación que le apabulla.

La última de estas provocaciones han sido las declaraciones de Pablo Iglesias de que José Luis Rodríguez Zapatero es el mejor presidente que ha tenido la democracia española. Estoy convencido de que Iglesias ha sido sincero. Sus explicaciones, de hecho, son bastante convincentes: admira la audacia del primer Zapatero, su programa reformista y la retirada de las tropas de Irak; además, reconoce la valiosa experiencia acumulada en política exterior y el papel que en la actualidad está desempeñando el expresidente en el conflicto venezolano, sin el exhibicionismo moral que practican otros dirigentes, a la busca de un acuerdo que evite el enfrentamiento entre régimen y oposición.

Otra cosa es que la decisión de Iglesias de hacer públicas sus impresiones sobre Zapatero sea estratégica, destinada a dividir a los socialistas y a profundizar en sus contradicciones. No cabe ninguna duda de que el líder de Podemos pretende atraerse al sector más progresista o izquierdista del PSOE. Los viejos socialistas han reaccionado enfurecidos, como si la competición por el voto fuera algo extraño a la práctica democrática. Pero lo que me interesa destacar ahora es la incomodidad que han producido las palabras de Iglesias. ¿Por qué despierta tanto nerviosismo en ciertos círculos del PSOE que se afirme que Zapatero ha sido el mejor presidente de la democracia? (Como botón de muestra, véase esta entrevista con José Enrique Serrano, quien fuera jefe de gabinete tanto con González como con Zapatero).

La decisión de Iglesias de hacer públicas sus impresiones sobre Zapatero sea estratégica, destinada a dividir a los socialistas y a profundizar en sus contradicciones.

En primer lugar, debe notarse que la frase de Iglesias suena tan chocante porque, que yo sepa, nadie en el PSOE se había atrevido antes a decir algo así, que Zapatero fue mejor presidente que González y desde luego mejor que Suárez, Calvo-Sotelo, Aznar y Rajoy. Si otros socialistas lo hubiesen dicho antes, el mensaje de Iglesias no habría despertado tanto desconcierto.

¿Es tan absurdo pensar que Zapatero fue mejor presidente que González? Alguien podría objetar que esto de hacer rankings es una tontería. En Estados Unidos, sin embargo, se trata de una  tradición venerable: desde hace mucho tiempo, se debate sobre quiénes han sido los mejores presidentes de su historia. Por supuesto, es materia altamente opinable y cada uno puede utilizar criterios algo distintos en esta tarea de evaluación.

Déjenme apuntar algunas características básicas sobre los mandatos de los dos presidentes socialistas. En los ocho años del gobierno de Zapatero no hubo un solo escándalo de corrupción que afectara al ejecutivo. No es poca cosa, sobre todo teniendo en cuenta de dónde veníamos y adónde iríamos a parar después con Rajoy. La etapa de González, especialmente en su última fase, estuvo marcada por escándalos muy diversos, que afectaron al vicepresidente Alfonso Guerra (el famoso caso de su hermano), al director de la Guardia Civil (Luis Roldán), al gobernador del Banco de España (Mariano Rubio), al propio partido socialista (por su financiación irregular, caso Filesa), etc., por no mencionar el turbio asunto de los GAL y la gestión de los fondos reservados, que llevó a la cárcel al ministro del Interior José Barrionuevo y al secretario de Estado Rafael Vera.

La manipulación descarada de los medios públicos de comunicación en la etapa de González es bien conocida, mientras que Zapatero consiguió, por primera vez en nuestra democracia, dotar de independencia y prestigio a la televisión y la radio públicas.

Por supuesto, hubo logros importantes en la etapa de González, que son bien conocidos a estas alturas y que tienen que ver con la construcción del Estado del bienestar: la puesta en marcha de las pensiones no contributivas, la expansión del gasto educativo, la universalización de la sanidad pública, etc.  Pero debe recordarse que también hubo crisis económica con González y que el paro alcanzó el 24,6% en 1994, doce años después de su llegada al poder.

En los ocho años del gobierno de Zapatero no hubo un solo escándalo de corrupción que afectara al ejecutivo.

En la etapa de Zapatero se registraron algunos hitos importantes de nuestra historia democrática: la retirada de las tropas de Irak, las leyes de derechos sociales y cívicos, la puesta en marcha del sistema de dependencia, un aumento muy considerable de las pensiones, el mayor aumento de nuestra historia en inversión en I+D, el crecimiento de la ayuda a la cooperación como nunca antes, las sucesivas leyes antitabaco, el carné por puntos, el final del terrorismo de ETA, la primera ley de memoria histórica de nuestra democracia, la regularización de los inmigrantes, en fin, un conjunto de medidas progresistas que hicieron de España un país más moderno, más justo y más decente.

Todo aquello quedó ensombrecido por la crisis que sobrevino en 2008 y que transformó la segunda legislatura en un viacrucis. No tengo espacio para hacer un análisis pormenorizado (que traté de presentar en un librito llamado Años de cambios, años de crisis, publicado en 2012), pero debo decir que la gestión de aquellos años tuvo fallos importantes. La sintonía y complicidad entre el presidente Zapatero y la opinión pública se rompió del todo, especialmente a partir de 2010, aunque la caída venía de antes. El Gobierno se inmoló ante las instituciones europeas, no revisó su europeísmo incondicional y papanatas y se metió en un programa muy descompensado de reformas estructurales: si bien el problema más acuciante a corto plazo era la caída brutal de los ingresos públicos (localizada en el impuesto de sociedades), se evitó la reforma fiscal y se optó por reformar el sistema de pensiones y el mercado de trabajo. No se pusieron en práctica medidas compensatorias y el Gobierno no se enteró de las consecuencias sociales que se estaban produciendo durante la crisis (desahucios, nuevas formas de pobreza, aumento espectacular de la desigualdad). Se hizo además una reforma de la Constitución que no sirvió para calmar a los inversores y, en consecuencia, reducir la prima de riesgo (algo que estaba en las manos del Banco Central Europeo, como se demostró tiempo después, en el verano de 2012).

El mayor error de Zapatero fue dejar en sus últimos momentos el gobierno y el partido en manos de la vieja guardia felipista, con Alfredo Pérez Rubalcaba a la cabeza.

El mayor error de Zapatero, sin embargo, fue dejar en sus últimos momentos el gobierno y el partido en manos de la vieja guardia felipista, con Alfredo Pérez Rubalcaba a la cabeza. Por más capaz y experimentado que fuera Rubalcaba, era evidente que no se trataba de la persona adecuada para renovar el PSOE en tiempos de crisis. Zapatero, ante la presión de Rubalcaba y sus aliados (principalmente, Patxi López), tuvo que aceptar la suspensión de las primarias en la primavera de 2011 y a partir de ahí el partido entró en barrena. Rubalcaba y los suyos nunca pudieron disimular del todo un cierto desprecio hacia el estilo político que encarnaba Zapatero y prefirieron centrar toda la atención sobre la etapa de González, dejando el Gobierno de Zapatero como una anomalía o como un paréntesis en la historia del PSOE. De esta forma, no se produjo un debate interno en el PSOE sobre el legado de Zapatero, sobre sus luces y sus sombras, que permitiera afrontar el futuro sin arrastrar los problemas de credibilidad que se acumularon al final de su segunda legislatura (“se dice socialdemócrata pero hace políticas liberales”): no por casualidad, Podemos ha utilizado esta vía de ataque como principal arma para captar exvotantes socialistas.

Es lógico que en el PSOE algunos piensen que González ha sido el mejor presidente de la democracia y que otros opten por Zapatero. Lo que es extraño es que nadie en el PSOE se haya atrevido nunca a decir que Zapatero fue el mejor y que haya tenido que ser Pablo Iglesias quien rompiera el tabú, sabiendo que así generaba incomodidad y tensión en el seno del PSOE.

 

Autor >

Ignacio Sánchez-Cuenca

Es profesor de Ciencia Política en la Universidad Carlos III de Madrid. Entre sus últimos libros, La desfachatez intelectual (Catarata 2016), La impotencia democrática (Catarata, 2014) y La izquierda, fin de un ciclo (2019).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

21 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Amedo Méndez

    Me sorprende que el profesor se olvide calificar en los méritos o deméritos de ZP su gestión del proceso catalán y el objetivo de reformar el sistema de distribución territorial del poder a través de la reforma de Estatutos y no de la Constitución

    Hace 3 años 11 meses

  2. Roberto Rapalo

    Pablo no se ganó a los socialistas y se ganó la ira de los votantes de IU, con esa idiota afirmación acerca de Zapatero "como el mejor", Zapatero quien sacó las tropas de Iraq para mandarlas a Afganistán y terminó aliado al PP recortando todo según instrucciones de Merkel, sumado a esto Pablo al declararse "socialdemócrata", siendo que los socialistas desde 1914 en adelante no dejaron causa sin traicionar, ¡ni hablemos de Carlos Andrés Pérez y Blair! estas infelices declaraciones para mi ver han dejado la figura de Pablo Iglesias ... otra que asaltando los cielos ¡revolcándose por los suelos!

    Hace 4 años 9 meses

  3. Jorge Drake

    El gran error de Zapatero fue haber soslayado la crisis y que pensara ingenuamente que ésta se resolvería desde Bruselas. Se cruzó de brazos y le metieron todos los goles. Se despilfarraron las ayudas de la eurozona y la corrupción empezó a campar a la par que la delincuencia. Un síntoma claro de desgobierno. Y ni que decir que empezó a mimetizarse con la derecha. De hecho votaban muy similar junto con el PP en el europarlamento (un 75%).

    Hace 4 años 9 meses

  4. Kenrae

    Probablemente la frase debería ser "ZP ha sido el presidente menos malo de la democracia española". Fue malo, sí, pero comparas con los demás... ¿y a quién escoges?

    Hace 4 años 9 meses

  5. arnaldo martin

    Resulta molesto sobre todo a los votantes de IU, porque ZP reformó el 135 de la constitución, retrasó las leyes laborales a antes de 1870 cuando Sagasta ¡¡Praxeles Mateo Sagasta!! instauró el principio de que el contratante y el contratado estaban al mismo nivel en la relación laboral, por el incremento del gasto militar y de venta de armas, por el bombardeo de Libia, por el permiso de instalación del paraguas antimisiles (ZP es de familia militar) por la inacción frente a la burbuja inmobiliaria, por la actuación o falta de actuación del Banco de España que continuó con el deterioro de las Cajas (Ay, si Luis Angel Rojo levantara la cabeza), por el continuo abandono del sector productivo...bueno en fin, ahí me paro. Y la segunda razón es porque lo ha dicho Iglesias, cuyo padre espiritual es Aznar. Iglesias y Aznar son los dos políticos de más mala baba y más crispados de la historia de la democracia, los únicos que han nombrado lo de la cal viva. En toda la historia parlamentaria no ha habido un dirigente de más baja estofa, de trazo más grueso, más despreciativo e insultante, junto con Aznar. Cuando ganó las elecciones ZP, no deciamos ¡¡que alegria!! sino que alivio, por fin un presidente de gobierno al que, aunque no estuvieras de acuerdo con el, no te daban ganas de cruzarle la cara de un bofetón por bocachancla. Y ahora vuelve un Aznar, pero por la izquierda. Iglesias es la antítesis del talante, de la tolerancia, del pensamiento colectivo, del respeto, de la civilización, de las amplias miras, de los pensamientos elevados. No, él, donde se maneja bien, es en el navajeo, el insulto y la crispación. A mis amigos de derechas les decía : no voteis a Aznar, es mala gente, es un bicho. Ellos ahora me responden lo mismo, no votes a Iglesias, es mala gente. Y tienen razón, no le pienso votar.

    Hace 4 años 9 meses

  6. Miscelánea

    El problema no es tanto señalar quién es el mejor cuando el nivel de mediocridad general es altísimo... Puedo compartir el análisis y las argumentaciones, pero en mi opinión todo su (más o menos) "buen" trabajo legislativo de progreso quedó absolutamente enterrado cuando traicionó su propio discurso, engañó a todos los ciudadanos, engañándose a si mismo a la vez, y entregó sus principios e ideales a la pre-troika... Hubiera tenido cierto nivel si hubiera dimitido y convocado elecciones en mayo de 2.010 en vez de plegarse al neoliberalismo.

    Hace 4 años 9 meses

  7. Pedro Gamart

    Por lo que yo he podido entender, nadie ha dicho que, en términos absolutos, Zapatero haya sido el mejor presidente sino, más bien, que ha sido el mejor en términos relativos, es decir, comparado tanto con sus antecesores como con su sucesor. Y, desde luego, comparado con Rajoy, Zapatero fue el rey del mambo. ¿Eso significa que su gestión se pueda considerar buena por sí misma? Mi opinión es que no, pero Mejor un Zapatero que mil Rajoys o Aznares o Gonzálezes, cuyas banderas, la de los tres, ha sido la corrupción.

    Hace 4 años 9 meses

  8. Enrique

    A Xuaku: los gobiernos de Zapatero (a quien yo no voté) cambiaron las leyes de Tráfico, y cambiaron la tendencia de mortalidad en carretera. Esto no es secundario en absoluto: las muertes de ETA en la primera legislatura fueron una al año, o menos, y se hablaba de ello continuamente. Las de tráfico eran 4000 al año, más o menos, y se redujeron a la mitad. Eso es un mérito exclusivo de sus gobiernos. El apoyo a las energías renovables, que después ha desaparecido, también es un mérito de su gobierno, y el haber incrementado notablemente los presupuestos de investigación, aunque sólo en la primera legislatura. Eso no significa que Pablo Iglesias se crea lo que dice, a diferencia de lo que dice Sánchez-Cuenca y el comentarista Manuel, sencillamente porque Pablo Iglesias ha modulado el discurso continuamente en función de la dirección del viento. No va a ser este caso una excepción.

    Hace 4 años 9 meses

  9. Pedro Gamart

    Nadie ha dicho que Zapatero fuera el mejor en términos absolutos, lo que se ha dicho es que fue el mejor en términos relativos, esto es, comparándolo con sus precedesores y, ¡cómo no!, con su sucesor. Es más, si sólo se lo comparara con Rajoy entonces Zapatero se podría considerar no el mejor sino un presidente excelente.

    Hace 4 años 9 meses

  10. adolf242

    Coincido en el analisis 100%. Desde hace un par de años vengo pensando lo mismo.

    Hace 4 años 9 meses

  11. Trasímaco

    Personalmente creo que Zapatero fue una mierda como presidente. Lo que pasa es que lo mismo puede decirse de Suarez, González, D. Leopoldo, Ansar y Rajoy. Creo, con Richard Vaugham, que Españá no produce buenos políticos o los que produce son sistemáticamente marginados, y si no, que lo diga Cañamero, porque aquí lo que priva en ese terreno es la mediocridad más terrorífica. Hemos tenido buenos pintores, buenos escritores, buenos navegantes, pero probablemente desde Viriato, no hemos tenido un político que haya merecido la pena. Dicho lo cual, he de reconocer, que la nueva generación, sin que haya motivo para tirar cohetes, apunta maneras. Habrá que ver si en esto ha cambiado el Karma.

    Hace 4 años 9 meses

  12. Alex

    Hombre es que afirmar que ZP es uno de los mejores presidentes de la democracia cuando en cuanto a economía es posiblemente el peor de la historia de España y en cuanto a lo social bien en una cosas y pésimo en otras como en hacer el mayor recorte social de la historia en pensiones o el tan criticado artículo 135 pues... A estas alturas endiosar a ZP cuando ha sido de los peores políticos, no digo ya solo presidente, que hemos tenido... PD: No olvidemos que fue ZP el que inició el desahucio express y el abaratamiento de los despidos, eso a Iglesias se le olvida.

    Hace 4 años 9 meses

  13. Daniel

    Y si no es Zapatero, entonces, ¿quién es el mejor?

    Hace 4 años 9 meses

  14. Álvaro

    Aunque muchos de los puntos del artículo son válidos, creo que minimiza muy seriamente los defectos de la gestión de Zapatero en el plano económico, que en mi opinión deben acabar pesando más en una valoración global de sus gobiernos que todo lo demás. Por ejemplo: no pinchar la burbuja inmobiliaria; permitir el hundimiento/saqueo de unas cajas controladas por políticos (de todos los partidos y sindicatos); un plan E que, aunque justificado en principio desde el punto de vista keynesiano, resultó una parodia costosísima con resultados sólo a corto plazo; la ley de dependencia, bien, pero sin financiación; y, en fin, el tema eléctrico, con el famoso déficit de tarifa. Uno puede tener todas las buenas intenciones, pero si es incompetente para implementarlas, mejor que no gobierne.

    Hace 4 años 9 meses

  15. xuaku

    El único mérito de Zapatero han sido cuatro leyes sociales de segundo orden, como la del matrimonio gay o el tabaco, desde la tranquilidad que da haber cogido una ola alcista de la economía, que al final resultó ser una burbuja inmobiliaria y financiera que no supo o no quiso ver, y que terminó explotándole en la cara. No tiene otros méritos, y eso es muy poco bagaje para ocho años de legislatura...Sin embargo, sus pecados, además de catapultar a un candidato anodino del PP hasta los 11 millones largos de votos (más o menos lo que los atentados de Madrid le supusieron a él), han sido el principio del fin del PSOE, por no hablar de la ruina de mucha gente... Eso de el mejor presidente de España de la democracia es de esas cosas que me hacen ver en Pablo Iglesias los primeros tics de una traición que dejará la de Felipe Gonzalez como una travesura...¿o es sólo táctica electoralista? Pues aunque lo sea...

    Hace 4 años 9 meses

  16. Mig

    Me han jorobado los elogios de Iglesias a Zapatero pero es un punto de vista interesante.

    Hace 4 años 9 meses

  17. Manuel

    Enrique, si lees dos veces el artículo, verás que SC sí justifica por qué cree que Iglesias es sincero: los motivos que aduce PI para considerara ZP como mejor presidente le suenan "convincentes" (y me atrevería a añadir, suena plausible que un persona progresista como sin duda es PI considere prefiera como presidente de España a uno progresista. En España hemos tenido dos, y es lógico dentro de esos dos se quede con el único que no tiene las manos manchadas de sangre/no sea símbolo de la casta) Aunque bueno, también es posible que Iglesias diga que el mejor le parezca Zapatero pero sea en la intimidad admirador de Suárez o Aznar

    Hace 4 años 9 meses

  18. Zaratustra

    Zapatero retiró las tropas de Irak, sí, pero a continuación envió más tropas a Afganistán, y años más tarde participó en los bombardeos de la OTAN en Libia. Discutir si una guerra es legal o ilegal en función del color del Gobierno que las promueve se lo dejo a las mentes retorcidas. Al final todas las guerras son igual de abominables, y cualquier presidente que contribuya a la industria de la guerra deja de tener legitimidad a efectos morales. A partir de ahí, afirmar que Zapatero ha sido el mejor presidente de la historia sólo se puede entender como parte de una estrategia electoralista para robar el voto de un sector de votantes del PSOE. Sin embargo, de poco sirve aplaudir los aciertos de Zapatero si a continuación nos olvidamos de la pésima gestión de su ejecutivo frente a la peor crisis de nuestra democracia. No olvidemos que el propio Zapatero al principio negaba la crisis ante la opinión pública, y finalmente sus registros de desempleo acabaron superando el anterior récord de González. Sí, es cierto que Zapatero no estuvo implicado en casos de financiación ilegal (FILESA) o terrorismo de Estado (GAL) como González. Sin embargo, llegar a la conclusión de que Zapatero ha sido el mejor presidente de la historia no es ni más ni menos que el consuelo de los mediocres. Se suele decir que en el país de los ciegos el tuerto es el rey. Pues eso.

    Hace 4 años 9 meses

  19. Pepe Salvador

    La política económica de Zapatero fue totalmente suicida, llena de mentiras piadosas, (la crisis, la banca, el contesto internacional, etc) que están pagando los trabajadores y pequeños empresarios.

    Hace 4 años 9 meses

  20. Enrique

    Vamos a ver, Sánchez-Cuenca: has criticado, con razón, lo que llamas la desfachatez intelectual, es decir, que ciertos intelectuales de prestigio difundan opiniones sin fundamento racional o empírico, boutades y salidas de pata de banco, sin más base que la seguridad que les da su prestigio. ¿Y ahora sales tú con que "Estoy convencido de que Iglesias ha sido sincero"? ¿De dónde sale tu convencimiento? No será de la experiencia que tenemos acerca de la coherencia del discurso de Iglesias: hoy apunta al norte, y mañana al este. O es sincero, pero muy inconsistente, o sencillamente adapta el discurso a lo que conviene, y en tal caso no es sincero. Sánchez-Cuenca: aplícate a ti mismo el rigor que exiges a los demás.

    Hace 4 años 9 meses

  21. Zaratustra

    Zapatero retiró las tropas de Irak, sí, pero a continuación envió más tropas a Afganistán, y años más tarde participó en los bombardeos (ilegales) de la OTAN en Libia. Discutir si una guerra es legal o ilegal en función del color del Gobierno que las promueve se lo dejo a las mentes retorcidas. Al final todas las guerras son igual de abominables, y cualquier presidente que contribuya a la industria de la guerra deja de tener legitimidad a efectos morales. A partir de ahí, afirmar que Zapatero ha sido el mejor presidente de la historia sólo se puede entender como parte de una estrategia electoralista para robar el voto de un sector de votantes del PSOE. Pero de poco sirve aplaudir los aciertos de Zapatero si a continuación nos olvidamos de la pésima gestión de su ejecutivo frente a la peor crisis de nuestra democracia. No olvidemos que el propio Zapatero al principio negaba la crisis ante la opinión pública, pero finalmente los registros de desempleo acabaron superando el anterior récord de González. Sí, es cierto que Zapatero no estuvo implicado en casos de financiación ilegal (FILESA) o terrorismo de Estado (GAL) como González. Sin embargo, llegar a la conclusión de que Zapatero ha sido el mejor presidente de la historia no es ni más ni menos que el consuelo de los mediocres. Se suele decir que en el país de los ciegos el tuerto es el rey. Pues eso.

    Hace 4 años 9 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí