1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

MÚSICA DISPERSA

El disco perdido de Jack Nitzsche

El arreglista, productor y compositor tanto de himnos de pop adolescente como de bandas sonoras inolvidables no llegó a ver publicado su único álbum de canciones

Pablo Gómez-Pan 6/07/2016

<p>Jack Nitzsche fue un renacentista y un estajanovista en el estudio.</p>

Jack Nitzsche fue un renacentista y un estajanovista en el estudio.

FURIBUNDO

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Son muchos los discos que, por un motivo u otro, en su momento no llegan a ver la luz. Smile, de los Beach Boys, Get Back, de los Beatles o Lifehouse, de los Who, son algunos de los más legendarios. Entre todas esas maravillas arcanas, escapa a toda lógica que Warner Brothers decidiera no publicar el disco homónimo que Jack Nitzsche grabó a comienzos de los 70. El álbum contaba ya con número de referencia en el catálogo de la discográfica, se habían prensado copias internas y se habían gastado más de 100.000 dólares en el proceso de grabación y mezcla. Sin embargo, el proyecto se archivó sine die, al parecer porque no gustó nada a los directivos de la compañía.

 

Nitzsche (1937-2000) fue uno de los grandes de la industria discográfica de la costa Oeste americana, pero se mantuvo casi siempre en la sombra. Se había hecho un nombre principalmente como mano derecha de Phil Spector, a quien ayudó a orquestar las teenage symphonies de grupos como The Crystals, The Ronettes o Ike y Tina Turner, que les valieron éxito tras éxito a lo largo de los sesenta. Aparte de Spector, su talento y su excelente oído le llevó a trabajar con muchos otros grandes productores del momento, entre ellos Terry Melcher y Lee Hazlewood, y a firmar incluso sus propias producciones para gente de la talla de Bob Lind, Tim Buckley, Leo Kottke, Graham Parker o Mink Deville.

El proyecto se archivó sine die, al parecer porque no gustó nada a los directivos de la compañía

Empezó también a destacar pronto como compositor, primero de gemas pop como Needles and Pins, coescrita con Sonny Bono para Jackie DeShannon, y más tarde de bandas sonoras, donde se convirtió en uno de los compositores más activos y originales de los 60 a los 90. La lista es extensísima, y va del cine de serie B –como El pueblo de los gigantes (1965)– a la vanguardia más radical –Performance (1970)–, pasando por taquillazos como El Exorcista (1973), Alguien voló sobre el nido del cuco (1975) y Oficial y Caballero (1982), con la que ganaría el Oscar a la mejor canción original por Up Where We Belong (coescrita con Will Jennings y Buffy Sainte-Marie, su mujer por aquel entonces).

Como suelen hacer los mejores, Nitzsche se supo rodear siempre muy bien. Empezó a tocar el piano asiduamente con los Rolling Stones desde que les conoció en el T.A.M.I. Show –uno de los mejores conciertos jamás grabados, del que Nitzsche fue director musical–, colaborando en discos como The Rolling Stones, Now! (1965) Out Of Our Heads (1965), Aftermath (1966) y Between The Buttons (1967). Colaboró también extensamente con Neil Young, tanto acompañándole en sus giras como orquestando su clásico Harvest (1972), y con multitud de otros autores, tan fascinantes como Captain Beefheart, Miles Davis o John Lee Hooker.

Nitzsche es uno de esos artistas clave que a poco que tiremos del hilo nos descubren un universo infinito de músicas. El mejor repaso a su trabajo como productor y arreglista es la fabulosa serie The Jack Nitzsche Story, publicada por el sello Ace, que hasta la fecha cuenta con tres volúmenes: Hearing Is Believing (2005), Hardworking Man (2006) y Night Walker (2014). La mayoría de sus excelentes bandas sonoras han sido también editadas y circulan con mayor o menor legalidad por la red. Pero Nitzsche tuvo una carrera propia más allá de estas producciones y estas bandas sonoras.

Con The Lonely Surfer (1963), un single (luego LP) de surf instrumental, cosechó el primer éxito a su nombre. Una serie de discos menores como Dance To The Hits Of The Beatles (1964) o el divertido Chopin 66 (1966) continuaron con las orquestaciones de pop de cámara. No sería hasta el grandioso St. Giles Cripplegate, grabado en 1972 con la London Symphony Orchestra, cuando diera el salto a la composición de clásica contemporánea que popularizarían sus complejas bandas sonoras.

Pero su disco homónimo de 1974 no tenía mucho que ver con nada de esto. Hoy lo sabemos porque afortunadamente los de Rhino Handmade lanzaron una edición limitada de 3.000 copias en 2001 –ya después de la muerte de Nitzsche– que nos ha permitido conocer lo que los oyentes de los 70 se perdieron. Bajo el título de Three Piece Suite: The Reprise Recordings 1971-1973 han recopilado su St. Giles Cripplegate, el inédito Jack Nitzsche y cuatro demos no publicadas anteriormente.

En su disco homónimo, que es el que aquí nos ocupa, contó con la colaboración de Robert Downey Senior (sí, el padre del junior), que se encargó de las letras. Downey, un director bohemio de cine de serie Z (admirado hoy por gente tan respetable como Paul Thomas Anderson, Jonathan Demme o Jim O’Rourke), había trabado una estrecha amistad con Nitzsche que les llevó a colaborar en varias bandas sonoras, la primera de ellas Greaser’s Palace, una película alucinante y alucinada que parece haber sido dirigida por Jess Franco de setas.

Nitzsche es uno de esos artistas clave que a poco que tiremos del hilo nos descubren un universo infinito de músicas

El propio Nitzsche se encargó de ponerle voz a esas letras de Bob Downey, con una voz tan limitada como efectiva, con ecos a veces a Randy Newman, a veces a Don Van Vliet. El disco estaba compuesto por once canciones –diez grabadas ex profeso en Memphis, además de una, New Mexico, repescada de la BSO de Greaser’s Palace– que componen un disco para el que el término “progresivo” se queda corto. Un buen ejemplo es Brace, que empieza sonando a música de striptease y termina pareciendo de Debussy. Jack Nitzsche es un collage ecléctico que como el mejor eclecticismo funciona porque sus elementos brillan individualmente.

Las mejores: Lower California, donde el Lennon de Imagine se cruza con el Brian Wilson de Surfer Girl; I’m The Loneliest Fool, un vals autocompasivo que se descompone por el camino; Hanging Around, que juega, como hacen algunos personajes de las películas de Robert Downey, a la repetición incesante de una frase (la misteriosa “if you believe in a key / you believe in a lie”); Marie, una balada de horizontes amplios en la que la guitarra corre a cargo nada menos que de John Fahey; y finalmente la ultraprogresiva Number Eleven, que recuerda la nomenclatura de St. Giles Cripplegate y que nos lleva en un viaje de la música concreta al pop de estudio pasando por las ondas sinusoidales de la electrónica minimalista.

Las demos incluidas son también magníficas. I’ll Bet She Knew It, dedicada a la modista Jeannie Franklin, anticipa al Dan Treacy de The Painted Word (1984); We Have To Stay, al parecer inspirado en Words de los Bee-Gees, recuerda mucho a la melodía de la preciosa What Am I Gonna Do With You, de Leslie Gore, que el propio Nitzsche había orquestado; la preciosa Carly, con una de las mejores letras del disco, está inspirada por la gran Carly Simon; y finalmente Reno, tal vez la más floja de estas demos, que podría ser de Randy Newman.

El disco perdido de Jack Nitzsche es uno de esos tesoros que afortunadamente se han rescatado del olvido. Un disco que demuestra el enorme talento de Nitzsche más allá de la orquestación, la producción o la composición de bandas sonoras. Nitzsche demostró saberse las fórmulas del mejor pop al dedillo y fue capaz no sólo de emplearlas a su antojo, sino de insuflarles una vida, un humor y una imaginación siempre desbordantes.

___________

Escucha aquí el disco perdido de Jack Nitzsche.

Son muchos los discos que, por un motivo u otro, en su momento no llegan a ver la luz. Smile, de los Beach Boys, Get Back, de los Beatles o Lifehouse, de los Who, son algunos de los más legendarios. Entre todas esas maravillas arcanas, escapa a toda lógica que Warner...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Pablo Gómez-Pan

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí