1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Maldita Movilidad

José Luis Sánchez Ayuso 21/09/2016

<p>Imagen de la evolución de las obras en La Peineta, el 26 de junio de 2016.</p>

Imagen de la evolución de las obras en La Peineta, el 26 de junio de 2016.

CLUB ATLÉTICO DE MADRID

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Dos condenas nos han caído a los atléticos por cometer el delito de dejarnos arrebatar el club por el catedrático de la corrupción española: D. Jesús Gil y Gil, y su cooperador necesario: D. Enrique Cerezo;  en la que se perpetúan varios herederos del primero.

Además de apropiarse indebidamente del club, estafarnos al vendernos nuestros propios “negritos”, arrojarnos al infierno de la Segunda División, extraernos de las competiciones europeas durante 14 años. Además, digo, nos condenan al exilio, a las fronteras de Madrid, al más allá de la M-40, desde la Plaza Mayor y el mismísimo río Manzanares que ahora nos acogen. Y además, vuelvo a decir, nos condenan doblemente, porque ese exilio será un sufrimiento constante, infinito, diario.

Bien nos vamos a acordar los atléticos de cuál fue nuestro delito, y tiempo vamos a tener mientras esperamos para poder acceder o salir del estadio.

En esta semana se habla en Madrid de la Movilidad. Esa cualidad brilla por su ausencia en el entorno del Estadio de La Peineta.

En esta semana se habla en Madrid de la Movilidad, de la maldita movilidad. Pues bien, esa cualidad de los cuerpos para desplazarse brilla por su ausencia en el entorno del Estadio de La Peineta.

Y no lo dice el que escribe, sino los propios técnicos municipales que calificaron de “notable disconfort” lo que sufrirán los aficionados del Atleti que acudan en su vehículo. Y cuantificaron en una hora el tiempo mínimo para desalojar el aparcamiento de sólo 4.700 plazas de que dispone. Y otro tanto llevará conseguir acercarse al campo.

Puesto que el aforo de ambos estadios es casi idéntico (algo menor el conseguible ahora en La Peineta frente a los 70.000 espectadores que albergaba el Vicente Calderón antes de las reformas emprendidas por la Directiva que ahora nos exilia), bien se puede hacer un ejercicio comparativo para vaticinar el caos que supondrá acudir a La Peineta.

Los barrios de San Blas y Las Rosas presentan el dudoso honor de ser el que menos peñas del Atleti tiene

Actualmente, casi un tercio de los aficionados colchoneros proviene de las populosas barriadas cercanas: Carabanchel, Usera, Aluche, Centro, Arganzuela, Moncloa, Chamberí (que no es lo mismo que Chamartín). Y, por el contrario, en La Peineta los barrios de San Blas y Las Rosas presentan una menor densidad, teniendo el primero el dudoso honor de ser el que menos peñas del Atleti tiene. Todo esto se traduce en un incremento de las necesidades de movilidad en medio de transporte. Cerca del estadio hay menos gente y menos aficionados del Atleti, luego tendremos que ir de alguna forma si queremos llenarlo. ¿Cuáles son esos medios de transporte para llegar?

Aparentemente, Metro de Madrid ha plantado la estación con el mayor andén de la compañía en el Estadio Olímpico (olímpico ya sólo queda el nombre de la estación). Pero la gente no viaja en andenes, viaja en trenes, luego hay que esperar que la frecuencia de paso de la línea 7 (Pitis – Henares) aumente para sacarlos de ese macroandén, donde  el tren para y te bajas, sí o sí, pues hay que cambiar de vía para continuar trayecto. Luego, más gente al andén. Los convoyes de la serie 9000 que circulan por esta línea 7 anuncian una capacidad de 1.300 pasajeros. Por cierto, que Metro de Madrid bien podría poner el nombre de Vicente Calderón a su estación de Pirámides en la línea 5 si finalmente nos acabamos marchando de allí, como puso Metropolitano a la más cercana a nuestro anterior Stadium en Reina Victoria (de muy lejos viene nuestra estrecha relación con los trenes suburbanos).

La estación de cercanías más cercana está en Coslada, y no es accesible a pie

La estación de cercanías más cercana está en Coslada, y no es accesible a pie como Pirámides, o Embajadores, o Atocha. Hay que coger el metro. Es decir, metemos más gente en la estación.

El resto es tráfico de superficie, ya sean autobuses o automóviles privados. Y aquí la ocurrencia era supina: generar espacios de aparcamiento en Mercamadrid y lanzaderas al estadio. Además del mencionado parking de 4.700 plazas junto a la tribuna. Pues bien, todo ese tráfico tiene que circular por dos rotondas, la de plaza de Grecia y la que existe sobre la M-40 que une Arcentales y Coslada. Y eso lleva al colapso, pues si reducimos el tráfico a esos 4.700 vehículos, tardarían en atravesarla casi 90 minutos, y serán muchos más vehículos, más autobuses.

No podemos pronunciarnos sobre los que vayan en motocicleta, bicicleta o patinete, pero auguramos que serán una minoría.

Resulta curioso, pero tenemos helipuerto. Antes no teníamos. Esperemos que ningún atlético lo necesite para salir con urgencia del estadio, ni nadie. Para llegar lo van a usar muy pocos.

El Club Atlético de Madrid, SAD sólo puede actuar en el estadio y una franja de 40 metros a su alrededor

Acabamos de conocer que nuestro proyecto deportivo, lo más creíble y tangible que tiene un atlético, hoy por hoy, puede tener fecha de caducidad. Y que esta coincide con el traslado. Luego, cuanto más tardemos en irnos, quizás más duren nuestras ilusiones. ¿Cuál puede ser el principal obstáculo? La licencia de funcionamiento y las infraestructuras previas que hay que desarrollar. El Club Atlético de Madrid, SAD sólo puede actuar en el estadio y una franja de 40 metros a su alrededor: el resto está en manos municipales. El Ayuntamiento deberá sacar un concurso para urbanizar el entorno, y eso vale dinero, debe sujetarse a la ley y tiene sus plazos. Quizás haya que dar allí la penúltima batalla jurídica. “Remember Little Big Horn”… reza la pancarta de una peña rojiblanca.

Llega la hora de despedirse, y no me he presentado. Tengo el honor de presidir una modesta asociación de atléticos de buena fe, llamada Señales de Humo. Que respecto a La Peineta exigía de siempre que se consiga suelo en propiedad en este ámbito, y ahora, que la movilidad esté asegurada en todos los aspectos. Por ese motivo habíamos programado varias concentraciones de vehículos en la rotonda de la M-40, junto a La Peineta, entre las 17:30 y las 19:00, dando vueltas a su alrededor como buenos indios.

La propia Delegación del Gobierno en Madrid las ha prohibido, alegando que podría alterarse el orden público en caso de colapsarse el nudo con nuestras dos docenas de vehículos. En 2005, el máximo responsable de la movilidad municipal ya prohibió que 9 vehículos hicieran esa maniobra, por la certidumbre de colapso del nudo norte.

Esperamos que la ahora alcaldesa Manuela Carmena ponga solución a esta situación, y como jueza que fue, sepa poner orden y justicia, no precipitándose. Quizás el primer paso sea acceder a reunirse con nosotros, pues ya lo solicitamos por Registro cuando se anunció que el Atleti pudiera disputar partidos en día laborable a las 19:00, en plena hora punta. Su política y capacidad de diálogo no pueden ser las mismas del Partido Popular, el que nos exilió de la mano de los que nos robaron el club.

En otra ocasión hablaremos de por qué en un estadio olímpico, los pobres de los fondos vemos el fútbol 40 metros más lejos.

En barco no vayan. En este río no hay peces, ni árbitros. Sólo coches, muchos coches.

------------------------------------------------------------------------

José Luis Sánchez Ayuso es presidente de la asociación de aficionados, accionistas y socios del Atlético de Madrid, Señales de Humo.

Dos condenas nos han caído a los atléticos por cometer el delito de dejarnos arrebatar el club por el catedrático de la corrupción española: D. Jesús Gil y Gil, y su cooperador necesario: D. Enrique Cerezo;  en la que se perpetúan varios herederos del primero.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

José Luis Sánchez Ayuso

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

6 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Madder

    Comparar la mudanza de 1966 con la que nos amenaza es muestra de ignorancia. En 1966 nos mudamos tras aprobarlo los socios en asamblea, votamos también en asamblea comprar los terrenos del Manzanares y fue también la asamblea la que decidió como financiarlo, en parte con una emisión de obligaciones que suscribimos en su inmensa mayoría los atléticos. La mudanza de este siglo se hace tras robarnos el club y el estadio unos señores que después han decidido sin consultar a los socios una mudanza del estadio que construimos los atléticos, yéndonos a otro sobre cuya ubicación ni ellos han tenido opinión y endeudando al club en alrededor de 200 millones de euros, por supuesto sin consultarlo con los socios. Vamos igualito que en en 1966

    Hace 5 años 2 meses

  2. Hasta el final

    Estoy bastante de acuerdo con el primero comentario, a muchos atleticos nos ilusiona el nuevo estadio: va a ser más grande y en mi caso ( y hay más ) nos va a caer más cerca de casa, ya que yo vivo en Hortaleza donde viven muchos aficionados (cuna de zapatones) nos cae más cerca que el Manzanares. Inexactitudes: El estadio no está más allá de la M-40, al reves, los accesos: cierto que son insuficientes, pero hay es necesario que se pongan las pilas tanto el Ayto. como la CAM, pero sí te doy la razón en que el 1º mes de competición va a ser un caos. Como en todo, los principios serán dificiles, supongo que opiniones como la que muestras se darían el día q se vendió el Metropolitano para ir a un estadio construido en mitad del campo, pero ya ves la historia del Atleti y su gente lo ha convertido en su templo, como lo fue el Metropolitano y lo será la peineta. Sobre el secuestro del club y demás gestión del mismo, de acuerdo al 100%.

    Hace 5 años 2 meses

  3. Nunca dejes de creer

    Estoy bastante de acuerdo con el primero comentario, a muchos atleticos nos ilusiona el nuevo estadio: va a ser más grande y en mi caso ( y hay más ) nos va a caer más cerca de casa, ya que yo vivo en Hortaleza donde viven muchos aficionados (cuna de zapatones) nos cae más cerca que el Manzanares. Inexactitudes: El estadio no está más allá de la M-40, al reves, los accesos: cierto que son insuficientes, pero hay es necesario que se pongan las pilas tanto el Ayto. como la CAM, pero sí te doy la razón en que el 1º mes de competición va a ser un caos. Como en todo, los principios serán dificiles, supongo que opiniones como la que muestras se darían el día q se vendió el Metropolitano para ir a un estadio construido en mitad del campo, pero ya ves la historia del Atleti y su gente lo ha convertido en su templo, como lo fue el Metropolitano y lo será la peineta. Sobre el secuestro del club y demás gestión del mismo, de acuerdo al 100%.

    Hace 5 años 2 meses

  4. Juan Palomo

    Pues no entiendo de la lectura del texto que se afirme lo que dice el Hippie de playa, no leo que se explique que el nombre de la estación se deba al que fuera estadio del atleti. Y que sí conseguimos con muchas vicisitudes a la cia. Metropolitana. Más bien dice que el nombre le vincula a de ese estadio. Que creo recordar no tenía nombre. Sólo ponía Stadium. Luego imagino que el resto de imprecisiones también debe ser fruto de la imaginación del Hippie o del LSD....

    Hace 5 años 2 meses

  5. Anonimo

    Os pediría, que en vuestras críticas o argumentos (respetables y a veces compartidos) no hablarais en boca de todos los colchoneros. A muchos nos ilusiona el nuevo estadio.

    Hace 5 años 2 meses

  6. Hippie de playa

    Incurre en bastantes inexactitudes en su escrito, por ejemplo decir que la estación de Metropolitano se llamaba así por el estadio, mas bien, el estadio se llamaba metropolitano porque los terrenos pertenecian al Metropolitano y allí estaba instalada la Colonia del Metropolitano... debería documentarse un poco antes de escribir a la ligera...

    Hace 5 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí