1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

50 años del Calderón

Yo me voy al Manzanares... Pasión y muerte de La Caldera

Aficionadas, peñistas y ex jugadores recuerdan sus mejores y peores momentos en el estadio que durante medio siglo fue el hogar del Atleti

Ricardo Uribarri Madrid , 1/10/2016

<p>Luis Aragonés celebra el primer gol marcado en el Calderón, en el Atleti-Valencia del 1 de octubre de 1966.</p>

Luis Aragonés celebra el primer gol marcado en el Calderón, en el Atleti-Valencia del 1 de octubre de 1966.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Será un aniversario importante porque alcanzar los 50 años de vida es una efeméride significativa. Pero al mismo tiempo tendrá un punto de tristeza porque, si la cuestión de la movilidad y los accesos no dice lo contrario, este será el último año que celebre siendo la casa del Atleti debido al próximo traslado del equipo al Estadio de La Peineta. El 2 de octubre cumple el Vicente Calderón sus Bodas de Oro sabiendo que pronto le tocará dar el relevo, igual que hubo un día que él lo cogió de otro recinto mítico, el Metropolitano.

Bautizado como Estadio del Manzanares hasta que en 1971 le pusieron su actual denominación en homenaje al que fuera presidente del club durante 21 años, ha sido el recinto en el que más tiempo ha pasado el club rojiblanco a lo largo de su historia y en el que más títulos han conseguido, un total de 19. Muchos aficionados no han conocido otro campo, de ahí que se identifiquen con esa frase del himno del centenario de Sabina, que dice “el Calderón, que es mi casa”.

Nosotros éramos tan extraños en el campo como el Valencia ese día, puesto que ni lo habíamos tocado

Aquel 2 de octubre de 1966 se culminó un largo y dificultoso camino que se inició en 1958, cuando el entonces presidente, Javier Barroso, realizó una emisión de valores en forma de obligaciones hipotecarias por valor de 100 millones de pesetas a un interés anual de 6,75% que fueron suscritas, en un gran número, por los propios socios, con el fin de conseguir financiación para llevar a cabo el proyecto, cuya construcción arrancó en 1961. Sin embargo, la difícil situación económica del club provocó que las obras se pararan durante tres años. Problemas burocráticos amenazaban también el proyecto pero la llegada de Calderón a la presidencia, tras la dimisión de Barroso en enero de 1964, reactivó la operación, y después de largas negociaciones se consiguió retomar la construcción en mayo de 1965.

Aún pasó año y medio hasta que se pudo disputar el primer partido y sin que el estadio estuviera terminado del todo. Proyectado para 70.000 espectadores y con las mismas medidas en el terreno de juego que el Metropolitano, presentaba la gran novedad de que era el primer campo de Europa con todas las localidades de asiento. Sin embargo, el día del estreno apenas se pudieron abrir 40.000 asientos porque no estaban acabadas ni la tribuna superior ni el segundo anfiteatro del fondo norte. Todavía hubo que solventar un nuevo contratiempo meses después.

En enero de 1967, el Ayuntamiento presidido por Arias Salgado ordenó la demolición de la grada de tribuna y de las pasarelas que se estaban construyendo sobre el río para facilitar el acceso desde la Avenida del Manzanares. Mes y medio después, se llegó a un acuerdo por el cual el club renunciaba a construir las pasarelas a cambio de que la tribuna no se derribara.

Lo cierto es que hasta dos días antes de aquel partido inaugural ante el Valencia correspondiente a la cuarta jornada de Liga, no se supo si se podría jugar porque el Ayuntamiento no otorgó el permiso necesario. De hecho, el Atleti había tenido que aplazar el partido de la segunda jornada con el Barcelona, que se disputó en noviembre. Tal vez por la incertidumbre sobre su celebración hasta 48 horas antes, por lo inusual de la hora en que se disputó, las 12:45, que fuera televisado, por el día lluvioso que hubo y por la reticencia de la gente a acudir a un recinto que seguía en obras, apenas acudieron 20.000 personas a presenciarlo en directo.

Aficionados mostrando una pancarta dirigida a los vecinos de Chamartín, el día de la inauguración del Manzanares.

Aficionados mostrando una pancarta dirigida a los vecinos de Chamartín, el día de la inauguración del Manzanares.

De aquel día ha quedado una imagen famosa de unos aficionados portando una pancarta en la que se podía leer “ya estamos en nuestra casa y nadie nos ha humillado. Mientras ellos van de pie, nosotros todos sentados”.

El once inicial

Este fue el equipo que presentó el Atleti en aquel histórico partido: Rodri, Iglesias, Rivilla, Griffa, Colo, Adelardo, Luis Aragonés, Glaría, Collar, Mendonça y Cardona. Ya es conocido que el gran Luis fue el autor del primer gol que se marcó en el estadio, con un remate de cabeza en el minuto 19. Una lesión de Adelardo dejó al equipo con 10 toda la segunda parte (entonces no se podían hacer cambios), lo que ayudó a que el Valencia igualara en la reanudación con un tanto de Paquito.

Uno de los protagonistas de aquel encuentro, el cancerbero Rodri, recuerda: “Nosotros éramos tan extraños en el campo como el Valencia ese día, puesto que el campo ni lo habíamos tocado, no habíamos entrenado nunca allí. El césped estaba muy reciente y no estaba aún muy consolidado. Fuimos con la ilusión de disfrutar de un campo nuevo, de unos vestuarios más modernos, todo más grande, pero un poco a la aventura y todavía con carencias. Yo personalmente no tuve en ese momento la sensación de estar viviendo un momento importante y que podía pasar a la historia. No comentamos nada del tipo mira qué suerte que nos ha tocado estrenar el campo, no fuimos conscientes de eso. Sí pensábamos que con el paso del tiempo íbamos a tener más comodidades y que era un cambio que el club necesitaba”.

No comentamos nada del tipo mira que suerte que nos ha tocado estrenar el campo, no fuimos conscientes de eso

Otro de los que saltaron por primera vez al campo aquella mañana fue Adelardo, una de las grandes leyendas en la historia del club, el jugador que más partidos ha disputado con la camiseta rojiblanca. El centrocampista cuenta: “Íbamos a una casa nueva, a una casa que no estaba terminada aunque ya se veía que el campo iba a tener muy buena pinta. Fue un día importante a pesar de que parecía que íbamos como de prestado, no sabíamos qué nos íbamos a encontrar, estaba todo a medio hacer y hasta el último momento no nos dieron el permiso para poder jugar. Lo estrenamos, como dice Rodri, sin haber entrenado. Entonces lo hacíamos en la Casa de Campo o en el Parque Sindical”.

El extremeño recuerda la circunstancia de que no pudo acabar aquel encuentro a causa de un desgarro muscular que le dejó sin poder jugar la segunda parte. “Me pusieron a un secante encima de mí todo el rato, un interior que corría mucho y se llamaba Poli, y quizá por eso y que el campo estaba un poco pesado, tuve que forzar más de lo debido y me lesioné”.

El que fuera capitán durante muchos años reconoce que les quedó un sabor amargo al ver que las gradas no estuvieron aquel día tan llenas como se podía esperar. “Siempre que hay un evento de este tipo te gusta que la gente llene el recinto pero quizá por las circunstancias que rodearon al encuentro el público estuvo un poco remiso a ir. No es que nos perjudicara en el juego, pero ver las gradas algo vacías no nos sentó bien”.

Se inauguró

Todavía durarían varios años más las obras hasta que el estadio quedó terminado por completo teniendo que realizar Calderón algún sacrificio, en forma de venta de jugadores --Mendonça al Barcelona o Glaría al Espanyol-- para sacar los 12 millones de pesetas que necesitaba para acabar la tribuna principal. Por fin, el 23 de mayo de 1972, casi seis años después de aquel primer encuentro, se hizo la inauguración oficial con el partido internacional de selecciones entre España y Uruguay. Por cierto, que el equipo nacional ha jugado once partidos en el feudo colchonero y no ha perdido ninguno.

A Rodri le cuesta quedarse con un recuerdo de todas las experiencias vividas en el estadio. “Han sido muchos años y muchas vivencias. Haber eliminado al Cagliari en un partido en el que ellos tenían a media selección italiana, los duelos con el Madrid y el Barcelona… De todas maneras, el mejor momento para mí fue cuando firmé con 15 años por el Atlético de Madrid, que era mi gran ilusión”.

Adelardo explica: “Yo jugué seis años en el Metropolitano y once en el Calderón y voy a sentir más esta mudanza que la anterior. Ha sido mucho más tiempo y he vivido más en este campo. Cuando dejé el fútbol y me puse a trabajar, cogía el coche y sin darme cuenta me iba al Calderón y no era allí donde tenía que ir. Decía ‘que hago yo aquí’. El coche mismo casi me llevaba por inercia. Recuerdos tengo muchos y muy buenos. Por decir uno, mencionaría la semifinal de la Copa de Europa ante el Celtic que ganamos por 2-0 y en la que yo metí un gol. La afición llenó el campo y con todo lo que había alrededor de aquel encuentro tras lo ocurrido en la ida tuvo un comportamiento perfecto”.

Iremos a un sitio con mayor aforo y que dará mayor potencial al club. Creo que los aficionados deben estar ilusionados 

Sobre La Peineta, Rodri señala que “es inevitable que a todos nos invada la nostalgia cuando llegue el momento pero los tiempos avanzan y hay que reconocer que el nuevo campo tendrá unas condiciones muy superiores a las que tiene el Calderón. Hay que pensar que iremos a un sitio con mayor aforo y que dará mayor potencial al club. Creo que los aficionados deben estar ilusionados con ir a un campo nuevo porque será beneficioso”.

A lo largo de toda su trayectoria y después de haber sufrido varias reformas y superado una aluminosis en 1992 al haberse utilizado en su construcción cemento aluminoso, que hacía más vulnerable al edificio en determinadas condiciones de humedad y tráfico que se daban por su situación (junto al río y el tráfico de la M-30), el Calderón ha sido testigo de días de gloria y de otros menos alegres.

En todos ellos han estado presentes aficionadas como Isabel Esteban, presidenta de la Peña Atlética de San Sebastián de los Reyes, cuya vida se puede decir que ha transcurrido de forma paralela al Calderón. “La primera vez que fui al estadio –explica- fue precisamente el día de la inauguración ante el Valencia. Apenas tenía cuatro meses de vida y me llevó mi padre en el carrito. Así que yo cumplo los mismos años que el campo. Para mí, el ‘templo’ es mi casa, mis hijos han crecido ahí, a uno le llevaba el potito y a otro el biberón. Hubo un día que recuerdo que diluvió y mis hijos se estaban empapando. Yo dudaba qué hacer pero les veía con tal cara de satisfacción que al final nos quedamos”.

Puestos a recordar días inolvidables, Isabel se queda “con el último partido del año del Doblete, el del Albacete. Lo recuerdo con éxtasis, fue algo mágico, maravilloso”. Más que goles señalados prefiere quedarse con jugadores como “Gárate, Ayala, Rubio, Simeone y Torres. Esos han sido mis referentes”. La presidenta de la peña sansera reconoce que “está siendo un año difícil por el hecho de ser el último del estadio y de hecho cuando recibí en mi casa el abono se me escaparon algunas lágrimas. Pero soy una persona positiva y creo que hay que ir a mejor y La Peineta va a suponer un avance”.

Descenso, huevos volando y derbys

Otra mujer que está al frente de una peña rojiblanca, en este caso la más antigua del club como es la de Chamberí, es María Isabel Soria. Al igual que en el caso de Isabel, uno de sus recuerdos preferidos es “el del partido con el Albacete, en el que ganamos la Liga del 96, ese día fue increíble. Y hay uno que tengo muy grabado a pesar de que sólo tenía nueve años y es el de la final de la Copa Intercontinental ante Independiente. También tengo otros malos, como el del famoso día del Sevilla, cuando se confirmó el descenso y volaron huevos desde la grada…”

María Isabel no recuerda el primer día que fue al Calderón: “Mis padres me llegaron a llevar en mantilla al Metropolitano. Sí me acuerdo de jugadores como Luis Aragonés siendo bien pequeña”. Y tiene muy claro con qué gol se queda de todos los que ha visto. “El que marcó Vieri desde la línea de fondo. Justo disparó desde la zona donde nos situamos en el campo”. A la presidenta de la Peña Chamberí le hace “ilusión ir al nuevo campo. Yo lo he visitado y es muy hermoso. Creo que ganamos en instalaciones aunque por otro lado me da pena abandonar el Calderón. Diría que me da tanta pena irme como ilusión tengo por estrenar el otro”.

César Colmenarejo es el presidente de la Peña Atlética Remedios, de Colmenar Viejo, la más numerosa del club. Empezó a trabajar con 14 años en un banco, en el que más tarde tendría de compañero a Salcedo, el jugador del Atleti, y con su primer sueldo se hizo socio del Atleti; su primer partido en el Calderón fue un Atleti-Austria de Viena de Copa de Europa en 1970. Para él los recuerdos más gratos “son los que están asociados a los títulos de Liga y, en especial, el de la Intercontinental del 74. También recuerdo de forma especial el del triunfo por 3-0 al Cagliari con los tres goles de Luis y los dos veces que le ganamos 4-0 al Madrid, la última la de hace dos años. Y recuerdos malos como el del partido en el 81 ante el Zaragoza con el arbitraje de Álvarez Marhüenda, que nos privó de una Liga, o la final de Copa del 75 ante los blancos en el que nos anularon dos goles legales”.

Me daba tiempo a llevarme un libro y antes de que empezara el partido me aprendía un par de temas

De todos los jugadores que ha visto pasar por el campo rojiblanco, Cesar confiesa que hay dos que son sus favoritos: “Yo me hice socio por José Eulogio Gárate, le tenía como un ídolo cuando era joven. Pero el otro que me impactó muchísimo fue Luis Aragonés, al que tengo un enorme cariño, y que ha sido el máximo goleador de la historia del Atleti jugando muchos partidos de interior. Y luego tuvo una gran personalidad como entrenador”. Reconoce que aún no ha digerido el adiós al Calderón. "Tendré que dejar de ir para asimilarlo pero me preocupa especialmente el tema de los accesos a La Peineta. Yo estuve allí en la Supercopa del 96 ante el Barcelona, fuimos 25.000 y ya fue una ratonera. Como no hagan salidas suficientes aquello puede ser un problema importante”.

Una de las peñas más antiguas del Atleti es la de Pozuelo de Alarcón, que fue fundada en 1960. Su presidente, Vicente Fernández, explica que para él y para los socios de la agrupación, “el Calderón es nuestra segunda casa y cada vez que entramos el corazón nos da un salto en el pecho. Lo miramos con orgullo y no se nos saltan las lágrimas de la emoción porque nos da un poco de vergüenza. Para mí, todos los partidos que hemos jugado allí son importantes, incluso los de los años de Segunda. Vamos a sentir marcharnos a La Peineta, no porque las instalaciones sean malas, esté más alejada, etcétera, sino por el cariño acumulado que le tenemos al Calderón por los bellos momentos vividos allí”.

 

Amalia Blanco es una de las componentes de la Asociación Los 50, grupo creado hace tres años a imagen y semejanza del que existió en los años 30 y cuyo objetivo es “recuperar y reivindicar la historia del Atlético de Madrid”. “Mi padre nos hizo socios a mi hermano y a mí en 1975, tras la final de Bruselas, y el primer partido que fui al Calderón fue en el debut de Pereira y Leivinha ante el Salamanca en el que el delantero metió tres goles. Nosotros éramos de los que íbamos tres horas antes al campo para poder aparcar en la explanada que había y para tomar algo en alguno de los bares que hay alrededor. Ya de más mayor puedo decir que mi carrera universitaria prácticamente la estudié en el campo, porque me daba tiempo a llevarme un libro y antes de que empezara el partido me aprendía un par de temas”.

Gárate y Pradito

Puestos a recordar partidos que le dejaran huella, Amalia se queda “con aquella remontada al Barcelona de Romario que terminó ganando el Atleti por 4-3. Y en cuanto a goles a mí también me impresionó el que marcó Vieri al Paok, fue espectacular”. Cuando Amalia empezó a ir al Calderón todavía le dio tiempo a ver jugar al que ha sido su ídolo por excelencia “que no es otro que Gárate. Mi carpeta la tenía llena de fotos de él. Una vez le escribí para que me mandara una foto dedicada. También me encantaba ir a ver al Madrileño los domingos por la mañana y ver a Prado, que era buenísimo”.

También me encantaba ir a ver al Madrileño los domingos por la mañana y ver a Prado, que era buenísimo.

A la hora de pensar en el adiós al estadio, Amalia dice: “Me da pena pero no tanto por cambiar, que si es para mejor pues fenomenal (aunque tengo dudas de que vaya a ser tan cálido como el Calderón), como por los bares que hay alrededor. Me da pena perder la bajada por el Paseo de los Melancólicos, por ejemplo. ¡Es tan bonito ver el ambiente! Yo vivo al lado del Bernabéu y comparo. Y no me entero de que hay fútbol salvo porque no puedo aparcar. Sentiría que se perdiera lo que se vive alrededor del Calderón”.

Son recuerdos, vivencias de atléticos que han crecido viendo a su Atleti en el Calderón. Que han disfrutado, reído y llorado en sus gradas. Hace 50 años muchos pasaron por lo mismo en el adiós al Metropolitano, pero se fueron con el sabor dulce de haber ganado una Liga esa última temporada. Nada sería mejor para el Atleti que volver a repetir esa circunstancia para, como dice Fernando Torres, “conseguir que sea una temporada inolvidable”, y no sólo por abandonar la Ribera del Manzanares.

Será un aniversario importante porque alcanzar los 50 años de vida es una efeméride significativa. Pero al mismo tiempo tendrá un punto de tristeza porque, si la cuestión de la movilidad y los accesos no dice lo contrario, este será el último año que celebre siendo la casa del Atleti debido al...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. yerry roman

    excelente artículo que hace que se te escape alguna lagrimita,,,y te haga recordar que sin el atleti la vida hubiese sido descafeinada, Tambien los jóvenes deben leer este artículo para conocer que los aficionados históricos tienen como ídolo al más grande entre los grandes y al que no se se le han hecho los homenajes que se merece...Don Jose Eulogio Gárate,,,

    Hace 6 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí