1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Crónica judicial

Las tarjetas black y lo intocable

Esteban Ordóñez San Fernando de Henares , 11/10/2016

<p>El acusado Arturo Fernández llegando al juicio de las tarjetas black el 5 de octubre. </p>

El acusado Arturo Fernández llegando al juicio de las tarjetas black el 5 de octubre. 

Manolo Finish

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

El despilfarro era virtual, ahí residía su facilidad, y su magia. Casi todos los acusados en la causa de las Tarjetas black niegan o no recuerdan haber utilizado la tarjeta para sacar dinero. Directamente, descartan que esa función estuviera habilitada. El rectangulito de plástico, o mejor, la vida que éste procuraba a sus propietarios, tenía tintes de burbuja, de elusión de la realidad. La pompa inmobiliaria generó fortunas al margen de la verdad del mercado. Y estalló. Las Tarjetas black aportaban una riqueza sin medida esquivando la correcta fiscalidad.

El funcionamiento cumplía una fantasía consumista: saltarse el paso del dinero. Comprar sin el engorro de que mengüe la pasta, sin la certeza de que estás gastando horas de trabajo, horas de vida, en adquirir productos, cosas, caprichos. O sea, eliminó la perspectiva de eso que llaman el sudor de la frente (aunque tampoco es que los de Caja Madrid y Bankia se mataran a hacer horas).

Tarjetas, burbuja, adjudicaciones, financiación ilegal; corrupción. La debacle moral, política y económica de este país ya existía en los años de supuesta bonanza, el camino hacia el abismo estaba desbrozado. El desastre vivía ya, pero era invisible, intocable, como la fortuna de las black. Al referirnos a las tarjetas, hablamos de cantidades, de montos, y es necesario hacerlo, pero distorsiona la verdad. Los consejeros no recibían riadas de dinero, sino un derecho de adquisición sin fin: lo más parecido a un derecho de pernada que ha habido nunca en el capitalismo nacional.

Lo intocable de ayer, se ha hecho carne en la Audiencia Nacional de la calle Límite. Ayer, el exalcalde de Majadahonda, Guillermo Ortega, se enfrentó al arco de seguridad de buen humor, cumpliendo mucho las normas y procurando que se le notara. Para las vistas, ha optado por un look de bibliotecario conformista: rebeca de lana ancha, verdosa, que le hace faldón a pesar de su corpulencia, gafas de cerca colganderas… Ortega llegó a la entrada y se desembarazó de los bultos y los metales, simpatiquísimo:

Lo intocable de ayer, se ha hecho carne en la Audiencia Nacional de la calle Límite

—Y llevooo —hundió la mano en los bolsillos, tintinearon monedas, sacó un puñado y las depositó sobre la caja de cartón—. Llevo como si hubiera ido a las maquinitas, como cuando éramos jóvenes.

No se percató de la ironía, de que regalaba una metáfora patética. Él estaba en otra cosa: en acumular karma, en armonizarse con el mundo legal. Había que verlo. Juguetón, exhibía una sonrisa de consumo propio: ninguno de los guardias le daba cancha, permanecían serios, ajenos. Por eso Ortega no levantaba la vista, para no certificar que vive bajo una especie de encierro: el aura de presunto delincuente es ya inseparable de él. 

Antes del comienzo del juicio, los periodistas nos repartimos por sillas, barandillas, columnas; acechamos. Buscamos material, revelaciones en los gestos de los acusados, miramos quién habla con quién. Nadie conoce todos los nombres. El exceso de corruptos ha arruinado la profesión periodística: documentarse es un infierno, no se da abasto. Hasta los más avezados andan desorientados.

El primero en declarar en las Black fue el antiguo Secretario General de Caja Madrid, Enrique de la Torre. Trató de ajustar cuentas. Intentó desmontar las defensas de los consejeros. Las tarjetas no eran un complemento de la retribución, sino un instrumento para el pago de gastos derivados del cargo. Algunos procesados lo habían señalado como responsable de indicar si los usos de las tarjetas se adecuaban o no a su propósito, y él se defendió definiéndose como un mandado. “Yo era un empleado, un subordinado, yo no daba instrucciones”. En su defensa, cargaba los hombros para disimular cierta irritación acumulada. Las preguntas de su letrado se dirigieron a vaciar de contenido el cargo de la Secretaría General. De la Torre no sabía nada, él tampoco controlaba. En un correo electrónico del que renegó durante la fase de instrucción, pero que ahora acepta como propio, se refería a “tarjetas black a efectos fiscales”. 

Enrique de la Torre trató de ajustar cuentas. Intentó desmontar las defensas de los consejeros. Las tarjetas no eran un complemento de la retribución, sino un instrumento para el pago de gastos derivados del cargo

Ante el fiscal, defendió aquella expresión culpando al contexto: el mensaje, para su sucesor, se envió desde su cuenta personal y, por lo tanto, no se formuló con una escritura formal. Esgrimió el coloquialismo como defensa.  

De la Torre también había calificado como “delicado” el tema de las tarjetas. El fiscal, Alejandro Luzón, le pinchó para que desvelara qué aspecto consideraba “delicado”. Habló de la posibilidad de filtraciones de los movimientos. Luzón insistió. La sala se removió en los asientos, esperando especificaciones sobre tiendas de lencería, joyerías, locales de lujo, clubes nocturnos... Sin embargo, se refirió al problema de que trascendieran movimientos y viajes de los consejeros que estuvieran implicados en procesos de fusión de cajas. Una lástima.

Sobre el banquillo, atestado de hombres, estallaban toses esporádicas. Una de ellas era muy mocosa, sonaba una flema que el propietario no conseguía despegarse de la tráquea. Los carraspeos y las expectoraciones se irían repitiendo durante toda la vista como si quisieran, desde el plano del sonido, echar el freno a la ilusiones de renovación del país y recordarnos que la cumbre del sistema se compone de señores cascados y pálidos: de cardenales del capitalismo.

La sesión entró en un debate continuo sobre si las tarjetas servían para gastos de representación o si constituían una parte de la remuneración. El fiscal exploraba la diferencia entre las tarjetas de gastos de representación y las tarjetas comodín. Uno a uno, los declarantes indicaban que los gastos de representación debían justificarse, mientras que los otros, en tanto que pertenecían al salario, eran de libre disposición. Eso sí, el importe no aparecía en las nóminas.

La mayoría de acusados describía que el sueldo se partía en dos y una de las partes se entregaba en la tarjeta. Los portadores de las black son casi unánimes: en cada ejercicio, apuraban hasta el último euro del límite de la tarjeta. 

La sesión entró en un debate continuo sobre si las tarjetas servían para gastos de representación o si constituían una parte de la remuneración

Las defensas sacaban a colación, aunque ya lo hubiera hecho la fiscalía, el documento Excel que facilitó Bankia. Les convenía. Un archivo que resalta la frivolidad y el cinismo con que se despilfarraba el dinero, una lista que viste a los privilegiados con su verdadero traje está menoscabando la acción acusatoria por culpa de extraños solapamientos y de gastos imposibles.

Declaraciones como la de José Ricardo Martínez Castro, exmiembro de la Obra Social de Caja Madrid por parte de la UGT insinúan que el Excel no debe desautorizarse a pesar de sus errores. Castro entró en un rifirrafe con el fiscal (soso, como toda pelea que pueda ubicarse en la sala) en el que, al final, se escapó de comentar detalles de sus gastos como le pedía Luzón. Martínez Castro, como buen socialdemócrata venido a menos, se puso a filosofar: “La totalidad se compone de detalles”.

Ramón Martínez Vilches, viejo responsable de riesgos de Caja Madrid, se sentó ante el tribunal dispuesto a lucirse. Relató su trayectoria, exhibió currículum y dio una clase de economía y gestión empresarial al personal. Se fue por las ramas, durmió a la sala mencionando números, barras, fechas, citas. Presumió de córtex cerebral. Alejandro Luzón, el fiscal, se desazonó. Ángela Murillo se irritó. El acusado no contestaba a nada. “He publicado tres libros. Yo soy economista”. Su letrado le consultó sobre el Excel y Vilches habló del tiempo. Murillo le cortó y le reclamó que se ciñera al tema. Al acusado no le hizo gracia, era su momento: pidió que se repitiera la pregunta para darle en los morros a la jueza: “Si usted me permite puedo ampliarlo”. Qué remedio, pensaría Murillo.

Aquel divagó de nuevo.

—¿Usted reconoce los gastos o no?— terció la jueza.

La sala murmuraba, la atención de los presentes se distendía. Se temía que Vilches hubiera descubierto una forma de castigarnos en pleno juicio, que le diera la vuelta a la tortilla y a través de un monólogo sin fin (amparado por el derecho de defensa) acabará condenándonos a todos al hastío por culpa de nuestra propia expectativa. Al volver a su sitio, el acusado no tenía cara de desahogo, sino de venganza a medio saciar.

Al volver a su sitio, el acusado no tenía cara de desahogo, sino de venganza a medio saciar

Muchos de quienes declararon, a pesar de considerar que no le debían nada a nadie y que habían obrado con corrección, habían aportado en su día cantidades que pretendían restituir el daño causado. Un caso extremo fue el de Virgilio Zapatero, exconsejero de Caja Madrid, exministro de Felipe González y exdiputado. Aseguró haber devuelto muchísimo más dinero del que había recibido. Contó que no gastó ni la mitad de su límite. En dos años podría haber dilapidado 100.000 euros y apenas superó los 30.000, y a pesar de eso afirmó haber devuelto (regalado) a Bankia 274.000 euros entre un reintegro y renuncias a derechos, seguros y a la retribución variable. 

A Virgilio Zapatero le temblaban las manos, pero tenía el bigote como una piedra. Demostró raza política, levantó risas en la sala y clavó mensajes sobre su dignidad y su buen obrar que hicieron asentir a algunos periodistas. Desde el principio, relató, se sintió incómodo con una tarjeta que, como dice, era parte del “paquete de bienvenida” del consejo de Caja Madrid. “Me impuse a mí mismo la norma de actuar con ella sólo con gastos relacionados a mi función de consejero”. Acumuló todas las facturas de sus compras, pero nadie quiso recibírselas. Ahora, le sirvieron para desautorizar el documento Excel. 

La forma en que procedió el exministro, al margen de posibles irregularidades, demostró una cosa: había materia para sospechar. Algunos como Martínez Castro o Rodríguez González se agarraron al prestigio centenario de la entidad como estrategia para eludir la responsabilidad propia. Cabe preguntarse si para ellos lo que la caja garantizaba era el respeto a la ética o la bicoca de la impunidad. 

Quedaría bien, para cerrar la crónica, decir que el señor de las toses (que no conseguimos identificar) pudo liberarse al fin de su flema, pero todo apunta a que hoy seguirá intentándolo. El juego literario resulta fácil: también el país está intentando desprenderse de algo que tiene tan adherido que casi forma parte de su organismo, y que, por mucho que suene, todos sospechamos que acabará resultando inaccesible.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Esteban Ordóñez

Es periodista. Creador del blog Manjar de hormiga. Colabora en El estado mental y Negratinta, entre otros.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Jesús Díaz Formoso

    Cuarta Evaluación del GRECO, Grupo de Estados del Consejo de Europa contra la Corrupción, de prevención de la corrupción respecto a parlamentarios, jueces y fiscales - http://www.coe.int//t/dghl/monitoring/greco/evaluations/round4/RC4/GrecoRC4(2016)1_Spain_EN.pdf // La Corrupción ES JUDICIAL. Juicios estrella - Pintando monas para ocultar elefantes

    Hace 6 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí