1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Y el atrevimiento se hizo alcaldesa

La Coordinadora de Vivienda de Madrid, que agrupa a todas las PAH y Grupos de Vivienda 15M de la Comunidad de Madrid, replica las declaraciones de Manuela Carmena en CTXT

Coordinadora de Vivienda de Madrid 16/01/2017

<p>Pasacalles de la PAH de Vallecas en mayo de 2016 para reivindicar la Obra Social de la organización.</p>

Pasacalles de la PAH de Vallecas en mayo de 2016 para reivindicar la Obra Social de la organización.

Lotta Tenhunnen

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
En enero CTXT deja el saloncito. Necesitamos ayuda para convertir un local o una notaría en una redacción. Si nos echas una mano grabamos tu nombre en la primera piedra. Del vídeo se encarga Esperanza.

Donación libre:

---------------------------------

El 12 de enero las PAH y asambleas de vivienda de Madrid desayunamos con las declaraciones de la alcaldesa Manuela Carmena: unas entusiastas propuestas que saben agrias cuando se conoce la realidad de muchas personas y familias madrileñas. Contestamos para aliviar la profunda ignorancia de la alcaldesa hacia esta realidad y el trabajo de la PAH por el derecho a la vivienda. 

La participación clic

Nos hemos reunido periódicamente con la concejala de Empleo, Equidad y Derechos Sociales, Marta Higueras, desde la entrada del equipo de Ahora Madrid. Hemos podido expresar nuestras reticencias respecto a las líneas de actuación de su concejalía en el Área de Vivienda, siempre acompañadas de diagnósticos y propuestas. Y lo hemos hecho porque conocemos de primera mano los problemas. Desde la llegada de Ahora Madrid al Ayuntamiento hemos aportado desde nuestro lugar –el de las afectadas– y desde nuestra forma de conquistar derechos –la lucha social– a lo que pretendía ser una nueva política municipal. Desgraciadamente nuestro esfuerzo ha caído en saco roto y nada de lo hablado en esas reuniones ha tenido relevancia. Nos resulta paradójico que la alcaldesa hable de participación ciudadana: se nos permite apenas un clic en Decide Madrid mientras las decisiones se siguen tomando tras los muros anchos y aislados de los despachos municipales.

De la pobreza y la desigualdad 

En 2015 la brecha entre ricos y pobres en Madrid batió el récord europeo. Sin embargo, nuestra alcaldesa prefiere hablar de oportunidades y poner como ejemplo a las personas “que a lo mejor no tienen un ordenador”. Nos parece tan grave como poco sorprendente que la señora Carmena se una a la larga tradición de identificar pobreza con vivir en la calle y use el adagio de los ocupas ilegales para no tener que hablar de desigualdad.

Es lamentable que la alcaldesa no vea cómo el boom constructor y la estafa bancaria dibujan el paisaje en el que todas somos afectadas

Teniendo en cuenta que están íntimamente relacionadas con la forma en que las administraciones gestionan los recursos e intervienen (o no) en las estructuras que reproducen el problema, pedimos a una alcaldesa “del cambio” responsabilidad. Es lamentable que la alcaldesa no vea cómo el boom constructor y la estafa bancaria dibujan el paisaje en el que todas somos afectadas. Al contrario, fortalece con su discurso un modelo neoliberal en el que la vivienda se convierte en mercancía en vez de ser un derecho fundamental: creemos que se pierde una oportunidad única de hacer de la lucha contra la pobreza y la desigualdad la punta de lanza del proyecto municipal.

Desahucios, que los hay

No ha pasado tanto tiempo desde que la alcaldesa declarase Madrid “ciudad sin desahucios”. Manuela Carmena se convirtió en una de las políticas en activo que más ha hecho para invisibilizar este problema. Insiste en negar la pérdida masiva de vivienda y las deudas de por vida al presentar como normalizada una situación que está lejos de serlo. Aparte de los lanzamientos hipotecarios (que no han terminado), queremos recordar a las personas que a lo largo de estos años sufrieron un desahucio: no se esfumaron al quedarse sin casa. Quienes pudieron alquilaron, otras fueron a casa de familia o amigos. Y muchas otras ocuparon una vivienda vacía. Las de ese “último escalón” que Manuela Carmena esquiva constantemente son también afectadas por la hipoteca.

La Obra Social de la PAH en Madrid 

El PP rechazó la Iniciativa Legislativa de la PAH, pero también Ahora Madrid participa de la desgana generalizada de crear un parque de vivienda pública con los pisos de los bancos rescatados. Así pues, nos organizamos para recuperar uno a uno los pisos pagados con el dinero de todos. Nos consta que la alcaldesa conoce nuestra campaña estatal de Obra Social PAH, pero se lo recordamos: a día de hoy hemos realojado a miles de familias en pisos que la administración ha sido incapaz de recuperar.

Nos parece grave que la alcaldesa planifique un censo de personas que viven ocupando, cuando sus servicios sociales lo recomiendan con frecuencia para no perder la custodia de nuestros hijos 

Cansadas de esperar, nos hemos puesto manos a la obra. Quienes vivimos en esos pisos no somos  delincuentes ni malhechores: somos familias que sentimos la pobreza en nuestra piel. Hemos sufrido ya desahucios: por procesos hipotecarios, impago de alquiler o viviendas públicas. Muchas hemos sido desahuciadas por el IVIMA o la EMVS. La mayor parte tenemos menores a nuestro cargo. Hemos llegado donde estamos por la falta de alternativas sociales, y hemos perdido el miedo y la vergüenza gracias al empoderamiento y el apoyo mutuo, batallando también la criminalización y estigmatización de las que la alcaldesa lamentablemente participa.

La estigmatización de la pobreza que ejerce el Ayuntamiento

Nos parece grave que la alcaldesa planifique un censo de personas que viven ocupando, cuando sus propios servicios sociales municipales recomiendan con frecuencia ocupar para no perder la custodia de nuestros hijos e hijas. Un censo así será ni más ni menos que un censo de pobres. La expresión ‘ilegal’ aparece una sola vez en la entrevista. ¿Asociada  a los bancos que desahucian o estafan con productos financieros ilegales? No: Carmena la utiliza para referirse a hogares sin recursos que entran a vivir en viviendas vacías, a pesar de las continuas sentencias europeas que demuestran la ilegalidad de nuestro ordenamiento hipotecario. Ese mismo estigma acompaña al proceso de adjudicación de la EMVS: aquellas que han sido forzadas a vivir ocupando son penalizadas por ello, al no poder optar a una vivienda de emergencia cuando te llega la orden de desalojo. Y, a pesar de las declaraciones de la alcaldesa, no son 6.000 las que están en lista de espera, sino 15.000, según la propia EMVS. El propio Ayuntamiento quiere negar que con los recursos actuales no posee la capacidad de hacer frente a la falta de vivienda. No sólo por el mal hacer de los gobiernos municipales del PP, que asfixiaron los recursos sociales y que, no podemos olvidar, vendió buena parte de la vivienda pública a fondos internacionales de inversión en medio de una crisis brutal. ¿Por qué no realizar ese censo de las numerosas viviendas vacías que están aún en manos de los bancos?

El miedo del Ayuntamiento

Con ese dilema entre sus manos –y con la reapropiación de los inmuebles provenientes del rescate bancario para fines sociales en el programa electoral de Ahora Madrid–, Manuela Carmena se plantea comprar viviendas para cubrir la creciente necesidad. Nos parece una nefasta solución que no desafía sino que afirma la misma complicidad que tuvieron las anteriores administraciones con el sector financiero-bancario. Igualmente cuestionable es el plan de construcción de vivienda pública, ya que olvida la parte madrileña de los 3.000.000 de pisos vacíos en todo el Estado. Denunciamos una vez más el miedo del Ayuntamiento a intervenir en las estructuras que sostienen la desigualdad y producen “casas sin gente y gente sin casas”.

¿Soluciones? Las creamos juntos a través de la resistencia

Por último respondemos a la falsa contraposición en la que la alcaldesa sitúa la resistencia y las soluciones. Le recordamos que allá por 2009, cuando Ahora Madrid no existía y Manuela Carmena ni se planteaba entrar en política, las afectadas decidimos organizarnos. Así convertimos la resistencia en un acto colectivo de creatividad, buscando soluciones que abrieran camino a nuevos derechos. Eso es lo que hacemos en la Coordinadora  de Vivienda de Madrid: luchamos por una ciudad más digna, para todas y con todas, porque somos afectadas por la falta de vivienda. No permitiremos que se nos criminalice por nuestra lucha.

---------------------------------
En enero CTXT deja el saloncito. Necesitamos ayuda para convertir un local o una notaría en una redacción. Si nos echas una mano grabamos tu nombre en la primera piedra. Del vídeo se encarga Esperanza.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Coordinadora de Vivienda de Madrid

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

10 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. fersant

    Carmena intenta contentar a todos, intenta gobernar para todos cuando es evidente que no se puede, hay intereses contrapuestos y hay que tomar partido, eso es hacer política. Debería entenderlo después de todos los ataques recibidos por unas políticas que avanzar avanzan muy poco. Que vale, que lo está haciendo mejor que el PP, pero que eso no es un signo de hacerlo bien, no hacía falta hacer mucho para eso. La entrevista que le hicisteis aquí me decepciono, me confirmo lo que ya sospechaba, no va a tomar bando, quiere ser un simple árbitro, cosa que no va a hacer que sus enemigos la vean con mejores ojos y que además va a decepcionar a muchos de los que la votaron con ilusión. Enhorabuena por la réplica, la PAH como siempre dando lecciones de dignidad.

    Hace 5 años

  2. Jesús Díaz Formoso

    MINORÍAS Y DISCURSO DEL ODIO (Comisión Europea contra el Racismo y la Intolerancia (ECRI) Consejo de Europa: Recomendación General nº 15 relativa a la lucha contra el discurso de odio) - “Es a la acción continua, siempre renovada, de las minorías a las que se debe esta transformación. El valor, la abnegación, el espíritu de sacrificio, son tan contagiosos como la cobardía, la sumisión y el pánico. ¿Qué formas tomará la agitación? La agitación tomará todas las formas: y serán tan variadas como las circunstancias que las impulsan. Ora lúgubre, ora satírica, pero siempre audaz; ora colectiva, ora simplemente individual, la agitación no despreciará ninguno de los medios a su alcance, ninguna circunstancia de la vida pública para mantener siempre el espíritu despierto, para propagar y formular el descontento, para excitar el odio contra los explotadores, ridiculizar a los gobernantes, demostrar la debilidad de las autoridades y, más que todo y ante todo, para despertar la audacia y el espíritu de rebeldía, predicando con el ejemplo”. PIOTR KROPOTKIN - Palabras de un rebelde // http://puntocritico.com/2016/12/19/palabras-de-un-rebelde/ *** Es a la acción de las minorías que se deben las revoluciones, y los cambios radicales que llevan en su interior, finalmente exteriorizados en acción estatal. Revolucionaria. // Es el esquema de la Campana de Gauss. Piensa en una campana -por cuyo borde comienza a subir la sociedad-, dibujada sobre un eje de coordenadas, cuya abscisa (X) mide los tiempos de la “innovación revolucionaria”, y cuya ordenada (Y) cuantifica los miembros del grupo social. Cada coordenada (X, Y) expresa, para cada grado de “innovación social (revolucionaria)”, la participación social en un instante dado. // Vemos como en los primeros momentos, la revolución es minoritaria, casi testimonial. Pero a medida que el tiempo va trascurriendo, la Revolución va aumentando su masa social. Al final del ciclo, incluso los más reticentes a los cambios se ven arrastrados por las nuevas ideas, que ya han dejado de ser “revolucionarias” para convertirse en reales y efectivas. Estatalizadas (el Estado las ha hecho suyas). // Todo el proceso revolucionario se inicia por las minorías. Cuantas más minorías se suman al proceso, más se acelera la historia; mayor implantación consiguen las nuevas ideas, hasta lograr imponerse. // Así ha sido. Y así es. También para las “Contrarevoluciones”, que no son sino revoluciones involucionarías, que se dirigen a la restauración del antiguo orden, que se ha visto desplazado por el proceso revolucionario. La Revolución es un Proceso. Sus primeros hitos siempre son difusos. ¿De dónde surgen? ¿Cuáles sus fuerzas impulsoras? Son preguntas que, en todas las épocas, dan lugar a respuestas que apuntan a conspiraciones y luchas entre las diversas facciones del poder que ejerce el dominio social en la época “prerevolucionaria”. Desde los Graco a Lenin, pasando por Robespierre y Franklin, las teorías de la Conspiración surgen, en periodos revolucionarios, como setas tras la lluvia. Pero siempre las minorías constituyen el alma de la Revolución; el impulso del cambio social. Ellas tomaron la Bastilla y el Palacio de Invierno. Tras su eclosión, viene la lucha por el Poder; por el nuevo poder que ha de surgir de la Revolución. Tras las guerras del pasado Siglo XX, las minorías- sujetos revolucionarios- han hecho surgir los derechos humanos; han hecho triunfar la igualdad ante la Ley y la seguridad colectiva. Son los Derechos Humanos los que nos han llevado al bienestar de las formas de Estado modernas; a costa de los Poderes depuestos por el nuevo orden. Y esos poderes nunca se aquietan a su derrota. // Pero, siempre, los procesos de cambio y de restauración, son debidos a la acción de las minorías. Ni el derecho, ni las Constituciones, poseen otro significado que el de definir un marco de convivencia social. Y no podemos pretender que esa convivencia social permanezca estática. Es siempre DINÁMICA; se construye cada día, se innova y adapta en cada momento a la realidad social. De la misma manera, el contenido de los Derechos Fundamentales (Humanos) tampoco es estático, sino que se encuentra siempre en movimiento; movimiento generado por la tensión entre fuerzas contrapuestas. Cuando esas fuerzas apuntan, cada una, en su propia dirección, el Derecho impide -o eso intenta- que la sociedad se hunda en el caos. Y, en cada momento, predominará la fuerza dotada de mayor organización. Es la realidad. En un mundo de ficción, regido por el "deber ser", parecería sencillo (o al menos factible) alcanzar una convivencia social "estática", regida por principios inmutables de orden constitucional. Sin embargo, en el mundo real, el "deber ser" no puede resultar ajeno a las tensiones creadoras de ese dinamismo constructor de la realidad inmediata. El Derecho es acción. Es la acción del aplicador del derecho. Es la acción del ciudadano, sujeto/objeto de Derecho. Es una obra inmensa, siempre en construcción. Por ello, el estudio del Derecho vigente, requiere el análisis de la realidad del momento histórico vivido. Será esa realidad la que, en cada instante, determine el estado de la convivencia social, y consecuentemente, el campo de actuación del Derecho y su dinámica. Vemos, hoy, cómo se produce la acción revolucionaria de las minorías. Cada una enfrentada a las demás. Nada se construye. Sólo se destruye. Cada minoría intenta imponerse a las demás. No hay un proyecto común. No se buscan los puntos de contacto, sino que se busca vencer. No hay, en la revolución en curso, un paradigma de cooperación, sino de competencia. La potencia de las minorías, hoy, está al servicio del caos. Cuyo beneficiario último, en un entorno caracterizado por la Corrupción de la Justicia y la Manipulación de la Información, no son sino los poderes del “antiguo régimen”, que en España son los poderes subsistentes del viejo Franquismo; ahora sin Franco. Los titulares del Poder financiero, verdadero poder no democrático que rige nuestros destinos. Y ese poder conoce la teoría revolucionaria; por ello da voz a las minorías enfrentadas, incapaces de entenderse entre sí; incapaces de construir en común; dedicada, cada una, por medio de sus dirigentes –mediáticos- a la tarea de vencer a las demás. // Es la potencia revolucionaria al servicio de la contrarrevolución. No reconocemos derechos a los demás. En un exacerbado individualismo, sólo estamos dispuestos a escuchar –y a entender- a los que forman parte de “nuestra” minoría. Sólo nos interesa que nos den la razón; nos negamos a escuchar, nos oponemos a todo aquél que piense distinto, luchamos encarnizadamente entre nosotros. Competimos, no cooperamos. La esquizofrenia se ha apoderado del cuerpo social. Hemos renunciado a buscar la verdad, instalados en un ultraindividualismo feroz. Y, en este estadio de la Contrarrevolución impugnatoria de nuestros Derechos Humanos, en la que estamos inmersos sin advertirlo, se ha instaurado el Discurso del Odio; verdadero inhibidor de la potencia del grupo, que se dispersa al enfrentarnos unos a otros en situaciones cada vez más marcadas por la violencia. Es el declive del poder de la mayoría, desmembrada en pequeños grupos, cada uno sin otro afán que el dominio sobre los demás. Hemos destruido nuestra potencia, cegados por el discurso del Odio instaurado por los Medios de comunicación y su manipulación informativa, cuyo dominio no parece tener fin. // Carabanchel (Madrid), día 15 de enero de 2017: “Cinco animalistas detenidos por asaltar un circo en plena función y dejar a un domador inconsciente” - http://www.abc.es/espana/madrid/abci-cinco-animalistas-detenidos-asaltar-circo-plena-funcion-y-dejar-domador-inconsciente-201701160148_noticia.html *** // En este marco se encuadra la Recomendación General nº 15 relativa a la lucha contra el discurso de odio, de la Comisión Europea contra el Racismo y la Intolerancia (ECRI) - Consejo de Europa, que os invitamos a leer, no sin antes trasmitiros una última reflexión: ¿Quién nos salvará de nuestros salvadores? Vemos cómo el propio Consejo de Europa muestra reiteradamente su preocupación por la afección que las medidas propuestas contra el Discurso del Odio, habrán de ocasionar a la efectividad de los Derechos Humanos, y en especial, al derecho a la Libertad de Expresión, en el que se fundamentan las sociedades libres y plurales. En definitiva, “prudencia viajero, el camino por el que avanzas es peligroso. Si ves almendras dulces, no las comas. Contienen veneno” (Omar Khayyam). Los excesos de esta rancia “nueva política”, cuya violencia recuerda a las falanges fascistas de los años 30 del siglo pasado, representan amenazas muy reales para la efectividad de nuestros Derechos Humanos. - http://puntocritico.com/2017/01/18/minorias-y-discurso-del-odio/

    Hace 5 años

  3. Karlos Kum

    Enhorabuena por la publicación de esta réplica. Hay cosas que dijo Carmena que son absolutamente inaceptables ("lo no se puede entender es que la gente se vaya de vacaciones, vuelva y esté su piso ocupado", dijo en esa entrevista. Un argumento utilizado normalmente por la derecha más rancia. Eso no ocurre. Nadie okupa una vivienda habitada). Suscribo y apoyo esta respuesta de la Coordinadora de Vivienda. Ánimo y fuerza.

    Hace 5 años

  4. ANTONIIO PEREZ GONZALEZ

    Lo que teneis que hacer es pedir la dimision de Carmena, y que vuelva la la Botella, esa si que ois va a dar viviendas, y ademas gratis, .......parece mentira, los pobres y los obreros no vamos a cambiar nunca, la izquierda os promete cambio y honradez y si os dejaran la linchabais....la derecha os roba la casa, el salario, la dignidad......y encima os creeis todo lo que os dice.......no vais a cambiar en la vida, la gente como vosotros tiene la culpa que en este pais nos gobierne la derecha.

    Hace 5 años

  5. Marcos

    A mi me parece ético que la PAH 'okupe' pisos de bancos. Y me parece correcto que proponga expropiar a los bancos estafadores. Pero como pasa con muchos portavoces de las PAH's tienen muy buena intención y buenas acciones, pero poco conocimiento y realismo. No pueden esperar que las administraciones públicas (Ayuntamiento) amparen situaciones que nuestro ordenamiento jurídico prohíbe como son las 'okupaciones'. Pero si que aconsejen hacerlo los servicios sociales. Ni puede pretender que un ayuntamiento obligue a un banco a poner en alquiler viviendas sin una ley que lo ampare. ¡Gobierna el PP y sus leyes!. Por otro lado ¿Quién sino el Ayuntamiento está detrás de recuperar los pisos regalados por el PP de Botella al Fondo Inmobiliario de su hijo y ha recuperado más de 2.000 pisos?

    Hace 5 años

  6. Jesús Díaz Formoso

    Así es; 30.000 sindicalistas cabreados gritándoles la verdad en su cara a los poderosos, frente a media docena de activistas portando una pancarta ante la prensa a las puertas del Congreso, no son lo mismo. LA calle vuelve a ser de los de Fraga zapatones Iribarne. https://www.youtube.com/watch?v=KslwUC-TRL4

    Hace 5 años

  7. Javier

    Necesitamos estos movimientos sociales combativos... Bravo por la denuncia. Parece que el problema está en el forrado de los sillones de los despachos, o más bien, en la falta de ideología. Sin una brújula a dónde ir, sólo se dan vueltas en círculos.

    Hace 5 años

  8. Xurxo Ventos

    Excelentes los dos primeros comentarios, subrayo lo que dice Ruben: "Tu país no lo salvas en la calle, a tu barrio lo rescatas luchando, no votando". Una verdad sin paliativos.

    Hace 5 años

  9. teletubbies

    Bravo. La entrevista a Carmena no pudo ser más paniaguada. Pero es que, para quienes no vivimos en Madrid, la posición de la del cambio no pudo parecernos más mediocre.

    Hace 5 años

  10. Ruben

    No fuimos pocos los que advertimos a los ilusos ilusdionados de que otra izquierda mas se iba a subir al carro de las izquierdas de derechas. Ahora pretenden que nos traguemos sus trolas del cambio con palabras bonitas, discursos cariñosos y ñoñeria de abuela. Pues no. Tu pais lo salvas en la calle, a tu barrio lo rescatas luchando, no votando.

    Hace 5 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí