1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Las cuatro Españas y la casita en la playa

Quien sea capaz de responder a las expectativas de los jóvenes tendrá la llave del futuro de este país. Y la clave de la ruptura generacional está en la disputa entre PSOE y Podemos

Héctor Meleiro 21/05/2017

La Boca del Logo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

Las elecciones generales del 26J fueron la cristalización de un cambio que ya se había dado en la sociedad española, y que necesitaba de partidos que le diesen una representación institucional. Dos partidos nuevos terminaban con el control bipartidista que había dominado el escenario electoral desde 1993 (gráfico 1). Surgía un nuevo eje de competición política que, aunque se expresase en relación a unas supuestas nuevas formas de hacer por parte de los representantes (el tan disputado concepto de ‘nueva política’), era en el fondo la traslación al campo político de una ruptura generacional. Las dos Españas se habían convertido en cuatro.

En su libro La Perestroika de Felipe VI, Jaime Miquel plantea que en la actualidad conviven en España cuatro generaciones. En primer lugar, los nacidos antes de 1939, los niños de la guerra que ahora tienen más de 77 años y representan el 9% de los votantes (4,1 millones). Por otro lado, los niños de la autarquía, nacidos entre 1939 y 1958, hoy en día tienen entre 58 y 76 años (8,7 millones) y representan el 25% del censo. Luego están los reformistas, los hijos del baby boom que ahora tienen entre 43 y 57 años y representan el 28% del censo (9,6 millones). Por último, la generación que más peso supone en el censo (37%): los ciudadanos nuevos. Esos 12,3 millones de españoles y españolas nacidas desde 1974, es decir, personas que han formado sus conciencias políticas ya en democracia. Los mayores de esta generación tienen entre 40 y 43 años y votaron por primera vez en 1993. Otros, sin embargo, crecieron asistiendo a las manifestaciones contra la Guerra de Iraq o las reformas universitarias, y los más jóvenes tomaron parte en política por primera vez con el acontecimiento 15M.

A más edad menos probabilidad de votar a Podemos o Ciudadanos, y más de votar al Partido Popular. El PSOE mantiene un electorado más o menos transversal

Si analizamos el recuerdo de voto en las elecciones del 26J en función de la edad usando la tipología anteriormente descrita, vemos dibujado el paisaje demoscópico de las cuatro Españas (gráfico 2). En muy resumidas cuentas, a más edad menos probabilidad de votar a Podemos o Ciudadanos, y más de votar al Partido Popular. El PSOE mantiene un electorado más o menos transversal en términos de edad y Podemos es el absoluto ganador entre los nacidos después de 1974, muy por encima de Ciudadanos. Por esta última razón, la clave de la ruptura generacional, aunque se juegue en dos campos, está en la disputa entre PSOE y Podemos.

Lo que reveló el 20D (y posteriormente consolidó el 26J) es que las dos Españas se habían convertido en cuatro. La derecha, pero sobre todo la izquierda, se había dividido generacionalmente, y por primera vez se traducía en un reparto diferente de la representación política.

Hay dos elementos fundamentales que explican esta ruptura generacional. Uno es obvio, los nuevos ciudadanos no saben lo que es una dictadura, su relación con el poder y la política, y sus deseos sobre lo que debería ser España son diferentes. La otra es internet. Aquí es fundamental la idea de Belén Barreiro de la España analógica y la digital. Las personas que tienen en la actualidad en torno a 40 años no son nativos digitales, pero han asimilado las nuevas tecnologías mejor que los mayores de 50. Los menores de 30 años sí que son nativos digitales en su mayoría, han integrado la red en su forma de comunicarse, sus procesos de formación de opinión están menos controlados por los medios tradicionales, y eso tiene consecuencias importantes en su comportamiento político.

Como se ve en el gráfico 3, mientras que el 94% de los menores de 42 años dice haber utilizado internet en los últimos tres meses, el mismo porcentaje de los mayores de 77 dice lo contrario. Existe un salto muy significativo entre la generación de reformistas y la de los niños de la autarquía. Además, el 81% de los ciudadanos nuevos tiene una cuenta de Facebook, y el 33% una de Twitter.

Observando el estudio poselectoral del 26J del CIS, podemos comprobar que quienes usan internet declaran una mayor probabilidad de votar a Podemos que los que no han usado internet en los últimos 3 meses (gráfico 4).

El surgimiento de los nuevos partidos, y el de Podemos en concreto, no se entendería sin esta brecha que es a la vez generacional y tecnológica. Ahora bien, el 26J dejó claro que estamos ante una situación de empate técnico. Los ciudadanos nuevos, que desean reformas más o menos profundas, son (y serán) cada vez más importantes en términos demográficos, pero, por razones obvias, el resto del país no va a desaparecer de la noche a la mañana. Por lo tanto, la pregunta que debemos hacernos es la siguiente: ¿es Podemos más capaz de incorporar a su proyecto de cambio a las cohortes más viejas que el PSOE de conectar con las generaciones más jóvenes?

A priori me inclino a pensar que no; que el comportamiento electoral de los mayores está más consolidado y por lo tanto la tarea más difícil es la de Podemos. El PSOE es de hecho el partido al que más electores confiesan haberlo votado por inercia (gráfico 5): un 38% de los votantes socialistas declara que la razón principal para votar al PSOE es que siempre lo vota. 

La casita en la playa 

El resultado de las primarias que enfrentan a Susana Díaz, Pedro Sánchez y Patxi López será clave en esta tarea generacional que tiene el PSOE por delante.

Si estudiamos los datos del barómetro de febrero de 2017 del GESOP se puede apreciar una diferencia significativa entre qué grupos de edad prefieren a Pedro Sánchez y a Susana Díaz. Mientras que el 37% de los denominados ciudadanos nuevos prefiere a Sánchez de candidato, ese número baja 10 puntos entre los mayores de 78 años. Susana Díaz, en cambio, solo es preferida para un 20% de los votantes entre 18 y 43 años, pero lo es para el 36% de los niños de la guerra. Esto significa que el candidato más apto para reconectar con los votantes jóvenes es sin duda Pedro Sánchez. 

“Pensaban que iban a poder tener su casita en la playa (...) y cuando eso no fue posible, se cabrearon, se indignaron. Y ahí le hicimos el juego a la derecha y a los otros, de Podemos”, con esta frase simplificó el movimiento de los “indignados” del 15M la presidenta andaluza.

Pese a que esa forma de aludir al quiebre de expectativas de los jóvenes despertó críticas y parece complicar la reconexión con ese voto joven, es posible que Díaz estuviese explotando la brecha generacional existente en su propio partido. Podría ser un error de comunicación, pero también encierra el hecho de que muchos viejos socialistas ven el 15M como el momento en el que todo empezó a ir mal, y no pocos lo habrán procesado como una rabieta juvenil de lo que en el fondo son sus hijos (ya sean biológicos o políticos).

Los jóvenes socialistas que vieron con buenos ojos el 15M o ya no son afiliados si es que lo fueron alguna vez, o votarán por Pedro Sánchez. Aun sin tener acceso a datos que puedan acreditar esto, es fácil pensar que a la postre será el voto de los viejos militantes el que determinará el resultado debido al peso específico que tienen en el censo. Otra vez más, como en Podemos, lo que es bueno para ganar hacia dentro no lo es tanto para ganar hacia fuera. 

En cuanto a la tarea de Podemos, si estudiamos el voto del PSOE vemos que mayor edad implica un mayor porcentaje de votantes que declara una probabilidad baja de votar a Podemos (gráfico 7). Por lo tanto, la intuición de que es el PSOE el que tiene una tarea más sencilla tiene anclaje en los datos. De esta forma, es fácil concluir que una victoria de Susana Díaz dejaría espacio a Podemos para consolidar su base electoral, pero podría acabar definitivamente con las posibilidades de entendimiento entre las dos fuerzas a costa de un largo ciclo de gobiernos del Partido Popular. Al contrario, una victoria de Pedro Sánchez podría facilitar el entendimiento político entre PSOE y Podemos, y posibilitar un cambio de Gobierno, pero podría dejar a Podemos en una posición subordinada si Sánchez fuese capaz de recuperar a los votantes jóvenes que se le han ido yendo.

Ahora bien, que la operación del PSOE de reconquistar el voto joven tenga o no tenga éxito no depende tanto de Pedro Sánchez y las primarias socialistas. Sánchez es la condición necesaria para que esa operación pueda tener éxito, pero dependerá más del mal hacer de Podemos que de lo que salga este domingo de las elecciones primarias. Este razonamiento también va en la otra dirección: una victoria de Susana Díaz no garantiza en absoluto que Podemos no vuelva a perder un millón de votos más en las siguientes elecciones.

Para terminar, un último apunte: quienes votarán por primera vez en 2020 son ciudadanos y ciudadanas que tenían 9 años el 15 de mayo de 2011, y 12 cuando surgió Podemos, no vivieron la frustración del ‘No nos falles’, ni el giro de Zapatero de mayo de 2010. Puede ser que esos nuevos votantes sigan la tendencia de su generación y engrosen mayoritariamente las filas de los votantes morados, pero también puede que se vean seducidos por una cara nueva del socialismo y el PSOE recorte distancias con Podemos entre los ciudadanos nuevos, o incluso puede que opten por quedarse en casa manteniendo estable el paisaje de las cuatro Españas. La cuestión de los jóvenes es, en definitiva, la cuestión del futuro de España; quien sea capaz de responder a sus demandas y anhelos tendrá la llave del futuro de este país.

--------------------------------------

Héctor Meleiro es politólogo y miembro de Podemos Comunidad de Madrid

Autor >

Héctor Meleiro

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

6 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. saraiva

    A la vista de esos gráficos, ¡¡¡qué joven me siento a mis 66 años!!!

    Hace 3 años 10 meses

  2. Mentalmente

    Ninguno de los dos partidos está conectando con los jóvenes. En tal caso, como hicieron sus antecesores, con algunos de ellos. Pero no con el conjunto de ellos. Los políticos en general de ahora, no conectan con nadie en general. Porque son partidistas. Están haciendo nada. Como el perro que se intenta morder la cola. .

    Hace 3 años 10 meses

  3. Jose

    Si muy bien, pero que pasa con esos jóvenes cuando se hacen viejos? Que cambian el voto, a conservador, y nuestro país tiene una población vieja en aumento durante los proximos 40años, así que id pensando que la mentalidad conservadora de los mayores va a frenar cualquier expectativa de los jóvenes, por muchos que sean, cada vez son menos.

    Hace 3 años 10 meses

  4. CapitanRed

    Después de tantos años, a ver quién les convence, me dijo mi cuñado en referencia a sus padres. Pero la inercia es imparable y el cambio llegará... por la cta. que nos trae.

    Hace 3 años 10 meses

  5. enriquetor

    "Españoles y españolas nacidas desde 1974, es decir, personas que han formado sus conciencias políticas ya en democracia." Supongo que estás hablando de algunos inmigrantes. Porque llamar democracia a ésta.. España..... Y digo españa porque en ésta "democracia" es peligroso llamar a las cosas por su nombre. Si hablas de putiferio, te pueden meter en la cárcel los chulos.

    Hace 3 años 10 meses

  6. Chus

    87.000

    Hace 3 años 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí