1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Contra la desintegración de la izquierda

Los millones de votantes del PSOE y de Unidos Podemos necesitan un acuerdo político conjunto frente a la derecha

Bonifacio de la Cuadra 15/10/2016

Pedripol

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Algo habría que hacer desde una política responsable contra la actual desintegración de la izquierda en España, a velocidad galopante. Curiosamente, la derecha en el poder, representada por el PP, apenas tiene que esforzarse por acabar con la izquierda. Son las propias formaciones de izquierda las que hacen ese trabajo, destruyéndose a sí mismas o a sus partidos colegas, incluso en pleno festival judicial de casos de corrupción que afectan mayoritariamente al partido del Gobierno en funciones, que pronto logrará la investidura presidencial, si finalmente tiene la benevolencia de renunciar a unas terceras elecciones que incrementarían --parece-- la recolección de escaños conservadores, al borde de la mayoría absoluta. Mientras tanto, la pugna entre la izquierda veterana y la izquierda emergente sustituye a lo que conviene a los millones de electores de esa ideología: un acuerdo político entre ambas para, juntas, hacer frente a la derecha.

Hay tesis sobre la enfermedad de la socialdemocracia en Europa y en el mundo, pero el espectáculo de la izquierda en España suscita suficiente preocupación autónoma, desde una perspectiva democrática. Desaparecidos de la vida pública los sindicatos obreros --hay un leve recuerdo de algunos afiliados sentados en el banquillo de los acusados por el escándalo de las tarjetas black--, esfumado el viejo PCE y engullida IU por Podemos, ¿qué queda de la izquierda? El PSOE consume el tiempo para salir del letargo en el que está sumido desde el fatídico 1 de octubre, por lo que las únicas expectativas de la izquierda están en el partido que lidera Pablo Iglesias. De ahí que haya poderes mediáticos que traten de acuchillarles a propósito, si Venezuela o el populismo no basta, de las discrepancias internas de Pablo Iglesias con Íñigo Errejón. Objetivo: borrón y cuenta nueva.

Apuntalar al PSOE

En mi anterior artículo en CTXT, La democracia exige un Gobierno de progreso, publicado casi medio mes antes del espectáculo socialista en la sede madrileña de Ferraz, advertía del riesgo de que, de cara a la formación de un Gobierno del cambio, “unos objetivos democráticos de máximos”, por parte de Unidos Podemos, “hagan tambalear al partido de Pedro Sánchez”. “Por el contrario”, decía, en aras de un Gobierno de progreso, tanto IU como Podemos “deben contribuir a apuntalarlo”, porque la conveniente confluencia conjunta de las fuerzas de izquierda hace preciso apoyar a los socialistas, “ayudarles a regenerarse”. Aunque parezca una ingenuidad entender que esa ayuda, como decía, “es una tarea democrática, compatible con la pugna política y enteramente beneficiosa para la gente, los ciudadanos, el pueblo”, me ratifico en mi criterio, más aún después de la crisis de Ferraz.

La obsesión contra Podemos está más asentada en los sectores más veteranos del PSOE, incapaces de alcanzar un acuerdo estatal con la formación política a la que se han ido varios millones de sus votos 

La veteranía de los socialistas y su pertenencia a un partido centenario no obsta para que analicen su declive electoral y hagan autocrítica respecto a su implantación en la sociedad y su falta de acomodación a las exigencias y los planteamientos de las nuevas generaciones. Mientras que, tras la recuperación de la democracia en 1977, la utilización de los partidos durante varias décadas permitió el ejercicio democrático, el deterioro y el mal uso de estas formaciones ha convertido a las antiguas herramientas en un obstáculo para la participación política.

Por lo que se refiere al PSOE, lo explica muy bien Ignacio Urquizu (diputado socialista por Teruel y profesor universitario de Sociología) en su reciente libro La crisis de representación en España, de Editorial Catarata. Según Urquizu, “el PSOE ha perdido el apoyo de los sectores más avanzados de nuestra sociedad” y se encuentra falto de “conexión con sectores de la sociedad que son muy representativos de los valores de progreso”, en muchos de cuyos grupos sociales “sí fue un referente en el pasado”. Además de la brecha generacional puesta de manifiesto el 15 de mayo de 2011, “cuando la ciudadanía tomó las plazas y las calles” y “puso de relieve que existía una ruptura generacional”, Urquizu manifiesta que para muchos el problema se reduce a que “no somos --dice-- suficientemente de izquierdas”, por lo que la energía se concentra en situar a Podemos “como nuestro principal adversario”.

La obsesión contra Podemos está especialmente asentada en los sectores más veteranos del partido (el expresidente de la Junta de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, amenazó con abandonarlo si el PSOE gobernaba con Podemos), incapaces de alcanzar un acuerdo estatal con la formación política a la que se han ido varios millones de los antiguos votos socialistas. El flamante presidente de la gestora del PSOE, Javier Fernández, ha reprochado al partido, cuando estuvo liderado por Pedro Sánchez --elegido por los militantes en primarias--, que se estaba podemizando, entre otras cosas, por la apelación del exlíder socialista “a la democracia directa, que termina con la representación”, asegura Fernández.

La derecha da lecciones de unidad. Los sectores soterrados de extrema derecha --de los que el titular de Interior, el piadoso Jorge Fernández Díaz, es un buen ejemplo-- permanecen engullidos en el PP

Tampoco Pablo Iglesias parece muy propicio a formar una piña con el PSOE para defender conjuntamente, desde la oposición parlamentaria, las expectativas de los casi once millones de votantes de izquierda, a los que vendría muy bien que se sumaran los escaños de una y otra formación en contra de las políticas de Rajoy. Iglesias prefiere interpretar la forzada y polémica abstención socialista --si finalmente la acuerda el comité federal, que tendrá “muy en cuenta a los militantes”, en palabras de Fernández, pero sin consultarles-- como una adhesión inquebrantable del PSOE al Gobierno del PP, que le invalida para ejercer la oposición. De modo que Unidos Podemos se convertiría en la fuerza hegemónica, y prácticamente única, de la oposición.

Unidos en la oposición

Pero sea en el Gobierno o en la oposición, con parlamentarios más veteranos o más jóvenes, con políticos experimentados en la función pública o acostumbrados al debate bronco de la universidad, con especialistas en la legalidad o pendientes de la voz de la gente, con demócratas de uno u otro perfil, socialistas y podemitas, dado que ambos se consideran identificados con los valores de la izquierda, están llamados a entenderse, no a destruirse entre sí.

En España, la derecha da lecciones de unidad. Los sectores soterrados de extrema derecha --de los que el titular de Interior, el piadoso Jorge Fernández Díaz, es un buen ejemplo-- permanecen engullidos por un PP capaz de invocar la Constitución que, en su momento, no quiso, para frenar ahora cualquier avance democrático. Y el grano que le salió, en forma de Ciudadanos, lo tiene ya en proceso de cura, porque fue capaz de convertir el insistente “no es no” de Albert Rivera en un apoyo de investidura y ya veremos si en un matrimonio de Gobierno.

Mientras tanto, los votantes que se sienten de izquierdas, a pesar de optar por los candidatos de ese signo, antiguos o nuevos, para acabar con las desigualdades sociales impuestas por Rajoy, se encuentran perplejos porque no haya sido posible lograr ese Gobierno de progreso que propiciaban miles de demócratas. Y además, están preocupados porque las fuerzas del cambio se disputen la oposición parlamentaria, en lugar de unir sus esfuerzos para aglutinar a la izquierda y trabajar por el bienestar de la ciudadanía.

El núcleo histórico del PSOE, en el que además de anticuados barones y vetustos jarrones chinos, se encuentran políticos emergentes y ambiciosos, como la lideresa Susana Díaz, coincide en el convencimiento de que la izquierda española se agota en ese centenario partido. Lo han comprendido mucho mejor los votantes socialistas, muchos de los cuales han tendido su mano --o su voto-- a una nueva izquierda más partidaria de conectar con la ciudadanía y nada temerosa de consultar a las bases. Pedro Sánchez, desde que fue elegido líder del PSOE en primarias, le había cogido el gusto a tal forma de hacer política. Esa afición ha terminado defenestrándole. Pero acudir a la militancia --más próxima a la izquierda emergente-- era la única forma de sortear las líneas rojas impuestas por los órganos del partido para negociar un Gobierno de progreso. Todavía podría optar Sánchez a liderar el partido apelando a las bases, pero ya sabe cómo se las gastan las viejas estructuras partidarias.

Desde una de ellas, la comisión gestora, su presidente, Javier Fernández, encargado --se dijo-- de apaciguar el partido, ha dicho entenderse mejor con los de fuera que con los de dentro. No es extraño, después de haber manifestado que, a pesar de las vicisitudes de Rajoy con ocasión de la reveladora vista oral del caso Gürtel, “hay que respetar a los ocho millones de españoles que votaron al PP”. ¿No merecen, en cambio, respeto los más de cinco millones de españoles que votaron a Unidos Podemos, como los casi cinco millones y medio que votaron al PSOE, a todos los cuales les conviene que se pongan de acuerdo las dos formaciones de la izquierda? Mientras se despeja el horizonte difícil, pero posible, de gobernar juntos, el PSOE y Unidos Podemos deben trabajar en una oposición conjunta y eficaz, en lugar de asesinarse mutuamente.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

13 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Mig

    ¿Y la izquierda también incluye al Ciudadanos del gobierno de Progreso, De la Cuadra? http://ctxt.es/es/20160914/Firmas/8468/pacto-PSOE-Unidos-Podemos-Ciudadanos-gobierno-de-progreso-desalojo-del-PP.htm Estas patrañas ya no cuelan. La "izquierda " no se destruye. El PSOE se ha suicidado con tal de defender el régimen y para a Podemos. Irán poniendo el ventilador para salvar los muebles.

    Hace 5 años 1 mes

  2. Amosya!

    Unidad contra la corrupción del PP. Menuda excusa esgrimida desde los mercenarios de El País y el PSOE para ocultar su miseria. Si el PP es el partido más corrupto de Europa, el PSOE ocupa indudablemente la segunda posición, o es que ya se la ha olvidado el Sr. Bonifacio la ristra de casos de corrupción y terrorismo de estado que lleva el PSOE a sus espaldas? A quién pretende engañar con semejante simpleza?

    Hace 5 años 1 mes

  3. Yogui

    Como dicen casi todos. Si el Partido Sin Objetivos Establecidos es izquierda, yo soy una novicia de clausura.

    Hace 5 años 1 mes

  4. Teresa

    La derecha ya termino con la izquierda cuando se infiltró en ella y la pervirtió. No me parece mal que desaparezca el Psoe. No son izquierda, es mejor saber en donde se está. Si suponemos y suponemos bien que la izquierda es la ciencia intentando aportar teorías que ayuden a lograr la justicia social, es lógico que cada cual tenga su propia teoría y que sea muy difícil que coincidan en todo, la derecha en cambio las teorías políticas se la pelan y solo quieren agarrarse a la teta del estado para exprimirla y para ello no dudan en comprar y pervertir el cuarto poder

    Hace 5 años 1 mes

  5. Booby

    ¿De verdad piensas que el PP sigue siendo de derechas? ¡En Europa vivimos en la dictadura de la socialdemocracia!

    Hace 5 años 1 mes

  6. Manu

    No había un izquierda y una derecha, y ahora hay una derecha y dos izquierdas. Este análisis es erróneo. Lo que había era dos derechas, una de ellas aparentemente de izquierdas. Ahora , por fin, hay una izquierda significativa frente a las dos derechas (PPSOE).

    Hace 5 años 1 mes

  7. coruxiño

    ....hubo integración alguna vez...?

    Hace 5 años 1 mes

  8. Federico

    Señor Bonifacio, su error es considerar al PSOE de izquierdas cuando está pactando y ha pactado desde siempre con la derecha.

    Hace 5 años 1 mes

  9. Mentalmente

    Título: Contra la desintegración de la izquierda Y abajo se ve una imagen del símbolo del PSOE. ????

    Hace 5 años 1 mes

  10. jmgoiko

    PSOE delenda est. El PSOE debe ser destruido. Para que Podemos viva el PSOE debe morir, no hay sitio para los dos. El PSOE lleva 40 años haciendo políticas económicas de derechas escondido detrás de unas siglas de izquierda. El tiempo, la situación económica y Podemos les han puesto frente a sus propias contradicciones y han implosionado. Por qué habríamos de salvarlos de si mismos? Que revienten.

    Hace 5 años 1 mes

  11. Antonio

    El PSOE no sea destruido, lo han destruido. Y lo han destruido los falsos socialistas, encabezados por Felipa Gonzalez. Los socialistas, principalmente los viejos y los actuales varones actuales se han olvidado de su identidad socialista de este gran partido que fue fundado para la defensa de los trabajadores. Los votantes como gente trabajadora no se han percatado que durante casi cuarenta años sus votos han sido manipulados, y con ellos ha defendido a los poderosos, votando junto con los del PP a favor de los poderosos. Esto es lo que ha pasado en el PSOE, la cúpula a corrido de la izquierda para aliarse con la derecha

    Hace 5 años 1 mes

  12. itnas

    ¿Tan difícil es entender la característica que diferencia UP de PSOE? El militante y el votante de UP no parecen muy distintos, lo que creo no es el caso en el PSOE, pero fundamentalmente, la militancia de UP no es tan desigual al equipo de gobierno del partido, lo que no es el caso en el PSOE. Es decir, que si hablamos de conjuntar militancias de UP y PSOE, en efecto, no creo hubiese demasiados problemas en algún momento puntual; otra cosa es pensar en acuerdos entre los equipos de gobierno de estas formaciones políticas. Desde luego, me parece, que alcanzar acuerdos progresistas de izquierda con la estructura gobernante del PSOE creo claramente demostrado que será muy difícil.

    Hace 5 años 1 mes

  13. Octavio Alberola

    Así sería y así debería ser si tanto en el PSOE y en Podemos sus dirigentes pensaran en los españoles que sufren y no en sus carreras políticas.

    Hace 5 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí