1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PROCESANDO EL PROCÉS (XXII)

Monos con pistolas

La desmesura de un juez de guardia y del Gobierno proporciona gasolina y refuerza la unidad del pack indepe. El referéndum sigue muy tocado, pero, paradójicamente, la independencia parece ahora más cercana

Guillem Martínez Barcelona , 21/09/2017

<p>Imagen de Via Laietana, en Barcelona, el miércoles 20 de septiembre.</p>

Imagen de Via Laietana, en Barcelona, el miércoles 20 de septiembre.

Adriana M. Andrade

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EE.UU. Si quieres ayudarnos a financiarla, puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

 

1- Ayer les iba a escribir esto (puntos 2-7).

2- La cosa referéndum estaba malita. El Financial Times meditaba sobre el carácter improbable, y afuncional, del referéndum, atendiendo a su ilegalidad --es decir, a su dificultad para verse realizado--, a su reconocimiento internacional, así como al hecho de estar sustentado en una ley que implica a menos del 50% de la sociedad Cat. Esto último no es moco de pavo, por cierto. Con menos del 50% detrás, un proceso de desobediencia, en fin, es un error de cálculo, un objeto para consumo interno, o un ejercicio de deshonestidad política. ¿Qué es, por cierto? Hummm. En ocasiones veo alguna de esas tres cosas. En otras, las tres.

3- También les iba a matizar la desobediencia del Govern, esa mañana a primera hora, un Govern que participaba de las instituciones del Estado al plantear un recurso contra la intervención de sus finanzas, o que publicaba en el DOGC el recurso del TC a la Llei de Referèndum, algo impensable en un gobierno rebelde que se enfrenta a los chupatintas de Washington.

4- Les iba a hablar de la cosa PSOE. Le ofreció al PP, zas, la aplicación del artículo 155 --el articulo 155 no existe; son los padres; permitir al PP aplicarlo no consiste en que lo aplique, consiste en permitirle hacer lo que quiera; lo está haciendo--. Esas cosas son las que dificultan ver una diferencia entre el susanismo y el pedrismo, esa suerte de pili-milismo. Y, no obstante, el Gobierno perdió una votación en el Congreso para apoyar sus políticas en Cat, en la que el PSOE no votó con el pack R'78 porque C's se le subió a la chepa. Les iba a hablar también de la cosa que ha convocado Podemos en Zaragoza. Les iba a hablar de Els Comuns y de la cosa urnas-en-BCN y su ofrecimiento al Procesismo de paz por territorios.

5- Les iba a hablar, por último, de las hazañas bélicas de la GC y el Gobierno. De cómo habían empezado a declarar en fiscalía los 700 alcaldes imputados que, por cierto, no han cometido ningún delito. Para cometerlo, era necesario llegar al 1O y que, caso improbable, se sumaran a la fiesta los secretarios / funcionarios. Les iba a explicar cómo la GC, con arrojo, desprecio de su vida y tal y tal, había decomisado 1,5 millones de carteles --ojo: el borde del papel, en ocasiones, corta--. E, importante, de cómo habían pillado, en Terrassa, todo el material impreso sensible de ser remitido, por la Sindicatura Electoral, a la sociedad cat. Se trataba de un porrón de tarjetas censales y 55.000 convocatorias para las mesas electorales. Todo ello elaborado con el censo, al parecer, de 2016. Si en la elaboración de ese censo había participado la Autoritat Catalana de Protecció de Dades --que no está claro--, dependiente de Vicepresidència, eso signficaba el empure de Junqueras, que hasta la fecha estaba limpio. Sí, había firmado la convocatoria del Referèndum. Pero sólo era pertinente la firma del Presi. Su firma y su acceso a la desobediencia --como tantas cosas en esta desobediencia efectiva, pero confusa--, era un preciosismo sin efectos legales.

6- La cosa, con todos esos datos, quedaba así. No había referéndum. El Procés no había calculado bien sus posibilidades. Salvo, tal vez, las electorales. El Gobierno había ganado. Por lo que tenían poco que hacer hasta el 1O. Y, después del 1O, el Gobierno y el Estado iniciarían, paulatinamente, una represión, inaudita sin grupo armado de por medio, que culminaría con un Presi, un Vicepresi, los responsables de medios públicos y uno o setecientos alcaldes –la fiscalía está siendo muy creativa al respecto-- detenidos, juzgados y condenados a inhabilitación y, algunos, a penas de cárcel. El conflicto se prolongaría así en el tiempo. Una derecha española, que sería revalorizada por su electorado, y un procesismo cat, que ídem de ídem, seguirían con la polémica, mientras --y esto es, snif, de chiste-- ambos núcleos de Gobierno seguirían practicando sus políticas sudistas de austeridad sine die. Yupi.

7- De hecho, estaba hablando de todo eso de las tarjetas censales con amigotes de la CGT. Tienen mayoría en la empresa de mensajería donde la GC entró a destruir los barriles de whisky. Me explicaban que hasta ellos mismos sabían que, al día siguiente, iban a distribuirse las tarjetas. O sea, que imagínate la GC. Que los jefes --una empresa en concurso de acreedores, emparentada con CDC, que ya había participado en el 9N-- habían centralizado el envío en la oficina de Terrassa. Que no disponían de otro pack. Vamos, que era improbable, a estas alturas del partido, que se pudiera imprimir y repartir otro juego. Vamos, que el Gobierno había ganado la partida. El 1O sería una jornada de protesta, sin los elementos necesarios para un referéndum o, incluso, una consulta. En lo que era un indicio de lo que iba a pasar a continuación, me dijeron también que la GC había entrado en lo de Terrassa sin orden judicial. En eso, una señora de la CGT interrumpió la conversación telefónica y dijo, dos puntos: “Hosti”.

8- "Hosti, veig a l'ordinador que la poli ha entrat a Economia y ha fet detencions". Esta frase lo cambió todo. Les explico, en un plis-plas, todo.

9- Todo: en efecto, el benemérito cuerpo --la GC, no las Vigilantes de la Playa, quiero decir-- empezaba su juerga. Sinopsis. Más de 40 registros que abarcaban, fundamentalmente, el área de Economía de la Gene. Alguno, como el intento de registro al local de la CUP, sin orden judicial. En su momento no se sabía nada de lo que estaba ocurriendo. Por lo que se fue sabiendo, la cosa fue así. Hace una semana, se intentó hacer lo mismo vía el Tribunal Superior de Justicia en Catalunya (TSJC). No se pudo / se puso de perfil. Ahora se optaba por un plan B. Plan B: se aprovechaba el hecho de que el juez del Juzgado 13 estuviera de guardia.

10- El juez, Ramírez Sunyer, está a punto de jubilarse y, por lo visto, antes de ello, quiere salvar a España. Eso pasa mucho. Una vez conocí en la selva a un viejo trompa que fardaba de que había sido árbitro, y que en una final pitó un penalti contra Brasil. Anyway. El 13 es el juzgado que abrió expediente al Juez Vidal --sinopsis: un juez despedido de la carrera por hacer, en sus ratos libres, una Constitución catalana, se dedica a hacer bolos con la ANC; en esos bolos, muy fantasmas, se habla, desde hace 5 años, de lo avanzado y meditado que está el Procés; Vidal, más concretamente y entre otras perlas, dijo que la Gene dispone, de manera fraudulenta, de los datos fiscales de la población cat--. Ese expediente se aumentó con dos demandas privadas, de Miguel Durán –ex ONCE y ex T5-, y Vox, esa ONG ultra-anti-nacionalista, como todas nuestras derechas. Pues bien, utilizando alguna o ambas de esas demandas, se iniciaba la operación. Es curioso que los dos actos judiciales que más pupa han hecho al Procesismo --el empure económico de Mas & The Masettes, y lo de ayer--, sean la consecuencia de dos demandas emitidas por dos asociaciones próximas al ultranacionalismo y la extrema derecha. Es curioso, e inquietante, que el Gobierno utilice esas demandas para comunicarse con un problema político. Sí, la separación de poderes, como el orgasmo tántrico, existe; pero no tanto.

11- No se sabe mucho sobre el sumario, porque el sumario es secreto. Es sorprendente, a su vez, que un territorio en rebelión no haya enviado el secreto de sumario a paseo --es sorprendente, en ese mismo sentido, que también ayer, miércoles, con todo este pifostio, la Gene, tras decidirlo el martes, entregara a Hacienda sus estadillos semanales--. El Govern informó, por ejemplo, de que la cosa era por las páginas web sobre el referéndum clausuradas. Hoy se sabe que los cargos son los ya habituales en la cosa Procés, más uno nuevo. Sedición. Cuidadín. Sedición es la pera. 15 años de trena. Y para dejarlo caer es necesario un hecho, no definido ni por el derecho o la física, que es la presencia de tumultos. ¿Qué es un tumulto? ¿Una mani? ¿Una masa con horcas y antorchas? ¿La cola para ver Blade-Runner II? ¿Tumultum ficorum, o con higos, es un postre de la Roma clásica?

12- Por lo que se sabe, la cosa no era por las páginas web. Era, parece ser, por el censo. Un censo –recordemos--, que ya había sido interceptado el día anterior, cuando acabó la partida. Todo esto, vamos, ya no era necesario. No era tanto una aplicación de la ley, sino una aplicación de una poética política que no pretende solucionar un problema político, sino vencerle, raparle y darle aceite de ricino. Rajoy, ese hombre, de hecho, ya había declarado unas horas antes que "el referéndum había sido desarticulado" --toma léxico de otras épocas / los glory days, que ilustra la lógica con la que se acomete este problema político sin grupo armado aledaño--. Precisamente, el día anterior, Romano Prodi --exPresi de la Comisión Europea; ojo-, y varios all-stars de la Liga Italiana --los políticos italianos serán como serán, pero saben un huevo de Estados que se van al guano--, pedían una concepción no esencialista de la Constitución, y diálogo. Lo que pasó ayer fue, en fin, lo contrario a lo propuesto por el sentido común, la voluntad de solucionar conflictos y, glups, el entorno de los chicos y chicas UE.

13- Inmediatamente, vía, por ejemplo, un canal de whatsapp de Òmnium, se convocó manifestación frente a las sedes registradas. Poco a poco, las concentraciones se fueron congregando en dos núcleos. La Conselleria --miles de personas; una concentración muy nutrida-- y el local de la CUP --al parecer, Òmnium no convocó nada en ese sitio--. Puigdemont, al final de la mañana, hablaba de un "Estado de excepción 'de facto'. Y, en efecto, lo vivido era una excepcionalidad. Con, lo dicho, ausencia de órdenes judiciales en algún punto, como es el registro de un partido. Resultó fácil que el Govern se quedara con el marco democrático. Y el Gobierno con el del exceso, el abuso y la fuerza. Ayudó a ello el PP. Sus parlamentarios, cuando ERC y PDeCAT abandonaban el hemiciclo, les gritaron: "¡No volváis!"

14- El golpe de efecto quedó reflejado en los medios de comunicación europeos, que parecían sorprenderse de la desproporcionalidad y la espectacularidad baldía. Lo que provocó la pérdida de la batalla comunicativa del Gobierno en frente del Govern. Exemplum: Le Monde, en su blog, llegó a publicar un articulo de un periodista procesista cat, en el que se planteaba la situación como un golpe de Estado en Cat. The Guardian parecía ser sensible a las tesis del Estado de excepción de Puigdemont. Unas horas antes del cacao-maravillao, precisamente, el Gobierno movilizó a sus embajadores para solucionar el frente comunicativo, que reconocía débil. Tan débil que, ayer, murió. La próxima vez que quiera movilizarles, será mejor que les invite a hacer pilates, antes que a comunicar. Es difícil comunicar lo acaecido ayer como un intento de solucionar un problema político, en fin, y no como un indicio de que el Gobierno es una parte llamativa de ese problema político.

15-Las movilizaciones fueron en aumento a lo largo del día. Por lo que vi, en un primer momento era el público procesista-ad-hoc. La unidad del 15M era el grupo. En el Procés parece ser la pareja, la familia y el tío sin novia. Conforme avanzaba el día, las concentraciones se fueron nutriendo de algo que había desaparecido desde hacía más de un año. Personas jóvenes. ¿Es esto el desbordamiento? Puede llegar a serlo. Pero, ahora, no lo creo. Por una parte, sí, personas alejadas del Processisme participaron en las congregaciones y en las Redes. Por otra parte, y por lo que vi, era frecuente en ellas cánticos y consignas contra Comuns. Es difícil desbordar el Processime --ese menos de 50%--, cuando se presenta y se vive a sí mismo como un referente que no requiere negociación de sí mismo, defiende una identidad y, con ello, defiende a unos partidos y ataca a otros. El Procesisme, al menos ayer, sigue siendo un corpus más electoral que político, incluso con la que cayó. No, ayer no fue desbordamiento, fue una movilización, impresionante, de personas que siempre se movilizan, de personas que dejaron de hacerlo y de personas en las antípodas del Procés --personas que no creen en la esencia nacional, ni en Estados sin compensación territorial--, que vieron en la actitud gubernamental una desproporción que venía después de varias rebajas importantes de derechos civiles en los últimos días.

16- También es un frente disciplinado. Por la noche, los líderes de la ANC y Òmnium, megáfono en mano, hicieron algo que nunca se hace en una revolución / un desbordamiento. Disolver a la masa con hambre de gol. Lo hicieron, salvo un millar, que fue disuelto por los Mossos, esa poli dicharachera desde agosto. Es difícil desbordar por la izquierda un frente disciplinado. Vigila que no te desborde a boinazos a ti.

17- ¿Cómo ha quedado la cosa? Un referéndum improbable sigue siendo improbable. No así su movilización, que será segura y nutrida. Una propuesta de referéndum ilegal, mal calculada y poco avanzada, proclive al desprestigio desde su, ejem, extraña votación, se ha visto prestigiada. El Govern ha salido fortalecido socialmente. Puede hacer lo que quiera. Puede proseguir su martirio --se esperan más detenciones; es posible que, para acabar con la cole, detengan a Junqueras, me dicen--, o puede rentabilizarlo. Convocar elecciones y asistir a ellas con una lista creativa, sin políticos, que sería votada por los usuales --ERC, CDC-- y, si se lo curran, por CUP y Comuns. A punto de dejar de serlo, es absolutamente libre. La falta de cálculo, la escasa valoración del enemigo, el no saber dónde se han metido, queda patente en las lágrimas de Junqueras, ese sentimental. Esas lágrimas son la metáfora de un peligro enorme. Es peligroso el político que no sabe lo que está haciendo. Y que luego va y llora.

18- El Gobierno, incomprensiblemente, sigue echando gasolina al fuego. No ha entendido lo que ha hecho más allá de su propia lectura de la democracia. Escasa y afuncional, percibida como tal por amplios grupos de la sociedad desde 2011. Ayer iba a escribir que, de cara al día 1O, iban a venir a BCN 1500 policías. Hoy ya son en torno a 6000. Vivirán en barcos, en el puerto. Los estibadores --PDeCAT votó en contra de ellos en el Congreso-- no les solucionarán las vituallas. Es importante saber que no había tantas fuerzas de seguridad ancladas en el puerto de BCN desde mayo de 1937, cuando anarquistas-POUM y comunistas se estaban dando para el pelo, y el Presi de la República estaba aislado en el Parlament. Lo que indica la desmesura.

19- Todo apunta a que si sedición requiere tumultos, puede haberlos. Todo apunta a que el Gobierno aún no ha acabado su obra. Será importante ver si decide liarla más antes del 1O.

20- Recordemos, snif, que estamos aquí porque el Govern --que prometió un referéndum en 2012, 13, 14, 15...-- se hubiera contentado con mucho menos, pero no se le respondió. Parece ser que este Govern, que obedece y a la vez desobedece, seguirá adelante con la cosa. Hoy ha salido, en Internet, la lista de colegios donde votar. Algunos son sedes de partidos. No es un referéndum. Nunca lo fue. Lo era mucho menos hace 48 horas. Pero ahora todo se ha radicalizado profundamente, gracias a una exhibición del Estado, percibida como tal por el grueso de la sociedad.

21- La sensación ambiental es que el independentismo, una fuerza que empezó a crecer en 1992, tras las redadas indiscriminadas del juez Garzón, lo ha vuelto a hacer, y mucho, en el día de ayer. Una nueva generación ha vivido la sensación de libertad dentro del pack indepe, durante el día y la noche de ayer. Va a crecer. No creo que haya referéndum en esta ocasión. Pero creo que se ha iniciado una fase en la que la posibilidad de indepe es más consistente y, en el tiempo, próxima. Y, por lo que veo, vendrá a través de partidos, directamente y tácitamente, de derechas y esencialistas. A las que se ha sometido a un espectáculo desmesurado. Que puede ampliarse.

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Diading

Guillem Martínez · Barcelona
Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí