1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

El falso debate entre renta básica y pleno empleo

La situación de exclusión social de una cuarta parte de la población obliga a poner en marcha ya una renta mínima garantizada automática que solucione la grave situación de tantas familias y de uno de cada tres menores en España

Juan A. Gimeno Ullastres (ESF) 27/09/2017

La Boca del Logo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EE.UU. Si quieres ayudarnos a financiarla, puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

 

Me resulta difícil entender la oposición desde determinadas posiciones a la propuesta de implantación de una renta básica, de una renta mínima garantizada con carácter universal y automático. Por ejemplo, quienes la contraponen al objetivo del pleno empleo, como se ha recogido en CTXT en los últimos meses y recientemente (30 de agosto de 2017) en un artículo de Stuart Medina y Andrés Villena (en adelante, MyV). Como señalaban, se trata de un debate que se debe realizar con profundidad y honradez, y a ello pretendo contribuir. Aunque no me resisto a señalar que echo de menos esas dos cualidades en muchas de las afirmaciones de MyV.

Comparto su reflexión inicial sobre “la supremacía ideológica neoliberal sustentada en una doctrina con fundamentos teóricos acientíficos, que han propiciado niveles sin precedentes de pobreza y desigualdad en la distribución de las rentas y de la riqueza”. Es precisamente esa situación la que hace urgente aplicar medidas que solucionen la grave situación en que se encuentran tantas familias, uno de cada tres menores en España. La situación de exclusión social de una cuarta parte de la población obliga a poner en marcha ya esa renta mínima garantizada automática.

Sorprendentemente, para MyV, afirmar lo anterior equivale al reconocimiento de una derrota, a la renuncia al pleno empleo y a algunas otras aberraciones semejantes que citaré más adelante. Según ese razonamiento, si tengo una grave enfermedad que me provoca grandes dolores, pedir remedio al dolor equivale a renunciar a curar esa enfermedad. MyV, coherentemente con su postura, exigirían que los esfuerzos se centraran en la curación y se opondrían vehementemente a cualquier medicación paliativa. 

¡Eso sí que es un razonamiento neoclásico! ¡No pongamos en marcha la renta básica porque a largo plazo conseguiremos el pleno empleo! Ya sé que desearíamos que éste se alcanzara a corto plazo; pero me temo que todos esos hogares en situación de pobreza se sentirían bastante más tranquilos si, mientras tanto, se les da alguna solución que garantice unos mínimos de dignidad. 

Los hogares en situación de pobreza se sentirían bastante más tranquilos si, mientras llega el pleno empleo, se les da alguna solución que garantice unos mínimos de dignidad

Evidentemente, luchar contra la desigualdad sangrante y la pobreza y la exclusión social exige actuar sobre sus causas, sobre las bases del sistema, sobre las condiciones del mercado de trabajo, sobre la financiarización depredadora de la economía real, sobre los oligopolios y, en definitiva, sobre el propio modelo neoliberal. Pero no es menos evidente que el éxito en ese intento va a llevar bastante tiempo. Y, hasta entonces, ¿no hacemos nada? A largo plazo, ya sabemos, todos muertos. 

Los peyorativos argumentos de MyV contra la renta básica sí que harán las delicias de los políticos neoliberales. Si “causa anomia y reduce a sus perceptores a la minoría de edad”, como afirman, ponen en bandeja los recortes en prestaciones sociales, pues parece ser que los subsidios crean vagos y maleantes. No es un caballo de Troya, es un ataque directo y en toda regla.

Los subsidios actuales contra la pobreza no es solo que humillen a los perceptores. Es que conllevan una brutal carga administrativa (para las Administraciones Públicas y para los afectados), sufren retrasos de hasta doce meses de media (según datos de EAPN), no llegan a una gran parte de sus teóricos destinatarios, son tremendamente desiguales, ineficaces e ineficientes…

Además, y esto es muy importante en relación con los argumentos de MyV, sí pueden generar a menudo la denominada trampa de la pobreza. Al ser habitualmente incompatibles con otra retribución, se pierden cuando se acepta una oferta de trabajo.  Dada la proliferación de empleo basura, son muchas las ocasiones en que trabajar supone perder dinero. O la mejora es ínfima. El incentivo es claro a optar por mantener la situación subsidiada o ingresar en la economía sumergida. 

La renta automática e incondicionada suprime ese efecto al ser compatible con otros ingresos. Y reduce por ello también los hipotéticos incentivos a la vagancia. Cualquier ingreso adicional que se consiga incrementa la renta personal, con lo que el atractivo a aceptar una oferta laboral es evidentemente mayor.  

¿Por qué, dicen los detractores, va a aceptar un trabajo si ya tiene una renta garantizada? Porque, coincidimos, difícilmente un nivel realista de renta mínima permitirá una vida de muchos lujos. Sus perceptores preferirán normalmente buscar formas de incrementar sus recursos. Así lo demuestran todos los estudios disponibles sobre experiencias semejantes o asimilables. Así lo demuestra la propia existencia de horas extraordinarias o la búsqueda de trabajos complementarios porque se desea incrementar la renta…, trabajando más. En todo caso, hay muchas más probabilidades de que se acepte el trabajo con un sistema de renta básica universal que con los sistemas actuales.  

En todo caso, hay muchas más probabilidades de que se acepte el trabajo con un sistema de renta básica universal que con los sistemas actuales

¿Supone ello una subvención a las malas prácticas empresariales, como dicen MyV? No diré que la renta básica vaya a solucionarlo (es en la legislación laboral y en la potenciación de la inspección donde hay que discutirlo), pero es evidente que la existencia de esa renta otorga al trabajador un mayor grado de libertad a la hora de rechazar empleos basura y de luchar por sus derechos.

Argumentos generalizables respecto a los colectivos que más dificultades tienen para encontrar trabajo (mujeres, minorías raciales, personas con antecedentes penales o con minusvalías…). Es obvio que la renta básica no es panacea para todos los problemas sociales. Ninguna medida lo es. Pero es evidente que ganan en libertad y en recursos respecto a la situación actual.

MyV incluyen aquí uno de las afirmaciones más inaceptables y deshonestas de su artículo: “La solución que les proponen desde la RBU es excluirles definitivamente en vez de exigir al estado que los integre en la comunidad”. Entonces sería válido decir a la inversa: “La solución que proponen MyV a los desempleados y a quienes se encuentran en situación de pobreza es que se dediquen a la mendicidad o al robo mientras conseguimos el pleno empleo y que el Estado los integre”. 

Tan absurda es una afirmación como la otra. Defender la renta básica es compatible, aún más, coherente, con el apoyo a la igualdad de la mujer, al pleno empleo, a la dignidad en el trabajo y a cualquier otra política en favor de los derechos de la persona. Quien quiera contraponerlos no solo hace demagogia, sino que juega claramente a favor de los interesados en mantener ejércitos de reserva en la pobreza.

Defender la renta básica es compatible, aún más, coherente, con el apoyo a la igualdad de la mujer, al pleno empleo, a la dignidad en el trabajo y a cualquier otra política en favor de los derechos de la persona

Es cierto que desde la derecha (por ejemplo, gobierno de Finlandia), se va a querer aprovechar para seguir desmantelando el Estado de bienestar. Ya lo están haciendo, en nuestro país y en muchos otros, sin necesidad de la renta básica. Ese es uno de los criterios claros para diferenciar las propuestas de renta básica. La coherente es la que propone esta renta como sustitución de subsidios asistenciales y como garantía de mínimos de los contributivos. Pero sin tocar para nada el resto de las prestaciones sociales. Quienes pretenden aprovechar para defender recortes, son los mismos que se escudan en la crisis o en imposiciones exteriores para aplicar las políticas regresivas que están en su ideario. Cambiar las relaciones de poder es la misma lucha que necesitamos tanto para implantar la renta básica correcta como para implantar políticas de pleno empleo, defender la igualdad y los derechos de los trabajadores, etc.

Uno de los párrafos más sorprendentes del artículo de MyV es el siguiente: “Esta es la gran debilidad ética de la RBU. En la nueva sociedad de rentistas básicos habrá ganadores que conseguirán acceder a los empleos retribuidos y perdedores condenados a una magra renta sin muchas posibilidades de realización personal más allá de una austera vida de ocio barato, de jubilación anticipada.”

Debo de vivir en otra sociedad, porque es ahora cuando estamos en una sociedad de ganadores que acceden a los empleos retribuidos y estables, y perdedores condenados a contratos de mísera retribución y duración de días, o al desempleo de larga duración sin subsidio alguno, o a la jubilación anticipada de hecho, porque el mercado expulsa a partir de cierta edad.... Sin posibilidades de realización personal ni siquiera de acceso a una vida de ocio barato ni, a veces, de alimentación digna. La tentación es caer en el mismo juego y señalar que “esta es la gran debilidad ética de MyV: que parece no importarles lo que ocurra a los perdedores de hoy”. 

De hecho, curiosamente, se defiende implícitamente la renta básica solo para los ganadores. Porque no hay crítica, por ejemplo, a las deducciones en la cuota del IRPF por mínimos personales y familiares, que no es sino un subsidio de renta mínima… para quienes ganan dinero previamente. ¿Se oponen a que ese subsidio para los afortunados se generalice también para los “perdedores”? 

Coincidimos en que la vida laboral es uno de los cauces más importantes de participación en la vida social y uno de los factores que más puede ayudar a consolidar sentimientos de realización personal y de valía de las personas. Pero podríamos imputar un sustrato ideológico neoclásico a quienes solo admiten como trabajo el que pasa por el mercado y tiene una retribución. Y de jacobinos y déspotas ilustrados a los que solo aceptan como opción personal la vida “ortodoxa y ordenada”. Incrementar el grado de libertad de las personas parece resultar molesto. Defendamos el pleno empleo también para que las personas tengan libertad para elegir qué tipo de trabajo desean. 

Para MyV, demostrar la viabilidad de la financiación de la renta básica es una obsesión que delata las bases neoclásicas de la propuesta por tener una visión del Estado constreñido financieramente. O sea, ¡que pueden hacerse propuestas sin preocuparse de si son viables porque el Estado tiene dinero para todo! Demostrar que la renta básica es viable financieramente es un requisito elemental de cualquier propuesta seria. Y los estudios aportados lo demuestran y subrayan el carácter redistributivo del juego conjunto de la renta básica y de su financiación. Algunos incluso demostramos que podría hacerse sin incremento de gasto y preconizamos una paralela reforma fiscal que solucione la inadmisible desigualdad de trato de las rentas del capital financiero respecto a las del trabajo. 

Hablemos de macroeconomía y el peligro inflacionista de la renta básica. Es cierto que la redistribución en favor de los hogares con menores niveles de renta probablemente conlleve un incremento en el consumo global de los hogares. Ese incremento en la demanda provocaría inflación si no hubiese un correlativo aumento de la producción de bienes y servicios. Pero lo normal, keynesianismo puro, es que ocurra precisamente lo contrario: que el efecto sea una mayor producción y una reducción de las cifras de desempleo. La renta básica, lejos de ser una rendición, jugará a favor de mayor empleo. Y en caso de fase depresiva, al asegurar un colchón mínimo de consumo, la renta básica atempera la caída de la demanda y el crecimiento del desempleo.

La renta básica, lejos de ser una rendición, jugará a favor de mayor empleo

MyV dan por hecho el efecto inflacionista porque, ya hemos visto, suponen que con la renta básica ya nadie querrá trabajar. Aunque la lógica y las evidencias disponibles nos digan lo contrario. 

La defensa de la renta básica se fundamenta en la defensa de la dignidad de las personas, de todas las personas. Por supuesto que es deseable crear empleo para todos. Por supuesto que sabemos que no es una medida que solucione todos los problemas (¿lo hace el pleno empleo?). Por supuesto que hace falta actuar sobre las raíces de la desigualdad. Por supuesto que son necesarias muchas más medidas. 

¿No sería mejor unir fuerzas en favor del ideal de la dignidad y la justicia para todos, en vez de enfrentar artificialmente propuestas perfectamente complementarias que van en la misma dirección?

--------------------------------------

Juan A. Gimeno Ullastres es patrono de Economistas Sin Fronteras, presidente del Foro de Economía Progresista y catedrático de la UNED. 

Las opiniones del autor no comprometen a ninguna de las organizaciones con las que colabora.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Juan A. Gimeno Ullastres (ESF)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

6 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Javier Ecora

    Es difícil concebir una propuesta con un mayor impacto favorable y directo para las personas desposeídas, precarizadas o excluidas que la RBU. Si la izquierda no la apoya, (como parece ser el caso de parte de la izquierda española), una vez más quedará fuera de lugar, en una nube de confusión retrógrada, y probablemente el centro derecha la rebasará por la izquierda proponiendo esta medida y concitando con ello un mayor apoyo. Incluso aunque se tenga más simpatía por otras propuestas (no incompatibles) como el trabajo garantizado, sería un profundo error no apoyar cualquiera de las medidas que pueden sacar de la opresión económica a la parte de la población más perjudicada por el actual estado de cosas. No hay por qué cerrar la puerta a las diferentes oportunidades de avanzar que vayan surgiendo aunque cada cual centre su activismo en aquella en la que más se crea. La cuestión tiene su importancia porque, como hemos visto, el resultado será muy diferente en función de quién sea el que implemente la Renta Básica, en función de cuál sea el contexto político en el que se enmarque esta creciente demanda social. Mientras la derecha liberal aprovecha cualquier ocasión que le permita avanzar hacia su horizonte elitista, la izquierda podría autoexcluirse del futuro si antepone los dogmas de la adoración productivista a la emancipación humana y a la sostenibilidad. No tiene sentido el temor a librarnos directamente de la pobreza, ese refuerzo negativo utilizado para que seamos sumisos a los patrones. Por el contrario, contar con una base material sólida facilitaría organizar el complejo reparto del trabajo, (incluido el reparto del trabajo doméstico, comunitario, para el autoconsumo y de cuidados no remunerado). El reparto del empleo y el reconocimiento económico del valor de la actividad autónoma serían avances necesarios no sólo para las personas más perjudicadas por este sistema sino para todos los niveles del escalafón laboral. Una vida más autónoma es el verdadero horizonte moral de una sociedad que puede proporcionar recursos básicos a todo el mundo aun forzando mucho menos los límites del planeta. ¿Quién regulará la Renta Básica? - http://autonomiaybienvivir.blogspot.com.es/2017/08/quien-regulara-la-renta-basica.html

    Hace 4 años 2 meses

  2. Tripalium

    Al tal juan: convendría no marear la perdiz una vez más mezclando cuestiones que NADA tienen que ver con la Renta Básica Universal. Independientemente de la situación de cada persona, la propuesta de la RBU basada en el derecho a la existencia tiene como objetivo garantizar los medios materiales básicos para poder subsistir. Por tanto, es bastante absurdo exigir a la RBU que nos solucione problemas sobre sanidad, educación, pensiones, mecánica de coches o programación de festejos populares. La RBU de momento, que yo sepa, no tiene ese don omnipotente que algunos se empeñan en atribuirle. Su propósito es mucho más modesto y urgente, y es si estamos dispuestos a garantizar la vida de las personas sin ningún tipo de condición o contrapartida por ello. Esto es, si como sociedad y a pesar de tener recursos económicos suficientes, la existencia de las personas debe pasar inexorablemente por el trabajo asalariado -en un periodo histórico como el actual donde los puestos de trabajo precisamente van en claro retroceso y los problemas ecológicos derivados de la sobreproducción no paran de crecer- sí o no.

    Hace 4 años 2 meses

  3. juan

    Jose, cambia jubilado o prejubilado por trabajador de 60 años, trabajo fijo de 1300 € mes , hijos criados, piso pagado, apartamento en la playa y 40.000 € ahorrados. ¿tiene sentido que haya transferencia de alguien que con suerte y mucho esfuerzo debuta en el mercado laboral con 1900€ pero al cual sin tener nada aún pagar una habitación en un piso compartido ya le cuesta 400 € en una capital? En un país con mucha gente de rentas medias y bajas con más de una vivienda en propiedad y algo de ahorros un mecanismo de distribución basado exclusivamente en la renta como el propuesto por Raventós y compañías generará mucha disfuncionalidad y paradojas. Por otra parte no entiendo la estigmatización que se asocia a la condicionalidad, nada más solidario que el hoy por tí mañana por mi. La sanidad no es un cheque "universal", si alguien requiere un caro tratamiento de quimio otro sano no se le ocurre pedir una cantidad equivalente para una cirugía estética. Yo si creo que hay mucho margen de mejora en ayudas tanto en cuantías, como en simplificación de procedimientos, como en mecanismos de evitar efectos indeseados como el impedir actualmente una entrada parcial en el mercado laboral.

    Hace 4 años 2 meses

  4. José L.

    Coincido con la opinión del autor del artículo (incluida la sensación de que el artículo de MyV es contradictorio). No coincido con el punto de vista que un tal Juan ha expresado en un comentario, así que me tomo la libertad de añadir un comentario con mi punto de vista. Estoy convencido de que los subsidios condicionados no son eficaces en la lucha contra la pobreza, y no creo que tengan mucho margen de mejora, en buena parte debido a que los subsidios condicionados están mal planteados; y pongo un ejemplo: Es habitual encontrar opiniones de personas desinformadas que atacan a la RBU aseverando que desincentivará la búsqueda de empleo, cuando son los subsidios condicionados los que realmente desincentivan la búsqueda de empleo, y precisamente es la RBU la que resuelve dicho problema dado que no se pierde al encontrar empleo. Otro pequeño gran detalle que no se debería pasar por alto es que la RBU podría eliminar la pobreza de un plumazo, aunque parece que este objetivo no es prioritario para algunos, cuando se le ponen tantas trabas a una idea que en cualquier caso debería de ser puesta a prueba, para que se puedan sacar conclusiones con base (tal como ya están haciendo algunos países nórdicos, por cierto). Más cosas, la RBU llegaría a todo el que la necesite, algo que difícilmente pueden conseguir los subsidios condicionados, sin pasar por alto la burocracia que conllevan estos últimos, y el hecho de que un funcionario nunca podrá conocer suficientemente bien las circunstancias personales de una persona para poder decidir si es merecedora de ayuda o si se la deja al margen de la sociedad. Respecto al tema de cómo se plantearía la redistribución, está bien plantearse cuestiones, y ciertamente (tal como se dice en el comentario al que hago alusión) no parece muy justo transferir renta a un prejubilado con 1.300 € al mes de pensión y dos viviendas en propiedad; no obstante por lo que sé la RBU eliminaría todos los subsidios monetarios inferiores a la renta básica y se mantendrían los superiores (como las pensiones). La educación y la sanidad públicas no se tocarían. Esto, según lo entiendo, no significa que la RBU se sume a los 1.300 € que tiene ese prejubilado. Quienes tienen menos prestaciones del estado de lo que sería la cuantía de la renta básica, salen ganando, quienes tienen más normalmente ni ganan ni pierden, si bien los más ricos sí perderían algo de dinero debido a la reforma del IRPF que sería necesaria, pero hablamos de redistribuir la riqueza un poco más equitativamente, así que si se hace bien la RBU no tiene por qué provocar situaciones injustas, sino más bien todo lo contrario.

    Hace 4 años 2 meses

  5. Tripalium

    Se agradece el artículo de Juan A. Gimeno Ullastres. Sobre todo en estos tiempos donde la tergiversación, manipulación y ataques infundados hacia la Renta Básica Universal (RBU) abundan entre ciertos académicos escasos de lucidez y probablemente movidos de malsana envidia hacia compañeros que desde la izquierda presentan propuestas eficaces y necesarias como la RBU frente a sus poco originales y frustradas propuestas de cacareo al sempiterno pleno empleo. Solo así se entiende el infumable artículo demagógico de Stuart Medina y Andrés Villena defendiendo poco menos que el nuevo bastión del neoliberalismo no sería otro que la RBU. Estos dos señores, Stuart y Andrés, quizás cambiarían de idea si tras una temporada fuera de sus despachos se quedaran sin ningún tipo de ingreso ni “ayuda paliativa condicionada” tal y como nos pasa a diario a muchas personas más allá de nuestra formación.

    Hace 4 años 2 meses

  6. juan

    La gestión y potenciales efectos perversos de rentas mínimas condicionadas pueden mejorarse, pasar a un sistema de RBU (que no sería U porque se dejaría fuera a gente inmigrante sin papeles, gente que se ha jugado la vida arriesgando por mejorar) puede tener efectos difíciles de corregir. Uno de ellos sería una redistribución de gente con rentas inicialmente buenas sin nada aún ahorrado y con todos los gastos grandes por delante a gente con renta suficiente y un patrimonio apreciable. ¿es necesario para luchar contra la pobreza que un recién aprobado de una oposición del grupo A (no lo soy, conste) en un destino fuera de su ciudad y que necesite alquilar vivienda transfiera renta a un prejubilado con 1300 € al mes de pensión y 2 viviendas en propiedad? Me parece injusto que el autor cargue contra la honestidad de los autores (MyV) del artículo pro-pleno empleo con el argumento maniqueo de que abandonan a los necesitados hasta que se resuelve el problema del pleno empleo. Nadie habla de quitar otros elementos de protección como las rentas mínimas condicionadas.

    Hace 4 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí