1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

El aborto, la amenaza favorita de los fundamentalistas

El antiabortismo es uno de los aglutinadores de la extrema derecha en muchos países de Europa. En España la marea feminista indica que es poco probable que perdamos derechos, pero hay que estar alerta

Nuria Alabao 1/05/2018

<p>Manifestación pro aborto en Madrid, en septiembre de 2016.</p>

Manifestación pro aborto en Madrid, en septiembre de 2016.

Manolo Finish

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Aporta aquí

Recientemente una asociación ultracatólica ha denunciado a 20 clínicas privadas que realizan abortos en varias comunidades por algo tan baladí como “publicidad engañosa”. En realidad, es un ataque ideológico en toda regla. Por suerte, la denuncia solo se ha atendido en Madrid y ha dado lugar a algunas sanciones. Es sorprendente que esto haya sucedido al mando de la ahora expresidenta Cifuentes, que se declara favorable a este derecho y que ha intentado desvincularse tenazmente de la facción neocón que gobernó previamente bajo el mando de Esperanza Aguirre y de Ignacio González –de 2004 a 2015–. Parece que todavía tienen peajes por pagar.

Estos ataques a las clínicas privadas –ahora mismo se realizan en ellas el 90% de los abortos de la Comunidad– nos recuerdan los peores momentos de agitación neocón, cuando las mujeres y trabajadores se encontraban en las entradas de estas clínicas con grupos que les gritaban “asesinas”, blandían fetos de plástico y, a veces, cosas peores. Hoy están en horas bajas, sin embargo, las sanciones son un recordatorio de que tenemos que estar constantemente alerta porque el derecho al aborto siempre parece ser un derecho amenazado. Algunas autoras hablan de que este tema –junto con otras cuestiones como los derechos LGTBI– funciona en muchos países europeos –sobre todo del este– y en Latinoamérica como “pegamento simbólico” para la ultraderecha Una suerte de eje aglutinador de organizaciones dispares y que puede dotarlas de un objetivo común. Y es un tema en el que nos jugamos mucho.

En palabras de Beatriz Gimeno y Violeta Barrientos, “es necesario desenmascarar ese discurso: no es el derecho a la vida, ni mucho menos la suerte de los embriones o de los fetos lo que se discute, sino una manera entera de entender el mundo, y particularmente, la posición que deben ocupar en él las mujeres, y con ellas una determinada concepción de la(s) familia(s), de la sexualidad, de la reproducción, de la igualdad de género…” El aborto es, pues, el punto de apoyo de una lucha ideológica mucho más amplia donde la decisión que cada sociedad tome en este sentido afecta al estatus social de todas las mujeres, aborten o no, dicen Gimeno y Barrientos.

Ultras católicos y el espacio neocón

En Europa occidental parece que hemos consolidado un amplio sentido común que hace difícil revertir este derecho. Probablemente juegue a nuestro favor –además de la potencia de la marea feminista– la existencia de amplias capas de mujeres que no quieren perder autonomía y poder sobre sus cuerpos y sus vidas. El feminismo ha hecho un trabajo de décadas en un tema que ha sido un eje fundamental desde los años 60-70 como parte de la reclamación y defensa de los derechos sexuales y reproductivos. Sin embargo, los grupos y movimientos sociales ultraconservadores siguen acechando. Este mismo mes de abril sin ir más lejos se convocó en Madrid una marcha en su contra, por suerte, con escasa asistencia. Residuales pero activos –recordemos el autobús de Hazte Oír–, esos movimientos prosiguen a la espera de encontrar un magma favorable como el que se produjo al calor de las guerras culturales que protagonizaron los sectores ultra –en los que se apoyó el PP de Madrid– en la época de Zapatero. Sobre todo durante el periodo de elaboración de la nueva ley de plazos del 2010. Esta ley se vio como un avance, ya que no hacía falta acogerse a alguno de los supuestos bajo los que se podía abortar en la anterior ley del 1985, sino que da libertad a las mujeres en determinados plazos. Pero un enorme despliegue de medios, de la Conferencia Episcopal y de las bases de los principales movimientos católicos consiguieron movilizaciones masivas contra esta nueva ley en ese 2009.

Durante esa época, la Comunidad de Madrid de Aguirre destinaba el 72% de los fondos del programa Red de Madres a organizaciones antiabortistas o religiosas vinculadas a los sectores más integristas de la Iglesia. Hoy todavía el Gobierno central sigue considerando de “utilidad pública” –con las ventajas fiscales que lleva aparejadas–  a muchas de estas asociaciones y continúa financiándolas. No es fácil conocer la cifra  porque las cuentas son muy opacas.

Aunque ahora no estén en su mejor momento, estos movimientos sociales neocón tuvieron en su día una enorme influencia social gracias a su vinculación con sectores del PP. De hecho, sin la deuda del PP con ellos no se hubiese entendido que este partido se comprometiese en su programa electoral de 2011 a la derogación de la ley de Zapatero. Afortunadamente, los intentos de reforma en clave retrógrada que pusieron en marcha fracasaron y acabaron provocando la caída de Ruiz Gallardón –incluso una parte sus votantes estaban en contra. Este intento fallido nos hizo salir con fuerza a las calles, activó el feminismo más combativo después de una etapa en calma en la que los neocón nos ganaban la batalla de las grandes manifestaciones en algunos sitios. De hecho, es probable que las grandes marchas que conseguimos articular como respuesta hayan sido un espacio fundamental de socialización en la protesta para las más jóvenes, y que estén vinculadas subterráneamente con la actual potencia de la marea feminista.

El golpe contra un derecho que creíamos consolidado nos muestra también que esos sectores ultras, pese a no ser mayoritarios, tienen capacidad de marcar el debate público e incluso de cambiar leyes –como sucede con la ultraderecha en muchos países europeos–. Cuando salió la ley del PSOE a una parte del feminismo le pareció insuficiente. Sin embargo, tras el ataque del PP –y aunque la retirada de la reforma se percibió como un gran triunfo– en el camino perdimos el derecho de las menores a abortar libremente desde los 16 sin necesidad del consentimiento paterno –que sí estaba recogido en la ley de 2010–; lo único que el PP se atrevió a modificar. Todo un símbolo de cómo se pierden derechos a golpe de shock.

Otra vez pendientes del TC

Ganamos esa batalla –aunque retrocedimos algo–, sin embargo, desde 2010 pende sobre este derecho un recurso interpuesto ante el Tribunal Constitucional por Federico Trillo –conocido miembro del Opus Dei– y por Soraya Sáenz de Santamaría –hoy vicepresidenta. El recurso, en un lenguaje durísimo, pide la derogación de la ley por inconstitucional, acusa a las mujeres que abortan de “sacrificar” a los fetos, e incluso llega a hablar de prácticas eugenésicas por permitir aborto por malformación. Prueba de que este tema resulta extremadamente peligroso para el PP es que, pese a la influencia de este partido en el tribunal, la sentencia sigue en stand by.De producirse en sentido afirmativo, se anularía la actual ley para retrotraernos a la del 1985.

El responsable del recurso del PP en el Constitucional, Andrés Ollero, es un exdiputado de este mismo partido perteneciente al Opus Dei y conocido por sus posiciones antiabortistas. Mientras su presidente, Juan José González Rivas, católico confeso, contó con el aval de la Conferencia Episcopal y del cardenal Antonio María Rouco Varela para acceder al puesto que ocupa. Es decir, pese a que se han quedado sin excusas para emitir dictamen incluso personajes marcadamente ultras no se atreven. Quizás el PP piensa que ya tiene suficientes problemas para buscarse más. El 15M en este sentido operó de cortafuegos pero ¿y si algún día quieren reactivar este tema?

Un escenario de optimismo

Aunque los grupos ultraconservadores estén siempre amenazando nuestro derecho al aborto, la respuesta en defensa de la ley contra el ataque de Gallardón nos obliga a ser optimistas. Por su parte, la capacidad de movilización demostrada durante el 8M y tras la sentencia de La Manada nos indica que mientras dure la marea feminista es poco probable que perdamos derechos. Estaremos alerta. Mientras, y pese a que tenemos una de las leyes más avanzadas del mundo, se necesita voluntad política para su despliegue, y sobre todo, que no se le pongan trabas. Ahora mismo, la mayor es la falta de regulación de la objeción de conciencia, a la que se niega el PP, ya que supone un hándicap importante para poder abortar en la sanidad pública en muchas comunidades –casi el 90% de interrupciones del embarazo se realizan en la sanidad privada–. También hay mucha diferencia entre regiones, mientras que Cataluña realiza casi la mitad en la pública, en otras como Extremadura, Murcia o Castilla-La Mancha prácticamente la totalidad se hacen en centros privados. En ocasiones, como en Galicia, las mujeres tienen que recorrer cientos de kilómetros para abortar en otros lugares con los problemas que eso conlleva. Otras demandas del feminismo son recuperar la capacidad de decisión de las mujeres a partir de los 16 y la ampliación de ese derecho a todas las migrantes. Hay todavía mucho por hacer, no podemos confiarnos.

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Nuria Alabao

Es periodista y doctora en Antropología. Es miembro de la Fundación de los Comunes.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Spike

    El asesinato nunca puede ser un derecho. La violencia nunca es la respuesta a un problema. Como católico que busca la abolición del aborto intencionado de los seres humanos no me considero ultra nada, sólo católico.

    Hace 4 años 6 meses

  2. Alfonso

    ¿Por qué se encubre el hallazgo de restos humanos en contenedores de basuras? http://www.outono.net/elentir/2014/11/18/por-que-se-encubre-el-hallazgo-de-restos-humanos-en-contenedores-de-basuras/ vía @ElentirVigo El 4 de junio de 2014se presentó en el cuartel de la Guardia Civil de Tres Cantos (Madrid) una denuncia contra siete clínicas privadas de Madrid, Pamplona, Zaragoza y Gerona, en cuyos contenedores de residuos los denunciantes se toparon con algo escalofriante: restos humanos de bebés tirados como si fueran basura. Ya han pasado 4 años y los denunciantes no han tenido ninguna noticia sobre la investiación de estos macabros hechos.

    Hace 4 años 6 meses

  3. Alfonso

    España ya era un paraíso abortero mucho antes de la ley vigente : 1/10/06 15:29 Sr. Director: Abortos fraudulentos, ilegales, masivos, en Barcelona. Las europeas vienen a abortar a España porque aquí la ley es papel mojado. Lo denunció la revista Época en el 2003, con un periodista que se infiltró. Lo denunció el Sunday Telegraph, diario inglés, en octubre de 2004, con una reportera embarazada que grabó con cámara oculta. Lo denuncia ahora una vez más la televisión pública de Dinamarca, y el vídeo está en Internet.3 Lo han visto cientos de miles de daneses en TV. Son 3 años de impunidad. Las niñas inglesas, danesas, portuguesas, abortadas en Barcelona también son mujeres agredidas, también son violencia infantil. Pablo Ginés Rodríguez

    Hace 4 años 6 meses

  4. Alfonso

    El lobby abortista sigue mintiendo: la cifra real de abortos en Uruguay, 22 veces menor http://www.hazteoir.org//noticia/56801-lobby-abortista-sigue-mintiendo-cifra-real-abortos-uruguay-22-veces-menor-lo-que

    Hace 4 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí