1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PREFERIRÍA NO HACERLO / ALBERTO GARZÓN

“Las disputas a lo ‘vida de Brian’ son nefastas para la izquierda”

Juan Carlos Escudier 18/01/2019

<p>Alberto Garzón</p>

Alberto Garzón

LUIS GRAÑENA

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Terremotos políticos como los de Podemos son muy malos para las entrevistas porque, ya sudado y sin botas, te obligan a coger de nuevo pala para retirar los escombros y apuntalar lo que aún queda en pie. La de Alberto Garzón empezó el martes en persona, continuó el viernes por teléfono y, si no se publica cuanto antes, bien pudiera proseguir por WhatsApp o por paloma mensajera. Del coordinador general de IU es admirable su corrección política, una prudencia que jamás le llevaría a posicionarse abiertamente del lado de Pablo Iglesias en su pugna con Errejón aunque sea lo que le pide el cuerpo. Al fin y al cabo, sería absurdo meterse en esos líos cuando bastante tiene con cerrar la última crisis de IU y dejar a Gaspar Llamazares en la parte de la puerta que da a la calle. Lean, por tanto, a toda prisa porque uno tiene ya el mono en la lavadora y es seguro que el seísmo tendrá sus réplicas.

¿A quién va a salpicar la sangre del harakiri de Podemos?

Es una situación muy desagradable para la izquierda y las clases populares. Venimos de un crecimiento de la derecha radical en toda España y, mientras estábamos debatiendo qué hacer, han surgido iniciativas individuales que dividen más que unen.

¿Ha sido Errejón el principal obstáculo que ha tenido Izquierda Unida en su relación con Podemos?

No lo creo. Al principio hubo diferencias políticas pero no creo que un solo actor haya influido en nuestras relaciones. En IU tenemos que mandar un mensaje de seguridad y de certeza. Nosotros hemos pasado momentos muy difíciles en los que estuvimos a punto de desaparecer y supimos resituarnos. Las disputas internas a lo ‘vida de Brian’ son nefastas para la izquierda.

¿Qué consecuencias puede tener ese cisma de sus socios para el conjunto de la izquierda?

Que la imagen que ofrezcamos sea la de unos políticos peleando por cuotas de poder nos ataca a todos y nos resta capacidad de movilización y de entusiasmo. Al convertirse la política en un espectáculo dejan de importar las organizaciones y los debates colectivos y empiezan a importar más las personas individuales. Esto es muy peligroso. Este tipo de ruido no seduce a la gente, la expulsa.

¿Se trata entonces de una pelea entre Iglesias y Errejón?

No lo sé. Lo que sí sé es cuáles son las consecuencias para toda la izquierda. Lo que ha sucedido no es un asunto madrileño; tiene implicaciones muy notables en todo el país. Nosotros no vamos a meternos en los debates internos de otras formaciones aunque no ignoramos que nos afectan.

Los que ha sucedido en Podemos no es un asunto madrileño; tiene implicaciones notables en todo el país

Entre tanto, a IU le han vuelto a crecer lo enanos y no lo digo por la estatura de Gaspar Llamazares. ¿La crisis es el estado natural de su formación?

Esta organización ha tenido muchas crisis, que a veces se dice que son consustanciales a la izquierda. Gaspar Llamazares –y lo que representa– llena un espacio necesario para la transformación de este país, pero nosotros tenemos que actuar en protección de la militancia y de los votantes ante la fundación de un partido (Actúa) que va a competir contra IU, y no sólo en las europeas sino también en ciudades donde gobernamos.

Usted acusa a Llamazares de ser un tránsfuga y él a usted de ser el liquidador de IU. ¿A quién absolverá la historia?

Yo no soy muy determinista. Creo que todo son disputas políticas. Gaspar montó el partido hace dos años y dejó de ir a los órganos de IU, lo cual es perfectamente legítimo. Lo que ocurre es que soplar y sorber al mismo tiempo es imposible y antiestatutario. Llamazares sabía perfectamente lo que estaba haciendo. Por usar una metáfora futbolística, ha estado buscando la quinta amarilla, la expulsión. Lo paradójico es que, pillado con el balón en las manos, se atreve a afirmar que se le echa por razones ideológicas. Pero el expediente no tiene nada que ver con su posición política crítica.

Pero se le va a condenar no por hechos sino por intenciones y por la difusión de una grabación que parece sacada de la factoría de Villarejo. ¿Está la dirección de IU detrás de esa filtración?

La difusión de esas grabaciones proviene de gente de Actúa que no está de acuerdo con el proceder de Gaspar Llamazares. Son disputas internas suyas en las que no me meto. El expediente se le abre por el hecho, no electoral todavía pero sí probado, de que es el promotor de una organización que ya ha dicho que va a competir electoralmente con IU. Lo que le decimos es que si quiere seguir militando en IU y ser candidato tiene que elegir y renunciar a Actúa.

¿Desde cuándo no se han sentado a hablar Llamazares y usted?

Hemos tenido muy pocas conversaciones. En la anterior legislatura era el único de los 11 diputados de la confluencia de entonces que no estaba en el mismo espacio físico. Su despacho estaba en otro edificio y tampoco era fácil contactar con él.

Hombre, siempre se puede quedar a comer o a tomar un café.

Sí, pero no se dio la circunstancia. Desde 2008 cuando dejó de ser coordinador general inició un proyecto muy crítico con la dirección de Cayo Lara y jamás ha abandonado ese perfil de distancia. La última vez que hablé con él fue a raíz de la ‘desfederación’ de Madrid, cuando mucha gente de Izquierda Abierta se quedó fuera porque no quiso reafiliarse y Gaspar intentó mediar para que eso no sucediera.

Gaspar Llamazares ha estado buscando la expulsión de IU

Si Llamazares, como ha dicho, representa un espacio necesario dentro de IU, ¿por qué ha afirmado que está políticamente fuera desde hace años?

El espacio que representa Gaspar, de una izquierda moderada, es parte de lo que yo llamo bloque histórico de transformación de este país. La unidad popular que nosotros defendemos no es la unidad con Podemos exclusivamente sino la de mucha otra gente, aunque tenga diferencias con IU. Por esa razón, cuando fui elegido coordinador integré tanto al 20% del sector de Cayo Lara y Paloma López como al 5% de Gaspar Llamazares. El problema es que él dejó de ir a los órganos y prefirió acudir a los medios de comunicación a explicar su postura. No pasa nada, pero es raro que el patriotismo de IU del que dice hacer gala se caracterice por no dar explicaciones a sus compañeros y montar un partido que puede quitar alcaldías a IU. Eso no encaja. Él construye el relato de que yo ataco a Asturias porque allí no vamos a confluir con Podemos. Pero no vamos a confluir con Podemos en bastantes más sitios, tanto en autonomías como en ayuntamientos y nadie monta un partido nuevo por eso. Creemos que la unidad es buena pero no se puede forzar. Y tampoco soy yo el que le ataca. El expediente se abre con el apoyo del 96%, de todas las federaciones y de todos los sectores.

¿Por qué IU anda siempre reñida con su pasado? Le resumo: Gerardo Iglesias, olvidado; Anguita, convertido en referente de Podemos; Paco Frutos, tildado de fascista por su posición sobre Cataluña; Llamazares, a punto de ser expulsado por traidor; Cayo Lara, refugiado entre los críticos. ¿Qué dirán de usted cuando haya muerto, políticamente se entiende?

A mi se me acusa precisamente de tratar de unir a la gente. En relación a la historia de IU, que es muy convulsa, Gerardo Iglesias y Julio Anguita han sido defensores de la confluencia y otros coordinadores han pensado diferente. Esto no es malo. Un ejemplo de honestidad y lealtad política ha sido Cayo Lara, con el que mantengo mis diferencias. A veces nos equivocamos y es bueno tener contacto con quien piensa diferente.

Ya, pero es que ustedes no se limitan con matar al padre; aprovechan para descuartizarlo al descuido.

No lo comparto. Creo que hemos tratado bien a los coordinadores y también ha habido coordinadores que no han querido seguir relacionándose con IU. A mí me habría gustado que Llamazares –cuando él empezó de diputado yo tenia seis años– hubiera volcado toda su experiencia en IU.

Los críticos con Llamazares decían que acabaría en el PSOE. ¿Lo cree usted también?

No me gusta especular. Si Llamazares hubiera querido acabar en el PSOE lo habría hecho hace bastante tiempo. Hasta este momento, y resalto lo de hasta este momento, ha sido coherente. Crítico pero coherente.

¿Conduce a algún lado renegar de la propia historia? ¿Acaso el PCE no fue un pilar básico de la transición y de ese régimen del 78 que usted no deja de tildar de corrupto?

Es imposible que la transición sea responsable de todos los males pero sí hay que hacer un análisis crítico de lo que sucedió para no llamarnos a engaño. Sin el PCE y el movimiento obrero no habría democracia ni existirían muchos de sus elementos fundamentales como la sanidad y la educación pública o los derechos civiles. Eso no significa asumir la tesis de Santiago Carrillo cuando dijo que hicimos lo mejor en vez de decir que se hizo lo que se pudo, que no es lo mismo. Aceptar que el franquismo adoptó formas con las que ha perdurado en el tiempo no significa hacer un feo a quienes lucharon contra él.

¿Está justificado que se llame fascista a Paco Frutos por su postura frente al independentismo?

Yo no creo ni mucho menos que Frutos sea un fascista. Sólo he coincidido una vez con él y tuvo palabras elogiosas para lo que yo venía entonces a representar. Tiene una opinión diferente sobre lo que está sucediendo en Cataluña y es legítimo. Además, creo que hay que tenerla en cuenta.

No creo ni mucho menos que Paco Frutos sea un fascista

Tras los resultados del 20-D (más de 900.000 votos pero sólo dos diputados), ¿hubiera podido sobrevivir IU sin aliarse con Podemos?

No se puede saber, pero mi opinión es que hubiera sido muy difícil. En un escenario con tantos partidos y con tanta hegemonización de la información, nuestra presencia en los medios habría sido muy escasa. Lo que sí sabemos es que compitiendo contra Podemos y el resto de fuerzas tuvimos un resultado heroico de un millón de votos, que la trituradora de la ley electoral convirtió en dos escaños.

¿Fue humillante pactar con quienes poco antes les llamaban cenizos y les aconsejaban cocerse en su salsa de estrellas rojas?

Fue difícil. Supongo que igual que lo fue para ellos, porque en plena competición electoral nosotros también dijimos cosas gruesas de Podemos.

¿Y que el líder de IU fuera de cinco en la lista por Madrid no fue una humillación adicional?

Fue una mala decisión y así se lo dijimos a Podemos. Fue una cesión por nuestra parte para conseguir más representación en otros territorios.

Discutible electoralmente, el ‘pacto de los botellines’ a ustedes les fue bien en escaños y en ingresos con los que han logrado reducir parte de su deuda. ¿El precio a pagar fue la invisibilidad?

Lo cierto es que nunca hemos tenido mucha visibilidad. Ha sido una queja permanente en la historia de IU, incluso con Julio Anguita. La visibilidad se reduce estructuralmente cuando en vez de tres partidos hay ocho. Es evidente que la coalición con Podemos no sumó en junio lo que se consiguió por separado en diciembre, pero sería un error de análisis y de falta de honestidad achacarlo por completo a la confluencia.

Era usted quien se quejaba a Podemos de que a IU se la ninguneaba permanentemente, de que se apropiaban de iniciativas que eran suyas y se limitaba su trabajo parlamentario…

Las quejas no eran sólo sobre Podemos. Siempre hemos defendido que no podemos ir a una confluencia en la que sus participantes se sientan agraviados. Cuando estamos en un grupo parlamentario que se llama Unidos Podemos al que los medios por economía de costes llaman Podemos se genera un agravio en la militancia de IU. Lo hemos tratado de resolver en el acuerdo para las municipales de manera que en los territorios con más presencia de IU el nombre que aparezca sea el de Unidas Izquierda Unida Podemos. ¿Resuelve algo? Bueno, ayuda emocionalmente.

¿Cuánto tiempo puede convivir IU con Podemos en la misma pecera sin que la naturaleza haga de las suyas y el pez grande se coma al chico?

Yo no lo vería en términos competitivos sino de simbiosis y de sinergias. IU tiene una larga trayectoria vital que no debe basarse en la competición con Podemos sino en mejorar la vida de la gente.

¿Por qué la derecha desunida gana terrenos y la confluencia de la izquierda lo pierde?

El resultado en Andalucía ha sido posible por la abstención de la izquierda –700.000 electores que en 2015 votaron a PSOE, IU y Podemos se quedaron en casa– y por una ley electoral que no les penalizó. En unas elecciones generales la derecha saldrá perdiendo en circunscripciones medianas y pequeñas porque el sistema electoral penaliza la fragmentación. Lo que sí hemos perdido es una batalla cultural respecto al clima político que vivimos, mucho más conservador, donde predomina la cuestión nacional e identitaria frente a las cuestiones sociales que hicieron posible el 15-M.

En unas elecciones generales la derecha saldrá perdiendo porque el sistema electoral penaliza la fragmentación

¿Es prioritario cortar el paso a la derecha?

Será una consecuencia de que hagamos las cosas bien. Nuestro objetivo tiene que ser mejorar la vida de las familias trabajadoras. Cuando no somos capaces de defender bien nuestras posturas acaba por imponerse el marco identitario. Las mismas personas que te votaban a ti porque protestabas frente a los bancos pueden votar a otro porque piensa que su identidad está herida por otro nacionalismo.

Hubo un tiempo en el que a usted no le parecía mal que la derecha gobernara. Le recuerdo un tuit suyo de mayo de 2011: “En Extremadura parece que al final gobernará el PP en minoría. IU no quiere pactar con el PSOE. Me parece una gran noticia”.

Fue un tuit desafortunado, aunque he explicado mil veces esa situación. Nosotros no podemos ser siempre la muleta del PSOE. Para contar con nuestro apoyo el PSOE debe comprometerse con políticas de izquierda porque si no nos limitaríamos a ver quién hace los recortes, si la cara amable o la fea.

¿Qué parte de culpa tiene la izquierda en el auge de Vox?

Probablemente, no haber puesto las vacunas suficientes. La izquierda del movimiento obrero siempre tuvo claro que hay que construir tejido social para tener influencia y lugares donde distribuir su ideario. Si la extrema derecha fuera  la de Francia, populista y orientada a captar el voto de la clase trabajadora, nos haría un roto. La extrema derecha en España es una escisión del PP, neoliberal en lo económico y ultranacionalista en lo identitario. Lo que se ha demostrado en Andalucía es que la clase trabajadora no ha votado a Vox sino que se ha quedado en casa.

Si la extrema derecha fuera la de Francia, populista y orientada a captar el voto de la clase trabajadora, nos haría un roto

Para crear ese tejido social y frenar a la ultraderecha ha propuesto usted desplegar ‘redes de activistas’ por los barrios. ¿Pretenden hacerles frente en la calle?

No, en absoluto. Precisamente, para evitar el escenario de guerra que acompaña al discurso extremista y belicoso de las tres derechas reaccionarias tenemos que ser capaces de ofrecer una protección a nuestra gente. Redes de activistas significa estar en el conflicto: allí donde hay un desahucio está tu gente; allí donde hay un ERE está tu gente. Tenemos que ocupar los lugares de socialización, que no son sólo los bares o la vida real. También los virtuales.

¿Cuándo se perdieron realmente los votos a la izquierda de quienes se quedaron en casa en Andalucía? ¿Fue un error no apoyar en su día la investidura de Pedro Sánchez?

Según nuestros datos, una gran masa de votantes se perdió entre enero de 2016 y mayo de 2016. Cuando la confluencia llega lo hace más para arreglar que para propulsar. En el caso de Andalucía lo que ha habido ha sido cansancio ante un Gobierno de casi 40 años, que ya había hecho recortes fuertes en Sanidad y que había pactado con Ciudadanos rebajas de impuestos a los más ricos. Nosotros no supimos o no pudimos atraer ese descontento. El factor nacional tuvo menos importancia de lo que se está diciendo.

Los resultados de las derechas en Andalucía han sido la expresión política del ‘a por ellos’

¿Cree entonces que el independentismo catalán no ha sido determinante en el auge de Vox?

No hay una sola explicación, pero cuando la derecha reaccionaria incorporó el debate identitario nacionalista consiguió lo que buscaba. Ahí nos vencieron. Los resultados de las derechas en Andalucía han sido la expresión política del ‘a por ellos’.

¿Hay diferencias entre IU y Podemos respecto a Cataluña?

Pequeños matices. Compartimos la necesidad de diálogo ante un problema que existe, de no negar la realidad. Nuestra propuesta se llama república federal, que es atender al elemento territorial y el social al mismo tiempo.  No es una cuestión de vamos a cambiar al jefe del Estado. Es dotar de otro modelo a un país que es plurinacional por defecto. Hay una corriente de izquierdas que prefiere hablar de Estado en vez de hablar de España y que cree que España es una cárcel de pueblos. Es una percepción errónea. España existe como nación porque la nación es una construcción social y hay gente que se siente española de forma mayoritaria. Lo mismo ocurre con la nación catalana. Con esas piezas hay que ver qué modelo de convivencia se crea. En el que propone el independentismo no hay convivencia alguna porque implica la ruptura con la mitad de la población. Y la derecha reaccionaria parece que propone volver a tiempos medievales construyendo una realidad mitificada que incentiva la belicosidad en todos los ámbitos.

Hay una corriente de izquierdas que prefiere hablar de Estado en vez de hablar de España y que cree que España es una cárcel de pueblos. Es una percepción errónea. España existe como nación

¿La monarquía es un problema para la convivencia?

La monarquía es un problema creciente para este país. Cuando escuchamos las cintas de Villarejo se demuestra que tenemos una monarquía corrupta que medió, aprovechando su inviolabilidad, con las grandes empresas y Arabia Saudí para llevarse comisiones. Y nosotros no podemos ni hacer preguntas en el Parlamento sobre esta cuestión. Tenemos un espacio ciego en la democracia donde el Rey puede hacer lo que le dé la gana sin penalización ninguna.

¿La monarquía es imblanqueable? ¿El nuevo rey es tan heredero del franquismo como su padre?

En términos históricos no cabe duda alguna. La monarquía se restauró por voluntad de Franco.

La monarquía es un problema creciente para este país (…) Tenemos un espacio ciego en la democracia donde el Rey puede hacer lo que le dé la gana sin penalización ninguna

Y se mantiene porque una mayoría así lo quiere…

Sí, de momento. Y el PCE aceptó ese modelo. Por eso hablamos de acometer algunos temas pendientes que acrecienten la democracia en nuestro país. El problema del jefe del Estado es que tiene mucho poder. Juan Carlos ha intervenido en todos los grandes negocios y el actual Borbón no hace menos política que el anterior. Sin su discurso del 3 de octubre el clima reaccionario que existe hoy no sería tan intenso.

Va a acabar culpando a Felipe VI del ascenso de Vox…

El actual Borbón es de naturaleza conservadora y él se vio como una especie de cruzado que tenía la obligación de dar un golpe en la mesa, cuando eso no le corresponde. Algo así han pensado también determinados jueces de las altas instancias, que han empezado a interpretar de forma reaccionaria algunas cuestiones relativas a los derechos civiles más fundamentales. Han aprovechado un clima y han contribuido a crearlo. Muchos de esos que se dicen liberales y contribuyen al incendio con gasolina se echan las manos a la cabeza cuando surge un partido ultra.

¿Es sensato que en este clima al que alude ustedes pongan palos en las ruedas a los Presupuestos del Estado?

Lo que ha hecho el PSOE es decepcionante. Los Presupuestos tienen elementos positivos pero dejan de lado cuestiones ya pactadas como la reducción del recibo de la luz o la rebaja de los precios de los alquileres. Es inconcebible que aún no se haya reformado la ley mordaza o se siga sin derogar la reforma laboral. El Gobierno, por ejemplo, podría intervenir Alcoa, que es una empresa estratégica, en vez de dedicarse a mediar. Son tibios cuando deberían ser valientes.

No descarto que Unidos Podemos vote en contra de los Presupuestos

¿Existe por tanto la posibilidad de que Unidos Podemos vote en contra de los Presupuestos?

Existe. Yo no lo descarto. Uno espera seriedad cuando pacta con el Gobierno.

Terremotos políticos como los de Podemos son muy malos para las entrevistas porque, ya sudado y sin botas, te obligan a coger de nuevo pala para retirar los escombros y apuntalar lo que aún queda en pie. La de Alberto Garzón empezó el martes en persona, continuó el viernes por teléfono y, si no se publica cuanto...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Juan Carlos Escudier

Periodista. Autor de Zapatero, el rojo y de Florentino Pérez: retrato en blanco y negro de un conseguidor.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

12 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. cayetano

    Es deseable que se templen gaitas e intervengan directamente los máximos responsables, o el desaguisado que se anuncia puede ser el anuncio por altavoz y amplificador de un nuevo remake de la Vida de Brian, que descalce al original que ya iba en alpargatas. Salpicando Madrid al conjunto del Estado. Deseo que el silencio mediático de este domingo sea el preludio del entendimiento. Un cordial saludo.

    Hace 2 años 10 meses

  2. cayetano

    Acabo de leer en Público la que parece posición oficial de IU Madrid, aunque sin nombrarse a portavoz oficial alguno. Si desde luego lo que se pretende es competir con Más Madrid en el Ayuntamiento y la Comunidad, con un planteamiento de renegociación con Podemos por la posición de debilidad de Iglesias, tras la iniciativa de Errejón. La verdad es que es para .......... y no tener que decir más.

    Hace 2 años 10 meses

  3. Manuel Cruz

    El auge de VOX y el descalabro de la izquierda tiene una única razón. La derecha religiosa ha tenido hijos, y la izquierda atea ha tenido gatos. En resumen, que la izquierda se ha hecho el harakiri por vía demográfica. Y lo peor es que les señalas el problema y se niegan a verlo. Todo lo más se apuñalan unos a otros por estar arriba, porque saben que ninguno tiene intención de repartir con los de abajo. Con semejante necedad autodestructiva, es un alivio que se hundan.

    Hace 2 años 10 meses

  4. c

    Errejon sin avisar ( y mintiendo ad+ que es la opcion d Podemos pa llevarse votos cuando lo ha hecho sin avisar precisamente ) = no es honesto ni transparente = votarle sabiendo como actua no es cabal , estais avisados. . Antes de vistalegre II le he oido criticar a P.I argumentos que él hab repetido hasta la saciedad Es un trePPa Carmena tiene un programa parecido al PP$.e

    Hace 2 años 10 meses

  5. zyxwvut

    Bueno, dos días sin que aparezcan los comentarios. Mejor hacer desaparecer esta opción en los artículos. Quedaría menos ridículo.

    Hace 2 años 10 meses

  6. ALB

    Por mi parte lo habéis conseguido: a mis 47 años me planteo abstenerme por primera vez en la vida En mi caso, estoy harto de todos los líos internos (sobre todo aquí en Navarra) y de la defensa a ultranza del "feminismo". Cómo hombre al que se le estuvo a punto de denunciar en falso, no puedo votar a ningún partido que tras cada agresión machista aparece en los medios proponiendo leyes que acaben con mi presunción de inocencia por el mero hecho de haber nacido con pene. No me gustan las multitudes con antorchas. La otra opción que tengo es votar, pero sin alegría (que VOX no espere mi voto). Tristeza.

    Hace 2 años 10 meses

  7. PequeñoPony

    El redactor tiene un parecido razonable con el ex-ministro Soria. La misma mirada asesina...

    Hace 2 años 10 meses

  8. Mark

    Garzón, vaya papelón. Iglesias se puso de perfil cuando Bonaparte Carmena purgó a los sectores más consecuentes ( e inteligentes) de Ahora Madrid y asumió el programa falangito-liberal de Errejón a cambio de que –pensa– éste dejara de conspirar. Así le ha ido. Pues tú lo mismo, ponte de perfil, que los Llamazares y Paco Frutos te van a ser leales. Tenemos una izquierda que guarda lo peor y más retorcido de la vieja política y lo más hipócrita y tontorrón de la nueva. Así nos va a ir. Os va a votar el que espere puestitos. Por favor, CTXT, un poquito de generosidad y no censureis. Gracias .

    Hace 2 años 10 meses

  9. CeX

    ¿Nefasto? ¿Qué ha sido nefasto en la historia de la humanidad? ¿No aprendemos de la experiencia? El problema de la extrema izquierda es que es muy bonita sobre el papel, pero no funciona. El mayor error del comunismo es pensar que el ser humano tiene las virtudes necesarias para llevarlo a cabo. Simplemente porque va contra la naturaleza humana. Es antinatura. Han arruinado todos y cada uno de los países en que se ha implantado. No hay ni una sola excepción. Aparte de la represión brutal, violación de los derechos humanos y los mayores crímenes contra la humanidad de la historia. Basta informarse un poco para tenerlo claro. El pueblo que olvida su historia está condenado a repetirla. Esperemos que no suceda esta vez. La solución se encuentra también en la historia: capitalismo con pinceladas comunistas, que es lo que llamamos estado del bienestar (educación, sanidad, pensiones, etc).

    Hace 2 años 10 meses

  10. cayetano

    La corrección y educación de Alberto Garzón es algo incontestable. Buena prueba de que algunas afirmaciones, que se están realizando estos días, son reconducibles, es la unidad entorno a UP de Podemos e IU después de las lindezas que se dedicaron mutuamente, y la dureza de la Generales en que concurrieron separados. En el caso de Actúa, sería motivo de congratulación para tod@s, que se sumará también a la plataforma de Más Madrid tanto en la Capital como la Comunidad. Para ganar Madrid se requiere desbordar las bases de UP, como desbordadas las tiene Carmena, por ello necesitamos que Errejón sea Carmena si se sale a ganar el parlamento y ayuntamiento. Lo demás son historias e historietas para no dejar dormir a nadie, para dejar de escucharlas las cuente quién las cuente, sean amig@s de quién sean amig@s, leales o no, son historias para no dormir como aquellas de Ibáñez Serrador. Un cordial saludo.

    Hace 2 años 10 meses

  11. Mark

    Errejón y Llamazares representan la misma indecencia.Garzón, te lavas las manos con ésto como Iglesias se las lavó con los trepas de Iu que ahora están a la vera de Carmena y como los dos lo hicísteis cuando lo que intentaron algo decente en el Ayto de Madrid fueron cercenados por la Bonaparte y sus palmeros . Entre todos pillareis carguitos pero os cargais las esperanzas de muchos. Ojalá acabeis todos en casa, malditos seais.

    Hace 2 años 10 meses

  12. zyxwvut

    Lo vergonzoso es que un dirigente político de izquierdas empiece un análisis de las clases sociales sin apelar a los datos, sólo mediante apelaciones a expertos y profesores universitarios anglosajones; que pase sin transición de las clases sociales a las estimaciones de voto en las mismas coordenadas y que sea capaz de escribir un párrafo como este en que justifica su análisis: "El gráfico está construido a partir de las valoraciones que los expertos hacen de los programas de los partidos políticos.". O que incluya un párrafo tan elitista como éste: "También creo que estos cambios han alterado el tipo de lealtades hacia los partidos, pero no a través de la clase social sino de la educación: a mayor cualificación formal también es mayor la preocupación por las libertades, la democracia, la ecología, el feminismo, etc. De ahí que mucha gente sin cualificación formal, normalmente clasificada dentro de la clase obrera, se mantenga en partidos más materialistas (hasta 2016 el PSOE tenía un programa más materialista que el PCE/IU/UP, y todavía hoy el PP es el que más importancia da a las demandas materiales). Por el contrario, la población más cualificada formalmente tiende a votar a partidos más postmaterialistas (el mejor resultado de Unidos Podemos en 2016 fue entre las personas con estudios superiores)." Después todo se reduce a insultar a las personas de las clases subalternas que, ante el desamparo político y la cobardía de estos personajes votan a partidos de derecha o extrema derecha. El engendro se publicó en https://blogs.publico.es/economia-para-pobres/2018/10/02/por-que-las-necesidades-materiales-importan/ y el señor Garzón no parece mostrar vergüenza por su elitismo.

    Hace 2 años 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí