1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

¿Cómo ganará Sánchez las próximas elecciones?

En ocho años hemos pasado de vivir la gigantesca insurrección pacífica del 15M al manido argumento de “hay que parar a la derecha”

Emmanuel Rodríguez 13/03/2019

<p>Pedro Sánchez, durante el debate de la moción de censura en el Congreso de los Diputados. 1 de junio de 2018. </p>

Pedro Sánchez, durante el debate de la moción de censura en el Congreso de los Diputados. 1 de junio de 2018. 

Congreso.es

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Esta es hoy la gran pregunta de la política española: ¿podrá continuar al cargo el actual presidente del Gobierno? ¿Será derrotado por la llamada coalición de centro derecha? ¿Tendremos la sorpresa de un gobierno PSOE-Cs?, etc. Consideremos dos niveles o capas de la política española. En el primero, llamémoslo superficial o aparente, se sucede un juego entre fuerzas políticas (partidos) que compiten por nuestro favor: nosotros, “el electorado”. En este nivel, el juego político se cifra como una sucesión de personajes, imágenes, eslóganes y semidiscursos que nos interpelan sobre asuntos variados, prometiendo las más de las veces un final feliz.

La modalidad de este nivel es la del teatro: marionetas de cachiporra que nos lanzan consignas, se alaban y se golpean, pero en una obra eterna en la que el desenlace ni es previsto ni acaba en catarsis. Las llamadas democracias, en ausencia de golpe de Estado o de ocupación militar, son un teatro sin final. En este nivel, sólo podemos prever el movimiento de los personajes, sus tics, sus reiteraciones y ritornelos, pero poco podemos decir de la trayectoria a largo plazo de sus interacciones: sólo que asistiremos a una sucesión de pequeñas derrotas y pequeñas victorias, de viejos y de nuevos personajes. Por eso este género teatral es un género popular y costumbrista, como el vodevil.  

Al lado de este nivel teatral o superficial existe otro, que estamos tentados a dar el adjetivo de “profundo”, pero que también podríamos llamar “el mundo”. En el mundo habitan las mil fuerzas que componen la vida de los espectadores, y que de una u otra manera aparecen representadas por boca de los actores del teatro. En este nivel reina el caos y, por eso, el espectador que vive en el mundo se ve la mayor parte de las veces reducido a una comprensión incompleta. Su manera de aproximarse a la política requiere de la mediación teatral y de la identificación con alguno de los personajes de la escena.

En el nivel del mundo están, no obstante, los problemas: problemas laborales, económicos, culturales, de género, de identidad, de vivienda, de renta, de salud, etc. Y al lado de los problemas las fuerzas del mundo, que demasiadas veces son irrepresentables en el teatro: la finanzas, los poderes que operan detrás de los Estados, el deterioro climático, las tendencias demográficas a largo plazo, las fuerzas culturales que escapan al teatro, las tramas ocultas..., esto es, todos aquellos elementos que determinan hasta el detalle las posibilidades de nuestra vida en el mundo, de nuestra vida más allá de la condición de espectadores.

La relación entre ambos niveles, que es una relación de visibilidad y ocultamiento, de representación y apariencia, es lo que damos el nombre de régimen. En términos de la teoría política podría definirse como la relación entre los ciudadanos y las instituciones del Estado, que en una democracia como la nuestra incluye, sobre todo, a los partidos y a los aparatos de formación de la opinión pública. La relación entre el teatro y el mundo es compleja; y sólo por convención podemos hablar de régimen (régimen del 78 para ser más precisos) para referirnos a ella.

Cuando la correspondencia entre el teatro y el mundo se vuelve difícil, cuando la distancia se hace insalvable, y los personajes de cachiporra dejan de poder hablar del mundo, se produce una crisis (de régimen). En ese momento, los espectadores dejan de estar absortos en el teatro, hacen cosas extrañas, como hablar entre sí, y a veces incluso descubren que el teatro es sólo tela y madera, actores y luces, materiales del mundo. Es lo que ocurrió hace algunos años, en mayo de 2011, cuando un par de generaciones nacidas entre los años setenta y ochenta salieron del teatro, y se enfrentaron al mundo, hablando otra vez de dictadura (financiera) y de democracia (real, no teatral).

En las crisis, los espectadores dejan de atender al espectáculo. Abandonan la sala, y empiezan a darle vueltas a la relación entre ellos y el mundo, que es la principal relación política. Fuera del teatro, se encuentran por primera vez solos y unidos entres sí, lo que produce a la vez perplejidad y alegría, pero también miedo. Sobre ese miedo, las fuerzas del teatro, que también es una de las grandes fuerzas del mundo, se ponen en marcha. Aparecen nuevos personajes que tienen un discurso nuevo, que llaman otra vez la atención del espectador, que le invitan a la concentración y el entretenimiento, que le prometen una solución simbólica y narrativa a los problemas del mundo. Es lo que pasó con Podemos, lo que pasó con Ciudadanos, lo que está pasando con Vox.

Sobre estas premisas, volvamos de nuevo a la pregunta ¿en la gran representación prevista para el 28 de abril, puede convencernos el personaje Sánchez, y su escudero Iglesias, más que la banda del centro derecha de los hermanos Rivera, Casado, Abascal? La preventa de entradas, en forma de encuestas, señala que lo más probable es que Sánchez sea el más querido. Pero Sánchez, guapo, amable, encajado en las responsabilidades de Estado (dispuesto a negociar con otros personajes secundarios como Torra), tiene un problema, enorme. Su aliado Iglesias despierta hoy pocas simpatías, incluso entre muchos que antes le admiraban por sus dotes retóricas y por decir verdades como puños, verdades del mundo.

¿Qué ocurrirá entonces? ¿Salvarán los trastos y conseguirá Iglesias recuperar unos cuantos puntos de la abstención? Según parece basta con dos o tres, medio millón de votos más de los previstos y el gobierno podría ser el mismo que hoy en día. Puede que la clave no esté en Iglesias. Los ubicados en la llamada izquierda, que aunque digan lo contrario son grandes amantes del teatro, tienen el 28 de abril una gigantesca excusa para obtener su pase en esta gran representación. No hace mucho entró en escena un personaje, que a muchos parece grande, y feo, y con la piel picada, Santiago Abascal. La paradoja de este personaje de cachiporra, que a veces se disfraza de caballero andaluz y otras de tercio de Flandes, es su capacidad para levantar pasiones.  

Abascal y su banda han sabido recuperar la atención de muchos conservadores que andaban perdidos ante la “deshonra” de su propio partido, manchado de una corrupción incurable, y aburridos por el “sentido de Estado” de Rajoy y Sáenz de Santamaría, que a muchos afectados por la fiebre ideológica de Losantos les parecía “blandito”. Abascal se ha vestido con la bandera (gran instrumento lírico), nos ha contado un pasado de hazañas y triunfos, ha prometido derrotar a los enemigos de dentro (los catalanes) y de fuera (los migrantes, sobre todo los “mahometanos”) y nos ha devuelto a lo importante en la vida: el cariño y respeto de los hijos, el amor incondicional de una madre (la patria) y la importancia sagrada de la familia. Por algo se llama el partido de los valores. No cabe duda de sus grandes dotes para el teatro.

Abascal necesita superar la barrera del 12 o 13 % para ser eficaz, esto es, para convertir sus votos en un número suficiente de escaños, y pasar de la barrera de los 15-20 diputados a los 30 ó 40. Va camino de ello. Pero la paradoja es que Abascal también hace por sacar de su casa a aquellos a los que ha declarado la guerra. Ningún personaje vale hoy tanto a la hora de animar el voto de izquierda. En su guerra a la “dictadura progre”, en su encarnizamiento con los migrantes, en su declaración continua de la pena de cárcel, muchos decidirán curarse en salud e ir a votar el 28 de abril. Todo sea por no tener un Ortega Smith atlético y sectario como ministro de Interior. En el teatro, cada trampantojo ofrece imágenes distintas, con efectos imprevistos y muchas veces contrarios.

No obstante, y más allá de lo que ocurra con los tres puntos de la abstención que si se movilizan empujarán de nuevo (al menos teóricamente) al gobierno PSOE-Podemos, cabe hacer una reflexión de largo recorrido. En ocho años hemos pasado de vivir el acontecimiento que sirve de parteaguas a la historia reciente de la democracia, la gigantesca insurrección pacífica del 15M, al manido argumento de “hay que parar a la derecha”; de hablar de proceso constituyente a formar una nueva Izquierda Unida, aún más deshecha y vaporosa que la vieja; de impugnar el sistema de partidos a ver a un PSOE renacido; de apostarlo todo a una renovación democrática a andar atemorizados por un grupito de matones verbales apenas emancipados del PP; de pensar en una democracia profunda a levantar dos trapos con idénticos colores pero que diferenciados por el número de bandas sirven como compensación a todo lo que se desmorona en este mundo. Es demasiado el contraste.

Hubo un momento (quizás sólo uno) en el que lo que surgió en el 15M pretendió ser una fuerza del mundo, y no un inspirador del teatro, que quiso ser una gran fuerza social y no un partido mediático. En recuerdo de ese momento no estaría de más que incluso los que podríamos apoyar un gobierno progre, también como espectadores del teatro, nos comportásemos como aquel público divertido y salvaje de los siglos XVI o XVII; y que en corrales y patios de comedias empezáramos a lanzar coles podridas y aguas de bacinilla cuando nuestros personajes no se comportan como esperamos. Al menos las verduras y los orines nos recuerdan que, más allá del teatro, el mundo sigue siendo el mundo.

Esta es hoy la gran pregunta de la política española: ¿podrá continuar al cargo el actual presidente del Gobierno? ¿Será derrotado por la llamada coalición de centro derecha? ¿Tendremos la sorpresa de un gobierno PSOE-Cs?, etc. Consideremos dos niveles o capas de la política española. En el primero,...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Emmanuel Rodríguez

Emmanuel Rodríguez es historiador, sociólogo y ensayista. Es editor de Traficantes de Sueños y miembro de la Fundación de los Comunes. Su último libro es '¿Por qué fracasó la democracia en España? La Transición y el régimen de 1978'. Es firmante del primer manifiesto de La Bancada.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. cayetano

    Es un serio problema interpretar el Mundo y todo un Sistema a través de actores, más si éstos son individuales, sean Pedro, Iglesias, Abascal...o Emmanuel, sean estos los de la política o sociedad. Y es un serio problema sobre todo para quiénes no quieren ver el reflejo de sus ideas en el espejo de la vida social. No, el pueblo ilustrado o ignorante, trabajador precario o funcionario, o..., no es un público irresponsable y engañado por su estulticia. No, las gentes saben lo que quieren aunque no podamos compartirlo en ocasiones, y por eso vamos contracorriente. Alguna vez he contado como al entrar a ver la lengua de las mariposas una contracorriente humana relantizaba el acceso a su sala, eran las gentes que libremente habían decidido pagar para ver una chorrada del cine más comercial y anonidino de Holliwood. Y debieramos caer en la cuenta de que nuestra actitud contracorriente no viene provocada por la actuación de políticos u otros, sino fundamentalmente porque las mayorías sociales han decidido hacer de nos minorias, y en ocasiones absolutamente marginales. Sólo en ocasiones de quiebras materiales como en 2011, se abren balcones de oportunidad por las catarsis abiertas en Crisis a disputar la ideología dominante y las relaciones sociales, incluidas las de producción y distribución. Y ello, sólo en ocasiones, pues como estamos viendo también estas circunstancias alimentan también las reacciones más contrarias representadas por los Abascal, Trump, Bolsonaro, Salvinis por el Mundo. No, no busques al responsable en un personaje, se llame Spiderman el traidor, Thor o el Capitán Araña, las cosas no son tan fáciles. Entre otras cosas por qué para lanzar una col o un tomate podrido sea a Pedro o Iglesias..., no es necesario. Y sobre todo porque no podemos igualar a los diferentes, y eso no son ellos -los actores principales- sino a los millones de actores secundarios que les dan vida. Es de todo punto de vista innecesario el acto de narcicismo que requiere la condena de lo que vamos a apoyar, eso sí, siempre se tenga claro que no se apoya una persona, sino a un personaje y no por lo que proyecta ante el mundo, sea obrero o no, sino por lo qué de personaje en tanto proyección de ese mundo que le da vida. Piensa en ello. Un cordial saludo.

    Hace 2 años 7 meses

  2. c

    PPa$.e d Sanchez ( C$ y Vx mismo programa economic ) : Lo d regular ls horas extrs es otra mandanga trilera : lo ha dejado a ls convenios d cada empresa cuando son casi inexistentes y cn la reforma laboral dl PP cn el poder menguado y podria haberlo hecho bien prohibiendo horas extras = 700mil empleos No sube SMI siquiera Firma CETAhttps://www.publico.es/politica/psoe-sanchez-sigue-apoyando-ceta-vota-congreso.html No reforma laboral https://www.elboletin.com/noticia/171974/economia/el-gobierno-tira-la-toalla-y-renuncia-a-tocar-la-reforma-laboral-de-rajoy.html No regula alquiler DEUDA Publica la politca economica d la drcha https://www.elboletin.com/noticia/172138/economia/la-deuda-publica-alcanza-un-nuevo-record-tras-aumentar-en-30.000-millones-en-el-ultimo-ano.html = privatizar = beneficio ricos mientras la banca es rescatada etc etc etc . No publica lista de amnistia fecal : estan los suyos . Quitan financiacion a la UCO-GC que investiga corrupción y narco . https://federacion.republicanos.info/2018/07/26/el-nuevo-gobierno-ignora-la-ley-general-de-seguridad-social-por-j-m-fernandez-ruiz/ . No modifican apenas el techo de gasto mientras la gente pasa urgentes necesidades básicas . No hace auditoria a la banca . "No es capaz" d hacer bajar la factura d la luz (= no quieren pqe trabajan pa ls multinacionales dnd les espera una PPoltrona) . No pide a la banca que pague rescate con los pisos de los desahuciados Baja impuestos a Socimi-fondos buitres especuladores d pisos alquiler . Sigue con el concordato . la menistra de medio ambiente dió el visto bueno a Castrol que produjo seismos , hubiera provocado contaminación y beneficiaba solo a las élites . a la presidenta del Banco Santander le gusta la menistra de economía . ayuda a parados de +52 años : piden 15 d cotizacion pero hasta la edadad 30 años gente precarizada y desp d 52 parados : es solo para ls d siempre, sus hijos de y ls tal

    Hace 2 años 7 meses

  3. D&G

    Esperaba más de ti (de vosotrxs) Emmanuel, hace falta un poco más de autocrítica en el sector Narcisismo 15-M. No es que prefirais estar lanzando la mierda al teatro en lugar de mancharos siendo la mationeta. Es que no habéis sabido estar en otro sitio. Por poner un ejemplo, la Fundación (vuestra fundación) a tenido becarios pagados por el Banco Santader (bueno, su fundación) y no ha pasado nada. Si hubierais ganado estaríais encantados de estar recibiendo las coles.

    Hace 2 años 7 meses

  4. Sonia

    Muy bueno. Lástima que no de cabida a la única gran fuerza política del mundo que arroja coles y orines a los personajes de cachiporra, el movimiento de mujeres.

    Hace 2 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí