1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Elecciones o la izquierda como problema

Tal y como muestra la derecha fragmentada, el espacio político electoral se amplía cuando las opciones son variadas y distintas. ¿Sucederá lo mismo en Madrid? Muy bien lo tendrían que hacer y muy bien lo tendrían que haber hecho

Emmanuel Rodríguez 1/04/2019

<p>Puño en alto.</p>

Puño en alto.

La Boca del Logo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

¡Hola! El proceso al Procès arranca en el Supremo y CTXT tira la casa through the window. El relator Guillem Martínez se desplaza tres meses a vivir a Madrid. ¿Nos ayudas a sufragar sus largas y merecidas noches de fiesta? Pincha ahí: agora.ctxt.es/donaciones

Los nervios de la campaña electoral deberían considerarse un síndrome de enfermedad profesional, en este caso de político profesional. El PSOE concurre cada vez más seguro de que la primera posición es suya, y que con suerte tendrá donde elegir: a su derecha con Ciudadanos, a su izquierda con Podemos. Por eso, para quienes por vocación o tradición son de izquierdas, y quieren a toda costa un gobierno con esta bandera, el problema es menos el PSOE, quien ha hecho de sobra lo que exigía su papel, que ese complicado conglomerado político que hasta hace dos días se llamaba el “bloque del cambio”. Conglomerado de geografía y composición variable, que en todas partes incluye a Podemos e Izquierda Unida, pero que en Catalunya añade a los Comuns de Ada Colau, en Valencia a Compromís, en Galicia al veterano BNG y otras fuerzas, en Navarra a Bildu e incluso a la franquicia del PNV (Geroa Bai), y en muchas ciudades a los llamados municipalistas, a la vez tan heterogéneos que no se sabría ni darles un rango común, más allá de la defensa de la democracia local.

El problema de este bloque, siempre desde una perspectiva electoral, es que hoy por hoy no garantiza una movilización electoral suficiente. La cuestión una vez más es la del principal sesgo del voto en este país, la de su principal partido, la abstención, que siempre cunde, y la vez espanta, más en el lado izquierdo y popular del espectro que en el derecho. Dos o tres puntos más de los esperados para el bloque del cambio y las elecciones tendrán el color rosado de la izquierda; dos o tres menos y vamos al “trifachito” con Casado como presidente y Rivera, como un Macron de parroquia, en Exteriores.

Dentro pues del bloque del cambio y de muchos de sus votantes: nervios, muchos nervios. Y el recurso a dos ficciones habituales en la tradición de la izquierda.

Primero: La ficción de la unidad. La preocupación se representa de forma paradigmática en la Comunidad de Madrid, en donde podría haber hasta tres candidaturas alrededor del PSOE (situarlas a su izquierda carece de sentido). Estas son la del Gramsci de Podemos, repentinamente envejecido y convertido en hombre de orden y Estado, Más Madrid: Errejón, “presente”; la candidatura del Podemos pata negra (esto es, del partido de Iglesias), a cuyo frente está la segunda hermana Serra, Isabel, tránsfuga a su vez de Anticapitalistas, en este vasto “corrimiento a la derecha” de la nueva política; y por último la candidatura con nombre desafortunado pero muy de izquierdas, “En pie”, liderada por IU y acompañada por Anticapitalistas, con cabeza en la figura de Sol Sánchez. Para el caso concreto de Madrid, que se repite en bastantes sitios, las razones de la fragmentación son fáciles de entender: Íñigo emprendió su camino en solitario tras su enfrentamiento con Pablo, camino de una nueva socialdemocracia nacional y patriota, bajo el ala de un PSOE renovado. Podemos quiso imponer a Izquierda Unida condiciones tan abusivas que esta ha amagado con concurrir por su cuenta, con otros expulsados, los Anticapitalistas. Y Podemos sigue siendo Podemos.

Y sin embargo, “Frente a la división, la izquierda grita unidad”. Este es el eslogan preferido por la izquierda (sobre todo de su parte oficial) contra sus críticos internos: así fue en Vistalegre II y así lo escuchamos de la mano de muchos de sus dirigentes. Los argumentos van desde el paternalismo hasta el pragmatismo; de la presunta confusión que produce entre los electores que existan dos o tres marcas casi iguales, hasta que la ley impone en Madrid un mínimo del 5% de votos para entrar en el Parlamento regional. Se podría hablar mucho de los presupuestos implícitos en el argumento (la defensa de las posiciones adquiridas, el ya mencionado paternalismo), así como de las ventajas de la fragmentación a la hora de repartir el poder y obligar a pactos entre élites distintas y enfrentadas.

No obstante, y por volver sobre Madrid, y siempre que no haya un acuerdo de última hora (todavía posible) entre Izquierda Unida y Podemos, las diferencias para el votante informado parecen claras, aunque seguramente no sean suficientes. Los centristas responsables pueden sentirse próximos a Errejón, los fan boys a Podemos, y la izquierda pata negra a En Pie. ¿Se trata de diferencias suficientes? Si fuéramos italianos, y si el suelo electoral no estuviera en el 5%, seguramente podríamos decir que estas diferencias son casi abismales. Pero la cuestión aquí es menos clara, cada una de ellas requiere del 5% de votos, y puede que todo el espacio se reparta menos del 20%. Tal y como muestra la derecha fragmentada, el espacio político electoral se amplía cuando las opciones son variadas y distintas. ¿Sucederá lo mismo en Madrid? Muy bien lo tendrían que hacer y muy bien lo tendrían que haber hecho. El problema en cualquier caso no parece que esté en la fragmentación o en la unidad, sino en otro lugar, que trato de investigar más abajo.

Segundo. La ficción del gobierno. O el gobierno como solución. Ejemplo paradigmático de esta ilusión es Podemos, en todas sus versiones y variantes, oficiales y escindidas. La paradoja de la ilusión de gobierno es que la izquierda en el gobierno decepciona siempre, o casi siempre. Un ejemplo, la alcaldía de Manuela Carmena, que en tiempo récord ha conseguido enfrentarse con casi todos los movimientos sociales de la ciudad, desde la vivienda hasta la defensa del patrimonio. Y que solo a mes y medio de las elecciones ensaya con algunas medidas estrella de dudosa credibilidad (como la suspensión de los alquileres turísticos según normativa) después de haberse saltado casi todos los puntos del programa. Ahora bien, si la izquierda en el gobierno decepciona ¿por qué seguir manteniendo la ficción del gobierno? ¿Por qué no combatir la desafección y la falta de credibilidad con algo más (o menos) que la promesa de gobierno? ¿Por qué no plantear la función de la izquierda en otros términos, más adecuados a hacer una oposición “en el gobierno” o fuera de éste contra los verdaderos poderes que operan en la sociedad?

Quizás resulte útil plantear el problema de la izquierda institucional desde otro lugar. Valga decir, si el bloque del cambio lo tiene tan difícil para movilizar el voto el 28A o el 26M es porque no tiene mucho crédito en la sociedad. O dicho de otro modo: el problema de la izquierda hoy es su separación de todo lo vivo que corretea en el subsuelo de esta sociedad.

La experiencia de la nueva política ha sido, ante todo y sobre todo, la de la formación de una nueva clase política, un cuerpo de líderes mediáticos, representantes, asesores, burócratas de partido, liberados que viven del presupuesto público. Si algo resulta escandaloso del chalet de Iglesias, no es que quiera vivir embutido de la “ideología de la clorofila” en los suburbios serranos de la capital, sino el estándar que representa el chalet: pareja de profesionales de éxito y con responsabilidades públicas por las que-merecen-todo, servicio doméstico y alto estatus social. Traduzcan: clase política. En efecto, lo más sorprendente de la nueva política es su rápida obsolescencia programada. No han aguantado ni 24 meses de responsabilidad pública. ¡Bendito asalto a los cielos!, pueden decir los conservadores de este país.

Otro ejemplo. Los sociogramas son un técnica sociológica. Básicamente tratan de encontrar las relaciones en un grupo humano, al tiempo que califican la calidad y naturaleza de estos vínculos. La misma disciplina tiende a considerar, de forma algo gruesa. la existencia de “grupos primarios”, organizados en torno a vínculos de intimidad, amistad o familia; y aquellos que llama “secundarios”, que se organizan por normas y reglas. Se podría pensar que la organización política o el partido es el grupo secundario por excelencia. Pues bien, lo que muestra un simple análisis es que Podemos y muchas otras experiencias del cambio se organizan antes como superposiciones de grupos primarios que como estructuras ideológicas con canales de decisión y de organización reglados.

El asunto adquiere perfiles escandalosos cuando pensamos en las direcciones políticas. El vínculo más potente en las cúpulas no es el de una suerte de meritocracia compartida basada en la militancia o en el saber, es sobre todo las relaciones íntimas. Ser amigo de la infancia de, haber sido amante de tal o cual figura, ser pareja de (con indistinción de género, pero con una enorme circulación de capital político y capital erótico) es sin duda el gran sello de fidelidad, y por lo tanto de promoción interna. Con estos mimbres, obviamente, resulta difícil esconder el carácter arbitrario y oportunista de la nueva clase política.

Recientemente la líder madrileña de Ciudadanos, Begoña Villacís, no sin mala baba, respondía a la fragmentación de la izquierda madrileña, “no es fragmentación, es descomposición”. No le falta razón. El problema del 28A, como el de las elecciones locales y autonómicas de mayo, reside en el rápido desgaste de la política del cambio, hoy convertida (no es casualidad) en nueva-vieja izquierda. Más allá de los resultados electorales, que no serán óptimos, la gran pregunta está en su capacidad o no de reinventarse a partir del verano. Entonces se convocará un Vistalegre III, se oirán las voces de quienes sucederán a Iglesias, se verá qué hace Izquierda Unida y el resto de pequeños actores.

Valga decir, que si todo esto se sigue produciendo con la total indiferencia hacia cualquier iniciativa social consistente y se sigue enredado en el actual juego de minorías, el resultado será más de lo mismo. Para las próximas elecciones un buen estímulo consistiría en empezar a reconocer el problema, elemento fundamental para ganar cualquier atisbo de credibilidad. Quizás con eso, se estaría en la senda de conquistar esos dos o tres puntos porcentuales que determinarán el resultado.

¡Hola! El proceso al Procès arranca en el Supremo y CTXT tira la casa through the window. El relator Guillem Martínez se desplaza tres meses a vivir a Madrid. ¿Nos ayudas a sufragar sus largas y merecidas noches de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Emmanuel Rodríguez

Emmanuel Rodríguez es historiador, sociólogo y ensayista. Es editor de Traficantes de Sueños y miembro de la Fundación de los Comunes. Su último libro es '¿Por qué fracasó la democracia en España? La Transición y el régimen de 1978'. Es firmante del primer manifiesto de La Bancada.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Jorge

    El repliegue de la izquierda hacia territorios no-institucionalizados requiere necesariamente el triunfo electoral de la derecha. Ergo el autor está implícitamente recomendando el voto para los verdaderos partidos que facilitarán el cambio, elija usted mismo: Partido Popular, Ciudadanos y Vox. Chapeau.

    Hace 3 años 5 meses

  2. Canito

    Vistaalegre lll nombre de asador gallego

    Hace 3 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí