1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Nzang Nzé Ada / Feminista guineana

“Con el capitalismo, el matrimonio se convirtió en un negocio que da muchos beneficios a algunos”

Lucía Mbomío 17/04/2019

<p>Nzang Nzé Ada. </p>

Nzang Nzé Ada. 

plataforma dieciseis novenos

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

¡Hola! El proceso al Procès arranca en el Supremo y CTXT tira la casa through the window. El relator Guillem Martínez se desplaza tres meses a vivir a Madrid. ¿Nos ayudas a sufragar sus largas y merecidas noches de fiesta? Pincha ahí: agora.ctxt.es/donaciones

“Me llaman Anastasia Nzang Nzé Ada. Digo me llaman, porque nadie me preguntó cómo me gustaría llamarme. Anastasia me lo puso el cura, Nzang, mi padre, por su hermana, Nzé es el nombre de mi padre y Ada el de mi madre. Me gusta que me llamen Nzang Nzé Ada”.

Así se presenta una de las voces más destacadas del feminismo en Guinea Ecuatorial. Lleva 70 años, los que tiene, cuestionando un orden establecido que relega a las mujeres a ser para los hombres y no para sí mismas. En sus carnes ha vivido el yugo de la dote y la violencia de la poligamia que le obligaron a abandonar su país en barco, rumbo a España, con las manos vacías y acompañada, únicamente, por el menor de sus cuatro hijos. Pese a tener unos inicios durísimos, su esfuerzo le valió un empleo primero en el área de migración y más tarde en  cooperación. Hace una década, decidió regresar a su tierra y fundó una ONG para intentar que ninguna mujer tenga que tener una vida como aquella de la que se escapó ella.

¿Cómo era la sociedad de Anastasia niña?

Muy parecida a la de ahora: machista y, sobre todo, patriarcal. Desde mis seis años, siempre me ha gustado leer, estudiar y atreverme a casi todo. Mi maestro habló con mis pobres padres, para recomendarles que me apoyaran en los estudios ya que a mí me gustaban. Hay que pensar que eran tiempos en los que solo se preparaba a las niñas para casarse y para ser buenas esposas: sumisas y trabajadoras. En mi pueblo se rumoreaba que acababa de morir un hermano mío al que no conocí y justo, poco después, llegué yo, una niña, cuando mis padres esperaban un varón, por eso, a mi padre no le importó educarme “como un niño”.

Su actitud le granjeó problemas en el poblado, en la Casa de la Palabra, el lugar en el que se reunían los hombres. Le decían que desde cuándo una niña iba a la escuela. Él, por su parte no les respondía, pero me dejaba. Tanto mi padre como mi madre me educaron inculcándome los valores de libertad, independencia y responsabilidad, de tal forma que, con ocho años, ya tenía un prometido al que yo misma había escogido: él tenía diez. Nos prometimos porque nos sentábamos en el mismo banco en la escuela, los dos sacábamos buenas notas y jugábamos siempre en los mismos grupos, etc. Nos casamos cuando yo cumplí 22 años y por deseo propio. No todas las mujeres han podido hacerlo así, a algunas las casaban con solo doce o, incluso las apalabraban estando en el vientre de su madre.

Ser mujer era duro...

Implicaba tener muchos deberes y obligaciones, nunca derechos individuales, pero sí algunos colectivos: una esposa por la que se hubiera entregado una dote era “propiedad” de la tribu. Eso, de alguna manera, le convertía en sagrada, intocable, columna del hogar… Todo se controlaba desde la Casa de la Palabra, donde se ejercía el control social.

Según fui creciendo, aprendí que la dote la reunía todo el poblado aportando “bikuele” (“dinero” del clan Fang, una de las etnias del país, forjado en metal); que, precisamente por lo anterior, una mujer por la que se hubiera entregado una dote pertenecía a todo el poblado; que la primera esposa, en un matrimonio polígamo, era intocable y que la dote, en realidad, era un símbolo, no era exactamente dinero, ya que que solo servía para casarse.

Como era una sociedad colonizada, imagino que no se diferenciaba mucho la situación de la mujer guineana de la que vivía la española de aquella época (los cincuenta), salvo porque la guineana era objeto colonizado, mientras que la mujer española de entonces era objeto del país colonizador, con todo lo que eso supone.

¿El significado simbólico de la dote ha cambiado con el tiempo?

La dote tenía mucho peso, pero ya había dejado de ser un símbolo, porque los colonos trajeron el dinero, así que se acabó el trueque. En mis tiempos, la dote era de 5.000, 10.000 o hasta 25.000 de las antiguas pesetas. Ese dinero solo servía para casar a la mujer, no compraba nada. A medida que la independencia avanzaba y teníamos ya el neocolonialismo, el capitalismo, el matrimonio se fue convirtiendo en un negocio de compraventa y actualmente da muchos beneficios para algunos. “Casualmente” es un hombre el que da el dinero de la dote (el padre o familia del novio), es otro el que lo recibe (el padre, hermano de la novia) y el objeto de esta compraventa es la mujer. El matrimonio tradicional se ha convertido en un acto de compraventa, gracias a las grandes cifras que se alcanzan para el intercambio de una cosa llamada niña o mujer…

las mismas mujeres sin derechos dicen que no se pueden perder las tradiciones y los hombres me acusan de estar en contra de las culturas africanas

Desde 2006, existe un proyecto de ley del Código de la Persona y de la Familia, que no tiene perspectivas de ser aprobado por el Parlamento, ya que los hombres, que son la mayoría en esta institución, dicen que en el momento de separación o divorcio no pueden repartir sus bienes con su otro bien (su mujer)… Cuando trataba el asunto de la dote con los notables del poblado, en unas charlas informativas para recopilar las opiniones de mujeres y hombres, uno de ellos me dijo: estamos de acuerdo con casi todo el contenido del proyecto de ley de protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra la mujer, pero el tema de la dote lo dejamos para otro día. Una lástima, teniendo en cuenta que una de las causas profundas de la violencia domestica (física, psicológica, económica, sexual…)en Guinea Ecuatorial es precisamente la dote, da igual que se conciba como símbolo o como compraventa…

Todo es difícil de cambiar ya que las mismas mujeres sin derechos dicen que no se pueden perder las tradiciones y los hombres me acusan de estar en contra de las culturas africanas…

¿Y qué hay de la poligamia? ¿Qué consecuencias tiene para las mujeres?

Siempre ha existido la poligamia en Guinea Ecuatorial, sobre todo, en el grupo étnico Fang y tiene consecuencias nefastas en las mujeres y en las niñas. En un hogar polígamo, la violencia es común: entre las esposas, entre los hijos e hijas, entre las esposas contra el esposo y entre el esposo contra las esposas y los hijos e hijas.  Además, es un foco de propagación del VIH/SIDA.  En las uniones polígamas, todo el hogar acaba muy perjudicado, pero quienes se llevan la peor parte son la mujer y la niña. No le encuentro nada positivo y lo sé por experiencia propia.

En términos generales, ¿la maternidad es una imposición social o un deseo?

Siempre ha sido un “pecado mortal” no ser madre y ser soltera en la sociedad Fang. Pero, algunas jóvenes comienzan ya a defender sus derechos sexuales y reproductivos, de modo que deciden no casarse y no tener hijos. Pero es como separarte o divorciarte, puedes enfrentarte a que el poblado, el clan o la familia te repudien. Salirse de las reglas tradicionales impuestas es sinónimo de repudio y lo digo por experiencia propia también.

A las niñas embarazadas forzosamente les son violados todos sus derechos humanos, ya que abandonan la escuela por obligación

Pero hay más, en la tradición Fang los hijos y las hijas son siempre de los hombres ya sea dentro o fuera del matrimonio. Si la mujer está casada, tanto ella como sus vástagos pertenecen al pueblo que ha cotizado para reunir la dote. Por así decirlo, son como los productos o bienes que produce la dote. De ahí que si la mujer se empeña en separarse o divorciarse del marido, no solo devuelve la dote, sino que todos los bienes producidos (hijos, hijas, coches, casas…) son de la familia del exmarido, así que le toca marcharse con lo puesto, cosa que a mí me ha tocado vivir.

En el caso de las mujeres que son madres solteras, las hijas e hijos pertenecen a los padres de ella o a sus hermanos.

Desgraciadamente, en Guinea Ecuatorial parece que es un “deporte nacional” lo de “quedarse embarazada” y el “no reconocer los embarazos dados”.  A las niñas embarazadas forzosamente les son violados todos sus derechos humanos, ya que abandonan la escuela por obligación, puesto que en la Ley General de Educación, quedarse embarazada es uno de los delitos del alumnado. El problema es que la única que es penalizada es la niña a la que se le obliga a abandonar, mientras que el padre continúa estudiando. La impunidad domina en Guinea Ecuatorial.

¿Es posible abandonar esas construcciones exógenas? ¿Usted pudo zafarse de su matrimonio polígamo?

Sí, pero me costó. Al abandonar el hogar no quisieron aceptar la demanda de separación en ningún juzgado –no existía entonces ley de divorcio, tampoco ahora, ojo– hasta que, por fin, accedieron en uno. Sin embargo, el padre de mis hijos e hija no quiso darme el divorcio y exigió al juez que sentenciara la separación definitiva, pero todos menos el pequeño –que era lactante– debían quedarse con él. Esa sentencia también disponía que yo, como madre, no podía estar a más de 100 metros de mis hijos e hija.

En los años siguientes las pasé canutas, no podía ni solicitar un pasaporte ni nada de la administración sin la autorización marital, padecí muchas presiones familiares y ni siquiera podía estar con mis hijos e hija, etc.

Una día decidí ir a España con mi pequeño en barco y prácticamente sin despedirme de nadie. Con él estuve en el centro de madres solteras de Santa Marta, en la provincia de Salamanca. Trabajaba cosiendo camisones para pagar la guardería y el resto del día lo dedicaba a estudiar Formación Profesional. Al no encontrar nada, una vez salí del centro me fui a Sevilla donde comencé como interna, pasé a ser externa y eso me permitió entrar en la Escuela Universitaria de Ciencias Empresariales de la Universidad de Sevilla. Tras mucho sufrimiento, porque mis hijos e hija, que se quedaron con su padre, me escribían sobre su mala situación y yo, a tantos kilómetros, no podía hacer nada, finalmente recuperé primero a mi hija –tras cuatro años separadas– y a sus hermanos –después de una década sin poder verles–. Una vez adquirí la nacionalidad española, las cosas fueron un poco más fáciles.

¿Europa le ha hecho más feminista?

Es un error pensar que buscar la igualdad es algo exclusivamente blanco y europeo, lo que pasa es que la militancia es diferente. Ya desde la colonia había feministas, en Guinea Ecuatorial teníamos a la sra. María Jesús Ayecaba, que estaba en política junto con Acacio Mañe o Enrique Nvó, padres de la independencia. Tradicionalmente, desde la colonización las mujeres protestaban y reivindicaban sus derechos con canciones, danzas, teatro, en las fincas, en las cocinas… se quejaban por las injusticias basadas en el género.

desde la colonización las mujeres protestaban y reivindicaban sus derechos con canciones, danzas, teatro, en las fincas, en las cocinas

En la actualidad, habría que aprovechar estas manifestaciones consuetudinarias, ya que se reconoce el derecho a la igualdad formalmente en la Constitución pero las mujeres no lo conocen en la práctica, por lo que no pueden ejercerlo ni exigirlo y la sociedad se aprovecha de ello. Todavía existe mucho analfabetismo, sobre todo femenino. Para mí, el feminismo es una ideología, es una forma de concebir la vida, es una forma de trabajar y de vivir. Solo en África, no se puede contar cuantas feministas hay de diferentes edades y diferentes épocas.  

Decidió volver a Guinea después de muchos años, ¿ha encontrado cambios en el país, en cuanto a la situación de la mujer se refiere?

He encontrado muchos cambios, pero en relación a los temas de igualdad entre mujeres y hombres en todos los ámbitos, ya sea empoderamiento de las mujeres y las niñas o protección de sus derechos humanos, debo decir que casi ninguno. Por ejemplo, ha disminuido el analfabetismo, pero entre las mujeres es de un 80%; ha aumentado el materialismo de modo que ha desaparecido la solidaridad tradicional; por otro lado, ha desaparecido el respeto a la vida y se producen asesinatos que quedan impunes.

La violencia contra las mujeres y las niñas se está visibilizando, pero para los hombres ha aumentado la violencia contra ellos, no tenemos un código de la familia o código civil, se siguen utilizando las leyes españolas de la colonia. Sin olvidar las desigualdades en la política, en la economía, etc...

En fin, no está todo perdido, por suerte están surgiendo unas feministas ecuatoguineanas jóvenes que pisan fuerte (Melibea Obono, Francisca Roca, Pamela Nze, etc.), aunque trabajan a contracorriente y no es fácil. La gente dice que es mi culpa, que les enseño a ser como son.

En Guinea trabaja con mujeres, ¿qué es lo que hace exactamente?

Fundé una ONG llamada Igualdad por los Derechos Humanos de la Mujer en África (IDHMA). Con las mujeres, directamente, casi no hacemos nada, pero armamos mucho ruido para divulgar, difundir y crear conciencia en torno al 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer; mucho ruido en torno al  31 de julio, Día Panafricano de la Mujer; en torno al 25 de Noviembre, Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer (Campaña Nacional 16 Días de Activismo contra la Violencia de Género en Guinea Ecuatorial de cada año, con o sin recursos.

Durante estos eventos, realizamos talleres o seminarios sobre los derechos, la violencia contra la mujer, las prácticas tradicionales nefastas, la participación política, los derechos de las mujeres rurales, etc.

Actualmente, IDHMA, con el proyecto Punto de Información Juvenil de Guinea Ecuatorial, financiado por la UE, está centrada en la educación sexual integral para adolescentes jóvenes (de 10  a 14 años) y adolescentes mayores (de 15 a 20 años), porque desde que entró en vigor una Orden Ministerial en septiembre de 2016 –que obliga a realizar el test de embarazo antes de matricularse en los centros educativos y prohíbe que asistan a ellos las niñas embarazadas– casi toda Guinea Ecuatorial está alarmada, pero no se dan alternativas a las menores que abandonan la escuela por haberse quedado embarazadas.

¿Cambiar la sociedad en temas de machismo pasa también por trabajar con los hombres? ¿Se hace? ¿Está teniendo resultado?

Existen hombres simpatizantes de las temáticas de igualdad de género, la discriminación de género, violencia de género, etc. porque tienen solo hijas y les preocupa que el día de mañana sufran. Con todo, no apoyan abiertamente la causa, quizá por miedo al qué dirán.

En los talleres y seminarios que organiza IDHMA, los hombres jóvenes dicen que conspiramos contra ellos. Supongo que siempre pasa eso con lo desconocido. Nuestros seminarios se dirigen más a miembros de las organizaciones de la sociedad civil, pero nuestros temas  (igualdad entre los géneros, empoderamiento, protección derechos humanos de las mujeres y de las niñas) no son atractivos para la mayoría de los hombres. Sin embargo, hay esperanza, puesto que es lo último que se pierde.

¿Es un ejercicio de valentía reconocerse como feminista en Guinea Ecuatorial?

Claro, necesitas ser valiente para reconocerte abiertamente como feminista. La gente concibe el feminismo como lo contrario del machismo y yo les repito, constantemente, que están equivocados. Hay muchas mujeres machistas, también. El feminismo es emancipación, empoderamiento de las mujeres y de las niñas que, desde hace siglos, según la balanza de la igualdad, siempre están a la baja…

No obstante, considero que el feminismo está calando muy hondo entre las jóvenes, especialmente, entre las que son escritoras. Creo que se puede decir que ha venido para quedarse.

¿Quiénes son sus referentes femeninos y feministas?

Todas las  feministas del mundo, en particular, mis colegas españolas, andaluzas que me han enseñado mucho (si digo sus nombres no acabaría nunca). Aparte, Simone de Beauvoir, Marcela Lagarde, Evangelina Garcia, Aminata Traoré (Investigadora de Mali y activista), Bineta Diop (Presidenta de Femmes Afrique Solidarité, GIMAC, Senegal), Remei Sipi (escritora y editora  de Guinea Ecuatorial), pero sobre todo, mi madre y mi padre, por apoyarme en todo momento para estudiar, a  pesar de la extrema pobreza en la que vivíamos y a que ninguno sabía ni leer ni escribir.

¿Cómo ve el futuro?

Soy muy optimista, gracias a esta nueva generación de jóvenes mujeres que están haciendo que el feminismo esté calando en Guinea Ecuatorial. Pienso que valió la pena llegar a Malabo un 28 de febrero de hace diez años.

¡Hola! El proceso al Procès arranca en el Supremo y CTXT tira la casa through the window. El relator Guillem Martínez se desplaza tres meses a vivir a Madrid. ¿Nos ayudas a sufragar sus largas y merecidas noches de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Lucía Mbomío

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí