1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Pepu Hernández / Candidato del PSOE a la alcaldía de Madrid

“Tenemos que presionar al mercado para atenuar el precio de la vivienda”

Gorka Castillo 18/05/2019

<p>Pepu Hernández. </p>

Pepu Hernández. 

ROSA MUÑOZ

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

A José Vicente Pepu Hernández  (Madrid, 1958) siguen viéndole en una cancha de baloncesto. Le ha ocurrido esta misma semana cuando un conocido entrenador de la NBA le llamó para citarse en la Final Four de la Euroliga que ahora se celebra en Vitoria. “¡No sabía que estaba en política!”, dice con la voz alta y rotunda. Con este cambio, aspira a devolver al PSOE el gobierno del Ayuntamiento de Madrid que perdió hace más de dos décadas para adentrarse en una época de tinieblas, llenas de zancadillas, guerras y armisticios. “Llegamos en un buen momento, con el triunfo electoral del 28-A y con una concepción conjunta de que somos un equipo”, asegura este estratega que en 2006 llevó a la selección española de basket al único título mundial de su historia. “La clave de aquel éxito es la misma que ahora: respeto, generosidad y confianza”, añade. Y de esto último le sobra. Habla como un profesor y explica una cosa las veces que hagan falta para que se entienda bien. “Madrid necesita mucha igualdad”, concluye. Cercano y austero a más no poder, Pepu Hernández, el maestro del Magariños, emblema de la Demencia estudiantil, salta a la arena política como un outsider al trono de hierro. “No hablemos de pactos. Lo primero es que la gente llene las urnas, que vote masivamente porque será crucial”. Como conversador nato que es le advierten en dos ocasiones que el tiempo en política no es el lento contador del baloncesto pero sigue a lo suyo, saltando de un tema a otro y luego a otro para regresar a la esencia de su ser, la de un soñador empedernido. “Si queremos ver un Madrid en color, atractivo y con buena convivencia necesitamos que el control municipal siga en manos de fuerzas progresistas”, sentencia.

¿Cómo una persona como usted, que se ganó la confianza de miles de ciudadanos con sus éxitos en el baloncesto, puede convencer a los madrileños de que también es la mejor opción para gobernar una ciudad con 4 millones de habitantes?

Hombre, es complicado porque estoy acostumbrado a trabajar con grupos mucho más pequeños pero me están ayudando en esta línea aunque creo que no hay mucha diferencia entre la dirección de un equipo que se dedica a competir con la dirección de un equipo que se dedica a transformar. La formación de equipos es algo básico y la política funciona fundamentalmente a través del trabajo en equipo. Si nos guiamos por el respeto, la confianza y la generosidad creo, sinceramente, que tendremos capacidad para dar muchas respuestas a todo lo que necesitan los madrileños.

Los jóvenes nos están advirtiendo que no tenemos un planeta B, es decir, que no tenemos alternativa

Javier Marías definió Madrid como “un sitio impracticable, sucio, urbanísticamente criminal y con un centro a mitad de camino entre una favela y Beirut en guerra”. ¿Cómo la describe usted?

(Risas) Pienso que exageraba bastante. Yo describo Madrid como una ciudad tremendamente acogedora. Como una ciudad que es historia, que es patrimonio, convivencia pero que tiene problemas de desequilibrio y desorden. Que también tiene problemas de una cierta suciedad porque determinados contratos y políticas de derecha nos ha llevado a unas complicaciones tremendas. Ha tenido hasta problemas de deuda muy grandes. Madrid necesita mucha igualdad en todos los sentidos, empezando por las oportunidades de las personas, algo esencial si se quiere construir un futuro. Y sobre todo a Madrid le falta una sostenibilidad muy especial. El Madrid del futuro comienza pasado mañana. Los jóvenes nos están advirtiendo de que no tenemos un planeta B, es decir, que no tenemos alternativa. Por eso estamos obligados a trabajar desde hoy mismo con esta variable porque es una realidad de la que no podemos huir.  

Estamos un barrio gentrificado del centro y repleto de turistas que caminan de aquí para allá. ¿Le gusta este Madrid?

Me gusta más cuando los barrios son barrios y todos tienen el potencial que tiene el centro de la ciudad porque creo que Madrid tiene una energía muy grande pero que no traspasa la M-30. Parece que sólo se está trabajando para el centro que es importante, qué duda cabe, pero también lo es la periferia. En esta ciudad hay 21 ciudades, algunas tan grandes como A Coruña y Granada, hay distritos como Carabanchel que tienen 248.000 habitantes y que, por lo tanto, tienen necesidades muy grandes. Ya me gustaría que todos los barrios siguieran pareciéndose a lo que siempre fueron los barrios. Que el centro fuera otro barrio pero es indudable que presenta problemas de gentrificación y de desaparición de sus habitantes. Es atractivo pero me gustaría que esa percepción se expandiera a otras zonas de la ciudad y sobre todo me encantaría ver a más niños jugando en la calle. Sería el síntoma de crecimiento del Estado del Bienestar.

 me gustaría que todos los barrios siguieran pareciéndose a lo que siempre fueron los barrios

Usted se presenta como independiente. ¿No teme que esa condición pueda pasarle factura dentro de un partido como el PSOE? Mire lo que ha sucedido con Manuela Carmena.

Mi independencia es relativa pero la autonomía existe. Y mis propuestas están siendo refrendadas por todas las fuerzas del partido en todos los sentidos, incluso percibo que mi candidatura está siendo más respetada y apoyada en todo momento. Por lo tanto, adelante con ello. Si sirvo para ayudar en la mejora de Madrid y, sobre todo, para poner en común a un equipo que me parece vital para conseguir cosas pues será un éxito indudable. Pertenezco a un partido que tiene historia y experiencia de gobierno. Y ese potencial es tremendo. Lo que es obligatorio es ponerse de acuerdo de antemano y da la impresión de que en el caso de Manuela Carmena han necesitado años para empezar a ponerse de acuerdo en su formación. Nosotros resolvimos este problema en casa. Ahora, ojalá podamos hacerlo con las distintas administraciones porque creo que para Madrid es muy importante una coordinación perfecta con la gobierno regional, algo que no ha existido casi nunca incluso teniendo el mismo color en Ayuntamiento y Comunidad, y también necesita del gobierno de España para que aporte la importancia que tiene Madrid porque, no lo olvidemos, se debe considerar que es la capital del país, de la Comunidad y es una urbe con 3,3 millones de habitantes con un área metropolitana con grandes necesidades que exigen una coordinación permanente.

Lo decía porque el PSM viene de años tumultuosos, de guerras civiles, la última hace cuatro años.

Sinceramente, creo que se ha pacificado. Veo al PSM, y al PSOE en general, con un orden interno y una puesta en común muy seria. Estamos en un buen momento. Los socialistas ganamos en las elecciones del 28 de abril y tenemos que seguir insistiendo en el proyecto conjunto. Si queremos ver un Madrid en color, atractivo y con buena convivencia necesitamos que el control municipal siga en manos de fuerzas progresistas.      

¿Estaría dispuesto a pactar un Gobierno municipal presidido por Manuela Carmena?

No hablemos de pactos porque primero tienen que llenarse las urnas y hay que movilizar a nuestra gente pero a partir de ahí te lo diré claramente: quiero ver un Madrid progresista, que siga en una buena línea de trabajo porque creo que hace falta mucha más gestión de la ciudad de la que se ha hecho. Pienso que Ahora Madrid podía haber aprovechado mucho mejor estos últimos cuatro años del gobierno. Ojalá que ahora puedan ser un apoyo para llevar a la práctica lo que estamos proponiendo de cara a la próxima legislatura.

Ahora Madrid podía haber aprovechado mucho mejor estos últimos cuatro años del gobierno

Han pasado seis meses desde la implantación de Madrid Central y la polémica por la restricción del tráfico no cesa. ¿Cree que hubo precipitación?

Puede ser que la hubiera pero por otros motivos. Se trata de una idea del Partido Socialista antes de Manuela Carmena y la han llevado a la práctica. Perfecto. Creo que es la línea en la que hay que trabajar y han trabajado otras ciudades en el resto del mundo. Ahora, yo pregunto: ¿se puede mejorar? La respuesta es que sí. ¿Cómo? Con mejor información porque parece que en un momento determinado se ha decretado una zona nuclear donde no podía pasar nadie y no es cierto. Se puede desarrollar para ejercer un control medioambiental, hay que revisar las 400.000 calderas de carbón que siguen funcionando en la ciudad, la gran mayoría de ellas en el Madrid Central y, por encima de todo, hay que hablar con todos los agentes afectados por este proyecto, es decir, con vecinos, comerciantes, con mejoras del transporte público sabiendo que no todas las competencias son competencias del ayuntamiento. Pero ojo, no sólo hay problemas de contaminación en Madrid Central. Existe en toda la ciudad y tenemos que seguir actuando para que esos índices no sean un riesgo para la salud pública. Porque parece que este es un conflicto que otros partidos políticos lo tienen totalmente olvidado. La lucha contra la contaminación debería estar prendida en el ADN de todas las formaciones porque tiene que ser ya. Sin demora ni excusas.  

La lucha contra la contaminación debería estar prendida en el ADN de todas las formaciones

La percepción ciudadana es que la administración local no hace lo suficiente por atajar el precio de la vivienda y los desahucios. ¿Dónde establece el límite a esos fondos buitres que compran edificios enteros y expulsan de forma violenta a los inquilinos?

Es un problema tremendo aunque sólo hubiera una familia afectada. Y es cierto que se está haciendo poco para dar una respuesta habitacional y paliar este problema brutal y, en muchos casos, desgarrador. Tenemos que ver cómo podemos solucionarlo. Los desahucios llegan con conflictos con los bancos, después con los arrendadores, en fin. Es muy duro. El ayuntamiento debe facilitar siempre la vivienda a la gente, ser muy sensible con este tema. El problema de la vivienda en Madrid, no sólo de los desahucios, es tremendo. Estamos asistiendo a una pérdida de capital humano y de talento muy grave. Los jóvenes se van de la su barrio e incluso de la ciudad porque en los últimos 5 años han subido un 42% los precios de los alquileres. Madrid es una capital europea y tenemos que serlo también en este asunto. Hay ciudades que tienen hasta el 25% de la vivienda en alquiler mientras que aquí no tenemos ni el 2%. Pues caminemos hacia esa cifra para que los precios se equilibren y sea más factible que una familia o un joven pueda pagarlo. Vamos a ver cómo ejercemos una presión especial sobre el mercado para atenuar esta situación.

Usted citaba que mejorar la situación medioambiental de Madrid es prioritario pero está relacionado con un tema crítico en las grandes ciudades como la movilidad. En algunos barrios siguen quejándose de falta de equipamientos.

Hay un desequilibrio entre los distritos que es evidente. Sólo debemos observar la configuración de la ciudad. En el norte de Madrid están las oficinas de las grandes empresas, los centros económicos. En el sur, en cambio, se ubican las escombreras, las incineradoras, etc. Hay que vigilar de cerca los problemas que tienen y ahí la movilidad es importantísima. Los nuevos modelos no obligan a cambiar el modelo energético, el uso restringido del coche, crear aparcamientos en el extrarradio de la ciudad apoyados en un mejor transporte público no sólo con el centro sino con los barrios de fuera de la M-30. Hay que facilitar medios de transporte como la bicicleta. En Madrid estamos en el 1% de su utilización mientras que en Sevilla ya están en el 6%. Eso es una barbaridad pero para ello hay que poner unos buenos carriles bici que no se conviertan en calles-bici o aceras-bici. Hay que mejorar la convivencia en este sentido. Y prioridad absoluta para el peatón. Las ciudades son para el peatón. Hay que aprender a disfrutar del paseo por Madrid, de lugares seguros para caminar para todos y especialmente para las mujeres y los niños. Pasear es muy sano.

Las ciudades son para el peatón

¿Qué opina del modelo urbanístico de la anterior corporación? Me refiero a macroproyectos como la de Chamartín o Canalejas, que tantas críticas le están suscitando al gobierno municipal.

Hay cuestiones para la mejora de una ciudad que no son incompatibles con el desarrollo económico pero sí con la especulación, con actividades que tradicionalmente ha hecho la derecha que sólo han generado perjuicios a Madrid.

Pero el plan de Chamartín se ha producido con la izquierda en el ayuntamiento.

Perdón, me gustaría matizar algo. Lo que ha hecho la derecha durante 24 años es asentar un modelo de suelo donde se permitía construir desarrollando un crecimiento sin planificación alguna. Ha habido un descontrol absoluto. No se ha edificado vivienda social ni se ha pensado en el equilibrio de los barrios. Nada. Ahora bien, si usted me pregunta si en estos últimos cuatro años ha habido algunas actuaciones que se hayan parecido a lo que hacía la derecha le diré que es posible. A lo mejor lo que ha pensado la anterior corporación es cómo se puede mejorar esa herencia negativa de la derecha. La Operación Chamartín es mejorable. Por ejemplo, en lugar del 20% de vivienda pública planificada se podría subir al 50% con distinto grados de protección y no pensar únicamente en las oficinas y los rascacielos. ¿Por qué no se va hacer? Por eso mismo prefiero denominar a este tipo de actuaciones “oportunidades”.  Pueden servir para igualar Madrid, para ir resolviendo poco a poco el problema de la vivienda sin olvidar que allí hay una estación de tren importantísima para las comunicaciones con el resto de España.

La Operación Chamartín es mejorable

¿Contempla una concejalía de Igualdad con recursos suficientes en su equipo municipal?

Para nosotros es imprescindible. Nuestros ejes básicos de gobernabilidad son igualdad, sostenibilidad y desarrollo a condición de que se cumplan los dos primeros pilares. A partir de ahí podemos hablar del resto de cuestiones, de urbanismo, sociales, puramente sociales para las distintas ciudades que hay dentro de Madrid. Una, por ejemplo, está compuesta por 280.000 habitantes mayores de 80 años, otra por 1,7 millones de mujeres muchas de ellas afectadas por una doble o triple desigualdad.

Incide mucho en la importancia de la transmisión de valores colectivos y la formación académica de la ciudadanía. ¿Está perdiendo Madrid su personalidad histórica con tanta especulación y mercadeo urbanístico?

Yo no quiero que lo pierda. Primero porque en esta ciudad no se pregunta a nadie de dónde viene. Todo el mundo tiene cabida. Es una urbe diversa, muy acogedora, donde todo el mundo se adapta rápidamente. Pero es cierto, quiero que no pierda un gramo su carácter educado. A mí me gusta decir que Madrid es una ciudad-escuela donde los más veteranos deben continuar transmitiendo los valores históricos, culturales y patrimoniales a lo más jóvenes.

Ahora que habla de carácter propio, una de las características más peculiares de Madrid siempre ha sido el dinamismo de los barrios a la hora de organizarse pese a que la dinámica política intenta no incomodar mucho a las élites.

Es algo que no entiendo del todo porque las aportaciones de las asociaciones de vecinos son imprescindibles para un gobierno municipal. Nadie mejor que ellos para conocer las necesidades de un distrito o de un barrio. Saben perfectamente lo que pasa y quienes nos comunican sus opiniones, las cosas que están bien hechas, sus críticas y sus propuestas para mejorar en conjunto. No podemos perder nunca ese contacto. El movimiento asociacionista es una pieza imprescindible para mantener esta ciudad viva y para ello debemos hacer esfuerzos para mejorar las medidas de participación que, en mi opinión, han sido muy limitadas. Hay que profundizar en la descentralización para que los distritos tengan más presupuesto, más competencias y hagan más política de cercanía. Eso enriquecerá esta ciudad. Lo tengo clarísimo.

El movimiento asociacionista es una pieza imprescindible para mantener esta ciudad viva

En una ocasión reconoció que su sueño de juventud era haber sido un jugador de baloncesto tan extraordinario que el Madrid venía a ficharlo pero usted le rechazaba. ¿Lo sabe Florentino Pérez?

(Risas) No, creo que no he tenido la oportunidad pero eso está en el contexto del Ramiro cuando éramos jóvenes. Éramos el reducto de los galos que no caían bajo el poder del Imperio Romano pero no éramos antinada. Yo he sido socio del Real Madrid de fútbol durante 41 años. Mi padre me pagaba el carnet porque para él era un orgullo aunque solía decirle que prefería el baloncesto.

¿Quién es Pepu Hernández?

Pues un ciudadano normal que intenta echar una mano. Ya está, no hay más. 

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Edgardo

    Cómo presionan ustedes???, jajjajajja. No son creíbles.

    Hace 1 año 11 meses

  2. julito

    La mejor manera de presionar es legislar, lo demás es maquillar.

    Hace 1 año 11 meses

  3. c

    madrid puede recuperra las VPO de Blacktone pagandolas al precio qe las compro ...a ver si cn el superavit d Carmena lo hace...pero Carmena apoya la especulacion : Chanmartin

    Hace 1 año 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí