1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

RECAPITULANDO

Preclimax

El federalismo, por aquí abajo, es como el orgasmo múltiple y los billetes de 500 euros. Está documentado, existe, pero no sabemos de qué color es

Guillem Martínez 19/05/2019

<p>Miquel Iceta.</p>

Miquel Iceta.

LUIS GRAÑENA

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

EL TERCER ACTO. Esto se acaba, amiguitos. O, al menos, entra en su tercer acto. El próximo lunes tendría que concluir la cosa testifical –no será así porque el TS permitirá ese día que los acusados electos vayan a las Cámaras a hacer el papeleo–. La pericial será, me dicen, breve, no obstante. Luego, la documental. Posteriormente, las conclusiones. Y, tachán-tachán, los informes finales, y últimas palabras de los acusados, si lo quieren. Pongamos que un mes en total. En algún momento, se tendría que realizar, o rechazar, el careo que propuso Melero entre Pérez de los Cobos y el mosso Ferran López. Si se hace, será bueno para las defensas, si no se hace, también. Pero, en todo caso, sería divertido/Marchena, enróllate, tronco. El ambiente, a estas alturas de partido, es en general optimista. Todo el mundo está optimista. Lo que indica que todo el mundo saldrá contento. A saber, es posible que, glups, la Fiscalía imponga cargos como una posesa y las defensas se quiten de encima las condenas más gordas à gogó. Se abre una horquilla de lo posible que va desde un optimismo luminoso de alguna defensa, que creen fehacientemente que los cargos han caído, y que sólo queda una desobediencia grave al TC –dos añitos de inhabilitación; ojo, Melero, un hombre solvente, apuesta por esta vía de investigación–, hasta posicionamientos más cenizos.

LO CENIZO. Rebelión ha caído completamente. Plaf. O al menos eso es lo que opinan defensas, juristas e incluso jueces con los que he hablado. La cosa es más ambigua con sedición –dependerá, vamos, de la afición al respecto del Tribunal–, si bien el optimismo también acaricia ese cargo. Existe, en todo caso, cierto temor ante un grado de tentativa, que agregaría años al compendio. Ojo por ahí, que con la cosa sedición se va a tocar, mucho, poco, o nada –depende de cómo se profundice en ella–, la cosa derecho de manifestación y de asociación. Nadie sabe, en fin, nada. La malversación come aparte. Se verificará, o no, en lo que queda de juicio. No obstante, hay novedades inquietantes. El Juzgado 13 de BCN –estamos aquí por él– ha planteado originalidades nuevas. La Fiscalía propone ahí la figura de la organización criminal para los acusados en esta causa que ha perdido su unidad. Organización criminal presupone en los acusados una jerarquía, una directrices, y un objetivo delictivo–. Sería posible extrapolar, en las conclusiones finales de la Fiscalía en el TS, el concepto organización criminal. De hecho, en algún momento de las testificales de la poli y la GC parecía que había ganas. Es, por otra parte, fácil la criminalización de un partido o grupo político, esa cosa por lo común vertical, poco democrática, secreta, turbia y con objetivos reales inconfesables. De hecho, ya ha pasado en otras épocas. Es una herramienta común y peligrosa. Máxime cuando su aplicación no es general, sino selecta. Sólo suelen exponerse a esa figura unos partidos y no otros. Podría haberse colado así con CDC y el caso Palau, o con el PP y el caso Gürtel. Incluso, por paralelismo con este caso –se está juzgando una punta de propaganda, me temo; algo deleznable, pero de difícil penalización, al punto que nunca se ha penado–, se podría haber extrapolado al PP del 11-M, que mintió sistemáticamente, con jerarquía, con directrices claras, con un objetivo –ganar las elecciones de 2004– y, además, con un muerto, lo que aleja la gravedad de aquel caso de este. Fue en Pamplona, en plena campaña gubernamental de desinformación, cuando una mujer quiso colgar  un cartel en una panadería con lo que, según el Gobierno, era la verdad científica del atentado de Atocha. El panadero se negó, y el marido de la mujer, un poli, la mató. Sorprendería, por tanto y por su desmesura, la aplicación de la figura en este caso. Pero las causas penales son ansí.

CHUSTO O MUERTE. El optimismo es fenomenológico. Pero vamos a intentar explicarlo en términos más sólidos que líquidos. Si bien, según mi humilde parecer, cualquier cosa que no sea desobediencia al TC requerirá un diseño muy meditado, sorprendente, barroco, y que podría afectar a alguna región de lo cotidiano en muchas situaciones y colectivos, algunas defensas consideran que una condena asumible sería de unos 6 años, lo que supondría una próxima liberación. Menos de eso, cuatro años, ya supondría un festival, y la posibilidad de salir a la calle en un plis-plas. Por lo contrario, una pena de 10 años, o más, sería considerada una desmesura, una apuesta por el conflicto sin fecha de caducidad. Tal vez –se sea consciente de ello o no–, una propuesta política del Judicial, que potenciaría así un futuro político organizado sobre ese tema. Es decir, gestionado por el enfrentamiento entre unas derechas esp y cat victoriosas, rampantes e inmortalizadas por décadas. Es importante saber que de la sentencia saldrá la euroorden para los exiliados. Tendrá que ser, por tanto verosímil, lo que excluye los cargos propuestos en la anterior euroorden, que no son otros que los cargos discutidos en este juicio. O no, que igual se puede volver a apostar por el concepto donde-un español-no-llega-con-la-mano-llega-la-punta-de-su-euroorden, que tanta alegría produce en pequeños y grandes. Importante al respecto, en todo caso: dicen los bruselólogos que Puigde asumiría trullo por no más de 3 años.  

LA LIBERTAD SIEMPRE ES PROVISIONAL. Este juicio nació envenenado por dos objetos. Que siguen sin solución. Uno es la instrucción y sus cargos, insolucionable hasta la sentencia. El otro es la preventiva de algunos de sus acusados. Ese encarcelamiento afecta al juicio, a su recepción, a su olor, pero también, glups, está afectando a la representación en dos Cámaras –se dice rápido–, y a la posible formación de un gobierno de izquierdas en solitario o en coalición. Vamos, que no es algo inocente, sino más bien estructural. Es una consecuencia –posiblemente deseada en su génesis; o no; tal vez sólo es consecuente con su génesis– de llevar a juicio –y no a cualquier juicio, sino a un juicio con cargos como el de rebelión– a la política, por muy borde que sea la política. Incomprensiblemente –o, glups, comprensiblemente–, no ha habido una solución al tema conforme los cargos más gore han ido cayendo como las hojas muertas / de mi juventud, tal y como asegura el tango. Posiblemente, el momento estético de llevar a cabo la liberación de estos presos puede ser al término del juicio, en breve. Lo que sería un indicio de normalidad y de normalización para la vida política, entre otras cosas. La sentencia, por cierto, se espera para julio, según unos, u otoño, según otros. A ver. El hecho de haber expuesto a unos políticos –es decir, personas que, como fue el caso, en todos sus cálculos no valoraron un segundo la posibilidad de cárcel– a la preventiva, puede tener algo positivo: unos políticos que en el futuro se posicionen y luchen contra la preventiva, un fenómeno arbitrario y antidemocrático que afecta a más del 80% de la población penitenciaria joven. Todo un misterio en un Estado con una baja tasa delictiva y una alta población penitenciaria. Dibuja la cárcel como paliativo y contención a la pobreza. La preventiva y la condena es, si duda y en todo caso, la mayor meditación ante la pobreza que ha hecho la clase política por aquí abajo. Socorro.

EL FEDERALISMO. El juicio en sí ha afectado a la mesa del Congreso. Por terror escénico, y ganas de no levantarse de la cama meado políticamente, no habrá en ellas minorías cat. Además, ambas Cámaras estarán presididas por un chico y una chica cat, relacionados con el federalismo. El federalismo, por aquí abajo, es como el orgasmo múltiple y los billetes de 500 euros. Está documentado, existe, pero no sabemos de qué color es. Es posible que, snif, sea como el procesismo, una autodefinición, sin ganas ni posibilidades de verse trasladada a una realidad efectiva, no auto-referencial. En todo caso, el federalismo, como el republicanismo, está para ejercerlo. Presentar objetos sexis y no esforzarse por su implantación, es procesismo. Es decir, algo peligroso, como cualquier otra estafa. A ver qué hacen. Cada X propuestas políticas, molaría que una fuera efectiva o, al menos, cierta. Por lo demás, es importante señalar cómo se ha accedido a esas posibles presidencias en las Cámaras. Se ha accedido por suicidio cat. ERC se ha negado a votar a Iceta como senador autonómico por la Cámara cat, en lo que es un acto sin recorrido y sin otra meditación. Es decir, ERC sigue en la lógica autorreferencial y propagandística del procesismo, ese luchar por la vida de telediario en telediario y ante una afición sentimentalmente radicalizada. Es posible que siga así hasta una victoria autonómica. O es posible que siga así siempre. El procesismo, como el brexit, está basado en hechos reales, si bien son un suicidio, pero crea una zona de confort. Sobre la posibilidad de que ERC se pase varias temporadas en este eterno día de la marmota: es importante saber que ERC es, hoy por hoy, el partido que agrupa a la inteligencia universitaria en Cat. Una inteligencia que no se ha notado en la planificación del procés, ni de sus consecuencias. Una inteligencia cat que es, por tanto, como la esp. Disciplinada, y que suele participar en política dándole la razón al jefe. Vamos, que no tenemos por qué esperar otra inteligencia en toda esta inteligencia. Que Iceta sea presi del Senado o no lo sea no cambia nada, pero indica una dinámica política cat consagrada, aún, a la propaganda automática, antes que a otro cómputo de posibilidades. Lo que es autodestructivo. Y un indicio de posibles y futuras autodestrucciones. Les cuento un acceso hipotético a una autodestrucción propagandística. El próximo 21-M los acusados electos van al Congreso. Al terminar la sesión, no se levantan. Están así varias horas hasta que la presi del Congreso autoriza la entrada de la poli. Obtienen una foto internacional. Arruinan su juicio. Lo lógico, en una escuela política autodestructiva y simbólica, sería hacer eso. Lo lógico en una escuela política de no someterse a riesgos –el procés era eso; salió mal, por ausencia de otra inteligencia que no fuera propagandística– sería no hacerlo. Lo lógico en el procesismo es arruinar antes instituciones, como ha pasado en el Parlament con Iceta –se han cargado un acuerdo veterano, una tradición de cortesía; no pasa nada cuando se hace conscientemente y evaluando las consecuencias; no ha sido así–, que biografías personales. Lo que indica que esta posibilidad que les he explicado, verosímil, lógica, con repercusiones personales severas, no se producirá.

SOBRE LOS RIESGOS. Les expliqué hace semanas que un grupo de amigotes nos habíamos inculpado por los Jordis. La razón: el temor a que su rol en el juicio suponga una reducción de los derechos de asociación y manifestación. Les informo: a algunos de nosotros nos ha llegado el sobreseimiento, el rechazo o como se llame, de nuestra autoinculpación. En todo caso, y por eso he empezado a escribir estas líneas, me han telefoneado, en ese tiempo, varios líderes procesistas, para solidarizarse y para comunicarme que están valorando seriamente autoinculparse. Siguen valorándolo. Lo seguirán valorando durante varios años. Tal vez durante generaciones. Obstruir la política y sus soluciones no implica, en fin, obstruirse la vida. Es, posiblemente, lo contrario. 

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Jordis Hez

    Los Jordis participaban de reuniones del Govern sin haber sido votados ni por su padre, ¡qué perra os ha entrao por los putos Jordis y por pintarlos de Mandela! Gente más mediocre y dañina para las instituciones democráticas que ese par...

    Hace 1 año 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí