1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Los inmigrantes desaparecidos de Hungría

A pesar de que es un fenómeno casi inexistente en el país centroeuropeo, Viktor Orbán continúa con su cruzada antiinmigración y se niega a alimentar a personas recluidas en los centros de tránsito

Javier Pérez de la Cruz 22/05/2019

<p>Valla fronteriza Serbia - Hungría. </p>

Valla fronteriza Serbia - Hungría. 

J. P. D. C.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

“No, hace tiempo que por aquí no se ven. Desde que levantaron la valla”. La camarera pasa la fregona entre los cinco clientes que se resisten a ir casa. A unos cientos de metros de este bar se encuentra la frontera con Serbia, y sobre ella la polémica valla construida bajo las órdenes de Viktor Orbán, el primer ministro de Hungría.

“Antes la plaza del pueblo estaba llena de negros. Ahora no”, asegura, despreocupada, mientras el olor a lejía invade la habitación y anuncia a los parroquianos que es de cerrar.

Por negros la mujer se refiere a las decenas de miles de refugiados, solicitantes de asilo y migrantes que atravesaron la frontera en 2015 en dirección a Alemania y otros países del norte de Europa. Aquello queda ya lejos, pero sigue vivo en la memoria de muchos húngaros.

“Hace unos años sí se veían. Muchos. Recuerdo estar pescando en un estanque cercano y que se acercaran preguntando cómo llegar a Szeged”, dice un joven del pueblo sin bajarse de su bicicleta. “Pero hace ya tiempo que no”.

Y sin embargo, es el gran tema en Hungría en estas elecciones europeas. El único tema, se podría decir. Por decisión expresa de Fidesz, el partido Orbán. Carteles que rezan “Mensaje a Bruselas: la inmigración debe parar” empapelan las calles de Budapest.

La inmigración de países africanos y de Oriente Próximo, la procedente de la ruta de los Balcanes, a la que realmente se refiere Orbán cuando utiliza la palabra inmigración, ha desaparecido. Para ello solo ha tenido que expulsar a decenas de miles de personas y detener a cientos.

“Desde finales de marzo de 2017, cuando Hungría legalizó las expulsiones colectivas, a cualquier persona que la policía encuentre sin el derecho de estar aquí, es decir, sin visado, documentos, etcétera, se le expulsa directamente a Serbia”, explica András Léderer, del Comité Húngaro Helsinki (HHC, por sus siglas en inglés) en la sede de la organización, en el centro de Budapest.

El HHC es una de las pocas asociaciones que quedan en el país que defienden y apoyan a refugiados y solicitantes de asilo. Por su trabajo, el Gobierno les acusa de “representar los intereses de los migrantes ilegales y de aquellos que están en contra de Hungría”.

“Según cifras oficiales de la policía, desde la legalización de las expulsiones colectivas hasta el final de marzo de este año, más de 50.000 personas han sido devueltas a Serbia o se les ha denegado la entrada al país”, añade Léderer.

Pero al Gobierno húngaro no le basta con las expulsiones.

Con la construcción de la valla, que cubre la frontera con Serbia y Croacia, las autoridades húngaras han conseguido reducir el número de llegadas prácticamente a cero. Han logrado terminar, casi por completo, con la llamada “inmigración ilegal”, el supuesto objetivo de la cruzada de Orbán y la justificación de sus votantes para defender un discurso xenófobo, racista y de extrema derecha.

Ahora solo se puede acceder al país a través de dos centros de tránsito situados junto a la frontera con Serbia. Y a pesar de que al otro lado de la valla, según un representante local de ACNUR, hay cerca de 3.500 migrantes esperando, Hungría solo permite el paso a estos centros a una media de dos personas por día laboral. “Así que mejor no lo intentes en un día festivo”, bromea con tristeza Léderer.

La prensa tiene prohibido acceder a los centros de tránsito; y los solicitantes de asilo, salir de ellos. Al solicitar permiso para visitar una de las instalaciones, la Oficina de Asilo e Inmigración húngara asegura que “no es posible” ya que quieren “proteger la privacidad y preservar la paz” de los internos. ¿Quién podría pensar que la razón para declinar la solicitud es para que no se vea lo que allí ocurre? Ante la pregunta sobre las irregularidades que denuncian las oenegés, las autoridades optan por no responder.

Los centros de tránsito están construidos de manera que solo se puede entrar a ellos por Serbia, pero según una ley aprobada en 2018, cualquier persona que llegue a Hungría a través de “un país seguro”, como por ejemplo Serbia, es considerada “inadmisible” y su solicitud, rechazada. Hecha la ley, hecha la trampa. “Da igual de dónde vengas; le ocurre a sirios, a afganos, a iraquíes…”, afirma Léderer.

Pero al Gobierno húngaro sigue sin bastarle con la ‘inadmisibilidad’.

Las oenegés denuncian que en agosto del año pasado, las autoridades dejaron de dar comida a solicitantes de asilo en los centros de asilo. Detuvieron la práctica en septiembre, solo para retomarla en febrero de este 2019 con personas a las que se les había denegado la solicitud. Desde el HHC se sostiene que la única forma de pararlo es recurriendo, caso por caso, al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que obliga a las autoridades a proporcionar comida. Hasta en ocho ocasiones ha tenido que intervenir este tribunal.

“A los niños menores de 18 años sí se les da comida, por lo que se les pone ante la situación de tener que compartir la ración con su familia, a la que no alimentan”, asegura Léderer.

Incluso la ONU ha tomado cartas en el asunto denunciando la situación, que es, en realidad, la única carta que la Organización de las Naciones Unidas tiene capacidad de jugar. Pero al igual que sucede con las advertencias procedentes de las altas instituciones de la Unión Europea, Budapest no se da por aludida. “Hungría no es responsable de las personas que no piden asilo ni de aquellas a las que se les ha denegado su solicitud”, rezaba un comunicado oficial.

Pero el Gobierno húngaro parece que nada de esto le basta.

Hace solo unos días, las autoridades organizaron el primer vuelo de deportación directa a Afganistán. Tres familias iban a ser trasladadas hasta Kabul, en un vuelo asistido por Frontex, la agencia fronteriza de la Unión Europea. Deportaciones de este tipo se producen también en otros países de la Unión Europea, pero la diferencia es, según las organizaciones no gubernamentales, que en Hungría debido al principio de ‘inadmisibilidad’ sus solicitudes de asilo no han sido procesadas correctamente, por lo que no sabe si al enviarlas de vuelta a su país de origen corren o no peligro.

El HHC se enteró de las planes del Gobierno de deportar a estas tres familias y pudo interponer un recurso en el último minuto ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Los jueces decidieron detener la deportación en base a la situación de una de las tres familias, en las que se encontraba un menor al que operaron del corazón hace apenas dos meses. El Gobierno se quedó sin vuelo de deportación y canceló la rueda de prensa convocada para anunciar la expulsión. Aun así, dos familias fueron trasladadas hasta la frontera y obligadas a cruzar a Serbia.

Todos estos casos pasan desapercibidos entre la opinión pública húngara, cuyo panorama mediático está dominado, casi en su totalidad, por medios directa o indirectamente progubernamentales. Incluso para la población joven y progresista de la cercana Szeged (destino de muchos Erasmus españoles) lo que sucede en los puntos fronterizos es totalmente desconocido.

En un país con una tendencia demográfica claramente negativa, donde cada año mueren más personas de las que nacen, con una tasa de natalidad por debajo de la media de la Unión Europea, en un país donde cientos de miles de ciudadanos se han ido al extranjero en busca de mejores condiciones laborales, la inmigración es la gran preocupación del Gobierno.

La población inmigrante de Hungría es inferior al 1,5% del total de la población, menor a la que presentan otros países de la zona como Austria o la República Checa. Las autoridades argumentan que, en realidad, la inmigración sí está creciendo. Cierto. En los últimos años, en concreto, ha aumentado en más de un 11%. Eso sí, más de la mitad del total proceden de Ucrania, donde a pesar de su ortodoxia, siguen siendo cristianos. 

La llamada crisis de los refugiados de 2015 fue todo un trampolín para la popularidad de Viktor Orbán, quien puso sobre la mesa el discurso ultranacionalista, de mano dura y favorable al cierre de fronteras antes que ningún otro mandatario europeo. Ahora el primer ministro se encarga de mantener vivo el peligro de una “invasión”.

“Seguro que si esa valla no estuviera allí, los negros volverían a llenar la plaza del pueblo”, dice la camarera del bar de Röszke con ganas de cerrar por fin e irse a su casa.

Autor >

Javier Pérez de la Cruz

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Rafael

    Articulo completamente sesgado y para nada objetivo. Hungría es un país con un 3.7% de paro en el que hay actualmente más nacimientos que nunca debido a las políticas familiared de Orban. Por el contrario en Espanha andamos con un 18%? de paro. Y hablando de inmigración, Hungría otorga un gran número de visados de trabajo o todo el que quiera ir a trabajar allí por lo que es totalmente incorrecto tachar a Orban y a su partido de extrema derecha. Por qué no hablar de las vallas contra la inmigración ilegal ( que se llama así por algo por cierto) en el sur de Espana? mejor tirarlas abajo y abrir fronteras no? ya cuando lleguen los inmigrantes ilegales (o no, háganlos ustedes espanoles de pleno derecho ya que tantas lecciones de moralidad dan) a Hungría podrán ustedes hablar de la valla húngara..

    Hace 1 año 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí