1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El fútbol sigue siendo para ‘machitos’

Parece que el rechazo a las personas homosexuales es una regla más del juego y que la condición sexual es su dorsal

José Ruiz 29/05/2019

<p>Justin Fashanu, jugador del Norwich City en 1980 y primer jugador de fútbol en declararse gay públicamente.</p>

Justin Fashanu, jugador del Norwich City en 1980 y primer jugador de fútbol en declararse gay públicamente.

Grant Stantiall

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

El balompié sigue desprendiendo algunos aromas que huelen a podrido. El rechazo hacia la unión entre ser homosexual y futbolista es uno de ellos, como si la condición sexual fuera algo importante para poder disfrutar de este deporte, de cualquier otro o de cualquier otra cosa o actividad en el mundo. Hay muchos tabúes que, en pleno siglo XXI, todavía siguen en pie, lastran a una cultura de años atrás que es arcaica en múltiples aspectos y que se muestra en pañales. El fútbol, rebosante de un enorme potencial para influir en la conducta de la sociedad, se debilita a la hora de hablar sobre cómo combatir una homofobia incrustada desde hace mucho tiempo.

Tras Holanda y Bélgica, España fue la tercera nación en dar luz verde a los matrimonios entre parejas del mismo sexo. En el país de la caña y la tapa es donde mayor aceptación hay de la homosexualidad del mundo con un 88%, según un estudio del Pew Research Center. Pero esto no significa que sea una región donde habite la igualdad. La mayoría de los 1.285 delitos de odio que se produjeron en 2014 fueron por homofobia. La orientación sexual de la víctima fue el motivo del ataque en 513 casos del total. 

Este mal endémico tiene un largo recorrido en el globo terráqueo y el fútbol no escapa de su propio historial. Justin Fashanu fue el primer jugador profesional que declaró abiertamente su homosexualidad estando en activo y lo hizo porque fue chantajeado. “Le dijeron: ‘Sabemos que eres gay, o lo cuentas y te pagamos por ello o igualmente lo sacamos y no recibirás nada de dinero’”, confesó su biógrafo. De este modo, en 1990, el tabloide The Sun firmó una portada con el titular: “Estrella futbolística de 1 millón de libras: Soy gay”.

Aquello no fue fácil para el británico, que tuvo que ver como su propio hermano le daba la espalda, las aficiones en los estadios le insultaban, su existencia se había convertido en una humillación y Brian Clough, su entrenador de por aquel entonces, era muy crítico con la vida personal que llevaba.

“No me gusta nada que salga el apellido Fashanu en las portadas de los periódicos relacionado con un tema de ese tipo. Mucha gente pensará que soy yo. Lo único seguro es que a Justin ya no lo contratará ningún equipo”. Así se pronunció John Fashanu al hablar de su hermano.

Brian Clough: “¿A dónde vas si quieres una pata de cordero? Al carnicero. ¿Entonces por qué sigues yendo a ese maldito club de maricones?”

Años más tarde, el técnico de Middlesbrough hizo pública esta conversación que mantuvo con el delantero inglés en su biografía: “¿A dónde vas si quieres una rebanada de pan?, le pregunté. Al panadero, supongo. ¿A dónde vas si quieres una pata de cordero? Al carnicero. ¿Entonces por qué sigues yendo a ese maldito club de maricones?”. 

Pese a nacer en un barrio de Norfolk, donde la supremacía blanca mellaba en los negros, Fashanu consiguió dominar la pelota y llegar lejos. El delantero tenía un tremendo olfato goleador, fue el primer jugador de color por el que se pagó un millón de libras por su traspaso y llegó a un club que había hecho historia. Pero su cuento no tuvo un final feliz. 

Cuando colgó las botas, decidió marcharse a Estados Unidos a trabajar de preparador físico. Allí, en 1998, fue acusado de violar a un menor. Nunca se consiguieron pruebas de aquello. Después, volvió a Inglaterra, donde, con 37 años, decidió ahorcarse un 3 de mayo de ese mismo año, dejando una nota: “Me he dado cuenta de que ya he sido condenado como culpable antes de comenzar el juicio. Yo no he abusado nunca de aquel joven. Sí, tuvimos sexo, pero basado en el consentimiento mutuo. A la mañana siguiente él me pidió dinero, y cuando le dije que no me respondió ‘espera y verás’. Ya no quiero ser más una vergüenza para mis amigos y mi familia. Espero que el Jesús que amo me acoja. Finalmente encontraré la paz”.

En 2013, el alemán Thomas Hitzlsperger también contó su homosexualidad en una entrevista al medio Die Zeit. Desde su salida del armario, el ex centrocampista ha ejercido de portavoz de diferentes iniciativas contra la homofobia, la xenofobia y la discriminación de diferentes colectivos, según informó el periodista Eduardo Casado en 20 minutos.

Para encontrar casos de lapidaciones y escarnios públicos como estos, no hay que irse tan lejos en el tiempo ni en lo geográfico. Jesús Tomillero, ex árbitro de Regional Gaditana, sufrió hasta 1.500 amenazas, algunas de muerte, por reconocer públicamente que era gay en 2015. El andaluz, que lucía con satisfacción unos cordones con los colores de la bandera del orgullo en sus botas en cada partido que era el colegiado, siguió velando por los derechos LGTBI a pesar de los insultos  que le puedan llegar, como apostilla en el documental Vice Specials: Fútbol y homofobia.

Andres Marinez: “Tomillero ha conseguido demostrar a nuestra sociedad que la homofobia existe, que sigue tan vigente como siempre, y se ha erigido como un referente para abanderar esta lucha dentro del mundo del fútbol” 

“Jesús Tomillero es una persona que me merece una admiración tremenda. Ha demostrado muchísima valentía exponiéndose a todo tipo de insultos, amenazas y violencia verbal e incluso arriesgando su carrera profesional para luchar por los derechos de las personas LGTBI”, proclama Andrés Martínez, Coordinador sección Fútbol 11 de GMadrid Sports, organización que lucha por dar mayor visibilidad al colectivo LGTBI en el ámbito deportivo y trabaja para erradicar la LGTBIfobia en el deporte desde hace más de 12 años, y añade: “Él ha conseguido demostrar a nuestra sociedad que la homofobia existe, que sigue tan vigente como siempre, y se ha erigido como un referente para abanderar esta lucha dentro del mundo del fútbol. Sólo puedo mostrar admiración y respeto hacia él”.

El primer equipo de fútbol 11 gay de España fue el conformado en marzo del 2016 por GMadrid Sports, que tiene más de 550 socios y socias que se dividen en un total de 16 disciplinas deportivas diferentes, siendo una entidad que solo pide a sus miembros tener 18 años al menos. “Aceptamos a cualquier persona mayor de edad que quiera venir a practicar deporte, independientemente de su raza, origen, religión, creencias, orientación sexual o identidad de género. Somos un espacio seguro que ofrece las garantías a todos nuestros socios y socias para que puedan jugar su deporte favorito en un entorno de respeto y libre de prejuicios o discriminación”, explica Martínez.

Los guiños a la comunidad LGTBI se hacen con cuentagotas. Un ejemplo de ello es la iniciativa realizada por la Premier League bajo el nombre Rainbow Laces, lanzada por la corporación Stonewall. La idea es que la bandera arcoíris inunde los estadios de la competición británica para concienciar a los aficionados en la igualdad y demostrar que el fútbol es para todos. Los brazaletes, los soportes que sujetan el balón antes de cada encuentro, la tablilla electrónica del cuarto árbitro y los videomarcadores, entre otros, se tiñen con los colores del arcoíris. 

“Todo acto contra la homofobia y a favor del colectivo LGTBI siempre suma y nunca resta, así que estoy completamente a favor (del Rainbow Laces)”, señala Martínez, y añade que “en Inglaterra existan estos gestos, que se vayan dando de forma continuada es muy positivo para que se normalicen y para que cada vez menos gente los cuestione. Es el camino a seguir”.

El Rayo Vallecano, un club muy identificado con sus raíces y con los problemas sociales, decidió que, para la temporada 15/16, su característica franja roja se iba a teñir con los colores de la bandera del orgullo en su segunda vestimenta. Este ha sido uno de los pocos guiños que ha tenido el colectivo en España.  Otro conjunto que tiene tatuado un contrato con el pueblo en su piel es el Sankt Pauli. La vestimenta principal de la entidad alemana es marrón porque los primeros jugadores eran trabajadores que llegaban con los ropajes de sus diferentes empleos y eran de este color. Un compromiso de la clase proletaria que se extiende a la hinchada. No es arduo ver en el Millerntor-Stadion pancartas a favor del movimiento LGTBI o en contra del machismo.  

Martínez, que cree que desde la Liga de Fútbol Profesional, dirigida por Javier Tebas, pocas acciones se van a impulsar de este tipo. “Creo que la diferencia fundamental entre Inglaterra y España en este aspecto radica en que en Inglaterra es la Premier League quien impulsa estos movimientos y, por lo tanto, muchos clubes tienen la posibilidad de secundarlos y poner su granito de arena. Los pocos gestos contra la homofobia en el fútbol vienen dados por los propios clubes y, sobre todo, guiados por movimientos provenientes de sus bases, aficionados y peñas. Ahí abajo es donde realmente hay una verdadera concienciación de la situación de las personas LGTBI en el fútbol, y donde se realiza la lucha por su visibilización”, explica.

Algunos artistas del balón han comentado que es muy difícil y complicado salir del armario en un mundo como es el del fútbol. Según Tomillero, que tuvo que abandonar el arbitraje por los ataques homófobos que recibía y ahora es presidente de la Asociación Roja Directa Andalucía LGTBI y Director del Observatorio de Delitos LGTBI-fóbicos del Campo de Gibraltar, Andrés Iniesta  le dijo lo siguiente: “Mira lo que te pasa a ti, imagínate lo que nos pasaría a nosotros”. Unas declaraciones que son duras, pero que no dejan de ser una muestra viviente de lo que ocurre en los entresijos del deporte al que denominan rey.  Por su parte, Manuel Neuer, portero del Bayern de Múnich, expresó que a los aficionados lo que les importa es el rendimiento de los jugadores y no la condición sexual, añadiendo que quien sea homosexual debería decirlo, ya que salir del armario alivia. Tras este apoyo al colectivo, el guardameta germano se vio como protagonista de infinidades de rumores sobre su condición sexual. 

No todo va a ser malo. Una noticia amable entre tanto anhelo por la equidad es que el Valencia, en sus 100 años de historia, cuenta desde hace algunos meses con su primera peña LGTBI. “Nos motivó el poder ver un Mestalla sin tabúes, sin miedo a mostrarte cómo eres, disfrutar del fútbol sin que nadie te diga nada y empezar una importante tarea por todos los estadios posibles”, asegura Alex Rosete, presidente de la asociación. “Poquito a poco vamos avanzando, aunque aún queda muchísimo que hacer”.

Paloma del Río: “Sería rarísimo que en el fútbol, como en el resto de la sociedad, no hubiera el mismo porcentaje de chicos y chicas homosexuales”  

Si el deporte del balón a rombos blancos y negros es un reflejo de la sociedad, por pura estadística, tiene que haber jugadores homosexuales. Según BDfútbol.com, 10.851 han sido los futbolistas que han participado en la liga a lo largo de toda su historia. Rosete, que remarca que es “casi improbable que no hayan (gais), porque son miles y miles”, destaca: “El problema es que muchos no lo dicen por miedo a las represalias, insultos, pérdida de patrocinadores, muchas veces son aconsejados por sus propios representantes”. Asimismo, Paloma del Río, periodista que ha cubierto 14 Juegos Olímpicos, tiene el mismo pensamiento: “Sería rarísimo que en el fútbol, como en el resto de la sociedad, no hubiera el mismo porcentaje de chicos y chicas homosexuales”.

En algunos aspectos, el balompié expulsa unos valores que son nocivos. La idea de que se tiene que ser de cierta manera, tener ciertas actitudes y comportamientos. Ser, lo que se diría, un ‘macho’, en definitiva. Ellos no se lanzan a salir del armario, pero ellas sí, ya lo hicieron, como son los casos de la jugadora del Barcelona ‘Mapi’ León, Lola Gallardo, del Atlético de Madrid y Laura del Río, que se ha retirado este mismo año al finalizar la temporada. 

“Cuando eres alguien conocido, tienes una responsabilidad. Creo que es importante dar la cara por los derechos de todos, no hay por qué esconderse. Muchas veces oímos cosas muy feas en los campos de fútbol, insultos no sólo homófobos sino también racistas, y yo creo que en el deporte necesitamos lanzar un mensaje claro de tolerancia y en contra del odio.” Esto dijo en una entrevista en El Mundo la central zurda del Barça. 

Con todo ello a las espaldas, se hacen necesarias iniciativas para concienciar a las personas de que todas son iguales. La Real Federación Española de Fútbol, junto a su presidente, se pusieron manos a la obra hace unos pocos meses al anunciar la creación de una plataforma “interdisciplinar” para luchar contra la homofobia o cualquier otro tipo de discriminación que hubiera en el fútbol. De igual modo, Luis Rubiales dijo que “el entorno del fútbol puede hacer mucho daño”. 

Los insultos homófobos se han convertido en un ritual que cada fin de semana es la banda sonora de los campos de fútbol. El alud de improperios gruñidos se incrusta entre las aficiones que los expulsan por mera inercia. “Eso demuestra una falta de personalidad de la persona que por imitación hace una cosa que no quiere hacer”, apostilla del Río. 

Tampoco ayudan las palabras lanzadas como las de Ivan Rakitić en Offside Magazine en 2012. “Respeto a los homosexuales, pero no quiero a esa gente en el vestuario. No me marcharía de un equipo por eso, porque respeto igual a un homosexual que a un negro, un gordo o un enano, pero de ser posible prefiero no tener gais en mi vida”, expresó el centrocampista croata del Barcelona. 

Andrés Martínez: “La homofobia en el fútbol no dejará de existir mientras no deje de existir en la sociedad”

Martínez, que aboga por un cambio de toda la población para erradicar estas conductas, se muestra escéptico con que este problema vaya a tener una solución inmediata. “La homofobia en el fútbol no dejará de existir mientras no deje de existir en la sociedad”. Rosete, que pide educación para ello en las aulas y en las casas, que se haga publicidad y que España coja las buenas iniciativas que se hacen en otros países, remarca que “se podrían hacer muchísimas más cosas”. Y, por último, del Río subraya la fuerza que debe tener el periodismo frente a estos acontecimientos: “Los medios de comunicación tenemos un poder para apaciguar, dar naturalidad a las cosas y no se lo damos. Nuestra labor educativa debería ser mayor en este terreno”.

Miedos, conservadurismo, represalias, no poder derribar prejuicios ya establecidos o ser aquello que te dicen que debes ser y no ser lo que realmente quieres ser son algunas de las ideas que se les pasa a los jugadores por la cabeza. Parece que el rechazo a las personas homosexuales fuera una regla más del juego y que la condición sexual, negada sistemáticamente por la no libertad, fuera el dorsal. 

Federico García Lorca, Isadora Duncan, Freddy Mercury, Alan Turing, Lili Elbe y Da Vinci son algunos de los que han luchado contra la intolerancia en otros ámbitos. ¿Y por qué el fútbol no se puede enfrentar a la verdad y dejar ya de estigmatizar?

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

José Ruiz

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Picuetín

    Incluso en un ambiente tan (aún) hostil para los homosexuales como el boxeo o artes marciales, han habido mas manifestaciones de sexualidad homo que en el fútbol. Lamentablemente y a tenor de lo visto, no es cosa de rechazo por parte de los clubs o federaciones (ellos estarían deseosos por hacerse las fotos pertinentes y quedar bien) sino por el miedo al rechazo por parte de una afición garrula (minoritaria pero muy ruidosa) que principalmente insulta con "negro" o "maricón" a los jugadores que no son de su agrado. En este caso es un sector social el que va por detrás de las corporaciones en respeto y tolerancia. Muy triste.

    Hace 2 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí