1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Palabras mayores

Mariano Gamo / Cura y exdiputado de IU

“La Iglesia ganó la Guerra Civil, más que el Ejército y que la Falange”

Aníbal Malvar 7/07/2019

<p>Mariano Gamo.</p>

Mariano Gamo.

A.M.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

Mariano Gamo es un cura risueño que, en cuanto te descuidas, deja de contestarte las preguntas y se pone a cantar versos de León Felipe con música de Paco Ibáñez o Serrat. Y es que también es pianista y poeta. Hijo temprano de la república (nació en 1931) y huérfano temprano de guerra (a su padre lo mataron los republicanos en el 36), cuando el franquismo empezaba a anochecer pasó más de dos años preso en la cárcel de Zamora por cura rojo. En los 90 llegó a ser diputado por Izquierda Unida. Hoy, a sus 89 años, sigue cultivando su vocación de juglar.

 

“Adusta mañana

de un loco febrero,

al juzgado voy,

de la cárcel vengo.”

 

Eres hijo de la República y huérfano de guerra. ¿Qué veían los ojos de un niño en aquella España? ¿Se respiraban política y vientos de desastre? 

Los ojos de aquel niño de cinco años se abren en el atardecer del 16 de agosto del 36, cuando el alguacil del ayuntamiento de Mondéjar, un pueblo de la Alcarria, requiere la presencia de mi padre para hacerle unas preguntas. Ya no lo volvimos a ver. Al día siguiente, ya se supo que a los seis detenidos los habían fusilado en el antiguo pueblo de Vaciamadrid. Esposados de dos en dos. Los tres años de guerra fueron años de luto en la familia, que mi madre prolongaría toda su vida. Luego Franco mataría a otro tío mío en Calatayud.

Siempre me ha parecido un misterio cómo se llega a tener vocación, o sea, si es un arrebato místico, filosófico, cultural...

Bueno, a los 10 años no se tienen esos arrebatos, a menos que seas un pastorcillo de Fátima o de Lourdes. 

¿A ti cómo te llega la vocación? 

Las fuerzas nacionales entraron en mi pueblo, y yo no veo más que dos tipos de gente de orden: militares y curas. Los curas, hijos naturales del pueblo, venían de su exilio en Francia. Los militares, estaban alojados en todas las casas. Concretamente, en mi casa había dos o tres tenientes, casi diríamos, en arresto militar: se les acusaba de haberse quedado con unos capotes del único torero notable que había en la Alcarria, Salerito. Entre ser cura o militar, pues, no sé, me resulta más fácil el ser cura, por lo que sea, por el azar. Pero sin que se me aparezca la bendita Magdalena con el prepucio de Jesús, ¿comprendes? 

Con 24 años te trasladan a Madrid como capellán del Frente de Juventudes de la Falange. Ideológicamente tuvo que ser toda una experiencia, ¿no? ¿Tú ya te dabas cuenta de las barbaridades que estaba haciendo el franquismo o entras en Falange porque había que entrar en la Falange? 

Bueno, yo no entro en Falange. Yo soy un funcionario eclesiástico destinado al Frente de Juventudes de Madrid. Pero yo no tuve nunca carné falangista. 

¿Os imponían algún tipo de consigna ideológica? ¿Entonces te identificabas con el régimen por lo que había pasado con tu padre? 

Bueno, sí, pero no. La consigna de José Antonio era “ni izquierdas ni derechas”, ni Cánovas ni Sagasta. 

¿Y cómo percibías tú con 20 años, cuando sales del seminario, la España de posguerra? 

Pues que por fin se había restaurado un régimen ideal y cristiano tras la catástrofe de la Guerra Civil. Esa era la sensación. En esa España nueva que había surgido tras la victoria de Franco, Iglesia y Estado juntaban sus esfuerzos para sacar adelante un tipo de sociedad determinada, la que decían los canonistas: la unión de la Iglesia y el Estado es consustancial con el buen orden en un país. 

No eras consciente de las barbaridades que estaba cometiendo el régimen de Franco, las represalias, los campos de concentración. 

Mira, Paul Preston, en su Historia del Holocausto Español, da unas cifras de la represión en Madrid y Barcelona, por ejemplo. La represión franquista llega a 4.000 ejecutados; pero es que la represión del Frente Popular con Paracuellos, con el cuartel de la montaña, llega a 8.000 víctimas. Y en Barcelona otros tantos. Son unos 7.000, de los cuales 3.500 son del franquismo y los otros del frente popular.

En 1963 te trasladan a la parroquia de Moratalaz, y tú le llamas a tu Iglesia La Casa del Pueblo de Dios, que parece una etiqueta puesta por lo que entonces se llamaba un cura rojo. ¿Tú eras ya un cura rojo? 

Sí, yo era un cura rojo y, como escribió Martín Vigil, un cura comunista. 

Cuando cuelgas aquel cartelón de La Casa del Pueblo de Dios, empiezas a ser un hombre sospechoso... 

El Jesús histórico es fundamentalmente un ser humano que tiene que luchar contra unos y contra otros, pero que jamás dijo que era Dios

Bueno, yo ya lo era. El superactivo ministro Manuel Fraga me había llamado para dirigir la institución para huérfanos de periodistas San Isidoro. Al entrar a la entrevista, me presenta a un cardenal que salía de allí: “Señor cardenal –hace una imitación extraordinaria de la voz imperiosa de Fraga–, le presento a Mariano Gamo, que viene a colaborar con este ministerio”. Y yo contesto: “Señor cardenal, no anticipe usted sus bendiciones, porque yo vengo a decir que no al ministro”. Fraga no se lo creía: “No le haga caso, señor cardenal. Gamo ha contribuido al éxito del primer congreso de la familia, y va a seguir colaborando”. A mí me temblaron las piernas físicamente, no metafóricamente. Cuando yo me senté frente a él, siguió: “Vaya broma le has gastado al cardenal”. Y yo le contesté: “Mira, Manolo, yo si te he escrito felicitándote por tu ascenso a ministro lo he hecho por pura cordialidad, no para pedirte nada subrepticiamente.

O sea, que Fraga te estaba ofreciendo el cargo para tenerte, digamos, controlado. 

Sí, sí. Y le digo: “Lo siento; pero yo no he venido a mendigar ni a aceptar nada. Mi proyecto es dedicarme a una parroquia en la periferia de Madrid”. Y él da un puñetazo en la mesa y grita: “Eres el primer asunto que se me resiste en este ministerio”. 

Cuando Franco impone el estado de excepción, en 1969, eres uno de los 735 detenidos en toda España. ¿Por qué te detienen y cómo te detienen? 

Se presenta la policía. “Oiga, que le espera el jefe”. El jefe era Saturnino Yagüe, el comisario de orden público. Un señor regordete, bajito, con mala leche. Y cuando voy lo primero que me explica es por qué me ha mandado detener: “Porque estamos de usted hasta la coronilla. Porque usted en su iglesia dice lo que quiere, da la palabra a la gente, rompe las normas litúrgicas, y se reúne con unos y con otros clandestinamente. Y eso para nosotros es insoportable. No teníamos hasta ahora el instrumento para detenerle, pero ahora el instrumento nos lo da el estado de excepción”. 

¿Con quién te reunías para que dijeran eso?  

En la parroquia se celebraron las primeras reuniones clandestinas de Comisiones Obreras. Y también hacíamos otras reuniones públicas, vecinales. Muchas veces nos cercaba la policía en jeep o a caballo, noble animal que siempre impone. Otra reunión, por ejemplo, fue por una estafa que hubo en Moratalaz. Una tal empresa Martala le había sacado el dinero a los emigrantes del barrio ofreciéndoles pisos baratos. Y no aparecieron las grúas, no se empezaba nunca a construir. Vinieron a pedirme ayuda y decidimos darle una respuesta. 

Y tú salías y hablabas con la gente, les apoyabas en las gestiones. 

Claro, claro. Era la Casa del Pueblo de la Iglesia. Pues en esta iglesia se va a comulgar con el pueblo y la iglesia va a comunicarse con todos los vecinos y con todos sus problemas. La iglesia era la única organización permitida por el franquismo. 

Te condenan a tres años de cárcel. ¿Quién te juzga? ¿Dónde te juzgan? 

Durante medio año estoy recluido en el monasterio de El Paular, sometido a jurisdicción militar, bajo tribunales militares. Un día entraron a hablar conmigo dos chicas jóvenes. Eran estudiantes. Y llega entonces el comisario y dice: “No pervierta usted a mis hijas. No las pervierta usted más, porque ya están corrompidas por la universidad”. Cuando ellas se fueron, me confesó que a sus hijas se les había ofrecido trabajar en la policía, simplemente de chivatas.

O sea, que las chicas estaban para sonsacarte. 

No, no, no. Se negaron. Por eso decía el comisario que estaban pervertidas. Se negaron a ejercer el oficio de policías camufladas en la universidad. 

Cuándo te juzgan, ¿cómo eran aquellos juicios?  

El cristianismo no solamente es una no religión, sino que es una anti-religión. La iglesia es uno de los pilares lamentables de la historia de España

A los seis meses, la justicia militar se inhibe en mi caso, y pasó a depender del Tribunal de Orden Público. Me defienden dos abogados de la Organización Revolucionaria de Trabajadores (ORT), del despacho de Paca Sauquillo. El juez es Mateu Cánoves, que tenía una tortura íntima. Su padre, como el mío, había sido víctima de las matanzas del Frente Popular. Ya me había advertido el director general de Seguridad por carta de la línea que iban a seguir: “Parece mentira que usted, siendo hijo de caído por Dios y por España, se preste a los contubernios de la izquierda nacionalista y vendepatrias y tal”. Toda la fraseología del franquismo, o sea. Acabé en la cárcel de Yeserías. Había monjitas que me miraban con cierto temor, pero bueno, no me arañaron ni me sacaron los ojos. Y a las nueve de la mañana me juzgaron y, al final del interrogatorio, el juez Cánoves preguntó si tenía algo más que añadir. Dije que sí. Que toda la acusación que se me podía hacer es que yo luchaba por una Iglesia libre dentro de un Estado libre. Eran palabras de Pablo Vl. Tres años de condena. Y fui trasladado a la cárcel de Zamora.

Famosa precisamente porque allí os juntaban a los sacerdotes que no gustaban al régimen. Tengo entendido que vosotros os oponíais a estar aislados en un módulo, que queríais estar con los presos comunes.

Exactamente. 

¿Cómo era esa cárcel? ¿Cómo era vuestro módulo? 

Era un pabellón aislado dentro del conjunto carcelario.  

¿Os trataban bien a los sacerdotes? Porque aquellas cárceles eran tremendas. 

Los funcionarios nos trataban respetuosa y sorprendidamente. Excepto alguno que se ponía chulín con los vascos. Los vascos admiraban mucho a mi madre, que cuando me venía a ver les soltaba la misma arenga a los funcionarios: “Parece mentira. Vosotros estáis guardando las espaldas al régimen. Yo soy viuda por los errores del Frente Popular y vosotros tenéis preso a mi hijo. ¿Con quién me quedo?”. 

Hablas de curas vascos, muchos de ellos presos por colaborar con ETA. Siempre me pareció paradójica la Iglesia vasca, bastante antifranquista. ¿Es diferente la Iglesia vasca a la del resto de España? 

Un poquito, sí. 

En la Iglesia, finales del franquismo, ¿había sectores democráticos fuertes o no? ¿O estaba muy cómoda la Iglesia, la jerarquía eclesiástica, con el franquismo? 

Estaba muy cómoda. La jerarquía, sobre todo, estaba disfrutando. Vivía en el paraíso terrenal, considerando la posición canónica que establecía la unión de la Iglesia y el Estado. Era lo que estudiábamos en derecho canónico en el seminario de Madrid. Pero muchos curas de las diócesis éramos desafectos al régimen. Claro que había colaboracionistas bajo la insignia redentora de la cruz: “Al viento nuestras banderas son de la patria y la luz”. La Iglesia había ganado la guerra, más que el ejército y más que la falange.  

En el 77 vas de candidato a las elecciones generales por la ORT, maoísta. Supongo que entre muchos de vosotros existía el temor de una vuelta atrás, ¿no? A un franquismo sin Franco, a la represión otra vez. ¿O ya estabas convencido de que la democracia no tenía vuelta atrás? 

Creo que todos partíamos de esa base. Pero lo que no queríamos era que la herencia de Franco se pusiera sobre los hombros del PSOE. El PSOE no tenía ningún antecedente antifranquista. Como dijo muy bien Ramón Tamames, el PSOE eran 100 de honradez y 40 de vacaciones. 

¿Pensabas que el PSOE no era la solución? 

No era de fiar, claro. Y el carrillismo, tampoco. 

¿Por qué desconfiabais de Carrillo? 

Pues porque tenía responsabilidades en la Guerra Civil. Pero sobre todo porque su ruptura con el stalinismo había sido táctica, no sincera.  

¿La Iglesia que sale de la transición abraza sinceramente la democracia o teme perder sus privilegios? 

Se asegura la continuación, tal vez con algún retoque mutatis mutandis de las relaciones Iglesia/Estado. Sigue defendiendo el statu quo mantenido generosamente por el franquismo y sus amigos de la conferencia episcopal. 

Esos privilegios se mantienen hoy, a pesar de que  el socialismo ha gobernado España más de 20 años. Europa Laica cifra en 10.000 millones lo que nuestro Estado aconfesional, de una forma u otra, aporta a la Iglesia católica. Muchos aseguran que el PSOE sigue temiendo a la Iglesia y que no se atreven a normalizar su papel, a pesar de que se ha metido en campañas feroces contra el divorcio, en la época de Felipe González, y contra el aborto, con Zapatero. ¿Cómo  entiendes eso? 

Como un desnortamiento. Primero de la Iglesia, por mantener posiciones en terrenos no evangélicos. Y también del PSOE, con el vaciamiento de la doctrina de Pablo Iglesias, el auténtico. Yo creo que son dos potencias en plena decadencia. Lo malo es que la decadencia de la Iglesia lleva 2.000 años. El Jesús histórico es fundamentalmente un ser humano que tiene que luchar contra unos y contra otros, pero que jamás dijo que era Dios. Esa divinización de Jesús es la que convierte el cristianismo en religión, por desgracia. El cristianismo  no solamente es una no religión, sino que es una anti-religión. La iglesia es uno de los pilares lamentables de la historia de España. Y, claro, hay que ser un buen arquitecto con un proyecto alternativo claro para sustituirla.  

Se dice que este papa Francisco es muy progre y muy moderno. 

Eso es mentira. Es un peronista del ala derecha.

Hay sospechas de cierto colaboracionismo con la dictadura de Videla. 

Bueno, más que con Videla él siguió la pauta de Perón. Yo no tengo datos históricos sobre su colaboracionismo con Videla.  

¿El clero español es hoy de derechas? 

Con esta Iglesia y los dirigentes políticos de hoy no vamos a ninguna parte

Se puede decir que sí, de una derecha digamos moderada, tipo PSOE. Ambos son gestores del único sistema imperante, que es el capitalismo mundial. Tanto me da el PSOE como el PP. No voto jamás a ninguno de los dos.

Ahora que hablamos del papa Francisco… Las manifestaciones de Renzo Fratini, el que fue nuncio Vaticano en España, sobre la exhumación de Franco, cuestionando incluso si había sido un dictador o un salvador de la patria, bueno, estas actitudes hacen sospechar que sigue latente en la Iglesia, en la jerarquía eclesiástica, el filofascismo de aquel Vaticano que apoyó a Franco, a Hitler, a Mussolini, a Videla, a Pinochet. 

Ya te he dicho que considero que la Iglesia es la fuerza superviviente de los aliados de Franco. 

Insisto. El Vaticano apoyó también a Hitler y Mussolini de manera explícita. 

Pío Xll firmó el concordato alemán con Hitler, que le pagaba religiosamente 100 millones de marcos a la Iglesia todos los años. Y Mussolini había firmado con la Santa Sede el reconocimiento del Estado del Vaticano en el año 1922. Lo que hace la Iglesia es tener un sentimiento de gratitud ante los poderes temporales que la han mantenido. Con esta Iglesia y los dirigentes políticos de hoy no vamos a ninguna parte. Ni la barca de Pedro avanza. Al contrario, ha naufragado contra las rocas de la costa gallega.

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. cambo

    ya durante la dictadura de Primo d RIVERA, ls catolocos se apropiaron de tierras campesinas y fueron masacrados cuando qemaron iglesias : nunca se les devolvio nada... Lugo, ls mas suberrsivos a la Republica fueron ls monarcocos bobonicos y por esto al morir el rancio satrapa-ladron le pusieron a JC-bbon y aun estamos esperando referendum d estos bastardos

    Hace 2 años 3 meses

  2. jose

    La Iglesia, los empresarios, el capital extranjero (menuda preocupación la de los ingleses por Rio Tinto y demás ocupaciones multinacionales) y todos los que disfrutaban de privilegios criminales. Guillermo: si los "buenos" hablan así, imagina a los malos. Nada ha cambiado en realidad. La farsa no cambia.

    Hace 2 años 3 meses

  3. Guillermo

    Valiente mentiroso que dice que los del Frente Popular asesinaron a miles de personas, entre ellos a su padre. No he podido seguir leyendo tras mentira sin igual.

    Hace 2 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí