1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El Mar Menor sigue atrancado: una historia de agonía

La laguna costera es considerada la mayor del país, además de un hábitat esencial para varias especies animales y vegetales. En pleno 2019, su estado se observa como uno de los mayores atentados ambientales del Mediterráneo

Santini Rose Murcia , 18/08/2019

<p>Las playas de Los Urrutias (La Perla).</p>

Las playas de Los Urrutias (La Perla).

S.R.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Hemos fundado la Asociación Cultural Amigas de Contexto para publicar Ctxt en todas las lenguas del Estado. La Asociación es una entidad sin ánimo de lucro que también tiene la meta de trabajar por el feminismo y la libertad de prensa. Haz una donación libre para apoyar el proyecto aquí. Si prefieres suscribirte y disfrutar de todas las ventajas de ser suscriptor, pincha aquí. ¡Gracias por defender el periodismo libre!

—Lo que no podéis hacer los periodistas es venir aquí, ver que el agua de la playa está bien y grabar y echar fotos donde está mal –dice Manoli mientras pasa una bayeta por la barra de madera de su chiringuito–. El agua estaba turbia, sí, pero eso fue hace tres años, ahora se ha recuperado.

Pronuncio la palabra ecologistas. Me interrumpe. Levanta la mano con la que sujeta la bayeta. Señala a una mujer a su espalda.

—Esos deberían callarse, que parece que no quieren que haya turismo.

La mujer a su espalda, por cierto, es una europea rojo gamba a dos metros de la orilla, esclafada en una silla con rayas blancas y azules, las palmas de las manos hacia arriba, como implorando al cielo un poco –todavía un poco más– de sol. Una cosa: verán ustedes que ese todavía un poco más explica casi todo en esta historia. Seguimos. Unos cuantos metros mar adentro, decenas de barcos rodean el Club Náutico Mar Menor. En la cafetería del club, un grupo de europeos rojo gamba bebe refrescos. Al lado, una intensísima partida de dominó. Entre jugada y jugada, los cuatro abuelos miran con recelo a cualquiera que no huela a Mar Menor. Todavía se respira tranquilidad, aunque no por mucho tiempo: en nada, la población de Los Alcázares (16.000 habitantes) se volverá a multiplicar por cinco. Lo hará mientras el proceso de eutrofización sigue afectando a sus aguas. Precisamente, uno de los puntos señalados por la asociación Pacto por el Mar Menor como origen de nuevos vertidos de nitratos a la laguna está justo aquí al lado. Pero empecemos por el principio.

El Mar Menor, una laguna costera situada en la cuenca del Campo de Cartagena y separada del Mediterráneo por La Manga (una barrera natural de 22 kilómetros de largo), es considerado uno de los grandes ejemplos de la riqueza y variedad medioambiental de España. Sus características ecológicas (aguas hipersalinas que experimentan grandes cambios de temperatura entre verano e invierno) la convierten en la mayor laguna litoral del país, además de un hábitat esencial para varias especies animales (aves acuáticas, sobre todo) y vegetales. O la convertían: en pleno 2019, su estado se observa –junto al de la bahía de Portmán, a unos kilómetros de aquí– como uno de los mayores atentados ambientales del Mediterráneo.

Club Nelson Mar Menor (Murcia).

“El origen del problema es la puesta en funcionamiento del trasvase Tajo-Segura, en el año 79 –explica el profesor Antonio Urbina–, y el consiguiente traslado del regadío al otro lado del Puerto de la Cadena [hasta entonces, la mayoría de la agricultura del Campo de Cartagena era de secano]: al mismo tiempo que la agricultura tradicional iba desapareciendo de la huerta del Segura, sustituida en los alrededores de la ciudad de Murcia por la especulación urbanística, toda esa capacidad de regadío, que estaba destinada para esa zona, salta al otro lado”. Pedro Luengo, de Ecologistas en Acción, apunta que en poco tiempo se sobrepasó la superficie en la que se permitía una ampliación del regadío: “Se generó una burbuja especulativa. Aquí, en cuanto tienes un poco de agua, puedes sacar bastante rendimiento económico. Es muy goloso, así que se instalaron varias empresas muy potentes, que han ido desarrollando un tipo de cultivo muy intenso y muy industrializado, que arrasa con el paisaje de la zona y la convierte en una planicie”. Hasta ese momento, el margen oeste solo debería aportar al Mar Menor el agua de la lluvia. El desarrollo de este nuevo sistema de producción introdujo el uso indiscriminado de fitosanitarios y nitratos, que acababan filtrándose al Acuífero Cuaternario, situado bajo el Campo de Cartagena. Lo que pasó después no te sorprenderá. Lo explica Pedro Luengo: “Al no controlarse el avance de la superficie de regadío [se calculan más de veinte mil hectáreas ilegales] se crea una necesidad continua de agua. Siempre queremos más. Como a través del trasvase no llega más y de forma legal tampoco se puede conseguir más, se empezaron a construir pozos ilegales para sacar agua del acuífero. Agua contaminada de nitratos, inútil para su uso agrario. Para quitarle el excedente de sales, se metía en desalobradoras [también ilegales] y se generaba un agua útil y un residuo con gran concentración de sales, entre ellas, los nitratos”. Ese residuo se vierte en la rambla del Albujón y llega al Mar Menor, donde también hay, a esas alturas, agua contaminada que proviene directamente de los cultivos. Así durante 40 años.

40 años en los que las agrupaciones ecologistas no han dejado de dar la voz de alarma. “En 1980, un año después de la puesta en marcha del trasvase, el Instituto de Oceanografía hizo la primera jornada del Mar Menor, –cuenta Isabel Rubio, de Pacto por el Mar Menor– y en ella se dijo que si se instauraba todo el regadío planificado, los abonos e insecticidas iban a llegar al Mar Menor y eso aniquilaría la flora y la fauna. Han pasado 40 años, y, a pesar de que la comunidad científica ha advertido, las administraciones [Confederación Hidrográfica del Segura, perteneciente al ministerio de Agricultura, y la Comunidad Autónoma] han mirado siempre a otro lado. Esa ha sido la tónica”. Dicen los expertos que un ecosistema va dando avisos de que puede ocurrir un desastre. Así ocurrió en el Mar Menor: “A mediados de los 90 ya hay voces muy claras, apoyadas en la explotación del regadío, que apuntan al alto riesgo de eutrofización, como había pasado en otras lagunas de Europa. Era una amenaza: empieza a desaparecer la posidonia, el caballito de mar…y nadie hizo nada”, explica Antonio Urbina.

Ya en esta década, la exagerada proliferación de medusas fue otro aviso: en el Mar Menor había demasiados nutrientes. ¿La solución de la Administración? ¿Prohibir el vertido de nitratos a la laguna? ¿Controlar la superficie de regadío? No, no: colocar redes. Hace tres veranos, el agua adquirió un tono verde pardo. Se trataba, claro, de la eutrofización. O, lo que es lo mismo, la acumulación de residuos orgánicos en un litoral marino que causa la proliferación de algas. “En 2016 no bajaron mucho las temperaturas en invierno, y eso propició, gracias a la gran cantidad de nutrientes que tenía el Mar Menor por los nitratos, que hubiese una explosión de vida. Se desarrollaron las microalgas. Se oscurece el agua y no entra suficiente luz, así que esas algas mueren y también las plantas que había al fondo, así como sus organismos asociados. Nos encontramos con un fondo lleno de materia orgánica que empieza a descomponerse. Ese proceso consume oxígeno, por lo que hay una capa del fondo que se queda sin oxígeno. En este proceso, conocido como anoxia, todos los animales que no pudieran escapar rápido de esa zona, mueren. En la orilla empezamos a ver, por ejemplo, holoturias”, explica Luengo.

Ahora sí, la voz de alarma saltó. El estado del Mar Menor abrió telediarios y copó portadas y tertulias, en las que, por cierto, no solo políticos del PP, sino también periodistas paniaguados tachaban de cenizos a los ecologistas, con el pretexto de que no se vende la burra si se habla mal de ella. Isabel Rubio califica la reacción de las administraciones de insuficiente. La Comunidad instaló una tubería para evitar los vertidos (una tubería que aún no se ha utilizado) y la CHS selló las tuberías que llevaban los nitratos a la rambla. Aún así, siguen llegando vertidos. Se descubren entonces unos tubos subterráneos que recogen la salmuera. Al cerrarlos, se experimenta una mejoría en el agua. Una mejoría insuficiente, según Rubio: “A las alturas que estamos, parar los vertidos ayuda, pero no soluciona nada, todo el agua de la laguna está contaminada ya y hay mucha materia en descomposición, corremos el riesgo de que el Mar Menor se convierta en una laguna de agua estancada”.

Eutrofización del Mar Menor. 

La venta Simón está a 500 metros de la desembocadura de la rambla del Albujón. Barra de chapa, servilleteros de Estrella Levante y bocadillos que podrían ser bolas de cañón. En la barra, un tipo, 60 años, sabelotodo, de los que dicen “Escúchame una cosa” para interrumpirte, imparte una cátedra sobre el Mar Menor. Dice que él lo arreglaría todo en un año. Simón, desde detrás de la barra, se encoge de hombros y hace girar el palillo que sostiene entre las muelas. 

“La explotación agraria –explica Urbina– está condicionada por los intereses de la agroindustria, aglutinada en el grupo Proexport. Lo que pasa es que, culturalmente, el discurso del Agua para Todos [el lema y el relato construidos por los gobiernos regionales del PP para sustentar la explotación del regadío y la burbuja inmobiliaria] ha calado tanto que, solo el plantear restringir el regadío, parece que estás atacando a la raíz de la cultura de Murcia. Ojalá esta cultura estuviera basada en un ejemplo de equilibrio en un ecosistema frágil amenazado por el cambio climático. Ojalá exportáramos un modelo sostenible de explotación agraria en un medio semiárido y no decir ‘Destruyo todo’”. Los últimos informes no son esperanzadores: en cinco de los seis parámetros que miden la calidad del agua (transparencia, turbidez, clorofila, temperatura, salinidad y oxígeno), la laguna está peor que el año pasado. El dato del nitrato es escalofriante. Se estima que el acuífero comunica con el Mar Menor un rango de entre cinco y sesenta y ocho hectómetros cúbicos. En el primer caso, la laguna estaría recibiendo mil toneladas de nitratos al año. En el segundo, 13.600 toneladas. “La merma de los fondos ha sido muy importante. Además, la gente suele ver la orilla, donde apenas se ve la eutrofización. El problema está más adentro, que es un páramo absoluto. Aunque en algunas zonas la cosa ha mejorado, está por ver que el ecosistema tenga la suficiente resistencia, tras haber quedado tan tocado, para aguantar y recuperarse”, expone Luengo. El año pasado, el gobierno regional aprobó una ley de medidas urgentes, “un brindis al sol totalmente nimio”, en palabras de Luengo. Un año y medio después, no hay ni rastro de su puesta en marcha. “Una de las medidas era, por ejemplo, instalar setos entre fincas para frenar el agua de las escorrentías de las lluvias y frenar la erosión  —cuenta Rubio. Pues se ha hecho un paripé: se han instalado unos baladres…y así montas un seto en 30 años. Muchos agricultores se quejan porque pierden algunos metros y los tractores tienen que dar más vueltas. Puro egoísmo”. Urbina va por el mismo camino: “La situación es insostenible, además de la contaminación, tienes el cambio climático amenazando y los trasvases serán cada vez menores. Con la vuelta a la construcción se reducen los filtros verdes, que era una medida muy interesante”.

—Eso del Mar Menor te lo arreglo de un día para otro –dice Enterado, golpeando la barra con la palma de la mano– ¿que no? Ponme ahora mismo con el presidente de la Comunidad, que lo arreglo yo de un día para otro.

Su mujer, al lado, medio escondida, susurra: “Pero qué inteligente es mi marido, por Dios, qué inteligente”.

La gran mayoría de partes implicadas (excepto la Administración y el grupo Proexport) se reúnen en la agrupación Pacto Por el Mar Menor, y coinciden en la solución: una ley integral del Mar Menor. “La actual es solo de agricultura, pero la laguna se enfrenta a otras amenazas, y se debe ir a la raíz: náutica, el Mar Menor no tiene espacio para aguantar tantos barcos, por ejemplo regeneración de playas, turismo, urbanismo…no es normal que se esté construyendo un hotel como el de Los Urrutias [La Perla, de 150 habitaciones y cuatro estrellas] en lugar de regenerar lo que se hizo de mala manera”. 

“No es coincidencia que los desastres de Portmán y el del Mar Menor hayan sido aquí –reflexiona Urbina–, hay un patrón: un recurso natural que, siendo de todos, se considera que no es de nadie y lo explotan unas empresas privadas que nunca pagan las externalidades de destrucción ambiental. Explotan, sacan máxima rentabilidad, dejan un desastre económico y se van. Cuando la agricultura del Campo de Cartagena se agote, porque falte agua o porque los suelos estén agotados, las grandes empresas se irán, dejarán atrás el desastre y no pagarán”.

Apuramos la cerveza. Me acerco a la barra. Pago y pregunto. Simón me señala a Enterado. 

—¿Eres periodista? –me pregunta este, con la barbilla en línea recta con las orejas.

—Sí.

—¿Y vas a decir lo que yo te diga, que nadie se atreve a decir?

—Sí.

Y, bueno, lo cierto es que no lo voy a decir, porque es una sarta de gilipolleces. Solo les digo que el tipo, Ángel González, insistía en que el 23F era culpa de Felipe González, en que no era racista porque había comido en la misma mesa que unos del Congo y en que Franco era, al menos, honrado. A mí, que la caída del sol me pone tontorrón, me dio por decirle que lo malo de Franco era su manía de matar a gente. Me vi rodeado de tres franquistas con su espuma franquista escapándoles de su boca franquista.

—¡Ya sabemos de qué palo vas, periodista! –dijo uno, vocalizando a duras penas.

Cada vez que conseguía esquivar los puñales y le preguntaba a Ángel González cuál era su plan para arreglar el Mar Menor en un rato, se me iba por peteneras. 

—¿Tú te crees? ¡Los zagales hablando de la guerra! –dice otro.

—¿Y por qué crees que pasa todo esto? –pregunta Fascista González.

Simón le da la vuelta al palillo. Nos mira a los dos. Sabe que el cliente siempre tiene la razón, pero nunca ha pasado que dos clientes que defiendan lo contrario tengan razón al mismo tiempo. Se encoge de hombros.

—Pues porque esto es España.

Hemos fundado la Asociación Cultural Amigas de Contexto para publicar Ctxt en todas las lenguas del Estado. La Asociación es una entidad sin ánimo de lucro que también tiene la meta de trabajar por el feminismo y la...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Santini Rose

Santini Rose, seudónimo bajo el que escribe Santos Martínez (Fuente Librilla, 1992), es periodista. Hubo un tiempo en que las abuelas de su pueblo pensaban que tenía en sus manos el futuro, pero eso ya no lo piensa nadie. Autor del libro de relatos Mañana me largo de aquí (La marca negra ediciones).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí