1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

EL SALÓN ELÉCTRICO

Love and hate: al cine con Greta

Las críticas a Greta Thunberg contrastan con el amor que se profesa a los personajes infantiles del cine y la televisión

Pilar Ruiz 17/12/2019

<p>La noche del cazador (Charles Laughton, 1955).</p>

La noche del cazador (Charles Laughton, 1955).

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

“Ni con perros, ni con niños, ni con Charles Laughton.” Alfred Hitchcock

El viejo malvado Hitch no llegó a ver a perros actores sustituidos por imágenes digitales e incluso obligados a hablar con CGI, pero sí vio morir a su enemigo íntimo Laughton (1899-1962). Hoy en día solo nos quedan los niños y la también famosa frase de Maude Flanders:

Hay quien piensa mucho, no en los niños en general, sino en una niña concreta: Greta Thunberg. Sus palabras, viajes, situación familiar y escolar, incluso mental, preocupan enormemente a medio mundo. Tanto, que además de personaje del año según la revista Time, es también la persona más insultada de la década.

 

Greta Thunberg, persona del año para la revista Time

“Ridículo. ¡Greta debe trabajar en el control de su ira y luego ir a ver una buena película antigua con un amigo! ¡Relájate Greta, relájate!”. Donald Trump

“A todo lo que dice una mocosa, nuestra prensa –oh, nuestra prensa por amor de dios– le da una relevancia enorme. Ahora está haciendo su showcito en la COP25”. Jair Bolsonaro.

No solo estos prohombres, siempre respetuosos y preocupados por el bienestar general, se molestan en criticar a una adolescente sueca: al trasladarse la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de Santiago de Chile a Madrid por “inestabilidad social” –bonito eufemismo–, la activista medioambiental sueca se ha convertido en foco mediático y blanco de histéricas reacciones, no de fans sino de haters. El mundo conservador en su totalidad, del más ignoto hacedor de memes al más copetudo negacionista del cambio climático, se ha visto llamado a la Cruzada contra Greta.

“Estamos al principio de una extinción masiva y lo único de lo que habláis es de dinero y de cuentos de hadas de eterno crecimiento económico”, dice Greta y desde el otro lado contestan con epítetos: alarmista, profeta, fraude, marioneta, montapollos, histérica, majara y, por supuesto, el socorrido fondo de armario de estos adalides de la incorrección: puta.

Son lenguas largo tiempo musculadas en denunciar a los “ecolojetas” y sus “chiringuitos del chollo climático” dedicadas ahora a hacer invectivas, mofas y befas del mensaje de Greta Thunberg y de su visita a la capital de España. Sin reparar en gastos, los grandes activistas mediáticos del centro, derecha y Plus Ultra se han empleado a fondo, sudando la camiseta, para demostrar su poderío: llevaban tiempo entrenando en el ring de Madrid Central y el uppercut de la exalcaldesa Manuela Carmena. Estos plusmarquistas han logrado batir récords de cinismo, bullying, misoginia y negacionismo científico, llegando a instar públicamente a la Fiscalía de menores: “una vez que Greta cruce territorio nacional, pida a las autoridades suecas que retiren la custodia de esta niña”.  Y,  en una vuelta de tuerca locoide, culparla del aumento de los precios de la prostitución. Una tormenta perfecta entre la admiración y el odio. Love and hate

¿Por qué tanta gente odia a Greta?, se preguntan varios titulares. La respuesta es fácil: una mujer habla, levanta la voz, se enfada, no sigue el discurso marcado para ella, y siente y quiere hacer lo que hace. La reacción también es la de siempre: hay que acallarla.

¿Puede una adolescente de 16 años convertirse en una figura relevante de la lucha por una causa justa? No. La juventud está reñida con el activismo según las normas no escritas de la niña buena, obediente, “femenina”, como la youtuber especialista en juguetes o maquillaje, la influencer de la moda o la reina de belleza, cantante de La Voz Kids, cocinera televisiva de Master Chef Junior o estrella de reality show. Las niñas pequeñas todavía sueñan con ser princesas Disney pero nunca Elsa de Frozen, demasiado ambigua en lo sexual al decir del “activismo” ultraderechista. Hay niños que necesitan mucha protección, no vayan a ser adoctrinados en exageraciones ecológicas o influencias LGTBI y otros ninguna, como los menores no acompañados acosados por partidos ultras: son “menas” privados de ser protegidos por la Declaración Universal de Derechos del Niño.

Curiosamente, los preocupados por la explotación infantil que sufre Thunberg nunca destacaron por denunciar las condiciones laborales de los 8 millones de niños esclavos entre los 5 y los 17 años que, según Save the Children, existen en el mundo, pero la acusan de falsaria por ser rica y privilegiada, tachan a sus papás de irresponsables por dejarla sin infancia y se indignan porque le escriban los discursos, cosas todas que demuestran su naturaleza de marioneta en manos de poderes fácticos que con el tiempo convertirán en juguete roto.

 

Niñas y niñas, discursos y discursos

El público envidia y ama al niño prodigio desde la época en que Leopold Mozart paseara a su vástago por medio mundo, circunstancia que puede que le costara la vida, según estudios recientes de las enfermedades que llevaron a Wolfgang Amadeus Mozart a la fosa común. La leyenda romántica de su muerte a manos del “envidioso” Antonio Salieri –en la realidad fueron amigos– fue llevada al cine por Milos Forman en 1985 para confusión de miles de espectadores que siguen considerando Amadeus como un biopic y no ficción basada en la obra original del dramaturgo inglés Peter Shaffer.

Es el “síndrome de Leopold Mozart” y sus miles de niñas y niños lanzados al estrellato por padres ávidos de fama y para muestra, un Hollywood. Las estrellas infantiles forman parte de la historia de la meca del cine desde la primera vez que alguien dijo ¡Acción! Ya en 1939, una mujer intentó asesinar a Shirley Temple, convencida de que la estrella infantil había robado el alma a su hija de 10 años. En sus memorias (Child Star), Temple cuenta que un productor de la Metro, conocido por acosar a actrices a cambio de papeles –pero el #Metoo es una exageración de histéricas –, se le insinuó durante la firma de su contrato con gran sutileza: exhibiendo su miembro erecto. Ella tenía 12 años. 

“Mi infancia fue terrible”, dijo Elizabeth Taylor, recordando cómo intentaba complacer a su madre, actriz fracasada y obsesionada con la fama. Igual que Jodie Foster, esta además con el estigma de “inspirar” al hombre que atentó contra Ronald Reagan y teniendo que esconder su lesbianismo. Lo menos sostenible que ha parido el arte es el sistema de estudios de Hollywood: lleva produciendo este tipo de residuos tóxicos desde El Chico de Chaplin (1921) hasta la película de terror ¿Qué fue de Baby Jane? (Aldrich, 1962), con una mítica Bette Davis envejecida y demente estrella infantil. En la realidad, Drew Barrymore es quizá el caso más famoso de precocidad en la adicción –aunque de casta le viniera al galgo– y Tatum O´Neal ha detallado recientemente cómo fue abusada sexualmente durante su niñez.

Al otro lado del charco, tampoco hay diferencia: el genial neorrealismo de Luchino Visconti lo demuestra en Bellísima (1951), la mamma que intenta salir de la miseria de una posguerra a través de su niña y de Cinecittà.

 

Esplendor y caída de la mamma Magnani

Y en España lo contó hace ya 40 años Marisol (Pepa Flores): “No saben nada de las putadas que nos han hecho a mí y a mi familia”. Abusos, explotación, dos intentos de suicidio: “Yo estaba como secuestrada. (…) Yo era su negocio.” A nuestras niñas prodigio, como Rocío Dúrcal (María de los Ángeles de las Heras) y Ana Belén (Pilar Cuesta), había que cambiarles el nombre y fabricarles una identidad nueva con la que presentarse ante sus fans; el precio de la fama era dejar de ser, además de olvidar la infancia. Luego están esos “otros” niños: Los olvidados (Buñuel, 1950) sigue siendo un doloroso aldabonazo contra los bienpensantes, como la Liga de la decencia, que intentó expulsarle de México tras el estreno.

 

Menores olvidados acompañados por Buñuel

Y, a pesar de todo, los niños son fuertes, los niños resisten, no en vano llevan dentro la semilla inevitable del futuro. Eso creía François Truffaut, niño rebelde y maltratado: los cuatrocientos golpes que le propinaron en su infancia –recibidos en el cine por su alter ego Jean Pierre Léaud– tiene en su filmografía algunas de las reflexiones más sentidas y profundas sobre ella y no solo en su ópera prima; ahí están La Piel Dura (1976) y El pequeño salvaje (1970). La capacidad de supervivencia infantil es el tema de obras maestras como La infancia de Iván (Andrei Tarkovski, 1962) y Viento en las velas(Alexander MacKendrick, 1965), injustamente olvidada, quizá por su inmisericorde retrato de la infancia cuando esta choca con la necesidad de supervivencia frente a los adultos, piel tan dura como para llevar a unos feroces piratas a la horca.

Cine con niños que no va dirigido a otros niños, sino a todos los públicos. Cambien cine por mensaje de concienciación sobre el riesgo de muerte que corre nuestro planeta en manos de grandes corporaciones, aliados político-mediáticos y un puñado de ignorantes obedientes y encontrarán el valor de Greta Thunberg, solo una adolescente que habla para niños pero también para mayores, para quien quiera escuchar.

La noche del cazador (1955), única película de Charles Laughton y una de las obras más bellas del cine, tuvo tan malas críticas que le apartaron para siempre de la dirección: el actor inglés fue víctima de un bullying mediático en toda regla. Sin embargo, este cuento de hadas y ogros reales sigue enseñando a distinguir el bien del mal, la verdad de la mentira y el amor del odio. Recuerden: “Hay viento, lluvia y frío. Los niños son firmes.”

Ya está abierto El Taller de CTXT, el local para nuestra comunidad lectora, en el barrio de Chamberí (C/ Juan de Austria, 30). Pásate y disfruta de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y eventos...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Pilar Ruiz

Periodista a veces y guionista el resto del tiempo. En una ocasión dirigió una película (Los nombres de Alicia, 2005) y después escribió tres novelas: "El Corazón del caimán", "La danza de la serpiente" (Ediciones B) y "El jardín de los espejos". (Roca, 2020).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí