1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Deporte y política

Sócrates, el futbolista que creyó en la democracia

Genial y excesivo, ‘el Doctor’ utilizó el fútbol como herramienta para luchar contra la dictadura brasileña

Álex Blasco Gamero 27/02/2020

<p>Sócrates.</p>

Sócrates.

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El principio socrático de la democracia defendía la sabiduría del votante como anticonceptivo de la demagogia. Hoy esta se asienta en el mundo y usa como herramienta eso tan viejoven de las fake news. Pero no vamos a discutir sobre si a Sócrates le gustaba la democracia, el motivo por el que no se escribía él los textos o sobre si la cicuta es recomendable para el gintonic –no lo es–. Es más, no vamos a hablar ni de ese Sócrates. Vamos a hablar del moderno. Del futbolista brasileño nacido en 1954 en Belém, Sócrates Brasileiro Sampaio de Souza Vieira de Oliveira, mas conocido como el Doctor Sócrates.

Estudioso de la Grecia clásica, de ahí el nombre del futbolista y de otros dos de sus cinco hijos (Sófocles y Sóstenes), el padre de Sócrates no le dejó jugar al fútbol durante su infancia. Cuentan que se enteró de su desobediencia cuando fue a ver un partido en el barrio y se lo encontró plantado en el centro del campo. 

Hoy cuesta imaginar que un tipo tan delgado, alto y con apariencia de revolucionario argentino, que odiaba entrenar, llegase a ser deportista de élite. De adulto alcanzó 1,92 de altura, pero como bien dijo en más de una entrevista: “Con un 40 de pie, si me tengo que girar rápido para dar un pase me caigo” –según otras fuentes era un 37–. Esto, sin embargo, nunca fue un problema para el ‘8’. Él siempre buscaba soluciones para jugar de primeras, fácil y rápido. De ahí vino su icónico pase de tacón, con el que ganó más de una copa apostando en los entrenamientos.

Con una gran zancada, pero de pasos cortos, no corría; tampoco lo necesitaba. No presionaba en exceso, pensaba que el fútbol se debía basar solo en atacar, en disfrutar

Comenzó su carrera como profesional en las categorías inferiores del Botafogo, pero llegó al Olimpo del fútbol en el Sport Club Corinthians Paulista y marcó a toda una generación capitaneando a la Canarinha, junto a Zico, Junior y Falcao, en el mundial de Naranjito 82 y México 86. Con una gran zancada, pero de pasos cortos, no corría; tampoco lo necesitaba. No presionaba en exceso, pensaba que el fútbol se debía basar solo en atacar, en disfrutar. Nada de sufrir corriendo hacia atrás. “De esos jugadores que juegan más con la inteligencia y la habilidad que con la parte física. De inteligencia, colocación y toque”, recuerda Manoel Oliveira, antiguo compañero de Sócrates en el Botafogo, en una entrevista de ESPN.

Jugaba porque se divertía, pero siempre fue más de charlar y cerrar bares. Nunca pareció un futbolista. Era algo más, un estudiante de filosofía y licenciado en medicina, de ahí el apodo de ‘El Doctor’. Quizá demasiado para aquel Brasil, un contexto que dio todo lo necesario para que se gestase el equipo que mejor ha combinado éxito deportivo y conciencia social. 

El PT

En 1961, João Goulart, candidato del Partido Trabalhista Brasileiro, llegó a la presidencia de Brasil. Con un acercamiento político a la URSS, una mayor participación del Estado en la economía agraria y la puesta en marcha de una serie de reformas educativas, Goulart se “ganó” el odio de gran parte del empresariado del país. El golpe de Estado de 1964 que colocó al ejército al mando de Brasil le obligó a exiliarse.

Durante el golpe, Sócrates vio a su padre quemar sus preciados libros de filosofía socialista y comunista. Su hermano Sóstenes recuerda en un documental de ESPN: “El miedo que tenía mi padre al aparato militar y a que se llevasen a alguno de nosotros por sus ideas marcó mucho a mi hermano (Sócrates)”. Tras el golpe, Goulart se refugió en Uruguay. Se sospecha que murió envenenado por una acción de la Operación Cóndor.

Durante la dictadura, el Corinthians, el equipo de Sócrates, se convirtió en un viejo elefante: bordeó durante años el descenso y solo ganó dos títulos paulistas en 25 años. A comienzos de los 80, el club seguía sin levantar cabeza. En 1981, una vez acabado el mandato del presidente Vicente Matheus, este exploró las “posibilidades” del sistema para seguir dirigiendo el club más allá de su mandato. El plan era poner a un presidente títere y se fijó en Waldemar Piers, que ganó las elecciones en el 81. Pronto se vio que la marioneta no iba a ser un juguete en manos de Matheus. Muy al contrario, fue uno de los pilares de la Democracia Corintiana, un modelo que consiguió la autogestión colectiva del club por parte de todos sus estamentos. 

Autogestión

Con Waldemar Piers llegó como director deportivo un poco futbolero Adilson Monteiro, sociólogo precursor de los protocolos de diálogo que llevaron al club a ganar varios títulos paulistas bajo la denominada ‘Democracia Corintiana’. Se acabó el sistema presidencial, en el Corinthians todos tenían voz y voto, del utillero al director deportivo. Y en el césped, cuatro grandes futbolistas se convirtieron en ideólogos del cambio: Wladimir, Zenon, Casagrande y Sócrates.

La primera votación empezó con la elección del formato de las concentraciones, ya que a una parte de lo jugadores les parecía una pérdida de libertad, como a Sócrates, y a otros un problema familiar. Al final se acordó que los jugadores casados podrían no ir. En las reuniones se votaba desde la elección del entrenador, entre una serie de candidatos, hasta la contratación del psicólogo. En una ocasión llegaron a votar incluso si el delantero Casagrande, que durante una concentración no hacía más que pensar en una chica de la que se había enamorado, podía perderse un partido que tenían en Japón –la votación negó el amor.

En el Corinthians todos tenían voz y voto, del utillero al director deportivo. Y en el césped, cuatro grandes futbolistas se convirtieron en ideólogos del cambio

El Corinthians, con un modelo contrario al del gobierno brasileño, se había plantado en el Campeonato Paulista como un ejemplo social y deportivo que les llevó a ganar el trofeo durante dos años consecutivos (1982 y 1983). El equipo se convirtió en un icono social de provocación contra la dictadura, que acumuló 434 víctimas mortales y desaparecidos, con pancartas y eslóganes en la camiseta pidiendo el voto y la participación ciudadana en las elecciones. Como la democracia no era real, el club debía tener cuidado con las formas. Esto se respetó hasta 1983, cuando en el último partido del torneo paulista los jugadores, frente a sus 40.000 aficionados, sacaron una pancarta con la frase “¡Ganar o perder, pero siempre en democracia!”. Una demostración de cómo el fútbol se puede usar para un bien mayor, y que muchos consideran la chispa que inició el movimiento social por la democracia ‘Directas ya’. “Cuando pisábamos el campo sabíamos que estábamos participando de algo más que en un simple partido de fútbol. Luchábamos por recobrar la libertad en nuestro país”, recuerda Sócrates en una entrevista recuperada en el documental Democracia em Preto e Branco, del director Pedro Asberg.

Tras varios años ganando el Campeonato Paulista, Sócrates firmó un contrato con la Fiorentina para cumplir su sueño de jugar en Europa. Durante varias semanas, las manifestaciones pidiendo la vuelta de la democracia se iban repitiendo a lo largo y ancho de Brasil, y en una de ellas, en la cabeza, apareció Sócrates. El futbolista brasileño plantó cara al gobierno militar. La transición a la república actual se hizo esperar años, pero la oposición ganó en São Paulo, Río, Minas, Pernambuco y Río Grande del Sur. Por desgracia para el Corinthians y la Democracia Corintiana, Sócrates terminó marchándose a Italia.

En más de una entrevista, su compañero de la selección, Zico le recuerda como “un jugador de fútbol, no un profesional”; quizá ese fue el motivo por el cual Sócrates no triunfó en Europa. Con un nivel de exigencia física alta, poca libertad en su juego y una ciudad tan distinta a São Paulo como Florencia, el sueño de Sócrates se convirtió en pesadilla. Cuenta Giovanni Galli, excompañero de Sócrates en la Fiorentina, que durante los almuerzos del equipo, como el cuerpo técnico limitaba el tiempo, el jugador brasileño siempre terminaba comiendo la pasta y la cerveza en el vestuario, solo. El ritmo deportivo, la “concepción de alta burguesía” de la ciudad, la soledad y la lejanía de su hogar terminaron haciéndole infeliz, y como bien decía “la felicidad es la única verdad”.

Un años después, volvió a Brasil, pero con un Corinthians lejos de lo que fue, Sócrates continuó su carrera en declive en el Flamengo, para más tarde jugar para el Santos y colgar definitivamente las botas en el equipo en el que se inició, el Botafogo, en 1989.

Sócrates tenía la costumbre de saltar al terreno de juego y celebrar sus goles con el puño en alto, un gesto que le acompañó siempre como símbolo contra la dictadura brasileña.

El domingo 4 de diciembre de 2011, Sócrates falleció en el hospital Albert Einstein de São Paulo, tras arrastrar durante años una cirrosis hepática derivada de su amor por los excesos. Ese día, el deseo del jugador brasileño de querer morir un domingo en el que el Corinthians levantase un título se cumplió. Aquel domingo, antes del encuentro entre Corinthians y Palmeiras, que les daría el campeonato con un empate a cero, toda la plantilla paulista y, a su alrededor, 50.000 personas en silencio y con el puño en alto rindieron homenaje a una futbolista que demostró que el deporte puede ser algo más.

El principio socrático de la democracia defendía la sabiduría del votante como anticonceptivo de la demagogia. Hoy esta se asienta en el mundo y usa como herramienta eso tan viejoven de las fake news. Pero no vamos a discutir sobre si a Sócrates le gustaba la democracia, el motivo por el que no se...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Álex Blasco Gamero

De Leganés, pero no madrileño. Estudió periodismo y cª políticas –eso dicen dos papeles muy caros–. Actualmente es miembro de la redacción de CTXT.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí